Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Empieza la fiesta

domingo, 16 de septiembre de 2012

Y eso: empieza el larguísimo feriado de fiestas patrias, los políticos de gobierno y oposición, hambrientos por mitigar su impopularidad, decretaron tres días de feriado irrenunciable: 17, 18 y 19. Que patéticos pero en fin, todo lo que sea improductivo tiene mi apoyo. Cuando estudiábamos en la universidad solía pasar borracho toda la semana, hoy recuerdo -borrosamente- una vuelta que dimos con mis amigos Matute y el Buche a las ramadas para un 18 de Septiembre, ah que tiempos.

Las fiestas patrias están repletas de tradiciones en todos los países, son las fechas donde se repite el desfile, la colocación de la bandera, las celebraciones de oficina y los asados familiares. Una de las tradiciones más absurdas es la de arrancarse para otra ciudad "aprovechando las vacaciones".

Casi medio millón de santiaguinos se van para Viña del Mar o Mendoza, los ariqueños se van en masa para Tacna y esta curiosa forma de entretenerse se repite en casi todas las ciudades de Chile, solo unos pocos chiflados nos quedamos en la casa. Estas mini-migraciones muestran la naturaleza ovejuna del carácter chileno, siempre ansiosos de seguir el rebaño y hacer lo que todos los demás hacen.

Cuando yo era chico (uhhh) Chile era un país mucho más pobre y casi nadie viajaba para estas fiestas. Ahora que casi todo el mundo tiene un auto y los más viejos tienen el recuerdo de ir a Viña como símbolo de status social, todos quieren pensar que pueden darse ese lujo, además para eso existe el crédito.

Es chistoso porque la mayoría de esos viajes se transforman en un infierno con carreteras colapsadas, horas esperando en los peajes, toda la familia de mal genio y con los nervios de punta mientras al que se le ocurrió la idea de viajar derrocha falsa alegría. Los italianos podrían hacer una gran película con todo eso, hay material de sobra. Tenemos problemas parecidos a los italianos, claro que nos falta su chispa.

Mis nuevos vecinos ya empezaron el asado y a medida que se vayan emborrachando como buenos chilenos subirán el volumen de la música: el alcohol nos pone valientes, o al menos insolentes. Mi querida suegra anda enferma con la bulla pero yo me acostumbré desde chico a dormir con ruido, ni me afecta. Falsa alegría por todas partes, los niños chillando y los viejos tratando de cantar -aullando- en el karaoke.

Y se murió el reverendo Moon, uno menos. Todas las religiones pueden ser beneficiosas a nivel superficial pero si llegamos al fondo siempre hay algo siniestro y manipulador. Me da risa -por ejemplo- el "respeto" que exigen los musulmanes para sus creencias religiosas, ninguna creencia merece respeto. El respeto no es un derecho, hay que ganárselo malditos maniqueos.

Ah, no tengo nada que contar hoy. En la mañana fui a cortarme el pelo, la última vez fui hace apenas tres meses. Antes pasaba seis o más meses sin ir a la peluquería pero ahora no puedo: a medida que me estoy quedando pelado tengo que cortarme cada vez más seguido, que injusticia más grande. Creo que este será el último año antes que me tenga que pelar completo así es que aprovecho de sacarme una foto para que quede de recuerdo como era cuando todavía tenía pelo.

Diablos, seré un cabeza de rodilla. Si no es una cosa es otra, pero siempre puede ser peor. Supongo que durante estas fiestas la mayoría de los regulares de este Templo del Ocio -los que viven en Chile al menos- tendrán mejores cosas que hacer como emborracharse o esperar en un taco interminable camino a Viña del Mar, así es que para que escribir tanto. Mejor lo dejo hasta aquí nomás, hasta mañana.

21 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Al menos son unas fiestas primaverales! Propicias para viajar y festejar. Nótese la previsión de los próceres de su Patria.

16 de septiembre de 2012, 08:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

De veras que justo coinciden con la primavera, claro que este años es primera vez que recuerdo un 18 de septiembre con días nublados, es muy raro.

Otra rareza es que no se trata del día de la independencia (que es el 12 de febrero y casi nadie lo conoce) sino que se celebra la "primera junta de gobierno", el primer ejercicio de hipocresía política cuando hicieron una junta jurando fidelidad al Rey con el propósito de mandarlo al diablo.

16 de septiembre de 2012, 09:13

 
Blogger Nervio said...

A celebrar la jura de lealtad al rey Fernando tikitikiti

XD

16 de septiembre de 2012, 10:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es muy adecuado celebrar el acontecimiento hipócrita que decía A pero pretendía B, puro chilenísmo jaja!

16 de septiembre de 2012, 10:49

 
Blogger Ulschmidt said...

Oh, pero si no era un defecto chilensis. Fue general en América, acá también en 1810 dijeron que se hacían cargo del gobierno mientras el Rey estuviera preso. Y declararon formal independencia recién en 1816.
Nosotros en verdad tuvimos dos independencias: el Uruguay + el Este argentino declararon uno (Liga Federal) y Buenos Aires + provincias del Oeste + sur de Bolivia, otra (Provincias Unidas del Plata). Esta última es ahora la oficial y pretendidamente única y se festeja del 9 de Julio.
Una invasión portuguesa desde el Brasil se quedó con el Uruguay en 1816, forzó a las dos media-Argentinas a unificarse por la doble amenaza hispano-portuguesa y el sur boliviano se perdió cuando, años luego, San Martín se quedó sin viento en Lima y tuvo que pasarle el mando a Bolívar que terminó inventando Bolivia.
Todo fue una mezcla de resultados militares, política de la alta y de la baja pero ahora ya ocurrió el proceso de sacralización y mistificación por lo cual se cambian los nombres de las cosas, se ocultan unas y se exaltan otras, todo para venderle una bella leyenda patria al ciudadano que ... aprovecha estos días para irse de vacaciones.

16 de septiembre de 2012, 11:41

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tan adecuado como, en vez de festejear a la Patria (cosa que poco me atrae, pero sí me gusta ese festejo por las cuecas, caballos, empanadas, vinito y toda la familia junta y entretenida en el campo, este año en Lluta), un tremendo montón de chilenos usan el feriado para turistear en el extranjero. Son muy peculiares los chilenos patrioteros: creo que adoran a la bandera más que al país.

¿Para qué taaaanto feriado diecichorero si ya Chile tiene demasiados? ¿Será sólo un regalo onda coima de "La Patria" a sus poco-comprometidos y "enfáticos patriotas"?. Exceptuando lo del precio actual del cobre, no veo que haya taaaaanto que "celebrar".

Igual, ¡yo sí que lo voy a pasar bien con mi "china" y hasta voy a darme permiso para montar con espuelas de huaso!...

16 de septiembre de 2012, 12:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso muestra lo parecidos que somos los latinoamericanos Ulschmidt, estando dentro de nuestros países los chilenos nos creemos muy distintos de los peruanos, colombianos, argentinos y viceversa, epro desde un tercer país bien lejano nos podemos dar cuenta que somos muy parecidos, incluso a los españoles que es de donde venimos culturalmente.

Ese afán por salvar las apariencias, decir una cosa por otra, guardar las formas traicionando el fondo, reinventar la historia, es todo muy hispano-americano.

Y todo se repite hasta hoy en las celebraciones del "mes de la patria" donde se visten de huasos y se emborrachan, esa es la única tradición nacional que encuentro respetable.

16 de septiembre de 2012, 12:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Doc, usted como huaso de a caballo aprovechará de echar la foca montado para estas fiestas patrias, ya me quisiera no tenerle miedo a esos bichos pero me acerco a uno y fijo que me muerde.

Es cierto que hay más patrioterismo que patriotismo, al final a pocos les preocupa que el país o su ciudad se vayan al diablo pero juran amor eterno a la bandera y la cueca pero está Ok, cada cual con su gusto. Es parecido a esos que lloran cuando cantan el Himno a Arica, pero a la primera oportunidad se roban hasta las cortinas si pueden.

¡Que pasen un feliz 18, buenas cuecas y mejores cabalgatas!

16 de septiembre de 2012, 12:12

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Puchas Tomas, nuestros comentarios se cruzaron. Es asombroso ver que los chilenos ignoran que los mandatarios de la Patria Vieja fueron tan cortos de vista que, aún habiéndose demostrado la la eficiencia de los corsarios, no los consideraron y le dejaron el mar enterito para que la Corona nos reconquistara. Me parece que, aparte de la valentía que le atribuímos a nuestros próceres, fue el buen ojo de San Martín quien consiguió independizarnos. Recordemos que el estoico, orgulloso y generoso teniente coronel del ejército español, don José de San Martín, se puso al servicio del movimiento independentista de su tierra natal, Argentina, en 1812 y en 1816 se declaraba allí la independencia. Para consolidarla, San Martín estaba convencido que debía apoderarse de la riqueza minera del Alto Perú (actual Bolivia) y que la guerra no terminaría hasta quitarle Lima a los españoles. Como lo primero se había demostrado imposible, decidió ayudar a la consolidación de la independencia chilena para poder atacar a Lima por vía marítima. Así es que cruzó Los Andes en 1817, derrotó a los españoles en Chacabuco, entregó el poder político a su amigo Bernardo O’Higgins y en agosto de 1820 partió con su Escuadra Libertadora a Lima.

Entre tanto, el culto, brillante, egocéntrico, tuberculoso y enamoradizo Simón Bolívar ya había liberado a Venezuela y Colombia y acababa de hacer lo mismo con Ecuador, cuando se gestó la famosa reunión con San Martín, quien, habiendo ya tomado posesión de Lima, necesitaba su ayuda para erradicar a los realistas del interior. Esa reunión, realizada en Guayaquil en julio de 1822 y cuyos detalles no pueden más que suponerse pues ambos no simpatizaban y finalmente no hubo acuerdo y eso selló de facto el destino de nuestra América.

Bolívar, tal vez en parte presionado por los Intereses de Argentina, no quería que Bolivia se independizara pero su lugarteniente regalón, Sucre, se le adelantó y creo que hay hasta constancia que Bolívar lo regañó por eso. Algo después no le quedó más que redactar la primera Constitución de Bolivia y no tardó mucho de retirarse de todo este enredo, el que traté de explicar (priorizando a lo que concierne a Arica)en http://www.aricaacaballo.cl/ebook/arica_territorio_andino/arica_territorio_0000f7.htm.

No dejo de asombrarme que haya muy pocos chilenos que conozcan esos bemoles de nuestra historia...

16 de septiembre de 2012, 12:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro pues, la historia colonial y de las gueras de independencia es casi desconocida, además que ha sido consistentemente reescrita, sanitizada y maquillada para ser útil a objetivos políticos y nacionales. Nuestros países necesitan héroes mitológicos, impolutos, no se conforman con gente normal bien intencionada, tiene que ser puros Superman.

De lo poco que he leído de esos años -creo que la única historia completa que he leído es la de Francisco Encina- me ha dejado tan mala impresión de torpeza, egolatría, en fin, puros macucos iluminados. Prefiero pensar que Chile nació a partir de Joaquin Prieto y Portales.

En todo caso es fascinante como tocó todo esto a Arica, que, leyendo su relato veo que permaneció realista cuando Santiago y Lima ya eran independientes. Ah las cosas de la historia.

16 de septiembre de 2012, 14:29

 
Blogger Ulschmidt said...

Aún tras la salida de San Martín le tocó a un general argentino liberar Arica, el general Rudecindo Alvarado, que contó con más recursos que Miller. Y a su vez debía coordinar con la campaña del general Arenales en la sierra peruana. El objetivo final era tomar Arequipa. Desembarcó allí y marchó al norte pero fue derrotado en Torata y Moqegua y ahí se terminó el asunto.

16 de septiembre de 2012, 16:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

No tenía idea de la historia de Rudecindo Alvarado Ulschmidt, mi ignorancia de ese período es enorme, ahora la estuve leyendo y veo que San Martín lo dejó de sucesor, que años de trifulca!

Ya que tuvimos una playa que se llamó Miller a alguna playa le podríamos poner Alvarado, por lo menos. Cuuando sea presidente del mundo corregiré eso de inmediato.

16 de septiembre de 2012, 18:32

 
Blogger Ulschmidt said...

Oh, Alvarado no fue un genio. Al parecer organizó una gran carnicería en la Batalla del BioBio, pero en esta campaña de puertos intermedios perdió desastrosamente - como bien dice el doctor en su historia de Arica - pese a correr con ventajas. Luego lo nombraron jefe de la guarnición del Callao y se le sublevó la tropa. Pasó de vuelta por Chile a cobrar sus sueldos atrasados y al llegar a Mendoza un caudillo que había dado un golpe lo consideró apropiado para ponerlo de títere como Gobernador. Alvarado aceptó y luego negoció la paz con los enemigos del caudillo, que tomaron el poder en la provincia. Cuando volvió a su Salta natal lo enviaron a firmar una alianza con el general Paz y éste, a su vez, lo envió a conferenciar con el caudillo López. Al parecer todos respetaban mucho a Alvarado pero le encargaban irse a otra parte.
Tras las guerras civiles fue electo para el Congreso Consituyente del 55 pero no pudo participar y fue al fin gobernador de Salta pero hizo uno de los gobiernos más esteriles que se conozcan. Alvarado era el hombre equivocado en el lugar y el momento apropiado, siempre.

16 de septiembre de 2012, 21:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡O sea el general era igualito que yo! mayor razón para darle el nombre a una playa, o mejor le voy a levantar una estatua: es de los míos ;D

16 de septiembre de 2012, 21:56

 
Blogger Ulschmidt said...

en realidad - y siguiendo con la saga del doctor Renato - tras Guayaquil y sabiendo que se iba fue que San Martín nombró a Alvarado sucesor y le encargó el ataque a los "puertos intermedios" (de Arica a Ilo, buscando tomar Arequipa y luego Cuzco). Al parecer y sabiendo que llegaba Bolívar fue un último intento para que lo que iba a ser Bolivia cayera antes bajo Buenos Aires. Hubo pues unas larvadas ambiciones argentinas sobre Arica también.
Pero el plan necesitaba, mientras se atacaba la costa, que alguna fuerza atacara desde el norte argentino hacia Bolivia, en pinzas. La única fuerza disponible respondía a un tal Urdininea y por más que San Martín le escribió reclamando no consiguió moverlas de Humahuaca.
Este Urdininea era nacido en La Paz y sí se movió en 1825 para perseguir a Olañeta, luego se independizó del mando argentino y siguió hacia el Norte, se encontró con Sucre y éste lo incorporó a sus fuerzas.
Urdininea terminó siendo el tercer presidente de Bolivia.
Entonces pues, un general argentino siendo Protector del Perú y debiendo ceder su puesto a un colombiano ordena una última campaña para inducir que los territorios al sur caigan bajo su país de orígen y un oficial altoperuano en Argentina se queda quieto, no lo apoya y cuando al fin se moviliza deserta del bando argentino y se pasa a la naciente Bolivia de Sucre.
Es que todos a la vez que peleaban por la Independencia iba prefigurando sus futuras patrias locales.

http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Mar%C3%ADa_P%C3%A9rez_de_Urdininea

16 de septiembre de 2012, 22:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Que bolsa de gatos! o como dicen por acá los huasos "es como un chepo de culebras" y así fue en toda América Latina con nuestros padres de la patria...

16 de septiembre de 2012, 23:27

 
Anonymous Sigfridus said...

Hoy la tracalada de estresados que arrancaron del estresado Santiago, descargaron el stress de los tacos contra los que cobraban el peaje. Por mientras yo me quedo en Santiago disfrutando de las calles sin autos, es bien tonto pretender salir a descansar fuera de Santiago en estas fechas.

16 de septiembre de 2012, 23:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, y yo sospecho que buena parte de los accidentes del 18 no se deben al trago sino más bien al mal humor, los nervios, la congestión, los adelantamientos y tantas otras cosas que se juntan cuando a todo el piño se le ocurre viajar al mismo tiempo.

17 de septiembre de 2012, 00:05

 
Anonymous Sigfridus said...

Hablando de hipocresía con aroma a "Liberté, égalité, fraternité", en la mañana veía una película sobre el caso Dreyfuss, finalmente absuelto de una forma bastante hipócrita a través de una amnistía; en otras palabras, nunca los franceses admitieron que sus altos mandos militares eran los canallas.
Creo que los franceses y españoles deberían haber sido el objeto de odio de Hitler antes que los judíos, seríamos un mundo mucho mejor. X-D

17 de septiembre de 2012, 00:45

 
Blogger Ernesto Piwonka Carrasco said...

Efectivamente, es bien divertido eso de que todo el mundo se "va" a alguna parte, no sólo en Fiestas Patrias, sino que en cualquier ocasión en que se junten al menos 3 días de feriado, con las ya consabidas consecuencias, pero para el siguiente feriado lo más probable es que veamos repetirse la canción una vez más. Yo, al igual que tú y que otros pocos, hace ya mucho tiempo que no intento ir a ninguna parte, sino que opto por disfrutar de los encantos del lugar donde me toque estar (Iquique en estos momentos, pero antes fue Santiago), sin estresarme por viajar, y nunca me he arrepentido. De Iquique no necesito describir sus atractivos (mucha gente viaja para acá en ocasiones como esta), pero de Santiago puedo decir que, efectivamente, es un lugar muy agradable, sobre todo cuando se va todo el mundo.

Saludos, EPC.

18 de septiembre de 2012, 01:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sigfridus, cosas como el caso Dreyfuss se repiten muchas veces, son creados por la prensa y la histeria colectiva de los tontos que están esperando alguna acusación para desahogar sus fobias y prejuicios. Me acuerdo del Caso Spiniak en Chile, donde el cura Jolo, Pia Guzman, Pablo Hunneus, Girardi y varios más se colgaron para deshacerse de sus enemigos políticos.

Ernesto, así es, ina especie de locura colectiva por viajar todos al mismo, que cosa más rara, pero muestra que hay algo ovejuno en nuestro comportamiento social, nos gusta seguir el piño jaja

18 de septiembre de 2012, 11:40

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas