Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás



El oído absoluto (o tono  perfecto) es la capacidad que tiene un pequeño número de personas para identificar una sola nota musical, por ejemplo la nota Do, La bemol o lo que sea. En cierto modo todos tenemos un pequeño oído absoluto y la práctica puede educar el oído para adquirir algo de esta habilidad, pero identificar cualquiera de los doce tonos de la escala por separado es muy rara. Por ejemplo pueden hacer esta prueba sencilla, solo alguien con oído absoluto puede identificar esas notas a ciegas


Si no pueden hcerlo no se preocupen, el oído absoluto tiene poco que ver con el talento musical, es más bien una rareza, aunque algunos músicos famosos lo han tenido: Mozart, Ella Fitzgeral, Bing Crosby, Jimmy Hendrix y Michael Jackson, muchos otros grandes músicos -la mayoría- no son capaces de identificar una nota aislada. Es un fenómeno muy curioso relacionado con la memoria, podemos memorizar muchas cosas pero el cerebro humano es pésimo memorizando tonos aislados.

Cuando se habla de "educar el oído", algo que todo estudiante de música debe desarrollar, de lo que se trata realmente es de memorizar tonos en secuencia, intervalos. Si bien es casi imposible para la mayoría identificar una nota aislada, después de tocar (o intentar tocar en mi caso) durante un tiempo, al escuchar una escala o una secuencia de notas sencilla, sin grandes saltos, es relativamente fácil identificar el Do y el Sol por lo menos. A medida que el oído se va educando podemos identificar en una escala de que nota estamos partiendo, pero solo cuando la escuchamos en una secuencia, no en una nota aislada.

Hay miles de escalas pero veremos la cromática que es la más simple y más usada. Podemos partir tocando una escala desde cualquier nota, tocando las siete teclas hasta volver en la octava nota en que partimos. La nota desde donde empezamos una escala es lo que se llama tonalidad o armadura de clave. Cuando un cantante le pide al pianista "en La por favor, maestro", le está diciendo que lo que va a cantar usará las doce notas de la escala que parte con la nota La.

¿Doce notas? ¿Que no eran siete? Claro, pero no olvidemos que en el piano están las cinco teclas negras además de las siete blancas. Las malditas teclas negras también se llaman "alteraciones" porque introducen un enredo tal que nos pueden alterar la paciencia. Si no existieran las teclas negras no podríamos tocar escalas para cada una de las siete notas blancas

Las escalas musicales son la piedra fundamental de la música, son lo que diferencia un montón de tonos sueltos de la música, las escalas dan fluidez a los sonidos aislados, los conectan y nos permiten diferenciar la música del ruido. Son secuencias ascendentes o descendentes de sonidos y antes de seguir escribiendo explicaciones les mostraré las siete escalas mayores. Disculpen si el video se mueve pero estaba tocando con una mano y con la cámara en la otra.


Como pueden ver, para que las escalas suenen "afinadas" se necesitan las cinco teclas negras (en este caso llamadas "sostenidos") ¿Como se pueden memorizar las escalas? Hay varias formas, yo aprendí por Youtube con un gráfico muy útil que se llama "el círculo de las quintas", pero los músicos profesionales usan un método mucho mejor que consiste en "contar las teclas". En teoría parece muy sencillo, basta contar las teclas adyacentes porque existe una fórmula para todas las escalas mayores que es (si no me equivoco) esta:
0-1-1-0.5-1-1-1-0.5  
Donde 1 es un tono de distancia y 0.5 medio tono. Es una fórmula muy fácil de memorizar, pero la habilidad para contar las teclas con rapidez, para mi al menos ha resultado muy difícil. Hay una fórmula similar para las escalas menores.

¿Y como puede haber gente que toca "de oído" sin tener idea de escalas ni intervalos, escalas mayores, menores ni nada de eso? Esa es la parte más interesante, resulta que tenemos una especie de "memoria cableada" en nuestro cerebro con las escalas e intervalos musicales, eso viene desde que nacemos y nos permite apreciar música maravillosa y compleja aunque no sepamos absolutamente nada de la teoría musical, es como si pudiésemos entender complicados teoremas sin saber una palabra de matemáticas, traemos los intervalos musicales grabados desde que nacemos.

Encontré en Internet un ejercicio estupendo para internalizar las escalas musicales, consiste en tocar melodías simples pero transponiendolas a cada una de las doce tonalidades de la escala. Es un ejercicio estupendo para el oído. En este caso lo hice con Yankee Doodle -que es segunda vez en mi vida que lo toco- sería muy aburrido mostrarlo en las doce tonalidades así es que lo hice solo para las cuatro primeras, pero como pueden ver, aunque uno se equivoque, a medida que uno va entrenando el oído puede encontrar los intervalos musicales de manera inconsciente y transponer cualquier melodía a cualquier tonalidad de manera automática.


Todos los músicos pueden hacer esto, bien sea de oído, contando las teclas o memorizando las escalas, después de un tiempo pueden hacerlo casi sin pensar. Lo más increíble de todo es que casi nadie, ni los músicos más expertos, son capaces de identificr una nota sola, pero cualquiera después de entrenar el oído un poco, puede transponer prácticamente cualquier melodía a cualquier escala. Maravillas de la música

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Aquí Bobby Mcferrin muestra eso de que traemos la escala musical de fábrica en nuestro disco duro https://www.youtube.com/watch?v=ne6tB2KiZuk

13 de marzo de 2016, 10:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Parece que lo que canta es la escala pentatónica con las cinco teclas negras, es una escala muy bonita. La canción esa "Lloro, por tenerte/por amarte y por desarte/ay cariño/ay vidita/nunca, pero nunca/me abandones cariñito" usa esa misma escala. Por algo es tan pegajosa, se toca prácticamente con puras teclas negras

13 de marzo de 2016, 13:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Se llama "Cariñito" de Los Hijos del SOl, versión original en http://www.youtube.com/watch?v=Op0dN_U4L5s melodía pentatónica, la madre de toda la música chicha

13 de marzo de 2016, 13:20

 
Anonymous Anónimo said...

Notable la Arequipeña debajo del teclado.

Música y salud!

El triministro.

14 de marzo de 2016, 10:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

En precario equilibrio, para ayudar a afinar a un desafinado natural

14 de marzo de 2016, 12:40

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas