Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"

Militarizar la Araucanía

viernes, 23 de febrero de 2018

Como patos en un puesto de tiro al blanco
Me pregunta Elizabeth, regular de este Templo del Ocio, que pienso acerca de la idea de J.A. Kast de desplegar tropas en la Araucanía. Es sabida mi simpatía y admiración por José Antonio Kast, el "Rayo Derechizador" que yo considero el único político bueno que tenemos y me encantaría verlo como presidente de Chile el año 2020. Sin embargo también pienso por mi mismo y no estoy de acuerdo con el 100% de sus ideas, eso no tiene nada raro, porque con el único que estoy 100% de acuerdo es conmigo mismo.

Uno de mis puntos de desacuerdo es cuando ha dicho que de ser él presidente liberaría a los carabineros que hacen guardia y en su lugar mandaría soldados a hacer guardia y mantener el orden en los campos. Es una idea intuitivamente atractiva y tiene cierta base, cuando se produjeron los saqueos tras el último gran terremoto, estos pararon de inmediato apenas aparecieron tropas en las calles con armas largas.

Pero es muy diferente la actuación irracional del lumpen oportunista que la actuación de los terroristas organizados en la Araucanía, para ellos sería una gran ventaja que desplegaran tropas en el campo porque, aun cuando dispongan de armas de guerra, los soldados no podrían usarlas contra los terroristas. De hecho Carabineros dispone de armamento suficiente para aniquilar a cualquier grupo que los ataque, sin embargo se deben limitar a protegerse y disparar al aire ante los atacantes, que -además- estarían felices de tener un mártir.

Enviar tropas a "hacer guardia" en la Araucanía sería el equivalente a poner a los soldados como patos en una galería de tiro, blancos ideales para que los terroristas ejerciten su puntería en emboscadas oportunistas, una situación ideal para desmoralizar a las tropas y desprestigiarlas, en el improbable caso que un soldado llegue a matar a un terrorista. La idea es una tontera de principio a fin.

Porque no entienden como funciona el terrorismo y la guerrilla: se trata de un combate de emboscadas, oportunista y no convencional, a diferencia de los conflictos convencionales, para los cuales el Ejército está bien preparado, la guerrilla sigue el esquema de una guerra de resistencia de una fuerza débil contra otra más fuerte y su objetivos es principalmente político más que militar. Golpear, impactar la opinión y arrancar, tal como escribió Mao

Pero el principio fundamental de la guerra de guerrillas debe ser la ofensiva; ésta es, por su carácter, más ofensiva que la guerra regular. Además, esa ofensiva debe tomar la forma de ataques por sorpresa; en la guerra de guerrillas es aún menos permisible que en la guerra regular exponernos haciendo ostentación de nuestras fuerzas. Aunque en algunas ocasiones las acciones guerrilleras pueden prolongarse varios días, como en el caso de un asalto a una pequeña fuerza enemiga aislada y privada de todo auxilio, en general, más deben decidirse los combates con rapidez en la guerra de guerrillas que en la guerra regular, a causa de que el enemigo es fuerte y nosotros, débiles. Dado su carácter disperso, la guerra de guerrillas se extiende por todas partes. Además, muchas de sus tareas, tales como el hostigamiento, la contención, el sabotaje y el trabajo de masas exigen la dispersión de las fuerzas.
(Mao Tse Tung, Seis problemas estratégicos de la guerra de guerrillas contra Japón, 1938)

La peor manera de enfrentar al terrorismo y la guerrilla es estacionando guardias militares en posiciones fijas, haciendo ostentación de fuerzas, porque nunca puede cubrirse todo y los ataques guerrilleros serán siempre oportunistas, en lugares desprotegidos, dispersos o contra pequeñas fuerzas enemigas aisladas. Desde el punto de vista táctico, estratégico y político estacionar tropas militares en la Araucanía sería un error espantoso.

¿Y que hacer entonces?
Primero que todo hay que entender de que se trata el conflicto y como está ocurriendo. Todos los conflictos de este tipo empiezan con protestas sociales, pasan a violencia callejera, luego terrorismo y finalmente a guerrilla, es una escala que siempre se repite. Está perfectamente descrita en el Mini Manual de Guerrilla Urbana del que escribí hace unos años a propósito de este mismo conflicto.
Esa entrada la escribí el año 2013, cuando la cosa estaba pasando de violencia callejera a terrorismo incipiente. Hoy estamos en una etapa donde el terrorismo está consolidado y se trata de evitar que pase a la siguiente etapa que es la guerrilla.

No es primera vez que tenemos terrorismo consolidado en Chile, antes tuvimos al MIR, al FPMR y al Movimiento Juvenil Lautaro, los tres fueron aplastados a tiempo y me parece que el actual terrorismo cuya cara visible es la Coordinadora Arauco-Malleco y algunas pocas comunidades mapuches es el que ha logrado mayor consolidación e influencia, gracias al apoyo que ha recibido durante los dos gobiernos de Bachelet, especialmente en el último.

Con todo, pienso que es muy difícil que el conflicto de la Araucania pase a la etapa superior que es la guerrilla, son bien pocos en número, aunque están muy conectados políticamente y parece que manejan mucha plata, parece que hasta han logrado comprar a personas en altas organizaciones del estado, xosa que cuando se empiecen a investigar patrimonios probablemente saldrá a la luz.

Para neutralizar el terrorismo no se necesitan tropas, de hecho son inútiles y contraproducentes en esta etapa, lo que se necesita es un ataque legal y político destinado a sacar a los ayudistas que han logrado colocar en distintas instituciones para luego juzgarlos y condenarlos. Anmistía Internacional así como otras ONGs y organismos de la burocracia internacional ayudan a los terroristas en todo el mundo, solo depende del gobierno limitar la capacidad que tendrán todos estos organismos en fomentar el terrorismo, Chile es una República Soberana y la seguridad del estado es la primera obligación de todo gobierno, durante muchos años los gobiernos, por cobardía o afinidad ideológica, han estado al servicio de estas organizaciones. En algún momento eso se va a terminar y mientras antes, menos traumático será el cambio.

En lugar de militares lo que se necesita es que el estado les socave sus contactos y el poder político que han adquirido. Así como los gobiernos de izquierda hicieron una gran purga en el poder judicial a partir de 1990 para colocar a los suyos, el gobierno de derecha y los que lo sigan deben hacer una razzia similar para sacar a jueces y fiscales ayudistas del terrorismo, el poder ejecutivo tiene poderosas herramientas para hacerlo, tal como se hizo antes deberá hacerse ahora de nuevo, solo que en sentido contrario.

Es necesario crear conciencia en las personas que hay políticos que están a favor del terrorismo, estigmatizarlos y hacer todo lo posible por sacarlos del mapa político. Mucho de esto se ha logrado de manera espontánea, por ejemplo tipos como Navarro, Artés, etc. ya están en el cementerio de nuestra política solo por decisión de la gente. Hay que aprovechar y ampliar ese impulso demonizando a los terroristas y estigmatizando a sus ayudantes, el gobierno tiene herramientas para eso y caerán en campo fértil porque la causa de los "mapuches" es bastante impopular, incluso entre la mayoría de los mapuches.

Por supuesto que organismos dependientes del gobierno como la ANI deben ser intervenidos, purgados y reorganizados a partir de cero. El combate al terrorismo en ningún lugar del mundo es limpio ni inmaculadamente legal, las democracias más puras -los países escandinavos o del Norte de Europa por ejemplo- no tienen ningún escrúpulo en ensuciarse las manos cuando se trata de la seguridad del estado, lo que si hay que tener extremo cuidado de no caer en la corrupción y el abuso.

Otra cosa que tarde o temprano se tendrá que enfrentar es una contra-reforma al sistema procesal penal, que, a estas alturas, ha sido un fracaso reconocido por todo el país. No basta con sacar al fiscal nacional y despedir fiscales, pongan a quien pongan es un organismo que se va a corromper siempre porque fue mal concebido, hay que aprovechar el impulso de desprestigio en que está hoy la Fiscalía para hacer un acuerdo transversal y corregir muchas cosas que fueron mal concebidas en la Reforma Procesal Penal.

Yo creo que esa es la principal tarea de los gobiernos de derecha si quieren durar y cortar el nudo gordiano que va más allá del terrorismo, porque también es la causa de la delincuencia descontrolada que tenemos. Mientras no cambie profundamente el sistema procesal penal todo irá peor y en algún momento hará crisis.

Muchos creerán que cambios de esa magnitud son políticamente imposibles, yo pienso que se equivocan, como yo lo veo esos cambios son inevitables y van a ocurrir tarde o temprano. Mientras más tarde será peor y más traumático, de hecho cuando ocurran se solucionarán con rapidez muchos problemas actuales con el terrorismo y la proliferación de la delincuencia. Al menos así lo veo yo.

21 Comments:

Anonymous Wilson said...

Yo creo que estamos en guerrilla, en la etapa que se hace dueña de la noche y de los caminos y concita apoyo "espontaneo" en las ciudades. EL siguiente paso, copar ciudades chicas es bastante mayor y dudo que puedan hacerlo aun.
En mi opinion se deberia armar un grupo de unas pocas decenas de pacos de la zona, bien baqueanos, que se alojen en las casas, en las bodegas, en los cerros, con helicopteros, caballos, motos, drones infrarrojos, con comunicaciones con encriptacion fuerte ( hoy apostaria una taza de te verde a que la "embajada" infiltra las comunicaciones de los pacos), y mando con la sola instruccion de terminar la guerrilla. En unos pocos meses saldrian con los 20 o 30 mapus, los 10 a 15 universitarios y los pocos extranjeros de la guerrilla y datos del apoyo logistico, material y politico en las ciudades.
Eso requiere un gobierno que use todo su poder contra el chillerio proterruco qee se armaria, mientras operan y demuelen la organizacion. Kast podria hacerlo, si se atreve. Obviamente si propone militarizar, los mandos le harian ver la inconveniencia de enfrentar la guerrilla con ejercito y le sugeririan algo parecido a una contra guerrilla, semi clandestina , pero con todos los recursos del estado.

22 de febrero de 2018, 22:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

No Wilson, no es guerrilla bajo ningún concepto, están muy lejos de eso, para que exista guerrilla se necesita un contingente paramilitar de un tamaño mínimo, establecidos en bases o territorios liberados, con equipamiento suficiente para enfrentar fuerzas del estado, como las FARC o el ELN por ejemplo. En Chile nunca hemos tenido eso, aunque se habla de "guerrilla" para referirse a acciones terroristas del FPMR por ejemplo, no lo fueron.

La solución policial en estos momentos es imposible, no hay solución policial factible porque los terroristas tienen suficientes conexiones en poderes del estado y ONGs para neutralizar cualquier cosa que haga la policía, por ese lado no se va a conseguir nada, solo gastar recursos. Todo debe partir por quitarles el apoyo político y judicial que tienen hoy, mientras no se haga eso todo seguirá igual que hasta ahora: statu-quo

22 de febrero de 2018, 23:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es importante hacer la diferencia, porque la guerrilla si tiene solución militar. El terrorismo en cambio tiene solución política primero, luego policial y judicial

22 de febrero de 2018, 23:09

 
Anonymous Wilson said...

Los camiones deben circular en caravanas protegidas y aun asi los emboscan. Los fundos deben tener proteccion permanente y aun si los queman apenas cae la noche, o queman el del lado, varios pacos se han salvado de los balazos por sus chalecos, balean helicopteros y blindados, etc. Es la primera etapa, aun no tienen poder de fuego como para emboscar y exterminar, solo para impedir la libre circulacion, ya cobraran impuestos de "proteccion" y eso, esperan ellos, marcara el inicio del retiro del estado.
Creo yo.

23 de febrero de 2018, 00:01

 
Blogger hugo solo said...

Terrorismo era lo de ETA golpeaba muy fuerte y segun EEUU lo de la araucania no da para terrorismo.Cuando en EEUU hay desmanes en pocas horas se queman barrios enteros.
Pero como es logico cada pais es un mundo.Pero habria que ver realmente que sucede en la araucania por mucho titulos de tierras entregados durante el gobierno de Pinochet.
Como esta el nivel de vida de los mapuches.Lei un informe medico de hace pocos años que la salud a nivel infantil era mala.
Y su educacion?Recordar que muchos piensan que no es un derecho.
Y la vivienda?

23 de febrero de 2018, 03:43

 
Blogger Jose Cornejo said...

No es lo mismo guerrilla que terrorismo usando tácticas propias de la guerrilla (sobre todo la urbana).

La guerrilla siempre ha apuntado a atacar objetivos militares, mientras que el terrorismo es mucho más ruin, ataca a la poblacion indefensa.

Haciendo un pequeño paralelo con las masacres en EEUU, muchas de estas han ocurrido en zonas donde los ciudadanos respetuosos de la ley (law abiding citizens) están imposibilitados de reaccionar, ya que al entrar en una Gun Free Zone, no pueden hacerlo con su arma debidamente inscrita y con licencia para porte y uso. Estas "zonas" los criminales y terroristas se la pasan por la raja y como saben que van con mucha ventaja ya que la posibilidad de enfrentarse a alguien les responda el fuego es casi nula y el factor sorpresa, es lejos un buen escenario para actuar.

Acá en Chile yo opino que habría que actuar como lo hizo (y sigue haciendo, creo yo) el Mossad en los tiempos de Golda Meir, en donde si se hacia trabajo de campo, se tenian plenamente identificados a los perpetradores y armaban sus "cacerias". Ataques quirúrgicos, objetivos claros y mucha pero mucha discrecion.

23 de febrero de 2018, 09:24

 
Blogger Ulschmidt said...

Hay que des-militarizar y des-policializar . Las companías forestales deben recibir el susurro de que pueden arreglar sus asuntos a iniciativa propia, contratan unos pistoleros y estos se encargan de incendiar los asentamientos ilegales y de que Llaitul y otros caciques se reencuentren rápido con los espíritus ancestrales.
Después, ante el clamor por la violencia que no cesa, las fuerzas legales entran con beneplácito de todos y los parapoliciales desaparecen de la escena.

23 de febrero de 2018, 09:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, cuando yo sea Presidente de ls República, tienes trabajo asegurado como Minstro del Interior y Seguridad Pública, eso se llama tener visión estratégica! :D

23 de febrero de 2018, 09:57

 
Blogger Jose Cornejo said...

Interesante propuesta la de Ulschmidt: es lo que ocurre en buena parte de los estados en donde puedes portar y usar tu arma bajo el total amparo de la ley, dejando en claro que nosotros somos los primeros en responder ante un ataque, los responsables de nuestra propia seguridad. Incluso de que guardias armados y preparados para responder a la primera ya es un elemento disuasivo.

23 de febrero de 2018, 10:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El problema es que en el terrorismo la represión suele funcionar al revés: a mayor represión más conviene a los terroristas porque ellos tienen objetivos políticos y tienen capturado para sí los sistemas político y judicial. Les conviene que los repriman para aparecer como vísctimas, por eso lo primero es quitarles el apoyo político y judicial, si eso no para los tribunales se dedicarán a perseguir a la policía, que es lo que está pasando en Chile ahora

23 de febrero de 2018, 10:25

 
Blogger Rolando el furioso said...

El derecho a la autodefensa quedó cercenado en Chile desde sus orígenes republicanos. En el Santiago del siglo XIX, encerrado en si mismo, desconectado de la violenta vida de frontera, el uso de armas por los individuos (amén de que eran caras) era visto como un "salvajismo" lejano del afán europeizador de la clase dominante. Imitamos el excesivo legalismo francés, en lugar del self made man gringo o anglosajón.

23 de febrero de 2018, 10:29

 
Blogger Rolando el furioso said...

Creo que debería seguirse la experiencia inglesa con Irlanda del Norte. Un trabajo de inteligencia e infiltración debe ser la base; quitarle el financiamiento, es la segunda fase, y dejarlos sin piso político, es lo esencial.
¿Cuál es el "reclamo" de estos grupos? Recuperación de las denominadas tierras ancestrales, quitadas por medios "fraudulentos" desde el estado. Hay un montón de registros históricos del proceso. Sobre esa base, el estado, que al final es el dueño de toda la tierra (por algo pagamos "contribuciones" por nuestras propiedades) investiga, dirime y reparte (indemizando a quien corresponda)

23 de febrero de 2018, 10:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Para eso se necesita primero un poder judicial y fiscalía convencidos de la necesidad de erradicar el terrorismo, cosa que existía en UK, acá en Chile en cambio los terroristas tienen infiltrado al poder judicial y al ministerio público, mientras eso no se solucione cualquier medida policial o de inteligencia será inútil, ahí es donde está el atasco.

El ejecutivo tiene muchas herramientas para chantajear y modelar al poder judicial a su conveniencis, así lo hicieron desde 1990, eso ahora hay que desmantelarlos nuevamente, en sentido contrario. Es una lástima que haya que hacer esto cada cierta cantidad de años pero mientras no existan consensos básicos es absolutamente necesario. No se puede ni se debe dormir con el enemigo.

23 de febrero de 2018, 10:53

 
Anonymous Wilson said...

En chilito cada cierto tiempo pasa el tipo de higienizacion que describe Ulschmidt, y dura varios decenios. Aveces es una accion mas estatal, pero muchas veces, sobre todo cuando es un asunto local, es una reaccion mas autonoma, un grupo de amigos y cercanos actuan. Incluso a veces solo los dejaban chiclan, y los tipos entendian...

23 de febrero de 2018, 10:58

 
Blogger hugo solo said...

Pero consiguieron los norirlandeses lo que querían.

23 de febrero de 2018, 12:03

 
Blogger Frx said...

Pues es cierto. Suena a muy buena idea pero con lo expuesto aquí puede verse que podría ser más un salvavidas para el enemigo.

23 de febrero de 2018, 12:17

 
Anonymous Anónimo said...

Además de las propuestas planteadas para acabar con el matonaje en la Araucania, creo que "la guerra cultural" también debe plantearse en las RR.SS, me explico, en facebook aparecen las típicas fotos de carabineros "maltratando" a los pobrecitos mapuches.

Por cada foto donde aparecen carabineros....mostrar las otra cara de la moneda

Marcelo

23 de febrero de 2018, 12:27

 
Blogger Jose Cornejo said...

El problema acá es que tenemos absolutamente todo en contra, desde el poder judicial hasta los medios. las FFAA y de orden amarradas de manos con leyes creadas por descerebrados.

23 de febrero de 2018, 12:35

 
Anonymous Claudio said...

Complementando la buena solución propuesta por Ulschmidt, hay que eliminar a todos los ayudistas, sean de ONG's o del gobierno, de manera de transmitir una clara advertencia a quienes traspasan la delgada línea entre la simpatía por estos grupos y la ayuda descarada.

23 de febrero de 2018, 13:24

 
Anonymous Wilson said...

Una opinion diferente, la de Pato Navia.
http://ellibero.cl/opinion/chao-ley-antiterrorista-hola-ley-contra-crimenes-de-odio/

23 de febrero de 2018, 20:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Creo que eso es puro onanismo. Típico de muchos tontos pensar que cuando hay un problema se solucionará haciendo una ley. No tiene nada que ver la Ley Antiterrorista ni ninguna otra, el problema real está en el sistema procesal penal, un poder judicial y ministerio público parcializados ideológicamente. Hagan la ley que hagan no va a solucionar nada, no es problema de leyes sino un proceso que viene de mucho más largo y habrá que irlo desmontando paso a paso, de la misma manera implacable y sistemática como se montó, a partir de 1990.

Lo bueno es que se trata de instituciones profundamente desprestigiadas, eso va a ir facilitando las cosas. Como yo lo veo es un proceso inevitable, aunque puede tomar su tiempo, no lo van a poder parar, porque existe la idea generalizada que ciertas cosas deben cambiar o eliminarse

23 de febrero de 2018, 21:33

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas