Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Por que los economistas no se enriquecen

viernes, 19 de febrero de 2016



Bill Gates ha sido varias veces el hombre más rico del mundo, es el equivalente a Rico Mc Pato en Patolandia y yo admiro mucho su historia, creo que es de los pocos que se merece la plata que tiene, pensando en él y otros billonarios se me ocurrió poner esta entrada acerca de economistas pobres y pobres diablos, aquí voy: 

La paradoja del economista pobre
Viendo en la tele el programa de Phillip Butters en Radio Capital, lo escuchaba decir con su floro característico, que si un economista no era capaz de ganar plata era un mal profesional. Hablaba con la seguridad que da la ignorancia, probablemente el nunca estudió economía y tal vez tiene poca idea de lo que hablaba. Pero yo mismo, hasta hace pocos años atrás pensaba igual y eso que había leído bastante de esas cosas.

Una vez, hace años, le discutía a un amigo que es doctor en economía sobre el modelo de mercado en equilibrio y competencia perfecta, como se hacen las curvas de oferta-demanda y todo eso. Bueno, al final terminé la discusión diciéndole algo así como "oye, si las ecuaciones y las curvas son tan predictivas como dices ¿como es que no te has hecho millonario y tienes que vivir de un sueldo haciendo clases?". Creo que lo anulé un poco porque no me pudo contestar de manera clara. Pero ha pasado el tiempo, ahora soy un milígramo menos bruto que antes y creo que ya sé una mejor respuesta.

La respuesta corta es que economía no es negocios. El estudio de la economía, si bien tiene algo que ver con asuntos de riqueza, no es una disciplina que enseñe o ayude a enriquecerse. La mayoría de los economistas no se hacen millonarios por la misma razón que todos los médicos se enferman y se mueren: ganar dinero no es algo que pueda aprenderse pues para eso no existen recetas. Tal como tampoco hay recetas contra la muerte.

La economía es mucho más interesante que un recetario para ganar plata. Estudia el comportamiento de las personas en relación con los recursos y -afortunadamente- no predice mucho ni enseña a hacerse millonario. Existe la leyenda que Keynes se hizo millonario negociando valores en la bolsa, yo he leído en cambio que sus amigos lo tuvieron que rescatar de la ruina varias veces, lo que en verdad tuvo fueron buenos padrinos, más que buen ojo para el negocio, igual que Karl Marx.

Es increíble que tuvieran que pasar tantos años para que me diera cuenta que enriquecerse es principalmente un asunto de suerte. Si fuese cierta la teoría de Butters el montón de tipos que se han hecho millonarios ganando la lotería serían excelentes economistas. También están los estafadores o asaltantes exitosos y tantos más. La verdad es que está lleno de gente que no es muy inteligente que digamos y están forrados.

Lo opuesto, es decir la capacidad de perder riqueza, si está mucho más asociada a capacidades y comportamientos personales. Yo soy hijo de milonario y mi papá perdió una fortuna a lo largo de su vida haciendo malos negocios, uno tras otro. Obviamente es mucho más probable perder plata tomando malas decisiones que ganarla tomando decisiones buenas, aunque lo bueno y lo malo solo se conoce ex-post. Muchas decisiones que parecen estúpidas pueden convertir a alguien en millonario. La mayoría de los millonarios lo ha hecho tomando decisiones tontas a priori, es decir muy improbables. Nadie se hace rico buscando la seguridad o actuando con prudencia

Para no perder la plata una vez que se ha ganado si que se necesita inteligencia y mucho carácter porque las personas se enriquecen corriendo grandes riesgos. Si siguen corriendo riesgos, tarde o temprano gastan su cuota de buena suerte y vuelven a quedar en la ruina. Eso de que "los millones se cuidan solos" es la mentira más grande y absurda que existe. Nada más fácil que perder una fortuna.

Tanto tienes, tanto vales
Mucha gente piensa que la cantidad de plata que ganan es una buena medida de lo que valen "si me pagan cinco mil dólares al mes, eso es lo que valgo: más que el que le pagan dos mil y mucho más que el que le pagan quinientos". En lo personal algunos amigos, a veces, se rien de mi y mucha gente piensa que soy un pobre diablo porque no tengo trabajo. Puede ser, pero valorizar así no es tan sencillo como parece, hay un par de cosas que no toman en cuenta, veamos:

Pongamos un ejemplo extremo: supongan que un viejo homosexual, millonario, se enamora de mi y me ofrece -digamos- cinco mil dólares todos los meses a cambio de mis servivios sexuales. ¿Debería aceptar el trato, porque "tanto tienes, tanto vales?". Yo no lo aceptaría porque lo consideraría indigno y vergonzoso. Ahora algunos tal vez pensarían "bueno, cinco mil todos los meses es buena pasta y la cosa es como hacer una raya en el agua" y aceptarían.

Eso es -a mi modo de ver- lo que hace mucha gente cuando acepta un trabajo que odia a cambio de la seguridad de un sueldo, o cuando están dispuestos a traicionar la confianza y estafar a los demás, incluso a los amigos, para conseguir algún negocio. El asunto es cuanto están dispuestos a sacrificar para conseguir la plata que desean o necesitan.

La plata, el buen pasar o las cosas materiales que alguien acumula no son un buen indicador del valor de una persona porque existen muchas formas de conseguirla y la mayoría de estas formas no está conectada al mérito: se puede ganar por suerte, por alguna clase de prostitución, estafando a los demás, hay muchas formas y de todas esas el mérito es la más difícil y menos frecuente. Pero todos los que ganan bien -casi sin excepción- piensan que ha sido por mérito y que reciben lo que merecen.

Buena vida y dinero
Muchos identifican la plata con el bienestar "el dinero no hace la felicidad pero ayuda mucho", "prefiero ser un homeless en un Cadillac que dormir en la calle" etc. son frases cliché de la sabiduría popular. Nadie duda que ser rico y disponer de dinero para gastar es fuente de satisfacciones que -aunque sean decrecientes- entregan cierta clase de bienestar. Eso es indiscutible siempre que el dinero nos llegue sin ningún costo, que siga fluyendo durante toda nuestra vida sin que se termine. Ese es el caso de los que nacen en la Familia Real de Inglaterra por ejemplo o algunos artistas, herederos de billonarios como Juanito Yarur. Pero a la gran mayoría de las personas, incluso muchos hijos de magnates, la plata les obliga a hacer sacrificios.

Es curioso, mucha gente sueña con enriquecerse para tener una buena vida y hace grandes sacrificios, cuando ya ha juntado cierta cantidad se da cuenta que se tiene que seguir sacrificando para no perder lo que ha conseguido. Y se mueren sin haber conocido lo que es la buena vida. En subsidio se dan pequeños gustos mezquinos, como burlarse de mi y mirarme en menos, aunque viva mejor que ellos. Ah malditos, ya verán cuando sea millonario, porque Si Dios quiere darme, ya sabe donde vivo.

17 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Ahora mismo estoy leyendo "El dinero· de Carl Menger, un austríaco pero de hace un siglo, nada actual, pero bien para mí gracias a mi vasta ignorancia en la materia. Y está muy claro que se trata de un científico tratando de entender el sistema de la economía, no de hacer negocios puntuales. Todos los macroeconomistas estudian el funcionamiento social de la economía y no negocios particulares. Y aún los microeconomistas están en cosas teóricas más que prácticas. La gente está claro que se confunde y sí: "economía no es negocios"

19 de febrero de 2016, 14:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, ese es uno de los tres grandes libros que se han escrito sobre el tema. Hay dos más que se llaman exactamente igual "El DInero", uno es de Milton Friedman y el otro del neo keynesiano J.K. Galbraigth (o como se escriba). Este último es uno de los mejores libros que he leído en mi vida, Galbraigth escribía endiabladamente bien, es un manjar leerlo.

Negocios es muchíssimo más interesante que economía, por eso muchas escuelas se llaman "Facultad de economía Y negocios", los negocios ienen mucho que ver con psicología, administración, relaciones humanas, estrategia, finanzas y muchas cosas más.

Es un poco como la música, alguien puede ser virtuoso sin saber mucho de teoría musical y viceversa. Así mismo pueden haber genios de los negocios que no tengan la menor idea de economía, no es necesario.

19 de febrero de 2016, 14:31

 
Blogger EDO said...

Economia no ligado a lo que son los negocios es absurdo...solo vean lo que pasa con negocios como entel cuando le ponen un competidor que baja los precios como WOM o lo que pasa con las aerolineas o empresas de buses cuando aparece SKY y baja los precios. Saber algo de economia si sirve para los negocios....incluso intuitivamente alguien que tenga negocios podria empezar a inferir todas las teorias economicas.

Hacerse rico por suerte..si puede ser..pero para crear y mantener riqueza es necesario tener habilidades que no mucha gente tiene.

Lo peor de tener mucha plata es que muchos te miran con cara de billete con patas y para lo unico que les interesas es para sacartelo...a como de lugar...asesinatos incluidos.

A muchas minas ni les interesa si estas forrado en lucas, es mas, muchas aborrecen las lucas si no eres bueno en otros menesteres...y eso seria todo.

19 de febrero de 2016, 14:46

 
Blogger Frx said...

Quizás apostando en el casino pueda aprenderse algo al respecto. Algo que mencionó por ahí me recordó muchas anécdotas de gente que ha tenido rachas ganando buenas lucas, pero las pierden con el mismo impulso ahí mismo. De momento diría que hay que ser apretado, al menos en un principio y quizás no se gane mucho, pero se gana o al menos así han sido mis experiencias en el casino XD.

19 de febrero de 2016, 18:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, yo creo que cada cual se salva como mejor puede en este perro mundo. Muchos ponen su objetivo en una vida segura y se sacrific por eso. El miedo a la pobreza es un motor muy poderoso para la mayoría de la gente. Otros son ambiciosos y sueñan con acumular riqueza, otros buscan la aventura, otros más ambicionan fama y honores

"Siendo por carácter muy amante de honores y codicioso de gloria, aspiraba a hacer por sí acciones generosas e ilustres, y se complacía más en hacer bien a los que a él acudían que en ganarse la voluntad de los poderosos, considerando a aquellos como objetos de su virtud y a estos como rivales de su fama", en fin hay todo tipo de objetivos.

Yo tengo un amigo que mientras estudiábamos en la universidad ya era gerente de una compañía grande, después se dedicó al comercio, tenía el toque mágico y lo que tocaba se convertía en oro, vivió en otros países y alcanzó a juntar su millón de dólares. De un día para otro se fué a la ruina y pasó como 12 años cesante. Ahora se está levantando de nuevo. Así es la cosa.

19 de febrero de 2016, 19:11

 
Anonymous Renzo G. said...

"La plata, el buen pasar o las cosas materiales que alguien acumula no son un buen indicador del valor de una persona porque existen muchas formas de conseguirla y la mayoría de estas formas no está conectada al mérito: se puede ganar por suerte, por alguna clase de prostitución, estafando a los demás, hay muchas formas y de todas esas el mérito es la más difícil y menos frecuente. Pero todos los que ganan bien -casi sin excepción- piensan que ha sido por mérito y que reciben lo que merecen"

Es por eso que la famosa meritocracia es una ilusión por no decir una farsa.

19 de febrero de 2016, 19:15

 
Anonymous Guillermo Arias said...

Quiero pensar que el más rico es que vive más feliz pues nada material nos llevaremos al otro mundo.
Pensando de esa manera el habitante del caserío más recóndito de los Andes que cree que tiene todo con su choza y sus ovejas y no le hace falta nada sería comparable con Bill Gates en nivel de felicidad y por tanto de riqueza.
Es cuestión de óptica.
Con respecto a Butters, sólo puedo decir que tiene la boca muy grande y actitud de matón sabelotodo.

20 de febrero de 2016, 02:10

 
Blogger Jose Luis Pizarro said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

20 de febrero de 2016, 08:55

 
Blogger Jose Luis Pizarro said...

Creo que lo primero a considerar es que riqueza no implica necesariamente ingreso. Yo creo que mucha gente confunde ambas cosas.
De hecho el mundo esta lleno de economistas, financieros y otras carreras afines que ganan mensualmente una porrada de millones aunque no son ricos, en el sentido que no tienen un gran stock de activos. También es cierto lo contrario: tener, o sea ser propietario de muchos activos no implica necesariamente un alto nivel de ingresos.
Al parecer el economista presidente del Banco de Inglaterra gana unos 100 mil dolares mensuales y otros le siguen de cerca. Si suponemos un rentabilidad del 5% sobre activos, sería como tener una fortuna de 24 millones es de dólares. Claro, nada al lado de Bill Gates, pero respetable para tantos que se suponen "ricos", sin contar con muchos otros beneficios asociados al cargo como auto blindado, casa espectacular, jubilación principesca. etc.
Por otro lado, tener un patrimonio inmobiliario de unos 100 millones de dólares implica ganar "honestamente" apenas unos 3 millones al año (rentabilidad 3%).
Las razones estan entonces en otro lado porque la acumulación requiere no solo una buena dosis de suerte, sino también buenas relaciones familiares (véase por ejemplo Piñera, Ponce Lerou o Compagnon) y una buena dosis de también desprejuicio por no decir en muchos casos de inmoralidad (mismos ejemplos).
Si se ve la evolución de la fortuna de Horst Paulmann por ejemplo, que en 50 años paso de tener un supermercado de 50 m2, que, ¿cuanto costaría, 100 mil dólares? a una fortuna de 3100 millones, la tasa de acumulación sería de 23% al año, es decir NO puede haber crecido SÓLO con la rentabilidad de la inversión inicial.

20 de febrero de 2016, 08:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Renzo, la meritocracia es real y existe, pero no como la entiende el común de la gente (mérito igual acumular más riqueza). En ciencias, arte, incluso en vida social la meritocrácia es bien reconocida, en el enriquecimiento ocurre en casos muy excepcionales (como Bill Gates que tuvo una gran visión estratégica o Steve Jobs un excepcional sentido del marketing). Igual en todos los casos la suerte ha sido fundamental, por la naturaleza incierta, improbable del enriquecimiento.

Guillermo, sin duda riqueza o pobreza son relativos y tienen que ver mucho con la satisfacción psicológica y la comparación con los demás. Un mendigo de hoy tiene una riqueza superior a la de un noble rico en la edad media, un pobe en Europa es más rico que un clase media en algunos lugares de África, etc. Es totalmente relativa.

José Luis, de acuerdo, se me olvidó colocar ese detalle -creo que lo he puesto en otras entradas- que la riqueza es acumulación, stock, superavit. Alguien puede tener ingresos enormes pero si no llega a acumular, igual es pobre. COn los bienes materiales pasa lo mismo, una cosa es usar el auto blindado y la casa pero otra cosa es tener título de propiedad sobre él, todas las autoridades tienen una serie de beneficios que van con el cargo, pero eso es flujo de ingresos, no stock.

Las renabilidades tampoco son riqueza, hasta que empiezas a atesorarlas. Es un ejemplo clásico de flujo financiero. los 3 millones al año que rentan 300 millones de dólares representan solo la medida en que no se está desvalorizando el patrimonio. Riqueza es stock, no flujo, por eso es absurdo decir que "Bill Gates es más rico que el país xx o yy porque su fortuna es superior al PIB de ese país", el PIB es un flujo anual, hasta el país más miserable es mucho más rico que Bill Gates.

20 de febrero de 2016, 09:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es interesante eso que dices sobre las "relaciones familiares", es una idea muy popular en ciertos medios y me parece a mi que es una equivocación enorme. Parte de la base de esa especie de mito que dice que "los ricos se ayudan" entre si. Yo nunca he visto un ejemplo de eso, nunca en mi vida y he conocido a varios millonarios. Hay varios mitos populares por el estilo respecto de los judíos, los chinos, los árabes, los masones y etc. etc. A mi me parece que son explicaciones de los incapaces que no pueden imaginar como alguien puede adquirir una fortuna partiendo sin nada: "es que lo ayudaron sus amistades, sus paisanos, los masones" etc.

Pamplinas, los ricos no regalan su plata a "sus compañeros de colegio" y los negocios buenos valen por si mismos, no por el club en que almuerzen las personaas o donde jueguen golf. Hasta donde yo he visto, ocurre exactamente lo contrario, esos son lugares donde tratan de desplumarse unos a otros.

Los ejemplos que dices son pésimos: Piñera y Ponce Lerou tuvieron mucho sentido de oportunidad y buen ojo para aprovecharla, no le deben NADA a ser hermano de un ministro uno y yerno de un presidente el otro, eso es una tontera si conoces la historia de como hicieron su plata. Ponce Lerou viene de las ferias de animales del sur, un lugar de donde han salido muchos millonaios porque se necesita habilidad y suerte para mantenerse vivo allí, a Piñera, hasta donde se sabe, nadie le regaló plata, el se hizo las lucas desde la gerencia, de una fábrica de jeans primero, luego de un banco y finalmente pasó a hacerse millonario en la bolsa: suerte y buenos datos.

Lo absurdo de creer que a los ricos "los ayudan" queda en evidencia mirando a los parientes cercanos de los que se han hecho millonarios, que -teóricamente- tuvieron las mismas ventajas y nunca llegaron a acumular plata, por mala suerte o malas decisiones (que es prácticamente lo mismo). Ahí está el caso de los hijos de Pinochet o del negro Piñera o Pablo Piñera que debiesen ser milonarios según esa absurda teoría de que "los ricos se ayudan". Está repleto de ejemplos que muestran lo contrario, son miles.

Lo que pasa es que a la gente común le violenta ver que otra persona ha tenido suerte y se ha enriquecido mientras ellos no, para aplacar la envidia que los corroe lo racionalizan "es que son privilegiados, fueron a un mejor colegio, los ricos los ayudan" etc. etc. El caso de Paullman es uno de los más claros de como se hace una fortuna y no hay nada escondido ni ksisterioso ¿Como se pasa de 100 mil dólares a 31000 millones? Es exactamente lo mismo que preguntarse como lo hizo alguien para ganar el acumulado del Lotto: compró un boleto y tuvo una suerte de este tamaño. Esa es la real explicación.

La rentabilidad no tiene NADA que ver con enriquecerse. Nadie se ha hecho rico con rentas, eso es finanzas cero, las rentas solo compenzan la desvalorización del capital y con suerte dan un pequeño beneficio. La excepción podría ser un prestamista clandestino, pero esas no son operaciones que se puedan hacer a gran escala. Me recuerda mi suegro que dice que cuando se gane la polla gol pondrá la plata en el banco y va a vivir de los intereses!

20 de febrero de 2016, 09:57

 
Blogger Ulschmidt said...

Hablando sistémicamente, creo que una de las causas del gran acrecentamiento de la riqueza en sistemas como el yankee y el mucho más modesto y concentrado en familias pudientes de Latinoamérica es nuestra obsesión con las fortunas precisamente familiares y de clanes. Y a lo sumo un par de alianzas entre familias.
Los propietarios de buenas ideas, de buenas iniciativas, en un mercado como el americano mudan a un sistema de sociedad por acciones prontamente, a veces pasando por la etapa de "capitalistas de riesgo" pero al fin salen a Bolsa y comparten - pero acrecentan - su empresa con inversores comunes.
Si uno va al Banco, ya tiene que tener algo de patrimonio de respaldo porque sino no le dan nada. Pero aún así, el Banco presta para comprar una máquina, por ejemplo, y en años subsiguientes hay que devolverle el capital y sus intereses. Crecer con préstamos bancarios significa reponer el capital prestado a mediano plazo y continuamente. Crecer con accionistas significa juntar plata que nunca se devuelve, sólo distribuir utilidades cuando las hay (y hay quienes distribuyen poco y nada al principio, como las tecnológicas, sólo porque su valor en Bolsa sube tanto que no necesitan pagar para ser una acción atractiva)
Esta forma de acumular capital y crear grandes empresas es la mejor hasta ahora inventada. Nosotros tenemos una negación doble al sistema: como inversores desconfiamos de las acciones, nos resultan raras y poco confiables, y las empresas familiares no quieren perder el control de la torta y evitan asociarse con más gente. Para mí es la principal tragedia latinoamericana que evita la formación de multinacionales en la región.

20 de febrero de 2016, 11:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso es cierto Ulschmidt, en USA las sociedades anónimas abiertas están mucho más desarrolladas que en América Latina y que en Europa, acá hay un fuerte elemento de desconfianza pública en eso. Yo desde chico he escuchado eso que "no hay peor negocio que ser accionista minoritario, pagas todos los costos y los controladores se reparten la crema", probablemente por eso las empresas se quedan en familia para siempre y no llegan a dar el salto para agigantarse. Esto es en casi todo el mundo, en Europa las empresas se conservan dentro de la familia también, son relativamente pocas las que han salido realmente a público.

Claro que hay otra cosa que rara vez se discute: la verdadera riqueza se crea con las VENTAS, el capital no crea riqueza, solo apoya, apalanca como dicen los siuticos ahora, ninguna empresa crece realmente por aumento de capital, solo cuando aumentan las ventas llega el crecimiento.

El problema que tenemos en América Latina y en Europa es que las regulaciones inevitablemente favorecen los abusos, todo negocio regulado abre ventanitas para el abuso de los que se compran a los reguladores y si acá hacen lo que quieren con los accionistas minoritarios es porque están siempre más o menos protegidos por el gobierno y por todas las agencias que supuestamente debieran defender al público y a los minoritarios.

En Chile tuvimos un caso escandaloso de estafa contra los minoritarios en uno de los retail de mayor crecimiento (Multitiendas La Polar) donde estuvieron involucrados los que supuestamente debían controlar (Price Waterhouse, Superintendencia, etc.) y después de mucha bulla e indignación popular contra los que no tenían NADA que ver con el asunto, a los culpables no les pasó prácticamente nada. Price mantuvo su licencia y sigue operando en Chile como si nada, en esas condiciones es muy difícil imaginar sociedades anónimas abiertas que funcionen como en USA, es imposible.

Y en Europa, así como en otros países la situación es bien parecida

20 de febrero de 2016, 11:21

 
Blogger Jose Luis Pizarro said...

Efectivamente uno le puede achacar todo al sentido de oportunidad (casarse con el hijo de la presidenta o del dictador), pero es archisabido y reconocido por ejemplo por Rolf Luders que de esto sabia bastante que la venta de las empresas del estado no fue sólo una cosa de "oportunidad", Si claro cierto, la "oportunidad" de ser colocado en "ese" lugar en el momento preciso. El punto es que no todos llegaban con las mismas condiciones a ese lugar y en ese momento. A ti mismo siendo economista (al menos eso creo) no te habrían seguramente dado jamás esa "pega" que permitía comprar, a precio de huevos, complejos industriales completos que, oportunamente también, habían sido puestos al borde de la quiebra (y por favor, no me trates de estúpido al decir eso porque son temas que conozco).
El punto es también la subjetividad con la cual se analizan los problemas que es obviamente un asunto íntimo de cada persona, puesto que la economía como las otras ciencias sociales (y lo dice el hombre "que sabia demasiado" (Vargas Llosa)), no da respuestas unívocas.
Digamos, uno puede decir "que vivo es este" que las agarra al vuelo; mientra el otros puede decir "que sinvergüenza este" que no se pierde una.
Cada uno se posiciona donde quiere o donde mejor va con su propia ética (que tampoco da respuestas unívocas).

20 de febrero de 2016, 12:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Jose, me parece que vuelves a poner el peor ejemplo posible, no se que entiendes por millonario pero Rolf Luders jamás fue ni es milllonario, hasta hoy se gana la vida como profesor. Durante los militares por un corto tiempo fue biministro, luego jefe de estudios del grupo Vial Larrain, lo que le costó cárcel (por política, cuando VIal se enfrentó a Pinochet) y un juicio de décadas del que al final salió absolutamente limpio. Luders es de los pocos ejemplos de meritocracia en Chile, debe ser de los tres o cuatro economistas con mejores credenciales académicas del país, desde la escuela primaria hasta el doctorado en la Universidad de Chicago, que no es de las facilitas. DUdo que haya tenido un solo trabajo por pituto en su vida.

¿Cual es el "archisabido y reconocido" ejemplo de Rolf Luders? Creo que no tiene ni un sentido lo que dices. Nunca la gente llega en las mismas condiciones a nada, las condiciones y oportunidades dependen de muchas cosas, sobre todo del azar. Creo detestable que alguna persona pretenda enseñarme "ética". La ética que se la enrolle, no es asunto suyo. Aunque está muy de moda eso de subirse a pedestales éticos, pero ya se están viendo los resultados. Creo que esa moda no va a durar mucho esa moda.

20 de febrero de 2016, 15:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La historia de Rolf Luders y su equipo en el grupo Vial es muy ineresante, probablemente fue el mejor grupo de economistas que se ha juntado en la historia de Chile, famosos por capacidad, inteligencia, seriedad, etc. etc. eran lo mejor que la plata podía conseguir como asesores. Sin embargo llevaron al grupo a una de las quiebras más espantosas del país, justamente por aplicar el "método científico" de la economía que en esos años estaba más de moda que ahora. Fueron el mejor ejemplo que "economía no es negocios" y que los economistas son los peores a la hora de tomar decisiones de negocios, conozco varios casos por el estilo bien de cerca (el grupo Cantolla, grupo Carsa, Yompian) donde excelentes economistas quebraron empresas.

20 de febrero de 2016, 15:40

 
Blogger Jose Luis Pizarro said...

Tal vez entendiste mal. Te rogaría releyeras lo escrito.
En mi frase existen dos ideas distintas: (1) lo archisabido y reconocido y (2) quien (entre otros que no menciono), ha reconocido ésto.
En ningún momento yo dije que Luders se haya "el" aprovechado en primera persona. Lo que es cierto es que Lüders reconoció ante la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados “irregularidades” en las privatizaciones de empresas del Estado durante la dictadura (las que le costaron muchos miles de millones de dólares al estado chileno, o sea a todos nosotros: eso es lo archisabido y reconocido. El profesor Lüders, desde su puesto en Economía y por un cierto período también en Hacienda, sabía y sabe perfectamente como se dieron e hicieron las cosas, lo que da un cierto valor a su opinión, sólo eso.
Espero que mi afirmación haya quedado clara.
Ahora, sobre el resto de tus opiniones no me pronuncio porque son juicios de valor (eran buenos, eran malos, eran más o menos capaces, etc.)

20 de febrero de 2016, 17:48

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas