Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Aventura en el Volcán Tacora: día 3

viernes, 25 de noviembre de 2016



El penúltimo día lo dejamos para atacar al volcán y explorar lo más posible el sector de los andariveles. Las dudas planteadas no son fáciles de solucionar, no hemos encontrado información en archivos, ni en forma de textos ni de fotos sobre el trazado del ferrocarrl de trocha angosta que llegaqaba a lo menos a los 4.800 metros sobre el nivel del mar, lo que lo hizo en suépoca el ferrocarril más  alto del mundo

Pero el trazado ha desaparecido, levantaron los rieles y se han llevado la mayoría de los durmientes, solo se puede descubrir a través de las plataformas por donde corría el tren de trocha angosta, donde a veces se conservan restos de señales por el borde de la vía, ruinas de piedra de los puentes ferroviarios o marcas de los durmientes.

La duda es hasta donde llegó finalmente el ferrocarril, o más bien los ferrocarriles, porque durante los años de explotación azufrera existieron grandes modificaciones. Don Ian piensa que originalmente llegaba más alto que la estación de carga que muestra el video anterior y q1ue con los años fue sustituído por un sistema de andariveles menores, que iban desde la base de los andariveles principales hasta unos ciento y tantos metros más abajo. En el video se puede ver desde el borde adonde bajaban los capachos cargados con un andarivel de gran pendiente, hasta un lugar donde claramente fue en su tiempo punto de carga del ferrocarril.

Ese video fue hecho en la base de los andariveles, donde habíamos estado dos veces antes, pero resulta que encontramos un sendero que seguía subiendo por la ladera del volcán y como la camioneta se había portado bien hasta el momento mi amigo decidió que siguiéramos subiendo para ver hasta donde llegábamos. Ni que decir que a mi no me hizo maldita gracia la idea porque el camino se hacía cada vez más estrecho, más empinado y iba más por el borde. Lo que más me preocupaba, una era que el camino se cortara antes que encontráramos un lugar donde dar la vuelta y que tuviésemos que bajar en marcha atrás, también exitía la posibilidad de pinchar un neumático porque estaba lleno de piedrecilla afilada y ahí si que estaríamos fritos. Pero haciendo caso omiso a mis prudentes advertencias seguimos subiendo hasta que se terminó el camino, justo al lado del quinto andarivel y menos mal que allí había un espacio para darse la vuelta.

Paramos un rato, miramos para abajo, hacia arriba quedaban más o menos otros cinco andariveles hasta la punta pero allá solo se podía llegar a pié -no gracias- así es que filmé un rato y como el viento y las nubes estaban empezando a avisar malas noticias, volvimos antes que la cosa se pusiera fea.


Calculando que la base estaba a unos 4.900 metros y la cumbre a 5.900, los andariveles iban espaciados más o menos en 100 metros y si no me equivoco son 10, o sea llegamos a la mitad de la altura, yo calculo unos 5.400 metros, que es el lugar más alto en que he estado en mi vida. No experimenté puna, ni falta de oxígeno ni nada, solo que me cansaba como diablo caminar, lamentablemente los videos no le hacen honor a la grandiosidad del paisaje.

Después bajamos a Aguas Calientes, donde hice algunas tomas de las ruinas y de vuelta al refugio donde nuevamente pasé una mala noche, al otro día temprano de vuelta a mi Arica querido, tierra de leche y miel bendecida por los dioses. Los primero que hice al llegar a la casa fue saludar a mi baño, luego de lo básico un largo baño de tina jugando con mi patito de hule y por fin en camita disfrutando de mi querida almohada: there is not place like home, sweet home.

Basta de aventuras por ahora, hasta el 30, es decir la próxima semana cuando debo volver a Lima City, ¡esta cosa no para señores!.

7 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Abrí el google Map y me costó un rato pero al fín ubiqué Aguas Calientes, su vega verde, instalaciones industriales viejas, una traza paralela al valle que pudo ser ferroviaria, una ruta que asciende hacia el volcán, la típica ruta de montaña que hace zigzags, después, mucho más arriba zigzags más cortos - pero no se si esa es senda carrertera, por ahí sus curvas son muy cerradas para ser un viejo ferrocarril...

25 de noviembre de 2016, 21:41

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Ulchmidt, en Google Maps he tratado desde hace mucho tiempo de ubicar la base de los andariveles, pero no he podido pese a que ubico bien el sector donde debe estar, pero no aparece ni un andarivel, la reolución de las imagenes no es suficiente. Los senderos en zigzag que ven subiendo para el volcán efectivamente no son ferrocarril sino cminos de servicio por donde subían loas viejos camiones, probablemente cuando construyeron los andariveles hubo que transportar grandes piezas y masas de fierro fundido para las torres, poleas y capachos, hasta el quinto andarivel hay camino y más arriba no me imagino como habrán subido todo ese fierro porque ya no hay más camino, al menos por donde subimos nosotros el camino se angosta hasta que desaparece adonde llegamos.

25 de noviembre de 2016, 22:03

 
Blogger Ulschmidt said...

..que maravilloso lugar anduvo Ud., realmente un rincón extremo del mundo. Yo hubiera fenecido de terror en el camino. En una ocasión visité el cablecarril que oficiaba de transporte mineral para una mina en altura, en Chilecito, La Rioja. Apenás subí a la estación nro. 2 del cable y por poco no me desbarranco.

25 de noviembre de 2016, 22:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah yo también andaba muerto de miedo, sobre todo le tengo miedo a las alturas y barrancos. Hay un video muy divertido de cuando vamos subiendo en la camioneta y yo le "insinúo" a mi amigo lo más educadamente posible que nos demos la vuelta y volvamos, el como si escuchara llover me contaba como tuvo que devolverse una vez en marcha atrás por un barranco en Pisagua.

A mi en la U me decían "don fatalicio" porque siempre andaba pensando en las cosas que pueden salir mal, sigo igual parece jaja!

25 de noviembre de 2016, 22:27

 
Anonymous Anónimo said...

Como no se iban a morir de frio si se les ve con ropa casual de clima cálido o templado. De milagro no volvieron con neumonía.

26 de noviembre de 2016, 19:52

 
Blogger Pablo said...

Una vez ubiqué lo que serían los andariveles en el Google earth, y se lo envié a don Ian para que me dijera si eran o no. Me respondió diciendome que estaba en un error, pero quedé con la satisfacción de al menos haber, desde mi humilde óptica, haber tratado de ayudar.
Que lata pensar que es altamente probable, casi con certeza, que nunca voy a andar por esos lados....

26 de noviembre de 2016, 20:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Pablo, acuérdate que existen solo dos cosas que son ciertas en este cochino mundo:
1.-Los cuernos
2.-La muerte

Esa es la Ley de Hierro de Bradanovic y no conoce excepciones

27 de noviembre de 2016, 19:05

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas