Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Refrito del sábado: el baúl de los recuerdos

sábado, 27 de agosto de 2016

Esta es una de mis primeras entradas en Blogger, del 24 de junio del 2005 es decir hace más de 10 años, cuando empecé a escribir regularmente solo para soltar la mano, ahora es un hábito poner algo nuevo todos los días


Con esta foto de zaparrastroso inauguré mi weblog en Blurty el 2 de febrero del 2003. Resulta que venía escuchando desde hace un par de años sobre la moda de los weblogs y fotologs pero no les veía mayor gracia, los veía más como una extensión del chat, una audiencia que no me atraía mucho, en ese tiempo no existía el RSS ni la masa crítica que ahora hace a Blogger tan apetecido. Finalmente el foro que usaba como weblog colapsó y pàrtí escribiendo en Blurty. Como era más fácil subir los artículos lo seguí usando hasta hace pocas semanas.

Y ahora que me cambié a Blogger estaba pensando que iba a pasar con los viejos artículos del Blurty, mal que mal, buena parte de mis farras y locuras durante dos años y medio estában allí así es que decidí rescatarlos del olvido, reformateándolos mes a mes. Por ejemplo aquí está el primer mes blurty-febrero-2003

Si alguien se entretiene leyendo las entradas le recomiendo echar un vistazo a los viejos artículos, yo creo que son los que tienen el mejor material porque todavía estaba fresco en esto de escribir, no como ahora que me repito a cada rato. A propósito en ese mes hice el artículo que más me gusta en todo el tiempo que llevo escribiendo, se llama "cigarros puros y filosofía barata", les recomiendo chequearlo. A mi al menos me gusta mucho (era que no...)


Más recuerdos ociosos
Como los fines de semana las visitas bajan, pensaba solo copiar un refrito, pero mejor aprovecho para escribir cualquier tontera que se me ocurra. Me estaba acordando por ejemplo de mis caminatas por Santiago, de donde me fuí a los 13 años, en 1968. Recuerdo haber recorrido a pie buena parte de las calles y esa era mi gran entretención. Lo más antiguo que logro recordar es una estación de tranvías en San Pablo o Avenida Matta, no estoy seguro, debo haber tenido unos 3 o 4 años porque fue a fines de los años 50. También recuerdo la calle Galvez, a un costado del diario Clarín donde vivimos un año o dos, hasta que nos cambiamos al Barrio Recoleta, en Eusebio Lillo y después en calle Juarez.

En esos años empecé a caminar por Santiago, porque mi mamá trabajaba en Copiapó con San Isidro -deben haber sido unas 50 o más cuadras desde el Liceo Valentín Letelier- y todos los días me iba a pie para juntarnos para almorzar en una pequeña fuente de soda que estaba frente a su trabajo del Laboratorio Araucano. Después del almuerzo me dedicaba a la vagancia por el centro. Cada vuelta era una gran aventura, pasando por la calle Copiapó llena de prostíbulos más o menos elegantes, bajaba después por San Diego donde miraba la cartelera del Teatro Caupolicán y pasaba a echar un vistazo a los libros usados.

Al llegar a la Alameda me metía directo a los Juegos Diana, yo era un enviciado del flipper y mi mamá a veces me pasaba unas monedas, aunque la mayoría del tiempo andaba solo mirando. Esos juegos eran un antro de delincuentes, pedófilos y traficantes de droga, mi mamá tal vez pensaba que era una buena formación para aprender a cuidarme, solo me decía que no se te vayan a pegar las malas costumbres y ten cuidado con los maricones. Una cosa que le agradezco es que casi nunca me dió nada ni me prohibió nada, creo que no puede haber mejor crianza que esa.

Después me metía por San Antonio revisando las vitrinas de repuestos electrónicos en Casa Royal, pasaba por cada uno de los portales del centro: estaban los que vendían estampillas de colección y billetes, una juguetería con un inmenso tren eléctrico, otra tienda con un oso blanco disecado y montado sobre ruedas, en todo eso me gastaba una o dos horas. Luego me metía por la Calle Puente, pasaba a mirar "Donde golpea el monito" y me dedicaba a escuchar a los charlatanes, que vendían toda clase de artefactos milagrosos. Había uno, el más popular de todos, que comía vidrio molido, hasta el día de hoy no me explico como lo hacía. Ese era el cenit de mi entretención
"Señoras, caballeros, señoritas y jóvenes
yo no les vengo a vender sino a regalar
estoy aquí para regalarles este producto maravilloso
que no les va a costar ni un peso
porque yo no busco su dinero, solo su amistad"

Así empezaba el truco, regalaba solo unas cuantas a sus cómplices que estaban entre el público y a los demás los desplumaba, eran unos discursos increíbles, ni parecidos a los de ahora. Después de una o dos horas con los charlatanes a veces me volvía a la casa en Recoleta y otras pasaba a buscar al trabajo a mi mamá. Que buena vida, me entretenía sin gastar un solo peso.

Pero todo este aburrido preámbulo es solo para explicar una idea loca que se me ocurrió al recordar mis caminatas por Santiago, que en todos estos años ha cambiado muy poco. Resulta que la Alameda es una perfecta muestra de nuestros estratos sociales. El clasismo se refleja perfectamente a lo largo de esta calle interminable que toma diferentes nombres y parte a Santiago en dos perfectas mitades.

Si llegamos desde el aeropuerto, a la altura de la Escuela de Investigacines empieza la doble vía. Entre ese punto y la Estación Central está uno de los lugares más feos de la ciudad. Conventillos con más de cien años donde viven muchas familias y negocios pequeños como botillerías, vidrierías y restauantes que ofrecen almuerzo barato, tan malo como el que comemos en casa. Yo creo que en ese barrio es donde viven los verdaderos pobres, mucho más que en los campamentos. Alguna gente de los conventillos come solo a veces y se las van arreglando como pueden, viejitos, madres solteras, desempleados, inválidos.

Llegamos a la Estación Central donde la Alameda cambia. Allí empiezan los edificios de edificación sólida, la mayoría del Siglo XIX, sólidos pero en estado bastante ruinoso, ese sector también es bastante feo aunque no tan sucio como el anterior, lleno de grandes tiendas oscuras, carteles y graffitis en las paredes, es bastante decadente aunque va mejorando un poco a medida que nos acercamos al Palacio de La Moneda. En este punto ya dejamos la clase media baja y entramos a la clase media de los empleados públicos.

Allí está la gran concentración de edificios públicos que reflejan fielmente el carácter del chileno: feos, grises y apagados, debe ser el sector más típicamente chileno del país. Cuando yo hacía mis caminatas la Embajada de Estados Unidos estaba a la vuelta de la esquina, en calle Agustinas con teatinos, y en Morandé había una oficina del USIS de la embajada que mantenía una vitrina nteresante con propaganda. En esos años cualquiera podía entrar a La Moneda sin problemas y se cruzaba por sus patios tal como cuando se usa una calle común y corriente, pero a mi me interesaba más el garage, que estaba justo frente a la puerta de Morandé 80, donde guardaban el Ford Galaxy descapotable que hasta el día de hoy se usa n las ceremonias. Podía pasar horas mirándolo, los cuidadores ya me conocían.

A medida que se avanza hacia el oriente, la Alameda se va poniendo más bonita. Está el Cerro Santa Lucía, que ya en mi época era un centro de pervertidos y ladrones, creo que fuí muy pocas veces. Por ahí también estaba el edificio redondo de la IBM, con un diario luminoso en su parte de arriba y el "Cinerama" donde ví el estreno de la película "El mundo está loco, loco", un lujo tan inusual que todavía me acuerdo. También la Biblioteca Nacional, donde jamás me atreví a entrar y por el lado, en Miraflores, el Museo Histórico, adonde me llevaba mi mamá para mostrame que de verdad éramos parientes de Carrera y Portales, yo nunca le creí, pensaba que la carta geneaologica que mostraban era falsa, pero al final era cierto.

Después de varias cuadras donde se pasa por la Universidad Católica y el edificio de la UNCTAD (rebautizado Diego Portales y luego Gabriela Mistral, hoy es un refugio de los zánganos que profitan de los fondos culturales). Finalmente se llega a la unión con el Parque Forestal en el óvalo de la Plaza Italia )su verdadero nombre es Plaza Baquedano).

Desde allí la Alameda cambia completamente, salimos de la zona de empleados públicos y pasamos a la clase media acomodada. Hasta cambia de nombre y se llama Providencia. Cuando yo era chico ese era el barrio de moda y son muchas cuadras de lugares más nuevos y bonitos. De noche sin embargo se convierte en un antro de delicuentes y travestis, igual que el barrio El Golf, que sigue por Providencia avanzando hacia la cordillera. Ese barrio en mis años, alrededor de providencia, era muy bonito, ahora es como esas granjas de servidores, con cuadras y cuadras de edificos de ladrillos casi todos iguales. Debe ser muy difícil orientarse porque uno camina horas y todas las cuadreas son muy parecidas.

Alrededor de Providencia está también lo que los arribistas llaman "Sanhattan", que no tiene nada que ver con Manhattan pero hay muchos edificios nuevos, incluídos los más altos de la ciudad. Cuando yo era chico casi no andaba por ahí excepto cuando me sacaban a pasear unas tías ricachonas de apellido Correa, que vivían en providencia en una casa enorme de dos pisos con ascensor, siempre me he acordado de ese detalle. Ese es el barrio de la clase media un poco más alta, los profesionales que tienen un mejor sueldo como gerentes y donde están los apart hotel donde uno llega pagado por empresas, allá llegaba yo algunos años atrás, cuando me dedicaba a los negocios raros.  

Después la Alameda vuelve a cambiar de nombre y se llama Vitacura. Ese ya es barrio de ricos, recuerdo la casa de mi primo Ricardo con una caseta con guardia en la puerta, porque también es el favorito de los asaltantes. Vitacura es el primer barrio bonito de Santiago. Siguiendo hacia la cordillera se llega a la calle de los precious few, los realmente pudientes donde se ven Ferraris y Bentleys estacionados en la calle, es La Dehesa, donde vive mi buen amigo Ian Thomson, codeándose con los ricos y famosos. Está a los pies de la cordillera y don Ian me comenta que es como vivir frente a la puert abierta de un refrigerador, pero es muy bonito todo, aunque yo creo que es más lindo Vitacura.

En fin, no iba a escribir nada hoy, solo un refrito y coloqué un tremendo testamento de tonteras sobre Santiago. Lo que quería decir es que la Alamenda muestra perfectamente la segmentación social de Santiago, esa calle, que es la primera que tuvo Chile muestra muy bien que somos como país y debe ser una de las calles más interesantes que tenemos. Si tuviera talento escribiría un guión de cine que tuvioera como protagonista a la Alameda de Las Delicias, Avenida Libertador Bernardo Ohiggins, Providencia, VItacura o como se llame, creo que esa calle es una verdadera radiografía de Chile.

21 Comments:

Blogger Jose Cornejo said...

Gracias por la columna: me recordó varias cosas de mi niñez, a raíz de la demolicion del Colegio Elvira Errazuriz de Providencia (Congregacion Misioneras Catequistas de la Sagrada Familia) y cuyo nombre se debe a la dueña de la instalacion, una casa de siglo XIX de pisos altos y con mucho pasado histórico. Funcionó hasta el 2015, cuando el fantasma de la reforma educacional les hizo vender y ahora será un departamento más.

Recuerdo esos años (1987 - 1990) pues al lado todavia hay una copec. en esos años, juntabamos los tickets para canjearlos por los miticos "Super Autos" de Majorette, en sus cajitas plásticas de exhibicion primero y despues las cajas exclusivas de la promo, mas $300 CLP. Tambien comprar doblones en cantidades industriales que eran nuestra "colacion" en el recreo.

Salir del cole y vagar por el parque bustamante hasta llegar a bilbao y tomar la micro hacia Quinta normal, la Bilbao Lo Franco 6A.

Ir a los Diana o los Delta era todo un acontecimiento.

"Señoras, caballeros, señoritas y jóvenes
yo no les vengo a vender sino a regalar
estoy aquí para regalarles este producto maravilloso
que no les va a costar ni un peso
porque yo no busco su dinero, solo su amistad"

Ese predicamento, lo puedes escuchar en toda la clase politica.

27 de agosto de 2016, 13:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Jaja la diferencia es que los charlatanes antiguos eran convincentes, los políticos hoy no convencen a nadie. Fijate que Santiago no ha cambiado mucho, a grandes rasgos se mantiene más o menos igual que en los años sesenta. La Alameda se mantiene muy parecida a lo que era antes

27 de agosto de 2016, 13:25

 
Blogger EDO said...

Llegar por la Alameda a Vitacura, La Dehesa????......No sera Las Condes. En todo caso cualquier extranjero que llegue a stgo sobretodo de USA o Europa se da cuenta de todo esto. La acumulacion de los mejores bienes en el sector mas rico de la ciudad. Yo fuera presidente lo primero que haria es arreglar esa wea horrenda de rio mapocho. Luego empezaria a arreglar todo stgo sobretodo barrios como Yungay, San diego, quinta normal, estacion central, que son barrios clasicos mal tenidos. Tmabien barrios del centro que son horrendos huerfanos, san martin, bandera, mapocho....Y pintaria de colores bonitos todos los edificios del centro. En Europa los barrios mas caros son los centrales y los mas baratos los que estan afuera...En chile es reves..como en todas las cosas.

27 de agosto de 2016, 13:28

 
Blogger Jose Cornejo said...

Santiago ha cambiado al menos en los alrededores de la alameda, los barrios como San Diego, Universitario, y los mas cercanos llenos de construcciones y edificios de departamentos. muchas de las casas aristocráticas han ido desapareciendo, algunas solo conservando la fachada. Los barrios que quedan del casco antiguo, luchan por no morir a manos de los departamentos que les construyen y un mal llevado asunto del "patrimonio" que en el fondo son lucas que se despilfarran y manejado politicamente por la administracion de turno.

27 de agosto de 2016, 13:49

 
Blogger Ulschmidt said...

Al menos en una calle tiene toda la gradación social, Tomás, eso significa que todos siguen ahí, en la ciudad ! Porque una etapa posterior es huir afuera para los ricos, en los countries conurbanos. Y cuando los ricos se van afuera en general le restan recursos.

27 de agosto de 2016, 13:57

 
Blogger Frx said...

Vaya hasta me acordé de mi infancia dado a que cuando era bien chico, pasé por los mismos lugares de Santiago (a excepción de los Juegos Diana pero mi hermano los conoció) y también leyendo algunas entradas del otro blog me acordé que era bien selectivo en cuanto a los colegios partiendo por su arquitectura. Ya la idea de no verme libre de hacer lo que quisiera no me gustaba y no quería algo que agravara eso XD.

27 de agosto de 2016, 14:36

 
Anonymous Anónimo said...

Ojo, que en Estación Central, en el sector del Terminal de Buses a 5 de abril,están botando esos conventillos para hacer edificios inmensos de departamentos diminutos (hasta podrían devenir el conventillos verticales)

27 de agosto de 2016, 14:50

 
Anonymous Wilson said...

En los tiempos UP, se comentaba que los mirachos (extremistas del MIR, para los extranjeros), paseaban pularicos por toda la Alameda para "concientizarlos". Me tinca que sus resultados fueron discutibles... :-)

27 de agosto de 2016, 17:28

 
Anonymous Anónimo said...

Soy nacido y criado en Vitacura, desde que era campo de viñas casi todas ya abandonadas. Al principio eran islas de casas y parcelas pobremente conectadas con el resto de la ciudad. Para comprar hasta lo básico había que ir al centro. La mayoría de trabajadores de las casas, nanas y jardineros, venían del pueblo de Lo Barnechea, que en esos tiempos estaba separado de Santiago. Estaban las poblaciones pegadas al río, donde íbamos después del colegio a jugar a la pelota con nuestros amigos de la pobla. Otra cosa entretenida era la caza de ratones. Los había desde pocos gramos hasta varios kilos. Después llegó el comercio masivo, se acabaron las algunas vez grandes parcelas y lotearon todo para hacer casas más pequeñas y edificios que se veían enormes y ahora son pequeños para el estándar del resto de Santiago. La única casa grande de las parcelas de aquellos tiempos que va quedando debe ser la de la familia Yarur, donde uno de los herederos la convirtió en museo de la moda.

27 de agosto de 2016, 18:42

 
Blogger EDO said...

Quien haya trasitado por vitacura sabe que no es muy la raja. Lo unico es que han metido mas lucas en ella...igual puedes pillar sitios eriazos o casas normales. Hay comunas que tienen un origen mucho mas aristocratico como San Miguel, Yungay o Quinta Normal que fueron construidas para gente rica pero en el largo plazo devinieron en comunas para flaytes. Hoy en dia exiten muchos asentamientos a lejados del centro en donde hay gente con plata: Calera de Tango, Talagante, Pirque, Chicureo, Peñalolen, La Reina, etc. A la gente le gusta vivir en casas gigantes con un gran terreno vere y pichinas.

27 de agosto de 2016, 20:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Edo, estaba confundiendo Vitacura con Las Condes.

José, si bien Santiago ha cambiado en cuanto al derrumbe de casonas en el barrio alto (una barbaridad) y construcción de edificios por todos lados, la estructura social de los barrios sigue casi igual que en los ochentas. Por Estación Central hay mall y edificios pero son socialmente correspondientes al barrio. Donde viví yo, en la Población Santiago (esa es otra larga historia) sigue siendo un barrio que ha cambiado en la medida que hemos cambiado todos los chilenos, pero relativmente sigue siendo la pobla donde yo vivía.

Ulschmidt y no es cualquier calle sino la primera calle importante de Chile, probablemente fue la primera calle que tuvo Santiago, que se formó alrededor del cerro Santa Lucía. Es increíble como se ha conservado la distribución social en el espacio durante tantos años.

Anónimo, probablemente los conventillos serán reemplazados por departamentos de un ambiente, tal como pasó con la Villa Portales, una maravilla de la arquitecturz pero las costumbres sociales se tomaron el espacio y la convirtieron en pobla rápidamente, con los edificios de Estación Central es posible que pase lo mismo.
Wilson, los adoctrinamientos del MIR eran para la risa, muchos partieron en la ex-UTE, hoy USACH

Anónimo, claro que en todo Vitacura habían viñas, pero en los años sesenta los árabes que empezaron a enriquecerse se cambiaron desde Patronato y Recoleta para allá, lo que comenzó a poblar y valorizar el barrio. En mis años todavía quedaban algunos turcos viviendo en Recoleta como los Abu-Gosh que eran vecinos míos, pero los más ricachones como los Yarur, Hirmas, Manzur y otros paisanos de Wilson (tal vez el mismo) empezaron a emigrar y hacer lindas casas por el oriente, el Club Palestino el lindísimo. Ellos pusieron de moda al barrio, después todo el que tenía plata se quería ir a vivir allá. La frontera con Lo Barnechea era (y creo que todavía es) una cosa muy curiosa, allí se revierte todo el orden social de la Alameda y pasado el río vuelve a la pobla

27 de agosto de 2016, 22:20

 
Anonymous Anónimo said...

EDO sitios eriazos en Vitacura en qué parte? Pagando contribuciones mínimo por 500 lucas la cuota es raro encontrar sitios residenciales eriazos. Todos esos barrios que mencionas reciben a gente que difícilmente podría vivir en Vitacura y tampoco nunca fueron de élite. En los lugares históricos como Lo Castillo o Jardín del Este una pequeña casa de 300 metros de terreno y 120 construidos puede costar más que una gran casa con 5000 metros de terreno en Chicureo. Por qué? La gente que paga esos precios ridículos busca otra cosa que incluso no encuentras en La Dehesa. Por ese algo incluso Eliodoro Matte y Andrónico Luksic regresaron desde los mejores barrios de La Dehesa a Vitacura.

28 de agosto de 2016, 09:56

 
Blogger EDO said...

En vitacura hay lugares refeos lo que pasa es que le han metido plata y han construido torres modernas y parques en el ultimo tiempo. Uno solo dato...al llegar al edificio Titanium uno se encuentra con una hilera de casas feas. Rodeadas en muchos casos por cerros. Muchos pagan 500 lucas de contribuciones por un terreno baldio ya que en el futuro subira de valor. (ej: terrenos costanera center).

Como decia hay lugares con origenes mucho mas nobles:

San miguel: Fundada por la elite de stgo para albergar a le clase alta. Solo vean el diseño de calles que tiene.Hasta el conde Gabriel Valdes nacio en la bodegas de la viña Subercasaux ubicadas en San Miguel (barrio el llano). Que luego esta comuna se haya llenado de alcaldes socialistas y flaytes es otra cosa.

Yungay: Lamada el llanito de portales fue un sector de que albergo a toda la elite militar del pais. Luego fue un sector donde la elite se asento. Solo es cosa de ver las hermosas cosas que alli exiten aun.

Y respecto de la Dehesa. Mucha gente se va de la dehese y vuelve a vitacura, las condes, providencia pq le sale mas comodo trasladarse por la ciudad sobretodo a sus pegas.

28 de agosto de 2016, 11:42

 
Blogger EDO said...

Ahhh y la otra cosa que se le olvidaba. Que manera el estado chileno de subsidiar la riqueza en chile. Es cosa de ver como el estado gasta miles de millones de dolares en hacer transvias, parques, caminos para la gente mas rica de este pais en desmedro de las comunas mas pobres. En san miguel construyeron el famoso parque la aguada que ni siquiera le soterraron las torres de alta tension y quedo una wea mas horrenda que la mierda de parque...eso.

28 de agosto de 2016, 11:51

 
Anonymous Anónimo said...

El edificio Titanium está ubicado en Las Condes. Por ahí pasa la Avenida Vitacura, que comienza en la vecina comuna. El cerro al que te refieres es el cerro San Luis. Un departamento en ese cerro puede costar desde 30 mil UF y hay hasta de 300 mil UF. Si, departamentos de casi 2 mil metros y 300.000 UF. Las casas también tienen precios ridículos. No entiendo bien a qué te refieres cuando dices casas feas que están rodeadas por cerros. En ese feo cerro vive otro de los herederos Yarur, en un departamento que debe andar por las 60 mil UF. 1500 millones el departamento para alguien que entiendo vivo solo.

Mi abuelo tenía múltiples terrenos en la Gran Avenida entre El Llano y Fernández Albano (mi madre aun conserva algunos), entre las comunas de San Miguel y La Granja. Nunca vivió en esos sectores y nunca escuché de su boca que en la zona hubiese gente de clase alta en el barrio. Excepciones como quien nació en la viña de la familia pueden haber muchas. Pero la media no andaba por ahí. Si recuerdo bien la casa de Gabriel Valdés a las orillas del río en la calle Raúl Labbé.

Finalmente sigo sin encontrar un terreno residencial en Vitacura botado. Hay varios en Lo Curro y Santa María, a precios que superan las 100 mil UF. Podrías dar un ejemplo un poco más real?

28 de agosto de 2016, 13:32

 
Anonymous Anónimo said...

Lo otro es que el estado no subsidia nada. Todas las plazas y parques que hay en Vitacura, en Lo Barnechea o en Las Condes fueron donados por las inmobiliarias. En estas comunas abundan los parques y plazas. En San Miguel y en El Llano son bastante escasos.

28 de agosto de 2016, 14:01

 
Blogger EDO said...

Por casas feas me refiero a todo el sector cercano al liceo Amanda Labarca en Vitacura. Muchas casas parecen comunes...muchas de ladrillo princesa. Al parecer no toda la gente de Vitacura gana millones. Hace tiempo no voy a Vitacura pero de que hay terrenos baldios los hay.

28 de agosto de 2016, 15:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo tuve poca vida de barrio, excepto en Recoleta y la Población Santiago, que fue donde más vida de barrio hacíamos porque quedaba prácticamente en los extramuros de la ciudad.

Debe haber sido más o menos hasta los años 50 cuando los fundos que rodeaban Santiago empezaron a poblarse: Lo Valledor, Lo Curro, eran el fundo de los Valledor, de los Curro, etc. Muchas viñas como decía Anónimo, que hoy apenas quedan. Recuerdo el barrio Gran Avrnida en los sesentas era casi idéntico a como es hoy, mi tía Hilda tenía su casa en una de las calles paralelas a la Gran Avenida frente a la Ciudad del Niño (creo que era el paradero 18) eran calles bonitas con grandes nogales pero clase media y media baja, normales nomás, no recuerdo mucho urbanismo que digamos.

Yo creo que el llamado "barrio alto" se desarrolló más lindo porque la gente a medida que enriquecía se cambiaba hacia la cordillera porque habían grandes espacios a buenos precios, creo que los árabes deben haber sido de los primeros, se cambiaron desde Recoleta a cerca de la cordillera, dejando sus antiguas casas como pequeñas fábricas. Ya habían muchas pequeñas confecciones en Recoleta cuando yo era chico.

Esta combinación de grandes espacios y propietarios pudientes creo que es lo que explica que los barrios sean más bonitos, hacia el poniente de Santiago en cambio se situaron los barrios de viviendas sociales (la Joao Goulart, los colectivos Portales, etc.) que -aunque tuvieron intenciones urbanísticas muy buenas- los propietarios eran pobres, material y culturalmente, yo creo que por esa razón fueron barrios que en lugar de mejorar se deterioraron. Es lógico, la gente que apennas le alcanza la plata de lo último que se preocupa es embellecer su casa o su barrio.

Sin contar que es el sector donde se ubicaron las tomas (La Victoria, Gabriela, Villa Francia y tantas otras). Así y todo son barrios bastante bonitos hoy comparados con lo que eran en loa sesentas

28 de agosto de 2016, 15:03

 
Blogger EDO said...

En realidad las construcciones para barrios pobres de antaños eran bastante dignas. Cuando quedo la cagada fue cuando tiraron a todos los pobres a Pte Alto en esas casas copeva. Fue en un gobierno democratico y con un pais muchisimo mas rico que antaño.

Los barrios ricos del tiempo de Tomas eran Providencia, y tal vez algunos lugares del centro. Las Condes, vitacura, lo barnechea, eran puros pueblos chicos. En fin a los ricos chilenos nunca les ha gustado juntarse con los pobres por eso emigran como sea de ellos.

28 de agosto de 2016, 15:26

 
Anonymous Anónimo said...

Conozco todas y cada una de las propiedades en venta desde San Francisco de Asís al Triángulo de las Bermudas. Todo el plano de Vitacura. Soy hijo cacho y no es mito. Es verdad. Los hijos cacho trabajamos vendiendo casas. Si encuentra un terreno baldío me lo indica y le pago comisión si lo puedo vender. No conozco el primero en el plano.

Esas casas feas en su franja sur de Vitacura se han vendido hasta por 600 millones en su lado sur. Las botan y hacen edificios. Puede que no ganen millones, pero tienen que tener para pagar impuestos de barrio de primer nivel. Después cuotas de colegios, cuentas del agua que parece que fuera vino lo que sale por la cañería, y así un ritmo de gastos difícil de creer para otras comunas más populares.

En esos tiempos había mucha vida de barrio en Vitacura. Los hermanos Yarur, palestinos, invitaban mucho a los vecinos. Su gran amigo Valech, sirio, dueño de textil, era otro que le gustaba la buena vida y era del barrio. Yo siempre terminaba colado en fiestas de la colonia Siria. Eso por ser amigo de cabro chico de Jorge, uno de sus miembros. Conozco de memoria la historia de la ciudad de Homs, donde la mayoría de ellos arribó a Chile. Todo eso lamentablemente ya se perdió. Yo no sé ni como se llaman mis vecinos.

28 de agosto de 2016, 15:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Don Jorge Yarur Banna venía siempre a Iquique o Arica, era arequipeño y lo conocí de vista, siempre pasaba a vistar el que entonces era mi jefe Gabriel Abusleme, a quien quería mucho, porque su padre don Juan había nacido en el mismo pueblo de donde venían los Abusleme (Belen). También era muy amigo de don Pedro Chadid. Los Yarur fueron una gran familia, pioneros de la industria en Chile, aunque un poco diferente su hostoria de los demás inmigrantes, parece que todos los árabes que llegaron acá eran muy amigueros y solidarios.

28 de agosto de 2016, 16:30

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas