Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El dinero debe circular

jueves, 11 de noviembre de 2010

Nuestro amigo y regular de este Club de Ociosos, Alfredo Zamudio, me manda un link de la campaña "Maricón es el que maltrata a una mujer", donde -según tengo entendido- los presentadores son reconocidos homosexuales y me pregunta que me parece. La campaña ha sido polémica en Chile y varios políticos saltaron reclamando que era machista. A mi me parece perfecta y muy ingeniosa, nada que objetar, no se a ustedes. Por mi que los políticos se vayan al diablo, para no decirles el maradonazo.

Parece que, con el tiempo, todos recordamos los años en que fuimos adolescentes como la época de oro, cuando teníamos entre 14 y 18 años lo que en mi caso sería exactamente entre los 6 de enero de 1969 y 1973, mis años de oro. Y no tiene que ver con que lo hayamos pasado bien o mal, de hecho en mi caso fueron casi puro sufrimiento, sino que uno recuerda todo lo que pasaba en esos años como lo mejor de todos los tiempos: la música, películas, todo. Ah maldita nostalgia, cuando en realidad ahora estoy mucho mejor que entonces igual daría un brazo por volver a los setentas. No, pensándolo bien un dedo nomás. Mejor pasemos a otra cosa antes que empiece a escribir tonteras.

Leyendo el blog de los Carnotistas apareció un tema bien interesante que es eso de la moda del agua embotellada, un milagro del marketing ¿quien iba a pensar hace 30 años atrás que la gente común y corriente compraría garrafas de agua "purificada" -que no tiene nada más puro que el agua que sacamos de la llave a una fracción del costo. Ese si que es un milagro del marketing, puro valor intangible. Pero eso no es todo, un tipo acá en Chile fué un paso más allá y se le ocurrió vender agua de calidad premium, que era la misma que todas pero tal vez con una pizca de saborizante, lo suficiente para diferenciarla. A partir de nada el creador de Agua Benedictino se hizo millonario, por algo es un caso de estudio que se enseña en cada curso de marketing que se dicta en Chile.

Leo en una revista rotaria un buen artículo de Eduardo Rozas que dice:

Costo del litro de agua envasada en Estados Unidos = U.S. $1,50 o sea $ 700 lo que significa que un ciudadano de EEUU promedio gasta U.S. $400 al año y que creo que en Chile es igual, o sea $ 200.000 al año. En el año 2004 se consumieron 26.000.000.000 litros de los cuales el 86% de los tiestos se fué a la basura (...).

Para las 26.000.000 de toneladas de agua mineral se necesitaron 17 millones de barriles de petróleo. Para producir esas botellas plásticas y produjeron 2.5 millones de toneladas de CO2 (anhídrido carbónico) que fueron enviados a la atmosfera y parte para gasificarla. Pensar que con ese combustible petróleo utilizado se pudieron mover 100.00 autos durante un año. ¡Vaya!

Y que alguien me diga ahora que el marketing no genera valor. En Chile la gente paga más de US$ 1 por un litro de agua embotellada porque "contiene menos sodio" sin contar que en cada almuerzo o desayuno consume el sodio equivalente a un año tomando agua. ¿Es estúpida la gente? solo ignorante o quieren serlo ¿se acuerdan cuando se puso de moda echarse una botella de agua mineral sobre la cara? eso es marketing, puro valor agregado. Que la gente pague voluntariamente por algo que puede obtener prácticamente gratis es una de esas cosas que me hacen pensar lo maravillosa que es la economía.

Ah, pero hoy ni tengo muchas ganas de escribir así es que termino con un ilustrativo chiste económico, aportado por nuestro regular Roberto Thompson, dice así:

Es agosto, en una pequeña ciudad de la costa, en plena temporada; cae una lluvia torrencial y hace varios días que la ciudad parece desierta.

Hace rato que la crisis viene azotando este lugar, todos tienen deudas y viven a base de créditos.

Por fortuna, llega un ruso mafioso forrado de guita y entra en el único pequeño hotel del lugar. Pide una habitación. Pone un billete de 100 dólares en la mesa de la recepcionista y se va a ver las habitaciones.

El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus
deudas con el carnicero.

Éste toma el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos.

A su turno éste sale corriendo para pagar lo que le debe al molino proveedor de alimentos para animales.

El dueño del molino toma el billete al vuelo y corre a liquidar su
deuda con María, la prostituta a la que hace tiempo que no le paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito.

La prostituta con el billete en mano sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado y le entrega el billete al dueño del hotel.

En este momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, toma el billete y se va.

Nadie ha ganado un centavo, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira el futuro con confianza!!!

MORALEJA: ¡¡¡SI EL DINERO CIRCULA SE ACABA LA CRISIS!!!

Hasta mañana.

Etiquetas: ,

11 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

jaja Muy buena la historia del billete!
Don Zamudio siempre adhiere a causas nobles. Tres hurras por él.
con respecto al agua si hay una sustancia que acumula las ansias de pureza y virginidad es ella. Yo no se porqué la gente en vez de tomar agua industrializada por la potabilizadora local prefiere una fracción envasada que acaba de derretirse de un glaciar que está congelado hace dos millones de años como símbolo de pureza. En una de esas haces dos millones de años había un montón de bacterias peligrosas en el aire y la lluvia enfermando a los megaterios !

12 de noviembre de 2010, 14:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Alfredo hace un trabajo humanitario por lugares peligrosos desde hace muchos años, algún día me voy a animar a escribir algo sobre el altruismo que es un asunto interesante aunque más bien escaso. Me vienen a la memoria la historia del doctor Tom Dooley en Viet Nam, de los comedores populares que hay en casi todas partes, de doña Juana Ross de Edwards, es un fenómeno muy interesante para mi.

Lo del agua es increíble, el power del marketing, nada más. Si un político tuviese capacidades de marketing como las de estos tipos que venden agua embotellada se haría dueño del mundo.

12 de noviembre de 2010, 14:43

 
Anonymous Anónimo said...

pensaba lo mismo,pero en algunos lugares el agua es muy mala,a la larga produce mas gastos,or lo tanto el agua ,de buena calidad embotellada,de justifica.
aate
embotellador

12 de noviembre de 2010, 16:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, si te preocupa la salud debrías preocuparte por el Bisphenol-A (BPA) que desprenden las botellas plásticas que contienen al agua. entre otras gracias es cancerígeno.

12 de noviembre de 2010, 17:47

 
Anonymous Anónimo said...

y si usamos de vidrio?,Y por ultimo ,de algo hay que morisrse..no me fregue el negocio.
emb.

12 de noviembre de 2010, 18:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro que si,de algo hay que morirse en eso estoy super de acuerdo. Por ejemplo el agua Benedictino se vendía en botellas de vidrio hasta donde recuerdo (al menos al principio) por lo que resultaba bien cara, tenemos el caso extremo del agua Perrier la más "pura" del mundo según su propaganda, un pack de 6 botellitas de 75 cl vale casi 7 euros!!!

¡Aprende embotellador aprende, ese si que es lo que los peruanos llaman un FAENON!

12 de noviembre de 2010, 18:28

 
Anonymous Alfredo Zamudio said...

Tomás, tu eres más altruista que la fama que te ganas ja ja. Pero en fin, creo que vivir para contarla es una buena forma de tirar la pata, como dirían en Chile. Hay muchas formas de ayudar, unos juntan fondos, otros escriben al respecto, otros hablan sobre el asunto y otros estamos en el lugar. Yo explico que lo que yo hago es como "Maestro chasquilla humanitario" (humanitarian janitor). Así de simple.

12 de noviembre de 2010, 23:33

 
Blogger Armando said...

Lo del agua embotellada se puso de moda en el Perú luego de la epidemia del cólera en 1991. Parece que fue ayer, pero muchas cosas en el perú han cambiado con el correr de los años y no nos damos cuenta. Cuando era niño, después del partido de fútbol tomábamos agua de la manguera, ahh tiempos aquellos. La leche Plusa la dejaban en la puerta de la casa todas las mañanas, en dos botellas con tapita redondita de cartón. Ahora nadie piensa en tomar agua de la canilla así como nadie deja botellas llenas de leche en la puerta de nadie. En el Perú, una epidemia fue la razón. (Lo de la leche es porque se la roban en un dos por tres).

12 de noviembre de 2010, 23:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hey Alfredo, algún día voy a escribir sobre el altruismo pero todavía no estoy preparado, ah tengo que pensarlo primero.

Armando, de veras que hubo una epidemia de cólera, en Chile también la tuvimos por la misma época, el temido "vibrión cólera" que casi nos deja sin ceviche.Menos mal que todo volvió a la normalidad. yo ahora como hasta queso blanco en la calle -cosa que no me atreví a hacer en mi vida- parece que ya tengo el estómago blindado.

Y también me acuerdo dela leche en botellas de vidrio con tapa de cartón, en Chile era marca Soprole y en la parte de arriba se le acumulaba una capa de nata que me daba mucho asco, ah tiempos aquellos!

13 de noviembre de 2010, 00:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

P.D. ¿conoces a alguien del nuevo Gobierno Regional? estaba preparando un proyecto CAF para el FFCC Tacna-Arica pero con el nuevo gobierno no se en que irá a quedar, si sabes de alguien con quien pueda conversar pásame la voz!.

13 de noviembre de 2010, 00:19

 
Anonymous Wilson said...

Muy bueno el cuento. Se anota.

13 de noviembre de 2010, 01:35

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas