Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Velocidad garantizada en Internet

lunes, 11 de enero de 2016


Me pidieron la opinión sobre un proyecto de ley que pretende exigir una velocidad mínima en los planes de Internet, al grano, mi opinión es esta: 

Características únicas de Internet
El tráfico de datos por Internet es fundamentalmente distinto de las comunicaciones antiguas, pero se piensa y se discute basado en ideas que no corresponden a la tecnología actual. Por ejemplo cuando alguien dice “contraté 10Mbps y al medirlos solo tengo 4, pago por 10 y me entregan 4, esa es una estafa”, está mostrando que no entiende lo que usa, ni menos lo que ha contratado.

Velocidades de conexión
Cualquiera puede medir la velocidad de su conexión en todo momento, existen muchas aplicaciones gratis en Internet para eso, algunas que ofrecen los mismos proveedores de Internet y otras de empresas independientes[1]. Lo que pasa es que la conexión con algunos servidores es más rápida que con otros, así es que resulta inexacto hacer comparaciones de velocidad entre proveedores sin tomar en cuenta ese factor. Bastaría con establecer una medición estándar, que fije condiciones uniformes, por ejemplo un estándar de Subtel, para asegurarse que no se están comparando peras con manzanas. Ni siquiera es necesario desarrollar nuevo software porque eso ya existe, con fijar un estándar de iguales condiciones de medición es suficiente.

Un mal indicador
La velocidad no es un buen indicador de la calidad de servicio de los proveedores de Internet, no debiese ser el único factor, mucho menos la velocidad máxima de conexión que es lo que se publicita y lo que los usuarios reclaman. Buena parte de la velocidad en conexiones fijas depende de factores que el proveedor no puede controlar y en Internet móvil los factores incontrolables crecen mucho más, lo que hace que este indicador sea impredecible y entregue poca información objetiva.

Hacer una ley que castigue al proveedor por entregar una velocidad de conexión bajo cierto límite es como prohibir por ley los terremotos. Debido a la naturaleza de Internet la velocidad que llega al usuario final depende de varios factores incontrolables por el proveedor local. Internet es una red mundial y los datos no viajan punto a punto por un canal exclusivo sino que son fragmentados y usan canales compartidos que recorren rutas al azar, pasando por diferentes países y enrutadores de calidad diversa. Ningún proveedor puede controlar lo que ocurre durante ese tráfico.

En términos prácticos para la mayoría de los usuarios –especialmente domiciliarios- la velocidad de conexión es uno de los factores menos relevantes de su experiencia de usuario, aunque sea el principal argumento de venta de los proveedores y lo que más se menciona en los reclamos

La experiencia del usuario
Sin embargo hay muchos otros factores que si son controlables, y el usuario debería conocerlos al contratar el servicio, pues influyen en su experiencia mucho más que la velocidad. Sería recomendable crear un índice de calidad del plan de conexión, estandarizado y validado por la autoridad, este índice podría incluir factores como la capacidad contratada de los enlaces, nacionales e internacionales del proveedor, el número total de usuarios que atiende, la tasa anual de interrupciones del servicio, la segmentación, es decir cuantos usuarios comparten el canal para cada plan, los tiempos de respuesta a reclamos, etc. Todos estos factores son objetivos y relativamente fáciles de verificar, si se quiere regular a los proveedores debería ser sobre los factores controlables, de otro modo la ley resultará letra muerta, inútil e inaplicable.

Muchas regulaciones crean barreras de entrada
Las comunicaciones se están desplazando cada día más hacia Internet porque el sistema de transmisión de paquetes con protocolo TCP/IP presenta enormes ventajas económicas, además  hace posible nuevos tipos de comunicación que de otra manera no podrían existir. Esa es una tendencia que no se puede detener y -por su naturaleza- es inútil tratar de regularla con leyes nacionales, incluso la regulación internacional es muy difícil por razones técnicas muy largas para detallar.

Para evitar abusos y conductas depredadoras de las compañías que manejan los grandes volúmenes de tráfico, la posibilidad más eficaz consiste en fomentar la competencia evitando regulaciones inútiles. Las regulaciones innecesarias crean barreras de entrada que normalmente son aprovechadas por las grandes compañías para consolidarse, impidiendo vía leyes el ingreso de nuevos actores, que son fundamentalmente compañías pequeñas

4 Comments:

Blogger Jose Cornejo said...

Muy buena tu columna y algo educativa por lo más.

El problema con la velocidad de internet se podria comparar con las autopistas. no todos los autos son iguales y menos su traslado de un punto a otro. para que hablar de los colapsos y saturaciones de las redes en algunos momentos del día o de la hora, asi como tambien de los prestadores de servicios, que "arriendan" a otras mas pequeñas sus antenas y conexiones para que entreguen el servicio.

Otro de los detalles que no se mencionan es "el de la factibilidad técnica", en el cual se descubre el "dick in the eye" que meten algunas compañias por el tema del servicio que ofrecen. VTR y Movistar acá en santiasko se han ganado muy mala fama gracias a ello y el dominio extenso que tiene esta ultima (heredado de lo que era CTC) ha impedido que otras empresas puedan ofrecer sus servicios. para que hablar de la mesa comercial, que es una soberana mierda.

saludos.

11 de enero de 2016, 17:22

 
Blogger Leus said...

No es ni con mucho cercano a prohibir terremotos. Medir nivel de servicio es un problema resuelto hace años.

El problema que pasa hoy es que te venden 10Mb pero no te dicen que estarás compartiéndolo con 248 vecinos. Tampoco te dicen que son 10Mb pero sólo para ciertos servicios (hace años se pilló a varias empresas haciendo traffic shaping por puertos).

La idea, creo yo, es determinar los parámetros estándar que definan un nivel de servicio de acuerdo al producto ofrecido. Eso no sólo es posible, sino que es fácil y relativamente económico de implementar. Igual una lata que tenga que ser ley.

11 de enero de 2016, 18:47

 
Blogger Oscar Cabello said...

Efectivamente, la velocidad máxima no es un buen indicador de la calidad de servicio de los proveedores de Internet; mucho más importantes son las velocidades media y
mínima. Muy buena y clara tu explicación Tomás, ¡felicitaciones!

11 de enero de 2016, 20:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, la calidad de los proveedores va mucho más por parámetros distintos a la velocidad, la atención y el servicio por ejemplo como tu indicas

Leus (Mr. Pipa) lo que dice usté es lo mesmito que digo yo, excepto que fijar una velocidad mínima garantizada por ley es lo mismo que promulgar una ley que prohiba los terremotos. A propósito, recuerdo que esa idea surguió justamente para el último terremoto, donde los tontitos reclamaban que "como era posible" que se cayeran los sistemas de Internet.

Oscar, estamos muy de acordeón :D

11 de enero de 2016, 21:16

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas