Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El día del Ejército

sábado, 19 de septiembre de 2009


Nadie es la patria. Ni siquiera el jinete
que, alto en el alba de una plaza desierta,
rige un corcel de bronce por el tiempo,
ni los otros que miran desde el mármol,
ni los que prodigaron su bélica ceniza
por los campos de América
o dejaron un verso o una hazaña
o la memoria de una vida cabal
en el justo ejercicio de los días.
Nadie es la patria. Ni siquiera los símbolos.

Nadie es la patria. Ni siquiera el tiempo
cargado de batallas, de espadas y de éxodos
y de la lenta población de regiones
que lindan con la aurora y el ocaso,
y de rostros que van envejeciendo
en los espejos que se empañan
y de sufridas agonías anónimas
que duran hasta el alba
y de la telaraña de la lluvia
sobre negros jardines.

La patria, amigos, es un acto perpetuo
como el perpetuo mundo. (Si el Eterno
Espectador dejara de soñarnos
un solo instante, nos fulminaría,
blanco y brusco relámpago, Su olvido.)
Nadie es la patria, pero todos debemos
ser dignos del antiguo juramento
que prestaron aquellos caballeros
de ser lo que ignoraban, argentinos,
de ser lo que serían por el hecho
de haber jurado en esa vieja casa.
Somos el porvenir de esos varones,
la justificación de aquellos muertos;
nuestro deber es la gloriosa carga
que a nuestra sombra legan esas sombras
que debemos salvar.

Nadie es la patria, pero todos lo somos.
Arda en mi pecho y en el vuestro, incesante,
ese límpido fuego misterioso.

Lo escribió el gran Jorge Luis Borges, quien más, en 1966. Un gran texto que debríamos tener siempre presente. Ayer fue el Día del Ejército y como todos los años la Parada Militar, más o menos la misma ceremonia que recuerdo desde que era chico. Como siempre desfilaron primero las escuelas de oficiales, seguidos por las de suboficiales, después se presentó la fuerza, representada por los principales regimientos de la zona central y este año desfiló un batallón de cada una de las seis divisiones que hay en Chile, por la sexta división -que debe ser la más poderosa del país- desfiló un batallón del Regimiento Rancagua de Arica. No mostraron ningún armamento nuevo, ni un solo Leopard, ni un Humbee, ni un cañón ligero Vulcan, solo las antiguas cureñas de 1900 tiradas por caballos, está bien no ostentar pero tan poco equipo hizo el desfile bien aburrido.

Anécdotas como siempre: cuando el jefe de las fuerzas iba a caballo al trote ligero a pedir autorización a la presidenta para terminar el desfile, el animal iba dejando alegremente un reguero de caca, bien simbólico. Todos los años espero a ver si siguen usando el Ford Galaxie 500 que transporta a los presidentes en estas ocasiones desde los años 60, efectivamente, llegó el mismo auto. La parada es una excelente ocasión para mostrar algunas cosas que permanecen en Chile.

El 19 de septiembre se celebra el día de las glorias del Ejército, durante muchos años yo era bien resentido contra los militares, más que nada por prejuicios políticos porque jamás había conocido a alguno ni menos entrado a un regimiento. A mediados de los 90 pitutié en algunos regimientos vendiendo mis programas para centrales de compras, conocí mucha gente y me hice de un montón de amigos. Ahora admiro mucho al Ejército, creo que es el único servicio público que funciona bien. Si fuera por mí, reduciría el estado a las FFAA y de orden, para todo lo demás el estado es un desastre, puro derroche y robo.

Bueno, ya no debe quedar ninguno de mis amigos en servicio, ni siquiera existe el antiguo Regimiento de Artillería Nro 6 Dolores donde la pasábamos tan bien, me imagino que las nuevas generaciones deben estar celebrando su aniversario en el Rancagua, el Huamachuco y el Matucana. Mis saludos para todos ellos, no es fácil ser milico, es una vida muy sacrificada y que exige una vocación enorme. Durante muchos años hubo militares en puestos públicos clave en Chile, yo conocí a un montón que salieron exactamente con la misma plata con que llegaron ¡que diferencia con los ladrones que tenemos ahora en la política!, ahora roba hasta el gato.

El Coronel retirado don Manuel Castillo Ibaceta, Alcalde de Arica durante casi 15 años vivió siempre en su modesta casa cerca de la universidad, da rabia comparar como viven ahora los alcaldes y ex alcaldes. Para que hablar de los parlamentarios.

El Coronel Odlanier Mena le salvó el pellejo a mucha gente en Arica cuando andaba el grupo de locos de los "servicios de seguridad" asesinando a destajo, ahora -ironías de la vida- lo tienen enjuiciado, el resentimiento político es ciego y no tiene memoria. No conocí personalmente a ninguno de los dos pero los considero buenos ejemplos del milico sacrificado y correcto. Los demás opinen lo que quieran, esa es mi opinión. Mis saludos para todos los de las FFAA y particularmente del Ejército en su día, son las únicas instituciones fiscales que valen la pena. Hasta mañana.

Post Data:

Ford Galaxie XL, auto presidencial de Chile desde la visita de la Reina Isabel de Inglaterra en 1966, motor 427 (7.000 cc). Si hacen click para agrandar y se fijan en la placa patente, su número es EL-2801, durante el Gobierno Militar usó la misma patente de San Miguel del gobierno de Allende ¿como pasó la revisión técnica? son 7.000 cc no catalíticos. La foto es gracias a la inadvertida cortesía de Valo-Wikipedia

Etiquetas:

15 Comments:

Blogger Lilian said...

Me uno a tu saludo a las Fuerzas Armadas y al Ejercito de Chile! Su sentido de organizacion y destrezas son admirables.

Me encanto el poema de Borges que colocaste, te lo voy a robar para mi perfil en FB ;-)

Buen Domingo!

20 de septiembre de 2009, 12:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, es una oda excelente, seguramente sacó la idea de esa frase de José Martí (campeón para escribir frases para el bronce):

"La patria no es de nadie: y si es de alguien, será, y esto solo en espíritu, de quien la sirva con mayor desprendimiento e inteligencia"

Borges la humaniza y le da un sentido mucho más amplio. A propósito hay un buen libro de crónicas de Enrique Lafourcade (mal escritor, excelente cronista) con ese mismo título.

20 de septiembre de 2009, 12:52

 
Blogger Ulschmidt said...

Bello poema, si. Borges tuvo muchos antecesores soldados, héroes de guerras y demás y ello combinado con su tendencia a la ceguera que le cerraba toda carrera de acción le creó un especial sentimiento hacia las cuesiones épicas y patrióticas.

20 de septiembre de 2009, 15:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Por lo general la "gente de acción" es mala para la épica, hay unas pocas excepciones, pero normalmente los mejores épicos somos los que no nos gusta el combate, uno admira lo que sabe que carece por naturaleza, seguro que por eso también me gusta tanto la música.

20 de septiembre de 2009, 15:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Bueno y Borges para que decir... era otra cosa. En todo caso son los buenos relatos los que motivan a la acción, son el marketing de las guerras, ambas cosas muy necesarias.

20 de septiembre de 2009, 15:41

 
Blogger Ulschmidt said...

Sin duda! acá hay caso famoso, que BOrges precisamente cita, el poeta Hilario Ascasubi, que escribe con detalle horrendo un malón o ataque indígena. Pongo sólo un pedazo:

...Cuando los pampas avanzan
Son los chajaces que lanzan
Volando: ¡chajá! ¡chajá!
Y atrás de esas madrigueras
Que los salvajes espantan,
Campo ajuera se levantan
Como nubes, polvaderas
Preñadas todas enteras
De pampas desmeleneaos
Que al trote largo apuraos,
Sobre los potros tendidos,
Cargan pegando alaridos
Y en media luna formaos

Y resulta ser que Ascasubi en su vida hizo muchas cosas, pero jamás estuvo en la Pampa salvaje ni vió un malón ni de cerca. Pura cinematografía lo suyo.

20 de septiembre de 2009, 16:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esa es la gracia pues! el que pelea no tiene tiempo para escribir y vice versa.

Para mí que don Alonso de Encina y Zúñiga pasó escondido cada vez que había jaleo, gracias a eso conservó la cabeza en su lugar y pudo escribir La Araucana

20 de septiembre de 2009, 16:23

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

"Así los enemigos apiñados
en medio al triste Villagrán tenían,
que, por darle la muerte embarazados
los unos a los otros se impedían;
mas los trece españoles esforzados
rompiendo a la sazón sobrevenían
de roja y fresca sangre ya cubiertos
de aquellos que dejaban atrás muertos.

Con gran presteza, del amor movidos,
a donde Villagrán veen se arrojaban,
y los agudos hierros atrevidos
de nuevo en sangre nueva remojaban.
Desamparan el cerco los heridos,
acá y allá medrosos se apartaban,
algunos sustentaban con más suerte
su parte y opinión hasta la muerte

jaja

20 de septiembre de 2009, 18:33

 
Blogger Ulschmidt said...

¡Qué imágenes! el autor de esos tiempos, nunca hay que olvidarlo, no cuenta con el cine, la televisión o la gráfica, sino con la pura imaginación del lector para representarse las cosas...
Sabe que tendría que leer la Araucana, de la que sólo leí fracciones en tiempos escolares, y una cantidad de clásicos de la literatura antes de que el Alzheimer avance. Esos libros que uno se prometió que iba a encarar alguna vez ( el Ulises de Joyce, Así hablaba Zaratustra etc...) y no lo hace. Ya estoy en la edad en que debería ser millonario y dedicarme a la cultura, caramba.

20 de septiembre de 2009, 21:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo la Araucana jamás la he leído completa, llegué hasta el primer libro pero me costaba mucho seguirla, el español antiguo y todo eso, pero tiene imágenes bien vivas, es medio cienmatográfico el relato.

Hay muchos libros clásicos que tampoco yo he leído, el innentendible Ulises, uff, me aburrió a las pocas páginas, Zaratustra igual lo dejé al principio, creo que nunca he podido leer completo ningún libro de filosofía, tengo graves problemas de concentración!

20 de septiembre de 2009, 21:58

 
Blogger Ulschmidt said...

...yo tampoco. Pero ya que todo viene por su Día del Ejército, resulta que tampoco leí el Arte de la Guerra del chino ese, ni la Guerra de las Galias, ni a Toynbee (salvo en un extracto del Readers Digest) ni las memorias completas de Churchill. Ni siquiera leí completo aquel diario del Che! Mi cultura es de títulos y de citas, de lecturas de contratapa en las pilas de libros viejos de las casas de ofertas...

20 de septiembre de 2009, 22:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El Arte de la Guerra es livianito cmo la mayoría de los textos chinos, yo lo tengo publicado en
http://bradanovic.cl/3stpral.htm
es corto y bien claro, el de Clausewitz en cambio es una lata (no lo terminé)

Hace como dos años atrás uno de los más respetados críticos literarios del mundo remeció a todos en un libro donde decía que era imposible leer todo así es que el recomendaba ver las solapas y los resúmenes solamente y leer completo solo si algo captaba mucho su atención. Yo siempre lo he hecho así y en ese sentido el Readers Digest fue un invento excepcional (hasta los años 70 más o menos), yo por principio jamás leo algo que me aburre aunque tenga la obligación de hacerlo (textos de estudio, etc.) si es aburrido solo le doy una hojeada y busco algún resumen. Creo que hay que leer por placer o mejor no leer.

20 de septiembre de 2009, 22:50

 
Blogger Ulschmidt said...

Eso decía Borges en su clase de literatura inglesa, precisamente! Si un libro no les llama la atención, déjenlo. No fue escrito para ustedes.
Terminamos como empezamos. Me voy a leer a Tun Tzu, versión Bradanovich...

20 de septiembre de 2009, 23:00

 
Blogger Rodrigo said...

Estimado Tomás, a propósito de leer sin aburrirse, te cuento que me entretengo mucho leyendo tus historias, si eres el Lafourcade de los pobres, entonces...Yo soy un pobre!!!
Un abrazo y felicitaciones por hablar sinceramente.

22 de septiembre de 2009, 18:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hey Rodrigo muchas gracias! Yo creo que a veces es bueno escribir las cosas sin pensar mucho si le van a caer bien o mal a los demás.

El Lafourcade de los pobres jaja. Sauti!

22 de septiembre de 2009, 18:57

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas