Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"

Historia y geografía

martes, 24 de abril de 2018

Arica siempre ha sido una ciudad de altos y bajos. Tal vez su mayor auge fue a partir de 1546, cuando se estableció la minería de plata en el Cerro Rico de Potosí, los insumos para su explotación y las mercaderías para esa ciudad -que llegó a ser el lugar con más riqueza y ostentación en el mundo- pasaron todos desde y hacia el Puerto de Arica en caravanas de llamos que tuvieron casi un siglo de auge continuo.

Es difícil imaginar hoy lo que fue Potosí, especialmente si lo vemos ahora cuando apenas quedan restos de su antiguo esplendor. Nunca, en la historia de la humanidad, se produjo tanta riqueza en un período tan corto de tiempo, ni siquiera el enriquecimiento de Dubai o los Emiratos en el Siglo XX se le pudieron comparar y por el Puerto de Arica se embarcaba la plata -que fue la verdadera fuente de riqueza de la Corona Española- y se desembarcaba el azogue, así como toda clase de lujos que se llevaban a lomo de llama desde la costa hasta el altiplano: pianos de cola, lujosas carrozas, telas finísimas, no había lujo que no llegara a Potosí en esos años por dos caminos principales que hasta hoy existen.

La primera ruta seguía el trazado de la actual Carretera 11-CH que se interna por el Valle de Lluta, la otra era por la Quebrada de Azapa siguiendo el cauce del Río San José. De las únicas rutas viables una de ellas todavía se usa y se abusa para servir al comercio exterior de Bolivia. Es interesante notar que ambas rutas fueron primero labradas por dos ríos, eso hace que la bajada desde cerca de 5.000 metros hasta el nivel del mar en muy pocos kilómetros sea razonablemente practicable, a diferencia de los horribles caminos que bajan por el otro lado de la Cordillera de Los Andes hacia la Amazonia o valles como Los Yungas, que son esculpodos a pura dinamita por una enorme pared casi vertical.

Por eso un corredor, que siga la línea de la frontera, como el que ofreció el general Pinochet en Charaña es una fantasía impracticable, basta con mirar la subida en ese sector, donde no hay lechos de ríos que permitan suavizar un camino  ¡es imposible! miren
La gente que solo conoce el terreno no puede imaginar como es realmente, la zona de arriba por el borde de la frontera con Perú (línea amarilla)  está llena de enormes pliegues que ha ido firmando la Cordillera de Los Andes al levantarse el terreno durante millones de años, la zona gris que termina en la cuenca del Río Lluta es una enorme muralla vertical que ha ido labrando el cauce del río por otros tantos siglos, los únicos caminos practicable son aprovechando los bordes del cauce de cualquiera de los dos ríos que tiene Arica.

Que increíble es la historia y la geografía, todos deberíamos conocerla muy bien, así nos daríamos cuenta que somos menos que microbios y que nuestras vidas y problemas, que en nuestro egocentrismo parecen tan trascendentales, duran apenas milésimas de segundo en términos históricos. Es nuestra ignorancia lo que nos hace sentirnos tan importantes, cuando al final no somos nada.

En fin, iba a escribir algo completamente distinto hoy pero me puse a divagar sobre la historia de Arica y las caravanas de plata a Potosí ¿cuantos multimillonarios, que deben haber sido los hombres más ricos del mundo en su época, vivieron allí y hoy no los recuerda nadie? Son nada, desaparecieron y no quedan rastros de ellos.

Lo que pasa es que vemos todo a nuestra escala, que es muy pequeña. En la historia muchas cosas se repiten, Arica fue el principal puerto del Pacífico en su época, pero llegado el momento, la plata y el azogue se empezaron a trasnportar por el Atlántico, chau Arica, adiós millones y lujos. Hoy Potosí es un pueblito más pobre que el ropero de Tarzán, todo pasa y todo cambia.

7 Comments:

Blogger Rolando el furioso said...

"Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar"
Palabras de un poeta español (No sé si Machado o García Lorca) que expresan la transitoriedad del hombre y de sus obras.
Amanecimos existencialistas.

24 de abril de 2018, 10:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

"caminante no hay camino, solo estelas sobre el mar" don Antonio Machado compadre.

Ah, también nihilistas :)

24 de abril de 2018, 10:41

 
Anonymous Anónimo said...

Los españoles supusieron que el "Río de la Plata" conducía a la plata.. pero sus principales ríos tributarios giraban hacia las sierras del Brasil. Se conectaba con unos pocos ríos andinos, pero innavegables.
Se quedaron varados en Asunción, procreando con las guaraníes, como un siglo. Rescataron a la primera expedición que intentó fundar Buenos Aires y fue arrasada por los indios, y los llevaron con ellos al Paraguay. Pobres y lujuriosos.
De su letargo los despertó Ortiz de Zárate, un noble español afincado en Lima pero que obtuvo el adelantazgo en el Plata de parte del Rey.
Quería fundar de nuevo ciudades junto al Atlántico, para ofrecer salida al mineral potosino.
Murió en la empresa y dejó testado que heredaría el título quien se casara con su hija, que era "Ñusta", descendiente de Incas porque Ortiz de Zárate casó con una princesa incaica.
El virrey del Perú tenía un candidato para la niña, y ese candidato probablemente hubiera reforzado la causa limeña, aminorado la fundación rioplatense, garantizado al Virrey peruano su control sobre la nueva región que amenazaba ser una nueva salida a Europa.
Pero Juana Ortiz de Zárate y Yupanqui eligió a Juan Torres de Vera y Aragón, un noble hispano que ya había congeniado con los lugartenientes rioplatenses de su fallecido suegro. Se casaron en secreto, Torres le dió renovados poderes a sus hombres y les mandó seguir la fundación.
Torres, funcionario limeño, debía casarse con la venia del Virrey y no lo hizo porque este tenía, ya dijimos, su propio candidato.
Así que con esa excusa el Virrey lo persiguió. Se ocultó en Chile, debió manejar su herencia siempre por medio de lugartenientes.
a Juana, su mujer, le fue peor. El Virrey la hizo confinar en un convento, estando ya preñada de su esposo antes que éste se fugase, y allí parió y murió junto a su cría.
Garay, el primer lugarteniente, volvió a la región del río de la Plata y como sus papeles estaban en orden el Virrey no se animó a perseguirlo fuera de su jurisdicción. Bajó por el río y fundó Buenos Aires. La ruta Potosí-Buenos Aires empezó a traer parte de la plata y llevar parte del azogue y otras mercaderías. (y a competir con la lejana Arica ¡) Uls

24 de abril de 2018, 15:14

 
Blogger Marcelo Poblete said...

Un amigo de mi mamá, que fue alférez del ejercito o algo así y que estuvo destinado en el norte, dice que conoció a Pinochet, cuando el general hizo un viaje al norte para supervisar los preparativos y posibles estrategias, todo ese cuento. (imagino que entre el 74 y 76 en momentos cuando las FFAA pensaban que algo vendría del Perú).

Y le sorprendió mucho el nivel de conocimiento que Pinochet tenia sobre la geografía del norte, se manejaba con los mapas sin ayuda, donde mas que a informarse de la situación parecía todo lo contrario; en ese momento el amigo de mi mamá en sus palabras "se dio cuenta que estaba al lado de un general de verdad".

24 de abril de 2018, 17:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, que tremenda historia. Eso que cuentas me hace recordar que la corona española reconocía con todos sus fueros a la nobleza inca, llevaba al día sus registros genealógicos y no era para nada deshonroso emparentarse con alguien de esa nobleza, al contrario, esos matrimonios eran vistos con buenos ojos por las alianzas que se establecían.

Cuando leo las versiones modernas de la "leyenda negra" contra España (muchas inventadas y difundidas por los propios españoles, como el padre Las Casas y otros) pienso en la tremenda diferencia moral entre los conquistadores españoles y los holandeses e ingleses, que en su visión racista consideraban a los indios como animales y no tenían ningún inconveniente en cazarlos como tales.

Marcelo, el general Pinochet sirvió en el "Rancagua" y también fue comandante del regimiento, conoció toda esta zona como la palma de su mano desde los años 50-60, a caballo y en mula recorrieron todo el Altiplano. Don Fausto Flores, que hizo su servicio militar en 1946, me contaba que la campaña la hicieron ¡A PIE! desde Arica hasta Coronel Alcérreca, ida y vuelta, dos meses completos. No puedo imaginarme que un viaje así sea posible, pero me asegura que asó lo hicieron y se hacía cada cierta cantodad de años lo mismo. Tenían un conocimiento directo muy diferente del que se tiene hoy en los mapas: estuvieron allá.

24 de abril de 2018, 18:34

 
Blogger Marcelo Poblete said...

Que buena historia, siguiendo ese hilo se puede aventurar que quizás todo ese ofrecimiento del canje de territorio, tenia como finalidad evitar un posible conflicto con Perú o en su defecto tener mas tiempo para hacer los preparativos- Incluso quizás entregar un pedazo de tierra que se sabia no serviría para nada mas que gastos faraonicos de parte de bolivia.

24 de abril de 2018, 22:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo casi no tengo dudas que fue así, así también lo deben haber entendido en Perú en esos años

24 de abril de 2018, 22:32

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas