Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.


Existe una serie de divertidas tradiciones en Arica relacionadas con la llegada de una autoridad desde Santiago. Tal como los melanesios aguardaban con una mezcla de fascinación y esperanza la llegada del Gobernador Imperial o de la mismísima Reina, el ariqueño vive soñando con que llegan las autoridades desde Santiago trayendo el maná, las medidas milagrosas que nos salvarán de la cesantía y de la ruina. El ariqueño neto cree en los milagros, tal como escribí hace años en su Protocolo de Autopsia:

"Pero esta fe en que los milagros si existen también tiene una manifestación más mundana. El ariqueño neto cree a pie juntillas que todos los problemas de la ciudad, los problemas del mundo y sus propios problemas personales se solucionarán con una LEY MILAGROSA que hará que Arica vuelva a ser el Shangri-La con el que sueña cada día.

En Arica no cuesta nada ganar una elección política para cualquiera que conozca los resortes que mueven al ariqueño neto: basta subir a pie al Morro, con unas cuantas viejas y viejos "de la época de la Junta de Adelanto", luego cantar el Himno de Arica y finalmente prometer a voz en cuello la LEY MILAGROSA que "sacará a la ciudad del estado de postracion y miseria (bla, bla, bla, etc.). Es pan comido, a piece of cake".


Durante todo el año las fuerzas vivas de la ciudad, como se denominan a si mismos los figurettis, piden, claman y exigen la venida de la Presidenta. Clamor que es escuchado cada cinco o diez años, generalmente esto coincide cuando las elecciones están difíciles para el Gobierno y cualquier voto sirve. Es lo que ocurrió la semana pasada y vino ni más ni menos que el Ministro del Interior, lo que dió tema para toda la semana al periodismo local, los mismos que se quiebran  la cabeza durante el año pensando en que publicar en la ciudad donde nunca pasa nada.

Toda la mise en scene es bien chistosa, en el aeropuerto el intendente y sus gomas se deshacen en sonrisas, mal que mal su bienestar personal, incluído el almuerzo, depende enteramente de estar bien con el jefe. El recuerdo de pasadas autoridades que hoy andan pateando piedras no puede ser más inquietante. Todos corren a saludar, llevar las maletas. La apurada conferencia de prensa, sin preguntas por favor, las fuerzas vivas indignadas porque no les avisaron y el clímax se produce cuando anuncia las medidas, que obviamente estarán situadas a añoz-luz de distancia de la bizarra Ley Milagrosa.

Todo eso se repitió la semana pasada con Perez Yoma, como una obra de teatro añeja o como esos últimos capítulos del Jappening con Ja, donde todos sabíamos paso a paso lo que iban a decir los actores. No solo el ministro y sus muchos subalternos, sino que las fuerzas vivas y la prensa repitieron los lugares comunes de siempre, que gente más aburrida, es lo que hay nomás. Le faltó pillería al ministro, de ser más habiloso hubiese pedido en plena conferencia de prensa a todos que se tomen de las manos y canten el Himno de Arica, alguien le tiene mala porque a Viera-Gallo lo datearon sobre eso y a él no.

Dentro de todo hubo una buena noticia, al parecer la brillante idea presidencial de la desaladora se fué al diablo, por lo menos mientras le quede mandato a Bachelet parece que abortó porque ni siquiera fue mencionada. Seguramente ocurrirá lo mismo que con otros de sus brillantes anuncios como ese de conectividad gratis para todos que se quedó flotando en el limbo. Bien por eso, me imagino como se deben estar pegando las puñaladas algunos empresarios de la madre patria pero en fin, se impuso la cordura.

Todo esto se me vino a la mente cuando leí que tal vez descendíamos de los melanesios, claro que si, no tengo ni una duda, solo me asombra que todavía no se haya establecido el culto a John Frum, Santa Claus, Juan Bautista y el Rey de América, tal como nuestros primos polinesicos, pero nos falta poquito. Vean este link para que se vayan preparando, conciudadanos.

Etiquetas: ,

6 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

... y en futuros siglos, estando la Humanidad ya en decadencia, en un lugar llamado Arica aún se espera la llegada del Pájaro Metálico desde el Sur que traerá al ser mágico llamado el Mandatario pródigo de bienes...
Estuvo muy buena esa asociación con los credos melanesios! Ud. debe ordenar sus cosas y escribir esa novela sobre Arica y su vida, hombre...

22 de febrero de 2009, 09:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaja, claro!!! hay una analogía casi exacta entre lo que hacen nuestras "fuerzas vivas" y los melanesios que construyen pistas de aterrizaje sobre un barranco y prenden antorchas para atraer los aviones cargos, somos primos hermanos, sin duda jaja!

22 de febrero de 2009, 12:18

 
Anonymous pequeñin said...

Después de que el ministro diera sus anuncio, los presentes deberian haberse puesto a cantar "lo más importante, en la vida es, sonreírle al mundo con optimismo y fé..." jajajaj

22 de febrero de 2009, 15:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wuajajaja Eso faltó!!!

Si estas visitas son igualito que el jappening

Dime si mi amigo el Cristian Pradenas no se parece al guatón Ravani, Victor Pizarro=Canitrot, hay otro que no me acuerdo el nombre pero es la chapa de Evaristo Espina, mejor que no me acuerde...
¿Y quien sería la señorita Walkyria?

22 de febrero de 2009, 16:04

 
Blogger Armando said...

Me haces recordar mi adolescencia allá por el 78, 79.
El jappening era lo máximo, con el pepito TV (en su otro papel), la cuatro, maitén montenegro (idola, tremenda cantante) el guatón Ravina, el Chupamedias, genial, genial. Tacna se paralizaba por las tardes de domingo. Era a las 5? (6 hora chilena?). Recuerdo la rutina del domingo. En la mañana, izamiento de la bandera y desfile. Al mediodía el almuerzo, a las 3 la matinee en el cine San Martín (ahora creo que es una iglesia u otro negocio similar) luego el jappening, a las 7 la misa de la vicaría (en la alameda Bolognesi) y de ahí a caminar por el tontódromo (llámese Plaza de Armas) hasta que se nos extinguiera el permiso (según la edad, lógico). Lindos recuerdos.

23 de febrero de 2009, 13:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Armando, el Jappening era para matarse de la risa en sus primeros años, pero ocurrió algo que pasa siempre con los programas de humor en Chile, repitieron y repitieron la misma receta todas las semanas por más de 10 años y al final era insoportable, daba pena verlos.

Algo parecido está pasando con "El Club de la Comedia" que es el programa humorístico de moda, ahí se ve clara la naturaleza de copiones que tenemos los chilenos.

En otros países los programas de humor duran muchos años pero cada programa es distinto, no abusan de la repetición como acá, pienso por ejemplo en los programas de Chespirito y el Pataclown del Perú

23 de febrero de 2009, 14:57

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas