Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Lepra e inmigración

miércoles, 2 de agosto de 2017


La lepra es una enfermedad horrible, al menos estéticamente. Una bacteria llamada Bacilo de Hansen va descomponiendo la piel lo que hace que se caiga a pedazos y aunque no es demasiado contagiosa y pocas veces mortal, a casi nadie le haría maldita gracia contraerla, por eso desde los tiempos más antiguos se usa la idea de "leproso" para referirse a algo repulsivo y asqueroso. En Chile Continental está erradicada hace muchos años y por eso causó alarma cuando hace unos días se supo que habían detectados tres casos, dos de ellos eran sufridos por inmigrantes haitianos.

El tema de las enfermedades contagiosas traídas por inmigrantes puede tener características graves en muchos sentidos. Lo más obvio es que en Chile se desate una epidemia, basta solo un  emigrante que traiga una enfermedad contagiosa, para la cual los chilenos no tenemos desarrolladas las defensas naturales, para provocar una epidemia.

No hay que olvidarse que para la Conquista de América no fueron los combates, sino la viruela y otros contagios, los que diezmaron la vida de millones de indios, una infección oportunista necesita muy poco para propagarse y el alza en tasas de VIH, tuberculosis, hepatitis y otras infecciones que eran de poca incidencia en Chile bien puede ser una señal de alerta en relación con la cantidad de inmigrantes que están entrando a Chile, sin controles ni condiciones de ninguna clase.

Los riesgos son evidentes, está entrando gente -muchos de ellos ilegales- que vienen de zonas donde existe paludismo, mal de Chagas, fiebre amarilla, tuberculosis, hepatitis, virus zika y muchas otras enfermedades que cuando están confinadas a lugares específicos son controlables, pero cuando llegan a una población que no tiene desarrolladas las defensas naturales la expansión puede resultar catastrófica.

Cuando yo era chico todos los santiaguinos comíamos verduras regadas con aguas servidas que no recibían ningún tratamiento y los extranjeros que llegaban a Chile eran recibidos por la famosa "venganza de Moctezuma" una diarrea que podía tener graves consecuencias sobre personas criadas en ambientes más ascépticos. Es muy probable que yo tenga buenas defensas naturales contra algunos tipos de hepatitis, no así el Tomás Jr ni el resto de chilenos nacidos a partir de los noventas, en un país mucho más sanitizado. Ese es el riesgo de las infecciones traídas por la inmigración desde lugares más insalubres, es algo objetivo y solo un estúpido lo podría desconocer o tomarlo en menos.

Lo malo es que un tema que debiese ser técnico y de salud pública, fue tomado por políticos, liderados por organizaciones de activistas como la "Pastoral del Inmigrante" de los malditos curas jesuítas. Algumos jesuítas le han hecho muchísimo mal a Chile y lo siguen haciendo con este activismo político idiota e irresponsable a favor de la inmigración indiscriminada.

Ocurre algo parecido a lo del aborto, o los homosexuales, que son temas que deben ser tratados con la cabeza fría, con respeto y realismo pero aparecen estos pelmazos y -por su culpa- surgen los fanáticos del otro lado que dicen que todo extranjero es delincuente, infectado, indeseable o cosas peores, solo por venir de otro país.

Lo peor que pudo haber pasado fue la politización del tema, iniciada por un grupo de señoritos progresistas y malditos jesuítas -iguales o más dañinos que los masones metidos en política- que reclutan a tontitos inocentes con la consigna fácil "no a la xenofobia, no a la homofobia" y estupideces por el estilo. Eso provoca la reacción de los brutos del otro lado "las colombianas son todas prostitutas, los colombianos puros narcos, lo haitianos parecen monos". Todas esas generalizaciones fanáticas son típicas de esa mente básica y atrofiada, tan común entre los chilenos.

Chile requiere inmigrantes, la inmigración debe ser recibida con los brazos abiertos, porque ha sido un aporte tremendo para el país: los alemanes que colonizaron el sur, los palestinos , españoles, italianos y peruanos, entre otros desarrollaron la industria y el comercio. Los inmigrantes tienen empuje cuando salen de su país y deberíamos recibirlos felices.

