Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

¿Nos están cagando?

viernes, 13 de abril de 2012

Leo el blog de Eugenio García la entrada Me están cagando (menos mal). Aunque uso el lenguaje procaz de manera abundante en mi vida diaria -o sea hablo a puras chuchadas- en este Templo del Ocio lo evito cuidadosamente, no porque me crea fino sino que pienso que es un recurso facil que le quita profundidad a lo que uno dice. Total, también se puede ser ordinario con bellas palabras y es lo que normalmente trato de hacer.

Bueno, solo por hoy haré una excepción y lo haré porque creo que se trata de una expresión de mucho peso sociológico y Eugenio García tuvo el ojo de notarlo antes que yo, incluso termina su entrada con la frase "los “cagados” de Chile presionarán con más fuerza los pilares del modelo. Más vale estar de su lado porque Chile va a cambiar". Y eso que yo me creo pillo.

Curioso me fui a Google y coloqué la frase de marras a ver que salía y me encontré con divertidas sorpresas, veamos: Google query="nos están cagando":

Hasta tiene dominio propio. teestancagando.cl "es una iniciativa de difusión de informaciones nacida en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile", sigamos; "Nos están cagando: La cruda e indesmentible realidad de la cifras"; "Las AFP nos están cagando"; "Nos están cagando encima y lo llaman crisis"; por cierto que en la primera página del listado aparece un grupo de Facebook que se llama NOS ESTAN CAGANDO!!!; en fin, para que sigo, la frase arroja la friolera de 9 millones 780 mil resultados.

Me tomé el trabajo de leer varios y todas tienen más o menos la misma temática: las personas buenas e inocentes -entre los que ciertamente se posicionan los autores de las notas- son abusados en manos de otros que son malos y astutos. Sospecho que los casi 10 millones de resultados dicen todos más o menos lo mismo, solo cambian los ejemplos.

Una de estas notas empezaba con esta anécdota que -a mi modo de ver- explica muchas cosas: "Decía Arturo Jaureche que: cuando al no entender un tema y pedir explicación, la explicación tampoco la entendía, y nuevamente entonces si uno pedía que sean más claros y por segunda vez tampoco entendías, y a la tercera vez que preguntas tampoco entendes, debes pensar que te están cagando".

Bueno, cuando alguien no puede entender una explicación puede significar varias cosas, pero creo que la más razonable es suponer que se trata de un idiota con poca capacidad de entendimiento. Si alguien me trata de engañar se supone que debería descubrir en que consiste exactamente el engaño, pero si no entiendo nada, la suposición de que "me están cagando porque no entiendo" revela, a lo menos, una flojera mental increíble.

Pero así es como funcionan los hijos y nietos de los hippies. Criados entre algodones, se ponen furiosos cuando no ocurre lo que ellos desean y en lugar de preguntarse por que pasa esto, eligen una salida mucho más sencilla: buscan algún culpable.

Es un fenómeno mundial, tal como lo fue el hippismo, que abarca a indignados europeos, norteamericanos y a niñitos que protestan contra la mala educacion que reciben ocupando a la fuerza los colegios y colgando un gran cartel que dice "Nos están cagando".

Tendría mucho más que escribir sobre esto pero creo que basta y sobra con lo que puse. Creo que es un tema demasiado importante como para extenderse demasiado.

Etiquetas: ,

5 Comments:

Blogger Maximo said...

Si, nos están cagando los que creen que los están cagando. Si logran su objetivo, cagaremos todos.

Arturo Jaureche tiene toda la razón. Hace varios años atrás, yo también pedía dos o tres veces una explicación, con el tiempo solo pedía una, ahora ya ni pregunto. Se la respuesta.

13 de abril de 2012, 16:14

 
Blogger Ulschmidt said...

Creo que lo de las repetidas explicaciones lo dijo Scalabrini Ortiz - por cierto un teórico nacionalista argentino de los años 30 que explicó cómo los británicos nos explotaban con los ferrocarriles. Tanta influencia tuvo que a fines de la guerra mundial, cuando los ferrocarriles estaban vetustos y los ingleses nos debían años de exportaciones de carne, Perón nacionalizó los ferrocarriles a cambio de la deuda británica.
Acto seguido los ferrocarriles en manos del Estado decayeron fabulosoamente. Ademas de que estaban destinados a ser superados por el automotor. Un negocio redondo!
Así que Scalbrini Ortiz debió prestar más atención a las explicaciones en vez de escribir su libro.

13 de abril de 2012, 16:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así es Máximo, nos están cagando los que creen que los están cagando, tal cual.

Ulschmidt excelente la precisión historica, tenía que haber sido un teórico nacionalista, quien más jaja "el capital extranjero", "la pérfida Albion" y todo eso...

13 de abril de 2012, 17:27

 
Blogger Ernesto Piwonka Carrasco said...

Totalmente de acuerdo: son esos los que nos están cagando. Tal cual.

El problema es que, al parecer, esto tiene ya demasiada inercia y no veo cómo podría detenerse, salvo tras una crisis, de esas "envidiables". Y un gran culpable es justamente la flojera de pensamiento: como bien dices, eso de buscar un culpable en vez de buscar la explicación nos está mandando al diablo.

Lo que "la lleva" ahora es transmitir ideas en no más de 140 caracteres. Así, salta uno con un mensaje que dice "No más injusticias! A protestar por un sueldo mínimo digno!" o algo por el estilo, y sale un kilogil (literalmente, mil giles) detrás repitiendo el mismo slogan, sin ningún análisis. ¿Has visto algo más idiota que un "debate" por Twitter? Sólo una seguidilla de pretendidas "frases ingeniosas", pero lo que queda fuera, por definición, es el análisis. Una lamentable externalidad de las famosas redes sociales, que no fueron hechas para eso.

Un pequeño ejemplo real de lo anterior: conversando con un joven sobre lo del lucro en la educación, le pregunté por qué, según él, la educación tenía que ser gratis. Me respondió que porque no podía ser que hubiera que pagar para educarse (si fuera Excel, habría aparecido un error por referencia circular). Al insistir, me dijo que porque era un bien básico, a lo que repliqué que lo mismo se podía decir de la alimentación, vestuario, vivienda y salud, que son incluso mucho más esenciales y básicos que la educación, pero no veía a nadie reclamando por su gratuidad generalizada. Entonces, me dice que no se puede discutir conmigo... ¡plop! O sea, sólo los slogans habituales.

Estamos rodeados.

Saludos, EPC.

14 de abril de 2012, 12:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Exactisimamente Ernesto, el problema es que estamos completamente rodeados.

El pensamiento en 140 caracteres es un problema re complicado pero es lo que hay. Si te fijas antes era peor porque estas cosas ni siquiera se discutían, la teoría del abuso se daba como verdad evidente cuando yo estudiaba, nadie la discutía, ahora por lo menos algunos ponemos en duda que el abuso de los poderosos sobre los débiles -que sin duda existe- sea la única explicación de los problemas del mundo.

EL problema con estas explicaciones sencillas es que casi siempre son falsas, circulares y se basan en algún prejuicio.

14 de abril de 2012, 12:24

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas