Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás



En la segunda parte de la extraordinaria serie El Ritmo de la Vida, George Martin -el quinto Beatle- la dedica a explicar la armonía. Hace una conjetura interesante al suponer que la armonía musical, tal vez nació del eco que producía el canto gregoriano en las catedrales, ese eco permitía escuchar varias notas al mismo tiempo y probablemente los músicos empezaron a experimentar a partir de eso.

La armonía se relaciona a veces con el contrapunto, que consiste en acompañar la melodía con otra en contratiempo o en tono contrario, Paul McCartney muestra en este capítulo como Lady Madonna usa dos melodías en ritmo de boogie-boogie, mientras una sube la otra baja y viceversa, al mismo tiempo: se distancian, se acercan se cruzan. El efecto es maravilloso, por algo esa canción se hizo tan famosa (Lady Madonna/niños a tus pies/¿como diablos haces para llegar al fin de mes?) .

Si bien las melodías pueden ser esenciales en la música (aunque muchos dicen que es el ritmo), la armonía es -para mi- lo más interesante, porque pone el alma, no hay nada que conecte tanto con las emociones como una buena armonización. Ese es otro de los misterios del lenguaje musical, algo tremendamente complejo y sin embargo lo puede entender cualquiera, aunque no tenga la menor idea de su estructura.

Los acordes armónicos nos traen paz y placer ¡pero son aburridos! Si escuchamos una canción perfectamente armónica, a las pocas veces de repetirla nos aburre, creo que ese es el secreto de las canciones de cuna. Cuando escuchamos "duérmete mi niño/duérmete por Dios/duérmete pedazo/de mi corazón"  nos da sueño. ¿Raro? Para nada, es la reacción normal ante una secuencia perfecta, hasta un gato puede entenderla, me consta  porque lo he probado con Marat-Sade.



Por eso existen los acordes disonantes, que crean tensión y nos despiertan. En el video de George Martin se muestran grandes ejemplos de la música como un viaje, de la calma a la tensión y luego vuelta a la calma. Desde la "forma de sonata" de la música clásica hasta la actual música popular, jazz, folk, rock o lo que sea es lo mismo, la música más linda y exitosa casi siempre sigue ese esquema de viaje con vuelta a casa, o alguna variante de él.

En fin, el video es largo así es que no les doy más la lata. Que lo disfruten.

P.D. Las canciones infantiles, de cuna, de juego y otras por el estilo son un temazo. En algún domingo musical debería escribir sobre eso, tal vez cuando termine con Gorge Martin.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Este post si que fue armónico.....Me dio sueño de inmediato.

26 de junio de 2016, 17:23

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, tal vez conoszcas la anécdota de la Variaciones de Goldberg que escribió Bach para su alumno que sufía de insomnio. Por si no la conoces aquí va:

"[Para esta obra] tenemos que agradecer la instigación del antiguo embajador de Rusia en el tribunal electoral de Sajonia, el conde Kaiserling, quien frecuentemente paraba en Leipzig trayendo consigo al susodicho Goldberg, con el propósito de que este recibiera instrucción musical de Bach.

El conde casi siempre estaba enfermo y pasaba varias noches sin dormir; en esas ocasiones Goldberg, que vivía en la casa, tenía que quedarse en la antecámara para tocar durante su insomnio. Una vez el Conde dijo en presencia de Bach que quería algunas piezas de clavicordio para Goldberg, suaves pero vivas, para así animarse un poco y aliviar el tedio de sus noches insomnes.

Para cumplir su deseo, Bach pensó en una serie de variaciones, una forma que hasta entonces había tenido muy poco en cuenta por la recurrencia y la repetición de la misma base armónica. Pero como todas las composiciones de ese periodo, las Variaciones son una obra maestra, y el único ejemplo de este tipo que Bach legó. A partir de entonces el Conde las llamó siempre sus variaciones. Nunca se cansó de ellas y por mucho tiempo las noches de insomnio fueron noches de “Querido Goldberg, toca una de mis variaciones”."

Efectivamente, la música muy armónica es excelente para quedarse dormido y las Variciones de Goldberg son una de las piezas maestras de la abundante producción de Bach

26 de junio de 2016, 22:29

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas