Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Puras trivialidades

domingo, 8 de octubre de 2017


Un problema menos
Por fin la casa rodante quedó pintada, en el video pueden ver como estaba y como quedó finalmente, faltan algunos detalles pero el trabajo pesado ya está hecho, pagué al pintor lo que le debía y le avisé al amigo al que se la voy a prestar para que la use, y espero que la arregle un poco más. Este trabajo es parte del programa de "reparación de mis activos en ruinas", gracias -entre otras cosas- a generosos aportes recibidos por la Fundación Mi Billetera. Ahora empezaré a juntar plata para pintar el Honda CRX, que lo tengo pudriéndose de óxido hace más de diez años, paciencia mi querido autito, ya llegará tu hora de gloria nuevamente.

Las cosas pendientes son mis piedras en el zapato, no hay placer mayor que no tener nada pendiente. La casa rodante en ruinas, estorbando en la puerta de la casa, me echaba a perder el día, ahora estoy disfrutando de la sensación de tener un problema menos y como no tengo mucho que contar, la entrada de este domingo tendrá puras trivialidades. Como dice la canción:

Ver el sol amanecer y ver la vida acontecer/ como un día de domingo 

La vida es dura
Mi querida suegra bajó al Terminal Pesquero a buscar algo para el almuerzo. Como yo soy -digamos- "austero" en cuestiones de gasto, ya había convencido a todos a comer tiburón, que es buena carne y a veces se encuentra barato, pero esta vez el tiburón estaba carísimo y por un poquito más de plata, mi suegra compró unos filetes de exquisita albacora, a unos US$ 10 el kilo, carísimo pero a veces conviene darse algún pequeño lujo. En un rato más a la hora del té, me voy a comer un delicioso sandwich de albacora frita en marraqueta, como en los viejos tiempos. Tal vez hasta le eche algo de tomate. Ah, ya se me abrió el apetito, voy a buscar mi sandwich ahora mismo y vuelvo.


¡Que maravilla!, los astros esta vez se alinearon: el pan todavía venía crujiente, la albacora aceitosa y frita con harto ajo, estaba deliciosa ¿para qué ensuciar ese rico sabor con tomate o mayonesa? Sola en el pan quedó exquisita, con mi taza de té, que he tomado todos los días de mi vida desde que tengo memoria, no necesito otra cosa para sentirme feliz y millonario. Bill Gates, puedes envidiarme.

Los lujos sencillos son los mejores, siempre que no se conviertan en un hábito, que es lo peor que nos puede pasar. Creo que podríamos comer albacora todas las semanas sin arruinarnos, pero nos acostumbraríamos y dejaríamos de disfrutarla. Además -afortunadamente- es un pescado que se ve muy poco en Arica pese a ser de esta zona. Desde que desapareció la anchoveta por los fenómenos de El Niño y la pesca irresponsable, se rompió toda la cadena alimenticia para arriba, ahora todos los pescados son escasos y muy caros. Seguramente seremos la última generación que podrá comer pescados salvajes, en pocos años más desaparecerán y todo el pescado será de granja, tal como los pollos, chanchitos y vacunos. En algunos años más las albacoras serán tan caras y escasas como el caviar y las trufas.

Desconectado
Estuve cuatro días sin Internet así es que subía mis entradas con la conexión de celular del Tomás Jr. Fue una experiencia interesante estar desconectado, me puse a leer, ordenar algunas cosas y escuchar música, una costumbre que haabía perdido hace tiempo. Aproveché de conectarme con el Internet interno, ese que uso desde que nací y que está dentro de la cabeza y así evité el aburrimiento conversando conmigo mismo. Aproveché de cambiar de proveedor, tuvimos a la empresa Claro por varios años pero con el último inconveniente (corte de un cable en la calle y mucha demora en reponerlo) decidimos probar ahora con VTR, que es lo que estoy usando. Creo que Claro y VTR son los dos mejores proveedores de Internet que hay en Chile.

Odio el chat, igual que el teléfono
Los que me conocen personalmente saben que tengo una manía muy rara: no uso el chat -siempre lo mantengo desconectado- y desde el año 2007 que no tengo teléfono celular. Una de las pocas cosas que me pone los nervios de punta es hablar por teléfono o chatear, antes de hacer una llamada ensayo mentalmente cada cosa que voy a decir y trato de ensayar todas las respuestas a las posibles preguntas que me hagan, una llamada simple para mi resulta agotadora y por eso apenas dejé de trabajar -hace diez años- me sentí muy contento cuando pude botar por fin el teléfono a la basura y romper mi tarjeta de crédito.

Cuando converso por chat, normalmente soy desagradable y cortante, especialmente si una chica me llama para "hacer amistad" (bueno, eso pasaba antes, ahora ni en sueños). Esas conversaciones supuestamente amigables donde me preguntan que hago, que cosas me gustan y tonteras por el estilo me descomponen. Incluso con personas muy amigas hablar por chat me pone incómodo, es muy raro. En cambio me encanta el correo electrónico y es lo primero que reviso cada vez que me conecto a Internet, es como mi caja de sorpesas donde conozco gente, me comunico con los amigos y todo eso, me encanta "conversar" por correo. Esa fobia al chat y al teléfono es un asunto muy raro.

Personalidad
No los admiro, pero la verdad es que envidio un poco a la gente que tiene "personalidad", a los que no les interesa hacer el ridículo, pero sobre todo, a los que no se dan cuenta que hacen el ridículo y por el contrario, creen que lo están haciendo fabuloso y todos los admiran. Creo que esa es una cualidad que puede ser muy útil en la vida, el sentido del ridículo -que yo tengo en grado extremo- nos frena y nos hace perder un montón de oportunidades, como esta por ejemplo

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Acá el pacú de crianza - pisicultura - está hasta 15 u$s el kilo, un lujo, pero el otro día conseguí sábalo - un litófago de río - a 5 U$s el kilo. Y eso estoy fritando ahora. De postre frutillas a 2,5 u$s el kilo (es temporada de frutillas en la costa, aquí). Todo con cerveza, nada de té.

8 de octubre de 2017, 13:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esos serán los pescados del futuro, todos de granja. Algo ue Malthus ni se imaginó cuando decía ue los alimentos crecen en proporción aritmética!

Suena a una once perfecta

8 de octubre de 2017, 13:48

 
Anonymous Anónimo said...

..sabe, acá se explota un río bastante grande, el Paraná, pero cuya capacidad ya está excedida. Están tratando de aplicar un modelo donde los pescadores artesanales se convierten en guías de pesca de los turistas, así cada pescado extraído viene asociado a un alto gasto en turismo, antes que mero alimento.
También se extrae este llamado sábalo para exportarlo a Santa Cruz, Bolivia, donde es muy apreciado.
Mientras tanto a nosotros cada vez más nos dan pescado criado en lagunas. Una de las companías yerbateras ( de yerba mate) más grandes descubrió que en las partes bajas de sus campos podía desarrollar lagunas - o aprovechar las que ya estaban ahí - y ahora los crían artificialmente - Ulschmidt
http://www.rosamonte.com.ar/acuicultura/

8 de octubre de 2017, 15:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, me acordé de un antiguo Life donde hacían un reportaje fotográfico de los pescadores de sábalo a caballo en el Río de La Plata, "los gauchos pescadores" se llamaba el reportaje o algo así, busqué en Internet y encontré un viejo video con eso. Claro, pescando con redes a menos que se cuide mucho las épocas y todo eso, es muy fácil que se agoten, especialmente si son de río. La pesca deportiva deja millones en el sur de Chile, especialmente la pesca con mosca, yo una vez fuí a "Río Pescado" por Puerto Varas y es un riachuelo chiquito, pero estaba repleto de gringos que parecían robocop por la cantidad de equipo que llevaban. Fuí con un amigo que era guía de pesca, hice el ridículo un rato y concluí que pescar no era lo mío. Lo único que he pescado en mi vida es una sardina, que aparece en mi portada de Facebook

8 de octubre de 2017, 15:46

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Los mejores peces que he probado en mi vida eran de roca, no pelágicos como la para mí fome albacora. Como yo bucié en serio entre los '70 y principios de los '80, los mejores peces eran visitantes asiduos de mi mesa tras sesiones de de pesca submarina al sur de Arica de 4-5 horas, a veces hasta como los 20m o algo menos para los pejeperros (caldillo) pero para mí preferentemente entre las rocas para el maravilloso papaniagua o apañao (frito) y la cabrilla y adentro de las cuevas para el(sabroso a la altura del papaniagua) incomparable San Pedro o pejechancho y el mulato, ambos fritos. Otro ámbito de caza muy esquiva y la más esfrorzada era en aguas bien oxigenadas a poca profundidad bajo la reventazón de ciertas olas, domde se dejaba de ser rasquita el día que cazabas a tu primer pez acha, lejos el más difícil de todos y entre los 3-4 peces top para la mesa. De cuando en cuando, a pocas profundidades sobre espacios de fondo de arena, la fome caza de los medianamente sabrosos lenguados, a veces hasta de casi 5kg.

Pero, en la práctica, ya casi nada queda de eso desde hace hartos años. Y entonces, generalmente en verano nos íbamos tras la pesca pelágica en mi yate, disfrutando de una noche de navegación a la cuadra de Arica y un día de vuelta trolling a vela y a veces llenándonos de palometas, las que no son mis favoritas pero sí sus tremendas huevas fritas con mi receta. Eso aún se puede hacer porque no son peces con marcada territoriedad.

Me generaste imborrables recuerdos de la primera de mis aventuras deportivas en Arica, tras quemar mis barcos que me transportaron desde el para mí fome Santiago.

8 de octubre de 2017, 16:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola doctor. Arica debe ser uno de los pocos paraísos en el mundo para la gente que le gustan las actividades deportivas -excepto algunos deportes de invierno como el ski- las condiciones son ideales para un montón de deportes: todo lo relacionado con la náutica como el velerismo, surf, tabla vela, tabla remo, buceo (yo hice un poco de eso con apnea), caza submarina, pesca, también, natación, saltos, nado sincronizado, parapente, equitación, ciclismo, trotar ¡es increíble! Con el clima tan parejo que tenemos, son pocos los deportes que no se pueden hacer. No me explico como la gente acá se aburre, es imposible, siempre hay posibilidad de hacer algo entretenido.

Lo que más me gusta de la albacora es que queda rica sin ningún esfuerzo, basta tirarla a la plancha, al sartén o donde sea y queda lista, para mi que soy muy flojo eso es una maravilla. Como usar lomo vetado en el asado, yo se que hay carnes de más difícil cocción que son mucho más sabrosas, pero eso es para expertos! A mi casi todos los pescados me gustan: chita, jurel ahumado, sierra idem, san pedrito, en fin, especialmente si son recién sacados del agua, pero no soy regodeón, también como pescado congelado sin problemas, aunque no es tan rico "todo lo que crece o se mueve"

8 de octubre de 2017, 16:51

 
Blogger Ulschmidt said...

Caramba, qué aventuras las del doctor Bianchi. Tengo una suerte de yerno que hace eso, bucear ("en apnea", dice) y cazar con ese rifle-arpón, pero en Sicilia, de donde es y ahora viven con mi hija. Debe ser algo apasionante, aunque para estar en buen estado.

8 de octubre de 2017, 20:20

 

Publicar un comentario

<< Home