Pero no cualquier inmigrante. En Chile no hay plata para recibir refugiados, mucho menos para darles beneficios que los propios chilenos no tienen con plata de impuestos, eso es una tontera, el que llega acá se rasca con su propias uñas, como ha sido siempre. Si se gana el sustento por si mismo, bienvenido, si viene a ser una carga para el fisco, mejor que se vaya al diablo.

Tampoco se puede permitir la entrada de delincuentes y si alguno comete un delito, debe ser puesto en la frontera y quedar con prohibición de ingreso ¿por que pagar los 600 mil pesos mensuales que cuesta mantener un preso acá? Que se larguen y no vuelvan más. Hace un par de días un colombiano en Iquique trató de arrancar de un control de carabineros, cuando lo pescaron llevaba un revolver calibre 38 y estaba cumpliendo libertad vigilada por manejo ebrio hace poco tiempo ¿que hace ese tipo en Chile? No es que sea colombiano, sino que es un rufián y un delincuente, los propios colombianos decentes debería estar indignados con él.

Lo peor de todo es que son problemas que tienen una solución ridículamente fácil; se trata simplemente de aplicar la ley tal cual está, expulsar a todos los ilegales y dar residencia definitiva o permanente solo a los que cumplan con los requisitos legales que son bien claros. Tienen derecho a permanencia los que llegan a establecerse con una pensión, ahorros o fuente de ingresos que asegure su mantención con recursos propios, a estudiar, con contrato de trabajo y otros pocos casos. Los demás para afuera ¿como se entiende que tengamos un gobierno que se rehúse a aplicar la ley a un determinado grupo de personas? ¿por qué entonces no me dejan ami robar impunemente?

Los ridículos y malditos jesuítas imprimieron un panfleto que dice que no existe la "inmigración ilegal", que no son ilegales y se trata solo de faltas administrativas ¡váyanse al diablo idiotas! ¿no saben el daño que hacen al país y a los propios inmigrantes decentes alentando a que entren y permanezcan delincuentes? Si fuera por mí volvería a expulsar del país a la Compañía de Jesús, son una peste.

¿Que convendría flexibilizar la residencia, permitiendo en casos calificados que llegue gente a probar suerte en el país? Perfecto, hagan un buen proyecto de ley y además exijan exámenes médicos para los que ingresan desde zonas de riesgo, como se hace en todo el mundo civilizado ¡si tienen durísimos controles de sanidad vegetal y no se atreven a controlar la salud humana, que es mucho más importante!.

Sobre todo hay que reprimir el ingreso y la permanencia ilegal, especialmente a vagos que llegan a robar, traficar o aprovecharse del estado de bienestar que han armado los mugrosos políticos que hemos soportado por más de veinte años. Las leyes se hacen para que todos las cumplan, los chilenos nos jactamos que en nuestro país se respeta la ley, esa es -era- nuestra característica diferenciadora respecto de muchos vecinos. Desgraciadamente desde que llegaron estos truhanes al poder ha ido creciendo el descaro y se ha ido perdiendo el respeto a la ley. Habrá que recuperarlo, no hay otra.

23 Comments:

Blogger Alberto Garfias said...

Es dificil para la gente aceptar el impacto migratorio, sobre todo el de gente que no está aportando y hay que esforzarse por mantenerla. Concuerdo contigo en que estas ilusiones humanistas al peo de los jesuitas y de otros politicos indecentes, han hecho un triste favor al inmigrante que busca progresar en Chile, como ejemplo, donde vivo hay un par de haitianos que se sacan la cresta como conserjes, trabajo que ningun chileno esta dispuesto a realizar por menos de 500.000.- liquido.

1 de agosto de 2017, 22:34

 
Blogger Mejor sigo anónimo said...

Lamentablemente la inmigración indiscriminada favorece a los dos sectores políticos: a la izquierda socialista le conviene para mantener a Chile en la pobreza y asi poder seguir engañando al pueblo y los flojos con sus ideas redristibutivas/confiscatorias. A los malos empresarios de la derecha les conviene tener mano de obra barata ya que son incapaces de crear verdadero valor para mantenerse a flote al aumentar sus costos en mano de obra.
El centro tan cobarde como siempre (desde la DC a Evopoli) va a hacer lo políticamente correcto, en este caso nada.
Los curas jesuitas se quedan sin negocio al acabarse la pobreza, por eso su afán de importar miseria a Chile. Me da la impresión que hay mucha gente forrandose gracias a la pobreza muchísimo más allá que el mal llamado empresario que paga una miseria y vende productos con casi nulo valor agregado.
Finalmente, la solución que yo le veo a todo esto es tener plata, porque el que tiene plata tiene libertad de vivir la realidad que mejor le parezca, claro ejemplo de esto son los políticos que eligen vivir en su burbuja de la pseudo elite chilena.
Gracias Tomás por escribir este blog y por todo tu trabajo puesto en el, lo sigo desde hace más de dos años y muchas veces es lo único realmente interesante que leo en el día :)

1 de agosto de 2017, 23:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Alberto, mejor sigo anónimo, yo creo que el gran problema es la inmigración ilegal y lo peor cuando curas, ONGs, políticos o cualquier sinverguenza de esa clase alienta el ingreso y permanencia de ilegales, disfrazándolo de "un derecho" ¡derecho su abuela! Nadie tiene el derecho a ser delincuente

1 de agosto de 2017, 23:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Mejor sigo.. tocas un punto muy certero con lo del negocio con el pretexto de filantropía, el Hogar de Cristo es la mayor industria filantrópica de Chile que ha generado filiales como "Techo" y administra gran parte de los fondos que manejan los nefastos "centros de acogida" del Sernam, no creo que se roben la plata directamente, pero la burocracia que vive en torno a eso es enorme y nunca han podido mostrar buenos resultados, pese a los enormes recursos de propaganda y RRPP que mueven.

Chas gracias por tus conceptos!, se hace lo que se puede :D

1 de agosto de 2017, 23:25

 
Blogger Jose Cornejo said...

Estaba pensando en redactar lo mismo en facebook, pero te me adelantaste con el talento que te caracteriza, Tomas!

Lo que no comprende la gente es el verdadero problema con la inmigracion en masa que estamos recibiendo. no es solo salud, sino que tambien cuando se diezman los ingresos depredados por estos inmigrantes y postergan a quienes vivimos acá.

Rabia enorme me dio cuando quise postular al DS116 para comprarme mi ranchito aqui en santiasco, hurgando por aqui y por acá y gracias a la infalible "ingenieria social" descubrí que buena parte de quienes lo hicieron fueron precisamente extranjeros que ni siquiera tenian una fuente de ingresos fija o trabajo estable.

Queda claro que estamos gobernados por ineptos...

2 de agosto de 2017, 00:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

No son pocos los departamentos y viviendas sociales que se han REGALADO a inmigrantes por un precio simbólico. Debe ser rica la generosidad con plata ajena, total, pagamos nosotros los giles

2 de agosto de 2017, 02:43

 
Blogger Ulschmidt said...

La migración tiene sus comportamientos, a veces empieza como parte de un "boom" - como los booms de precio de commodities que tuvimos la década pasada, pero luego sigue por inercia propia. Hay un núcleo de gente ya asentada y le cuentan a sus parientes y estos siguen viniendo: quizás las oportunidades ya no son tan brillantes como al inicio, pero la ruta está hecha y la siguen.

2 de agosto de 2017, 08:40

 
Blogger Jose Cornejo said...

"El socialismo es bueno hasta que se acaba el dinero... de los demás" solia decir Lady Thatcher y "putas que tenia razon la finaita".

Lo que mas da rabia es que todos estos "defensores de los inmigrantes" no son capaces de dimensionar la soberana cagada que queda actualmente en Europa, paises que al ver su poblacion envejecer y no tener una tasa de recambio eficiente, tentó al resto del mundo a "instalarse" ofreciendoles beneficios insospechados.

Estas medidas que está tomando esta ineptocracia, son las mismas que tomaron paises como España, Portugal, Italia, Irlanda y Grecia, paises que producen poco (como en el caso de España e Italia que de no ser por los autos y las armas se irian al carajo, a diferencia de Irlanda, Portugal y Grecia que no producen nada, tienen enormes plantillas de funcionarios publicos y viven practicamente del turismo) gobernados por socialdemócratas o socialistas encubiertos con una nula gestion de recursos. Suecia va por la misma senda, ya no hayan que hacer con los musulmanes que les han ido a mear y cagar la piscina del reino.

El resultado es más que evidente, no solo a nivel de salud, sino que, reitero, a nivel de estabilidad ecónómica. ese es el precio de "ser humanitario"

2 de agosto de 2017, 09:25

 
Anonymous Wilson said...

La inmigracion haitiana puede tener caracteres de invasion, alguien calculaba que en 10 años podrian llegar a su medio millon. Eso a pesar que el futuro chilenito se ve mas bien gris, pero estan mucho peor en Haiti seguiran viniendo. Sume los nacidos en Chile, y su emparejamiento con nativos y tendremos la mas numerosa minoria, mas que los mapus. Hasta ahora, los que he conocido o visto, son educados, secos para pecar en alguna pega, se visten con cuidado, (terno los domingo para la misa), pero una cantidad tan grande merece atencion.
EL problema es evitar tanto la tontera xenefoba como la idiotez jesuitica, y encontrar ese equilibrio en nuestro paisito suele ser complicado. Ambas tendencias pueden transformarse en poderosas idea-fuerza en manos de populistas.

2 de agosto de 2017, 10:46

 
Anonymous El mismo JMS said...

Primero una pregunta muy seria: casas de acogida del sernam o del sename? (please aclarar)

Ahora mis opiniones:
Hace poco más de 100 años, Nicolás Palacios (médico que estuvo en la guerra del pacífico) advertía contra la inmigración alemana que se estaba alentando en la zona sur, regalándoles terrenos y ofreciéndoles otras ventajas considerables. En vez de tener un blog, escribía cartas (al equivalente al Mercurio de ese entonces) y las cartas las recopiló su hermano, en un libro que al final se transformó en "la biblia del nazi chileno": "Raza Chilena". Digo que se transformó en la biblia, ya que muchos lo citan, pero pocos lo han leído. Palacios toma las estadísticas disponibles en ese entonces, y demuestra que los alemanes de esa época no son "mejores" que los chilenos. Tenían más o menos las mismas tasas de delincuencia y otros vicios, que en esa fecha, no tenía el "roto chileno" (orgulloso después de la guerra del pacífico).

Hoy en día, después de varias generaciones de alemanes y otros europeos, donde algunos se han destacado notoriamente, y muchos otros (la gran mayoría) han pasado a ser "del montón", me parece ridículo empezar a "exigirle" cosas a los inmigrantes latinoamericanos "pobres, delincuentes, etc", olvidando que la gran mayoría de los inmigrantes siempre han sido considerados "delincuentes" en sus países de origen (pa' la muestra, los miles de chilenos que salieron durante los 80s por la crisis económica).

Hoy es fácil olvidar los muchos beneficios que recibieron los alemanes en el sur (e incluso el enorme apoyo que se dieron entre ellos), y tomar casos como Paulman para decir lo "buenos que son"... Pero al igual que los chilenos de éxito, Paulman es la excepción y no la regla.

Me parece absurdo quejarse de que lleguen los haitianos a hacer de basureros, bomberos (combustibles), conserjes, limpiadoras, nanas y todas las pegas que los chilenos no están dispuestos a hacer por la cantidad de $$ que en Chile estamos dispuestos a pagar.

Y esto no es hacerle la pega a los jesuitas ni a nadie más. Si sólo recibimos extranjeros "con plata" o sueldos "de 500 lucas pa'rriba", van a pasar dos cosas:
a) los chilenos si vamos a tener razón en eso de "nos vienen a quitar la pega" (porque para esa cantidad de dinero SI hay disposición).
b) los extranjeros nos van a contratar a nosotros, por lo que estén dispuestos a pagar, para que hagamos las pegas simplonas.

No veo razón para temerle a los haitianos, hay más probabilidad de contraer una enfermedad grave viajando a Brasil, Argentina o USA que porque se te siente un haitiano al lado en la micro. Y pa' los que reclaman contra las "putas colombianas", es claro que si no tuvieran el gran mercado nacional que tienen, no harían ese trabajo.

En fin.

2 de agosto de 2017, 12:28

 
Blogger Ulschmidt said...

JMS. todo eso es lo correcto, pero las cosas reales son más complejas.
Lo que subyace tras la visión de distintas migraciones es el racismo. Como nadie lo puede decir abiertamente, queda poco claro. Los alemanes del sur de Chile o los italianos en Argentina fueron traídos como gente que iba a mejorar el país ( después puede ser que los germanos o los tanos fueran tan ladrones o borrachos o indolentes como cualquier hijo de vecino, pero no importa: tenían el aura del europeo superior).
A los haitianos todos los ven como un peligro inminente, con todo el prejuicio que ello implica.

2 de agosto de 2017, 12:34

 
Blogger Frx said...

Realmente nada de esto me sorprende desde el momento en que lo he leído mucho en Make Chile Great Again 4, donde han insistido con el problema de los haitianos hasta el cansancio. Efectivamente la solución es tener a alguien que no le tiemble la mano y haga cumplir la ley sin importarle que lo tachen de racista, además que quienes entran legalmente no deberían temer más allá de los prejuicios creados por culpa de los ilegales, lo cual es la peor parte por bueno, ya lo hemos comentado en otra ocasión.

2 de agosto de 2017, 12:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, es cierto que la inmigración viene por olas, a largo plazo todo se estabiliza pero en el largo plazo -ya sabes- estaremos todos muertos.

JMS, "centros" es el nombre correcto. todo lo que pones es bastante irrelevante con respecto a lo que yo comento: es indispensable que el gobierno haga cumplir sus propias leyes, es lo mínimo que se le puede pedir a cualquier gobierno y no existe ninguna excusa para que permita la inmigración ilegal así como ninguna otra cosa ilegal, las inmigraiones antiguas fueron todas dentro de marcos legales, lo nuevo s que ahora hay delincuentes en el gobierno.

Ulschmidt, la simpatía o repulsión racial también es importante, a medida que crece la cantidad de gente esos efectos empiezan a notarse aunque en teoría no deberían tener importancia en la vida real es lo primero que aparece. Y las leyesno tienen el más mínimo efecto sobre las simpatías o antipatías, no hay ley que arregle eso.

Frx, gran parte de los problemas son porque el gobierno no tiene voluntad para cumplir las leyes.

2 de agosto de 2017, 14:01

 
Blogger Ulschmidt said...

Yo no "denuncio" el racismo, quede claro. Está moralmente mal, pero está ahí. En Australia, por ejemplo, hace unas décadas prohibieron el asentamiento de gente negra por ley... "para evitar el racismo". Parece un sarcasmo mayor... pero no le falta sentido común. Como si dijeran: Sabemos que nuestra población anglosajona menosprecia a las minorías de color, si entran en masa, habrá problemas.
Desde luego una ley así ya no corre en Australia ni en ninguna parte. Serían emparentadas con el "apartheid". Pero tampoco hay que olvidar, como dice, que las simpatías o antipatías siguen jugando.

2 de agosto de 2017, 15:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sin duda, ni declaraciones ni leyes cambian los sentimientos. Recuerdo cuando anduve por Frankfurt hace un montón de años, estaba en su peak toda la corrección política, toda la gente decía "danke shon, bitte shon, vieder sehen, entshuldigung y toda esa falsa cortesía con las no menos falsas sonrisas encantadorss y eran gente terriblemente racistas, siendo que cumplían todas las normas políticamente correctas a la perfección, se olía el racismo.

En Londres en cambio me encontré con montón de gente abiertamente racista y hostil hacia mi apariencia sudamericana, cuando iba a una pensión, me veían y apagaban el letrero "rooms", etc. sin embargo era gente con la que podías tratar y ganarte el respeto, esa hipocresía alemana se parece mucho a la actitud de muchos chilenos hoy hacia los haitianos y colombianos, que los tratan como mascotas que hay que proteger.

2 de agosto de 2017, 16:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

****FE DE ERRATAS*****

Releyendo lo que escribí a raíz del comentario del jesuítico JMS (SJ ad hoc) veo que tiene razón por esta vez, está mal puesto "centros de acogida del Sernam" debe decir "centros de internación del SENAME" con toda esa maldita ensalada de siglas se me confunden las cosas, lo corregiré ipso-facto

2 de agosto de 2017, 18:56

 
Anonymous Wilson said...

Palacios creia en una raza superior mezcla del excelso godo con el maravilloso mapu. Es intelectualmente semejante a la Fea Sanguchez o alguien semejante, ese nacionalismo delirante no da para mucho, pero puede ser muy sofisticado y esta en el borde de ser desatado por la correccion politica de los buenistas. Yo creo que sera un delicado problema a medida que aumente el peso de la inmigracion junto con aumentar los problemas economicos y de seguridad, la cabeza de turco seran los inmigrantes y dentro de ellos los haitianos.

2 de agosto de 2017, 19:28

 
Anonymous er lusho said...

aun no veo al gremio del empresariado quejándose por los haitianos... salú Tomas

2 de agosto de 2017, 19:40

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson, las ridiculeces de un extremo de fanáticos generan las del otro extremo, ocurre con los homosexuales, el aborto y la inmigración y los más débiles son siempre los primeros en sentir las consecuencias de estas estupideces.

Lusho, querrás decir LOS gremios del empresariado, hay mucos: Sofofa, Coproco, SNA, CCHC, Sonami, etc. etc. A ellos no les va ni les viene. para las empresas medianas y grandes los inmigrantes ilegales no existen y les da lo mismo si cobran más o menos por su trabajo, no tienen cabida en ese segmento. Los ilegales son empleados por microempresas o por cuenta propia, el 100%

2 de agosto de 2017, 20:30

 
Blogger Adelino D. said...

Lo que digo igual no es muy correcto políticamente, pero lo lógico es que a un país, si tienen que llegar inmigrantes, que sean al menos parecidos a la población mayoritaria a la que llegan. En el caso español, es un tremendo error haber permitido la entrada de musulmanes en el país, cuando son una población inintegrable. Y lo peor de todo es que la experiencia medieval que tuvo la Península Ibérica no parece haber enseñado nada a nuestros gobernantes.

Supongo que en Chile lo lógico, si hace falta permitir inmigración, es que venga gente de los países vecinos que pueden ser más fácilmente integrables en su sociedad.

3 de agosto de 2017, 13:55

 
Anonymous Anónimo said...


Chile requiere inmigrantes por que SI, por que tiienen un empuje por que Si y por que debieramos recibirlos felices por que SI

a proposito en un año llegan mas haitianos que todos los alemanes que trajo perez rozales en todo su plan


Chile requiere inmigrantes, la inmigración debe ser recibida con los brazos abiertos, porque ha sido un aporte tremendo para el país: los alemanes que colonizaron el sur, los palestinos , españoles, italianos y peruanos, entre otros desarrollaron la industria y el comercio. Los inmigrantes tienen empuje cuando salen de su país y deberíamos recibirlos felices.

3 de agosto de 2017, 16:43

 
Anonymous Wilson said...

La llegada de venezolanos se dispara en 2017, casi 10.000 por mes.
https://goo.gl/V25kpY

3 de agosto de 2017, 21:11

 
Blogger Adelino D. said...

10.000 al mes? Es tremendo...Venezuela se está vaciando...

4 de agosto de 2017, 05:47

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas