Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Mafiosi y políticos

miércoles, 17 de noviembre de 2010

No se me vaya a olvidar, este sábado presentarán el himno de Belén y como a mi me encanta ese pueblo (estuve a punto de comprarme una parcela allá hace años) voy a combatir mi fobia social y pienso ir a conocer a David, que está sacando adelante esto del himno. Belén es uno de los pueblos más lindos de nuestra precordillera, no tiene demasiada altura, es muy verde y con una vida silvestre impresionante, para que hablar del paisaje.

Además es un pueblo fragante porque es el principal productor de orégano y fabrican un queso con especias muy bueno. Nos tocó estar con la Pilar para una fiesta de San Santiago (patrono del pueblo) y lo pasamos increíble en casa de don Carlos Santos. La familia Santos, a la que pertenece David, son patriarcas en el pueblo y yo cuento entre mis viejos amigos al Omar Santos, gran valor belenino. Allí estaré entonces.

Leyendo el blog de Tercera Cultura, me encuentro con un buen artículo de Daniel Muñoz sobre un asunto que acá también hemos conversado más de una vez. Mientras algunos creen que somos juguete del destino y nada de lo que hagamos puede cambiar mucho las cosas, otros piensan que la suerte no existe y se la fabrica cada cual. Daniel identifica -correctamente yo creo- a personalidades de mafiosos y políticos con los que piensan que la suerte se la hace cada uno y que ellos pueden controlar el destino.

Obviamente que ninguno de los dos extremos puede existir, nadie es solo juguete de la suerte, ni menos puede controlar todo lo que le va a pasar, pero todos tenemos una manera de pensar que da preferencia a alguno de estos dos extremos. Con mi tocayo Tom Wilke estamos justamente escribiendo algo sobre las diferencias sociológicas entre latinoamericanos y norteamericanos, basado en su experiencia de casi dos años viviendo en Arica y uno de los puntos entretenidos es lo que Tom llama la cultura de la aceptación, que se refiere a no planificar mucho y aceptar las cosas como vienen sin esforzarse demasiado en torcer el destino.

Esa aceptación puede ser vista de diferente forma según cada cual, puede ser resignación o despreocupación, negación o simple flojera. En Arica por ejemplo, donde vivimos con la inminente amenaza de El Grande, un terremoto con tsunami que nos puede matar a todos, sería absurdo vivir constantemente aterrorizados así es que simplemente ignoramos lo que no podemos cambiar. Hay otras cosas que si podríamos cambiar, como por ejemplo dejar de elegir políticos ladrones, pero nos comportamos como si fuesen de la misma naturaleza que el terremoto: inevitables hagamos lo que hagamos.

En fin, uno de los mayores problemas para investigar estas cosas es que si uno entrevista a la gente, suelen decir exactamente lo contrario de lo que hacen. Yo que toda mi vida he sido muy planificador, estoy convencido que todas las cosas importantes que nos pasan son resultado del azar, la planificación resulta solo para las cosas menores.

¿Por que las cosas importantes dependen del azar? porque valoramos mucho más lo raro, lo improbable, el lucro está directamente asociado al riesgo y mientras menos riesgo corremos más mediocre lo que obtenemos. El riesgo de lo improbable es lo que separa -por ejemplo en economía- a ricos y pobres, si no existiera la incertidumbre no podría existir la economía y los Medicis serían dueños de todos los bienes del mundo desde hace siglos.

Pero igual hay que planificar cada detalle, como los mafiosi y los políticos, just in case. Hasta mañana.

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Quede preocupado por eso de los "expansores" en la longas,siempre he pensado que estamos en manos de los ing. de alimentos........

17 de noviembre de 2010, 11:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso de la química es campo de Ulschmidt, yo tengo vagamente entendido que a las cecinas comerciales se les agrega un gel para -teóricamente- dar "consistencia" a la mezcla, pero en realidad son agentes que absorben agua, así buena parte de las cecinas que comemos (y pagamos) están fabricadas de esa manera.

En general la diferencia entre los alimentos artesanales e industriales es que estos últimos llevan preservantes y expansores que hacen que duren mucho más tiempo sin descomponerse (lo mismo pasa con la cerveza), los artesanales solo se pueden producir en cantidades pequeñas, frescos y venderse al poco tiempo de fabricados, lo que a escala industrial no es factible.

17 de noviembre de 2010, 12:09

 
Blogger Ulschmidt said...

Si, hay mucho de eso en la industria alimenticia, es bíblico, desde que se le agregaba agua a la leche o se le daba copiosamente de beber y comer a los ganados antes de llevarlos al mercado. De todas formas todo lo que ingerimos es un 70% de agua. Inclusive nosotros !
De éste lado de los Andes hay una Belén en Catamarca cuyas imágenes extrañamente se parecen a su Belén. Bueno, eso me pareció.
Su amigo Tom corre el riesgo de caer en la hipótesis de Weber que dijo que los católicos aceptan pero que los protestantes indagan la voluntad de Dios iniciando empresas de todo tipo: luego el Todopoderoso les dirá si eran de su agrado, por el resultado. Creo que es el mismo asunto del que habla con la "aceptación del destino".

17 de noviembre de 2010, 12:18

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja, me acordé de un amigo italiano de Iquique que contaba que cuando chico su papá vendía leche y les decía a los italianitos chicos que la vaca que más debían cuidar era el pozo de agua que había en el patio, esa era su vaca favorita porque producía sin necesidad de alimentarla!

Y ese riesgo es completamente cierto, trabajadores protestantes versus flojos católicos y todo ese bullshit, hay que tener mucho cuidado con las generalizaciones, pero mucho de nuestro comportamiento actual puede que tenga raíces no solo en el catolicismo sino en cosas que incluso vienen desde antes de la colonia: racionalizaciones, mecanismos adaptativos, explicaciones medio locas y cosas así. Igual hay que tomar todo eso con un granito de sal, como todo lo que tiene que ver con ciencias humanas.

17 de noviembre de 2010, 12:42

 
Anonymous Anónimo said...

Tomás,...si por alguna razón de fuerza mayor no va el Sábado....lo apoyo con la asistencia.....jajaja!!!..es una broma de humor blanco....En el Morrocotudo hace tiempo hice la nota LAS CABAÑAS DE BELEN....comparto tus palabras Belén, es un hermoso lugar....Te complemento SOCOROMA, igual es una hermosa localidad percordillerana, sólo que más privilegiada para llegar..y tiene su encanto: aquello de las mañanas de los pastores que van al campo....pero menos que antes...SI un día decides ir.....la Sra. Emilia tiene dos cabañas o más.....restaurante y vale la pena...estar un par de días el Treakking, un paseo temprano por la mañana...te fortalecerán el espiritu...Y ya no serás el mismo de antes....Te lo recomiendo...saludos Amigo!!

SERGIO VASQUEZ O.

17 de noviembre de 2010, 13:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Sergio, algún día voy a conocer Socoroma, solo la he visto por arriba, a propósito le voy a pasar el dato a unos amigos que van a andar por Putre, les queda cerquita!

Saludazos amigo

17 de noviembre de 2010, 15:19

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas