Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Como se crean las canciones

domingo, 28 de mayo de 2017


Antes de entrar en el tema de hoy, para los amigos peruanos que no conocen Arica les coloco este video cortito con el vestíbulo de la Casa Bolognesi, o Casa de la Respuesta como se conoce allá. La verdad es que no lo conocía porque la casa rara vez se abre al púbico por ese lado, pero es exactamente la misma pieza donde ocurrió la reunión con el parlamentario chileno, contiene algunas cartas del héroe, el telegrama donde afirma su intención de "quemar hasta el último cartucho", unos cuadros y copias de fotografías, pequeñas estatuillas de Cáceres y Grau así como un busto del coronel.

Tengo entendido que la casa fue remodelada alrededor de 1988 con un proyecto de la Municipalidad de Arica, leo que en 1904 fue comprada por la Sociedad Peruana de Arica y hoy pertenece al Consulado del Perú, corríjanme si me equivoco. Yo la conocí en muy mal estado antes de su remodelación, que fue un proyecto importante en su época, donde se pidió asesoría a un equipo de connotados arquitectos peruanos. Mi buen amigo Jorge Gajardo, que era en esos años arquitecto jefe de la Secplac municipal, me pasó un interesante documento que resume como era y como se restauró la casa, se puede leer aquí, el participó directamente en los trabajos.

Coloqué la música de la polka "Tacna" pero en tiempo de marcha y tocada por banda militar, como la toca el Ejército Peruano en los desfiles, como me sobraba tiempo hacia el final, rellené el video con algunas imágenes antiguas y un cuadro.

Como se crean las canciones
Me gustó mucho la charla de Schmeling Salas donde cuenta de manera básica y entendible algunos aspectos del proceso para componer una canción. La música es lo que se llama un "lenguaje incompleto", tal como las matemáticas, porque se limita a un campo determinado: el de los sonidos, pero sirve para los mismos efectos que el lenguaje natural, es decir para comunicar ideas. Entonces, componer música, básicamente no es muy distinto de escribir una historia.


El proceso puede partir de distintas formas, como por ejemplo hacer una variación de algo que ya existe, o encontrar un "motivo" musical, unas pocas notas que hagan una melodía cortita, otra forma muy común es la que describe en el video, a partir de un acorde crea una progresión o cadencia (sucesión de acordes que suben o bajan de tono), también las notas de los acordes se pueden tocar una a una, en arpegios con lo que saldría la melodía.

Así, las notas son como las letras, los acordes como las frases y las progresiones como un párrafo, como ven, no es mucha la diferencia entre una canción y un texto escrito. Aquí el proceso depende mucho del estado de ánimo del autor e influye en la inclusión de ritmo -y sobre todo silencios- que cumplen una función casi idéntica a los signos de puntuación.

Por eso la poesía es la más "musical" de las escrituras, debe tener ritmo y sonoridad. ¿Pero que diablos es eso de la sonoridad? Debe ser una de las cualidades más elusivas y difíciles de definir, tal como el "timbre" de los instrumentos o la voz humana, la sonoridad es algo que "suena bien" o sea produce una sensación, emoción o lo que sea que nos conmueve, nos pone alegres, tristes o lo que el compositor haya querido expresar. En poesía la sonoridad está dada por el sonido y el significado de las palabras, ambas a la vez, Pablo Neruda por ejemplo no se ganó el Nobel por casualidad, es uno de los poetas más sonoros de la historia, un gigante técnica y artísticamente hablando.

La sonoridad en la música se basa en el uso de las escalas,de la armonía para crear placer y de las disonancias para crear tensión. El que domina las escalas -es decir las secuencias de notas que no chocan entre sí- puede crear música maravillosamente armónica pero que después de escucharla muchas veces nos aburre. Bach sabía bien eso cuando escribió las "Variaciones de Goldberg" para curar el insomnio del conde de no se cuantos. Es música hermosa pero da sueño, por eso uno de los críticos de esa época dijo que era una "sublime maquinita de coser" o algo así.

Para entender la sonoridad y apreciarla en todo su esplendor hay que escuchar a Beethoven, que tenía un dominio absoluto de la técnica, escalas, fugas, contrapunto y todo para hacer música perfecta, pero tuvo la genial idea de ir un poquito más allá rompiendo las reglas con enormes contrastes, interminables silencios, pizcas de disonancia y otras herejías que en lugar de echarlo a perder todo (como le pasó a muchos de sus sucesores) convirtió la música de perfecta en grandiosa.

Que buena la charla de Schmeling Salas, me aclaró un montón de ideas que tenía dando vuelta sobre la música con ejemplos sencillos pero importantes.

6 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Bueno, y entonces, va a componer su propia melodía ?

28 de mayo de 2017, 15:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A pero tendría que intentar con la letra, porque para la música tengo dos manos izquierdas con puros dedos gordos ¡solo soy capaz de disfrutarla, hasta tocando la puerta desentono!

28 de mayo de 2017, 16:11

 
Blogger Ulschmidt said...

No diga eso, si hasta nos hizo clases por acá.
Yo soñé componer una canción una vez, una que el olvidé al acto de despertar. Como no puedo golpear dos veces un tarro manteniendo el ritmo, supongo que fue un plagio. Mi memoria habrá recurrido a algo de su archivo.
Un tío acordeonista se soñó tocando "Pájaro campana" una vez, en excelente ejecución, pieza que estando en vela nunca pudo sacar con su instrumento. Lo despertó un amigo en ese minuto y de tan fastidiado le tiró una trompada.

28 de mayo de 2017, 18:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo rara vez me acuerdo de lo que sueño, pero los que recuero siempre son con música, claro que son melodías muy tontas, no sirven para nada pero si sueño -al menos todo lo que recuerdo- con cinta sonora.

¡Soñar con uno mismo tocando bien! ah, eso jamás me ha pasado, lamentablemente

28 de mayo de 2017, 18:18

 
Blogger Enrique Ojeda said...


Tomas,

Menciona usted a Beethoven: Lo llevamos dirigiendo adentro sin darnos cuenta.

Ahora que vamos a bordo de un callejón, escribimos para escucharnos cantar. El ruido nos quiere volver sordos, pero no lo vamos a dejar.

Somos dueños de nuestro destino, tal como hoy somos dueños de nuestros huesos!

Un abrazo

28 de mayo de 2017, 20:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Beethoven tiene la gracia que hasta alguien que no tenga idea del lenguaje musical lo puede apreciar. Bueno, esa es una gracia de la música en general

28 de mayo de 2017, 20:56

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas