Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Otros 197 lo acompañaron

viernes, 21 de mayo de 2010

La Guerra del Pacífico entre 1879-1890 es un período muy interesante en la historia de Chile y Perú, que fueron los países que se enfrentaron pues Bolivia participó muy poco actuando solo como detonante. Ambos países tienen sus héroes y villanos y mucha gente hasta el día de hoy sigue estudiando las historias, batallas y maniobras políticas de esos años.

Roney Valcarce, ex comandante de Lan Chile que volvió a Arica luego de su retiro de los vuelos, es uno de esos apasionados de la historia y me manda este relato sobre don Eduardo Llanos, quien cuidó de velar y enterrar a Prat y Serrano después del combate naval de Iquique, el 21 de mayo de 1879. El combate de Iquique es una de las conmemoraciones más importantes en Chile y con toda razón pues se podría afirmar que en ese momento se ganó la guerra, por el enorme sentimiento patriótico que despertó el sacrificio de la tripulación de la Esmeralda, como por la pérdida de la Independencia uno de los más poderosos buques peruanos.

Hasta esa fecha la guerra no iba bien para Chile, sucesivas equivocaciones y desobediencias del comandante de la escuadra Juan Williams Rebolledo, más una guerra paralela que dirigían los opinólogos desde Santiago liderados por Vicuña Mackena y otros orates desde la prensa, tenían al país dividido y desgastándose en criticar todo lo que hacía el gobierno. Luego de la ocupación de Antofagasta la armada había dado tumbos con una equivocación tras otra y el mayor error fue dejar a dos de los barcos más débiles abandonados bloqueando el puerto de Iquique.

Mientras Williams Rebolledo iba con toda la flota a cazar al Huascar, la Independencia y el resto de los barcos peruanos, se cruzaron en el camino sin verse y el 21 de Mayo de 1879 los dos barcos peruanos más poderosos cayeron sobre los chilenos que eran mucho más débiles. Luego del combate de los 198 tripulantes de la Esmeralda solo sobrevivieron 58. ¿Que hacían 198 tripulantes en un buque relativamente pequeño como la Esmeralda?, don Rooney nuevamente me manda este interesante Power Point con la tripulación de ese día, dibujados al estilo Lukas por Alan Ortega Becerra, otro apasionado por el tema.

Es increíble la cantidad de oficios raros y de niños que combatieron: mayordomos, mozos de cámara, herreros, ¡el tambor Gaspar Cabrales era un niño de 10 años!, eran otros tiempos y la gente tomaba responsabilidades desde mucho antes que ahora.

En una entrevista olvidada por muchos años, el asistente médico Germán Segura cuenta como los sobrevivientes fueron recogidos por El Huascar y llevados a Iquique y luego al interior de Lima, más adelante serían canjeados por 200 prisioneros de guerra peruanos. Normalmente solo se habla -con razón- del héroe principal, que tomó la decisión de defenderse hasta la muerte pero creo que fueron otros 197 que lo acompañaron con diversa suerte y cada uno de ellos merece ser conocido y reconocido.

Y como cada 21 de mayo tuvimos el soporífero discurso presidencial ¡que tradición más estúpida!, si yo fuese presidente sería el primero en eliminarlo, esta vez estuvo lleno de ofertones que no veo como se pueden costear sin subir todavía más los impuestos, de una u otra manera, al mismo tiempo que ofrecen "proteger a la clase media", mejor no me ayude compadre, bajen los impuestos, eliminen empleos fiscales o bájenles el sueldo, a la gente no le sirven las pensiones ni subsidios ni beneficios, lo que se neceista son más puestos de trabajo y eso solo puede existir si el estado deja de comerse la plata de la economía. En el nombre de Dios, he dicho: hasta mañana.

Etiquetas:

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Este es el enlace para bajar en forma gratuita el libro de mi autoria, de la ilustracion que presenta:
http://www.bubok.com/libros/22315/Historia-Ilustrada-del-Celebre-Combate-Naval-de-Iquique

21 de mayo de 2010, 13:48

 
Anonymous Wilson said...

Hay una historia bonita sobre un "musico" en las cartas al director en El Mercurio de hoy.
http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2010/05/21/a-un-ano-del-primer-21-de-mayo.asp

21 de mayo de 2010, 16:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Alan, el libro es extraordinario, lleno de detalles muy interesantes, lo leí de un tirón y seguro que lo volveré a leer con más calma

Lo de Prat como hombre de confianza de los políticos tiene mucho sentidoen esos años que se disputaba mucho la dirección de la guerre entre civiles y militares.

El relato del combate hacia el final del libro está excelente, lo mismo que las fotos y las ilustraciones.

y claro que no concuerdo con algunas de tus ideas, como esa de "básicamente sirvió para que un grupo de especuladores se apoderara por muchos años tanto de las propiedades como del destino de Chile y sus habitantes" o eso de que "las clases dirigentes privilegiaron la ostentación y el lujo", mi abuelo fue uno de los que se enriqueció con la venta de salitreras y dudo mucho que el estado lo hubiese hecho mejor quedándose con ellas, tampoco creo que se puedan hacer juicios morales de esa época aplicando criterios de hoy, especialmente en asuntos sociales, de trabajo infantil, etc.

En resumen un libro extraordinariamente interesante y polémico, creo que todos los que se interesen en la historia deberían leerlo y yo lo volveré a releer con más calma.

Wilson, voy a verlo al tiro.

21 de mayo de 2010, 19:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

ilson, en el libro de Alan hay una versión ligeramente diferente "(Prat) Estaba tranquilo, llevaba horas combatiendo contra un gigante y aún su barco y su tripulación estaban a flote. El civil Cabrera se le acerca y le ruega le dé una tarea, Prat le propone ayudar con los heridos. Cabrera preferiría otra cosa, “entonces anote el número de disparos que nos hace el Huáscar”, le propone el capitán. Uribe se le acerca y le cuenta que el cañonazo que atravesó la nave destruyó todas sus cosas en el
camarote, ante lo cual Prat, que no era dado a las bromas le dice: “Tenlo presente, para que cuando
llegue el caso se lo cargues en cuenta al Perú”

Excelente historia.

21 de mayo de 2010, 19:46

 
Anonymous Anónimo said...

Tomasito en Iquique fue tan fuerte el tema de Prat que a los que nacíasmos en Mayo nos ponían Arturo( Yo Oscar Arturo), hay muchos Arturos gloriosos que llegaron a la final pero siempre perdieron en su momento y están ligados con Iquique. Arturo Godoy el primer gran Pinilla que tuvo Chile, el mismo Arturo Alessandri ni hablar de Prat. Solo un aporte de un Arturo iquiqueño refugiado en Arica

22 de mayo de 2010, 12:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Al abordaje Oscar Arturo! las botellas nos esperan. Ah compadre el partido pa bueno -y eso que no entiendo nada de futbol- teníamos que haberle sacado una foto a esa mesa con unas 60 latas de cerveza jajaja

Salute compañero!

22 de mayo de 2010, 12:39

 
Anonymous Anónimo said...

Otro comentario, considerame cuando venga el Matute,pa minas tenís que considerar al Bonito del Claudio, se las trae ese viejo perro. Há solo cumplí 50 hace una 1 semana igual toy viejo, pero llegué a puro alcohol.
Un abrazo buen amigo

22 de mayo de 2010, 12:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pero POR SUPUESTO compadre, tenemos que juntarnos todos los cincuentones y salir a buscar minas encabezados por EL BONITO que será nuestro rompehielos, el cabeza de playa, la vanguardia y grupo de choque, ¡con EL BONITO no podemos fallar! es nuestra carta de éxito asegurado.
jaja

22 de mayo de 2010, 12:52

 
Anonymous Anónimo said...

Una guerra estupida que lo iniciaron los negociantes en Valparaiso y los accionistas de las empresas Anglo chilenas que estaban en Antofagasta y que gobernaban Chile por esos momentos y no me digas que soy izquierdista. El abordaje de Prat dicen que fue producto de la inercia de la Esmeralda al ser impactado por El Huascar otra versión es que Prat fue gay. Amigo Bradanovic si bien has vivido mucho tiempo en Arica no eres el ariqueño neto pues naciste en Santiago y tienes el tufillo indiferente del capitalino y la cobardía propia de un citadino, como lo demuestras en tu viaje a la selva peruana, el subir a los buses de este país, estar en la ciudad de Cuzco con dinero y no hacerte un recorrido turístico pareces al típico "pituquito peruano", valoras lo rural ariqueño por momentos pero lo ves como algo raro. Lee este texto para que sepas lo atrevido que son los Tarapaqueños con identidad y que investigan.
"El Dios Cautivo. Las Ligas Patrióticas en la chilenización compulsiva de Tarapacá (1910-1922)", Sergio González Miranda, LOM Ediciones, Santiago, 2004. El cometario lo puedes leer aquí:
http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0717-73562005000100010&script=sci_arttext

23 de mayo de 2010, 00:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ya, y tu apellido es Salfate...
¡púdrete Salfate, jajaja!
P.D. averigu quien es falsate, perdón, Salfate

23 de mayo de 2010, 08:21

 
Anonymous vrebolledo said...

Mire compañero, encontré esta notable carta de Grau a la Viuda de Prat:

Autor: Miguel Grau Seminario

Monitor "Huáscar", Pisagua, Junio 2 de 1879

Dignísima señora:

Un sagrado deber me autoriza a dirigirme a usted y siento profundamente que esta carta, por las luchas que va a rememorar, contribuya a aumentar el dolor que hoy, justamente, debe dominarla En el combate naval del 21 próximo pasado, que tuvo lugar en las aguas de Iquique, entre las naves peruanas y chilenas, su digno y valeroso esposo, el Capitán de Fragata don Arturo Prat, Comandante de la "Esmeralda", fue, como usted no lo ignorará ya, víctima de su temerario arrojo en defensa y gloria de la bandera de su Patria. Deplorando sinceramente tan infausto acontecimiento y acompañándola en su duelo, cumplo con el penoso deber de enviarle las, para usted, inestimables prendas que se encontraron en su poder y que son las que figuran en la lista adjunta. Ellas le servirán indudablemente de algún pequeño consuelo en medio de su gran desgracia, y para eso me he anticipado a remitírselas.

Reiterándole mis sentimientos de condolencia, logro, señora, la oportunidad para ofrecerle mis servicios, consideraciones y respetos con que me suscribo de usted, señora, muy afectísimo seguro servidor.

Miguel Grau Seminario

Link: http://es.wikisource.org/wiki/Carta_de_Miguel_Grau_a_Carmela_Carvajal_de_Prat

24 de mayo de 2010, 15:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah claro, y la respuesta

Carta de Carmela Carvajal a Miguel Grau.

Valparaíso, 1° de Agosto de 1879
Señor don Miguel Grau
Distinguido señor:

Recibí su fina y estimada carta fechada a bordo del “Huáscar” en 2 de junio del corriente año. En ella, con la hidalguía del caballero antiguo, se digna usted acompañarme en mi dolor, deplorando sinceramente la muerte de mi esposo, y tiene la generosidad de enviarme las queridas prendas que se encontraban sobre la persona de mi Arturo, prendas para mí de un valor inestimable por ser, o consagradas por su afecto, como los retratos, o consagradas por su martirio como la espada que lleva su adorado nombre.

Al proferir la palabra martirio no crea usted señor, que sea mi intento inculpar al jefe del “Huáscar” la muerte de mi esposo. Por el contrario, tengo la conciencia de que el distinguido jefe que, arrostrando el furor de innobles pasiones sobreexcitadas por la guerra, tiene hoy el valor, cuando aún palpitan los recuerdos de Iquique, de asociarse a mi duelo y de poner muy alto el nombre y la conducta de mi esposo en esa jornada, y que tiene aún el más raro valor de desprenderse de un valioso trofeo poniendo en mis manos una espada que ha cobrado un precio extraordinario por el hecho mismo de no haber sido jamás rendida; un jefe semejante, un corazón tan noble, se habría, estoy cierta, interpuesto, de haberla podido, entre el matador y su víctima, y habría ahorrado un sacrificio tan estéril para su patria como desastroso para mi corazón.

A este propósito, no puedo menos de expresar a usted que es altamente consolador, en medio de las calamidades que origina la guerra, presenciar el grandioso despliegue de sentimientos magnánimos y luchas inmortales que hacen revivir en esta América las escenas y los hombres de la epopeya antigua.

Profundamente reconocida por la caballerosidad de su procedimiento hacia mi persona y por las nobles palabras con que se digna honrar la memoria de mi esposo, me ofrezco muy respetuosamente de usted atenta y afma. S.S.
Carmela Carvajal de Prat

24 de mayo de 2010, 15:54

 
Blogger Armando said...

Hola Tomás.
Varios días que no leo tu blog pero siempre me pongo al día luego luego.
Algunos comentarios:
- Lo que da mucho que pensar en el Perú es por qué Prat se quedó fuera de la batalla principal, es decir, el combate del Callao. Lo que Williams había planificado era sorprender a la armada peruana en el Callao y retarla a combate sabiendo que al inicio de la guerra (5 de abril) los barcos principales tenían sus calderas en tierra. Ese gran combate iba a decidir la guerra y precipitar la rendición del Perú. Ese gran combate iba a llenar de gloria a Williams y a todos los marinos chilenos que en ella participasen. Ese gran combate iba a ser la madre de todas las batallas y decidiría la guerra en un solo golpe audaz y sorpresivo. Sin embargo Prat fue dejado de lado y no fue invitado a esa fiesta. ¿Por qué?
- Lo de la inercia y la caída o abordaje de Prat no está en discusión, ni su valentía. El combate no duró cinco minutos sino muchas horas que descartan un arrebato de valentía insana. Todo lo que pasó en ese combate fue pensado y planificado, al ritmo lento en que se mueven tamañas naos.
- La guerra la perdió el Perú ahí. Todo el resto de la guerra fue una carnicería inútil, donde murieron 30 mil chilenos y 40 mil peruanos.
- El objetivo de la guerra se había cumplido para Chile luego del combate de Iquique, es decir: el plan del comando peruano era destruir el bloqueo y sus dos naves y enrumbar a Antofagasta para capturar las naves de transporte que ahí se encontraban indefensas, en el tiempo que le permitía el regreso de la escuadra chilena en su lento retorno desde Lima. En Arica se enteraron que el bloqueo de Iquique sólo lo sostenían dos buques pequeños; el plan era destruirlos y enrumbar a Antofagasta, capturar los buques de transporte tomando prisionera a la tropa, bombardear el puerto, quizá ocuparlo y devolverlo a Bolivia, todo fácil aprovechando la ausencia de la escuadra chilena, repito. El estado de las cosas volvía al de tres meses antes y la guerra probablemente hubiera terminado. Nadie ganaba ni perdía nada. Pero.... una roca no contemplada en las cartas de navegación hundió la Independencia, el Huascar perdió tiempo rescatando a los náufragos de la Esmeralda (nunca imaginó Grau que tenía que ir a ayudar a la Independencia, es cierto), al acercarse a Punta Gruesa la Covadonga huyó y Grau tuvo que ayudar a los sobrevivientes del gigante peruano que habían sido acribillados por Condell, y finalmente tuvo que regresar a Arica dada la disminiución de sus fuerzas. Todo lo demás (algún escritor chileno lo dijo) fue una carnicería inútil.
- El "casus belli" fue la alianza entre Perú y Bolivia y la negativa peruana de declararse neutral en el conflicto. El final de la guerra no tuvo nada que ver con el casus belli, el botín de guerra fue desproporcionado.

Como dice el gran filósofo TB: no fue la inteligencia la que hizo el resultado, fue pura suerte.

(no le hagas caso a mi paisano arriba, como decimos los peruchos, el que se pica pierde).

28 de mayo de 2010, 20:09

 
Blogger Armando said...

Comentario aparte merece el libro de Sergio Gonzalez, a quien conozco personalmente, y sobre cuyo libro escribí en 2005 un artículo que pueden leer aquí: http://www.24horaslibre.com/cultura/1126279729.php/

28 de mayo de 2010, 20:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Armando,

La guerra hasta antes del combate de Iquique fue una larga cadena de chambonadas y desaciertos de parte del almirante chileno Juan Williams, su último fracaso fue ir al Callao sin avisarle a nadie donde -supuestamente- iba a encontrar al Huascar y la Independencia y los iba a hundir por sorpresa con su flota superior. Sin embargos e cruzaron en el camino sin verse.

¿Por que dejaron a Part y Condell en Iquique? a comienzos de la guerra había una pelea interna por la dirección de las acciones entre militares y civiles, Prat parece que era considerado hombre de confianza del presidente y por lo tanto del bando de los civiles. Los jefes militares de entonces pensaban que la guerra era un asunto de profesionales, muy serio para dejarlo en manos civiles especialmente en las decisiones estratégicas, por eso tenían a Prat, entre varios otros, en el congelador, alejado de las acciones que supuestamente iba a ser las más gloriosas.

Por eso Williams Rebolledo llegó al borde de la insubordinación dirigiendo acciones por su cuenta, la mayoría terminaron muy mal y después de eso fue despedido y la dirección de la guerra llegó finalmente a manos de Rafael Sotomayor, José Francisco Vergara y otros civiles muy capaces que planificaron y llevaron a cabo las acciones.

¿Por que no terminó todo en el COmbate de Iquique? según los historiadores chilenos (Gonzalo Bulnes que fue contemporáneo, Encina y otros) porque la fuerza militar terrestre del Perú y Bolivia estaban intactas en Tacna e Iquique, era fundamental asegurar esas dos ciudades eliminando la fuerza peruana y la Boliviana que en ese tiempo era muy sobrevaluada porque no se había probado en combate.

Luego de ganarse Arica y Tacna hubo un gran debate sobre la conveniencia o no de ocupar Lima, probablemente ese fue un costoso error estratégico chileno porque con el dominio del mar y tomado Tarapacá ya podían recuperarse de los gastos de guerra y poner a producir esos territorios ganados que eran muy ricos en guano y salitre.

La ocupación de Lima fue inútil y muy costosa, mientras que la campaña de la sierra se convirtió en una sangría para el Ejército Chileno, un costo enorme sin ningún beneficio.

28 de mayo de 2010, 22:55

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas