Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás



El Tomás Jr. me mandó hace un tiempo el link a la serie de tres documentales de George Martin llamada "El Ritmo de la Vida". Que decir, es una serie extraordinaria conducida por uno de los genios de la música contemporánea, George Martin "el quinto Beatle" que murió no hace mucho.

Cada programa es una maravilla, el primero está dedicado al ritmo, el segundo a la melodía y el tercero  la armonía, los iré presentando cada domingo alterando el orden: primero irá la melodía, después la armonía y finalmente el ritmo.

La razón por la que podemos disfrutar de la música y emocionarnos hasta las lágrimas escuchando una canción de cuna no son racionales, no pueden comprenderse ni explicarse. No se necesita saber nada para sentir la música, hasta Marat-Sade, que para casi todo es un gato raro y bastante estúpido, se coloca al lado cuando toco y se estira con gran placer.

Para mi la melodía es la música, aunque la mayoría de las personas que saben afirman que es el ritmo. En este video se tocan temas importantes sobre las líneas melódicas, por ejemplo los millones de combinaciones que se pueden lograr con solo doce notas, la sensación de haber escuchado antes algo que oímos por primera vez, el mayor impacto de las melodías sencillas, en escala que crean tensión y después resuelven y por supuesto la escala pentatónica, esa variación maravillosa de la escala cromática a la que se le quita la cuarta y séptima notas.

Nacemos con la pentatónica en nuestro ADN, nos atrae desde antes que aprendamos a hablar y es algo que tenemos todos en común, sin excepciones. Lo más extraño es que su fuerza viene de quitarle una nota a la escala. En in, el video es tan bueno que no quiero escribir mucho, solo véanlo. Y les dejo para el final una melodía que parte con una pentatónica perfecta: do-re-mi-sol-la-si, escuchen esta:

4 Comments:

Anonymous Wilson said...

No tiene mucho que ver con musica, salvo que hay una leve melodia diferente de la cancilleria frente a Evo,en linea con uno de tus post.
http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2016-06-19&dtB=19-06-2016%200:00:00&PaginaId=7&bodyid=3

19 de junio de 2016, 17:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Que bien, me alegro que la cancillería empiece a reaccionar. Tenemos a una especie de Hilarión Daza II al lado y creo que el camino es ese: primero advertir, luego tomar acciones unilaterales -tal como las de ellos- para ir eliminando cada una de las ventajas extra-tratado que están recibiendo ahora.

No existe otra manera de negociar con el gobierno de Evo Morales más que con la amenaza primero y luego con la acción. Ya vendrán tiempos mejores cuando Bolivia tenga un gobierno decente y entonces podremos juntarnos y cooperar en todo lo que sea necesario, mientras Morales y el MAS estén en el poder lo mejor es que se les termine la fiesta. Han ido demasiado lejos.

19 de junio de 2016, 18:08

 
Blogger Leus said...

Yo prefiero la definición que dice que la música es melodía más ritmo.

Oye, con respecto de esa noticia, yo me atrevería a decir que tu influencia en esa retórica no es nula - ¡a seguir así! :-)

20 de junio de 2016, 11:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ojala que -por la razón que sea- el gobierno y la cancillería sigan en esa línea. Es la única forma de "negociar" con Evo Morales, no hay otra

20 de junio de 2016, 12:08

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas