Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Jugar a la ruleta al rojo o negro

domingo, 31 de marzo de 2013


Que manera de reirme, el profesor Dan Ariely que es un charlatan nato, organizó un Meetup con alumnos del curso y aunque resultó técnicamente und desastre dijo cosas bien entretenidas como es su costumbre (nota mental: no usar el servicio de meetup en un curso ni en nada importante). Uno de los participantes le preguntó como se podía hacer para evitar que las emociones interfieran en la racionalidad de las decisiones y su respuesta fue más o menos así:

"Creo que es algo muy, muy difícil de evitar, ¿has estado alguna vez sexualmente exitado? me imagino que si ¿y que puede hacer para evitarlo? Probablemente nada. Resulta que las emociones son mecanismos de respuesta extremadamente rápida, diseñados para sobrepasar la racionalidad y el conocimiento. No para complementarlos sino para sobrepasarlos, entonces se puede hacer poco o nada para evitar las decisiones emocionales. Sin embargo algo se puede hacer con el entorno de modo de evitar que sientas la emoción en primer lugar. Por ejemplo si la compañía en que trabajas pone todos los días 20 donuts sobre tu escritorio, cada día que vayas a trabajar y no te critica por comerlos, es sumamente probable que a fin de año llegues con un notable sobrepeso, eso muestra como el entorno puede crear una emoción que nos impulse a hacer algo, aunque sea irracional, de la misma manera se puede crear un entorno que te quite el apetito llevando tu atención hacia otras cosas".

No es literal, lo cito de memoria pero eso es más o menos lo que decía. También habló de la intuición y decía que cuando escribió un libro -que es muy popular- sobre el asunto su idea fue hacerlo como una novela policial, donde no se descubre al asesino hasta el final. Entonces dedicó la mitad del libro a explicar cuan maravillosa y poderosa es la intuición, mientras que en la otra mitad se dedicó a desprestigiarla sistemáticamente hasta llegar a su conclusión que es que la mayoría de lo que nos dice la intuición es equivocado y si bien la intuición puede ser una herramienta muy poderosa eso ocurre solo una de cada cien veces, lo normal es que la intuición nos lleve a cometer errores.

Creo que Ariely dice cosas bien interesantes pero su teoría central apesta, es una especie de charlatanería disfrazada de ciencia, lo que en Chile llamamos venta de pomada. Ariely pretende tener una técnica para no tomar decisiones equivocadas, basada en experimentos del comportamiento y tiene un tremendo éxito porque ofrece algo que todo el mundo quiere saber: como tomar decisiones sin equivocarse.

El punto débil de esa receta milagrosa es que el mundo no actúa bajo reglas racionales, La racionalidad es una gran cosa para predecir los comportamientos más probables, pero eso es normalmente obvio y de poco valor. Alguien que tome solo decisiones racionales minimizando las posibilidades de equivocarse es como esas personas que creen que pueden ganarle al casino jugando al rojo o negro en la ruleta, es una idea profundamente equivocada.

Porque el mundo no es un reloj ni un mecanismo, es impredecible y son las decisiones irracionales las que producen las grandes ganancias. Los errores casi no existe a priori, la mayoría de las malas decisiones son equivocadas ex-post, lo que hay son decisiones más probables y menos probables, estas últimas, que normalmente coinciden con las irracionales, son las que producen las mayores utilidades.

9 Comments:

Blogger Nervio said...

maldita ruleta, nunca he ganado nada en el casino. :D

31 de marzo de 2013, 13:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Jugar a la ruleta en un casino, donde las ruletas tienen doble cero, equivale a jugar contra alguien que sabemos que usa cartas marcadas y tiene asegurada la probabilidad de ganarnos. El 00 agrega una condición muy importante a favor del casino que no debería ser aceptada por los jugadores, que con un solo cero ya están en notable desventaja.

No quiere decir que alguien no pueda ganar, pero la ventaja de la casa es grosera. Si alguien gana es por una casualidad improbable, el juego es completamente sucio. Se aprovecha de una característica psicológica que tenemos respecto del juego donde recordamos y sentimos más emoción por las ganancias que por las pérdidas.

31 de marzo de 2013, 14:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo jugué una vez cuando llegaron las tragamonedas a Arica, perdí 100 pesos y no jugué nunca más. Pasé como un año furioso contra el casino que se había afanado mis $ 100.-

Cada vez que pasaba frente al casino me venían los monos y pensaba "me las pagarán desgraciados", después se me pasó el enojo pero duró como un año!

31 de marzo de 2013, 14:49

 
Blogger Ulschmidt said...

A mí me gustaría indagar en la zona intermedia. Quiero decir, ser "racional" en lo ingenieril o académico es, por ejemplo, llegar a un hoja de ingresos y gastos y un cálulo de VAN y de TIR. Muchos de esos números seran alegres suposiciones y muchas variables - incluyendo imponderables - no estarán puestos ahí ni aproximadamente.
Para resolver eso la búsqueda de lo racional pasa por hacer encuestas, recurrir a estadísticas, y todo eso vuelve a caer en el pozo de los supuestos. A veces podría decirse que ser racional es avanzar en el estudio de un tema hasta que nos encontramos con intuiciones "confiables" porque ya las experimentamos antes y nos fue bien. POr ejemplo: "Después que el arquitecto te pase el presupuesto, empieza la obra si tienes el doble del dinero". Porque todos los rubros que te puso ahí se verán tergiversados en la práctica. Suena muy tonto pero es bastante común el concepto. Aquí la fase "racional" - el cálculo - es usado de base para aplicar una "intuición" de lo serios que pueden ser esos cálculos.

31 de marzo de 2013, 20:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Ulschmidt, la racionalidad es también muy importante para cierta clase de problemas que son más predecibles, en general a casi todo lo de la vida diaria es aplicable la racionalidad. Tomar comer o drogarse hasta la intoxicación o manejar borracho contra el tránsito a toda velocidad no son las actitudes más inteligentes, Tampoco esperar que el gobierno o un político solucione sproblemas que claramente no puede resolver y así hsy muchas cosas racionales que son muy útiles.

Churchill fue un tomador de decisiones muy exitoso en tiempos difíciles y escribió algo así como "para las decisiones sencillas hago una lista de los pro y contras, al final tiro una línea y sumo, según lo que dé la columna es la decisión que tomo. Pero en los problemas complicados y más importantes, como con quien me caso o una decisión difícil en medio de la guerra, cierro los ojos a los costos y beneficios y confío completamente en lo que me dicen las tripas".

A diferencia de lo que dice algunas veces Ariely, yo creo que las llamadas "decisiones racionales" son muchas veces solo racionalizaciones de nuestros deseos. Bueno, tal vez el dice lo mismo pero lo que recomienda para tomar decisiones racionales siempre (estudiar la conducta) no creo que de muy buenos resultados.

En todo caso hay mucho espacio para lo racional pero siempre creo que lo importante nunca se puede decidir usando análisis racionales.

Para mi es solo un asunto de más o menos probabilidad. LAs decisiones triviales son predecibles y con esas hay que usar la razón, las importante son por definición muy impredecibles (mientras más impredecible más importante) y en esas creo que la intiuición o una mobeda al aire funcionan perfectamente bien.

31 de marzo de 2013, 21:57

 
Blogger Nervio said...

Eñ 2008, cuando los cereales estaba caros. Me las di de agricultor y sembre unas poca HA con avena. Los numeros me cuadraron, al año siguiente... con la economia mundial corriendo, el auge de biocombustibles y cereales carisimos, pedi un prestamo, desmonte mas terreno, contrate viejos... vi crecer mi avenita... y al mundo se le ocurrio tener una crisis y mandar el precio de los cereales al carajistan...

me salio mas a cuenta dejar que los CABALLOS se comieran la avena. Y por cuatro añitos corpbanca se comio mis lucas :/ :/ :/ :/ :D

Hasta hoy me huevean los que saben de la aventurita...

pero si el precio se hubiera mantenido habria duplicado la inversión.

En fin.

Lo racional es "meterse en negocios que uno conoce". Pero asi tambien, las apuestas a veces pagan.

31 de marzo de 2013, 22:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Nervio, es que no existe actividad más arriesgada que la agricultura sin subsidios: produce commodities cuyo presio depende de lo que pueda pasar en cualquier lugar del mundo, toma a lo menos un año completo conseguir utilidades (altísimo costo de capital de trabajo), ¡hasta depende del clima que nadie puede controlar!

Por eso todos los agricultores son llorones y muchos mafiosos. No he visto un lugar más turbio en mi vida que las ferias de animales, donde llegan los viejos macucos en camioneta con poncho y chupalla a estafarse los unos a los otros. Son la negación de la honradez, la buena fe y el libre mercado. Es una actividad propia de pillos ¿o no wawad???

31 de marzo de 2013, 22:39

 
Blogger Ulschmidt said...

Chile no tiene un mercado de futuros agrícolas, según creo. Es difícil hacer agricultura de cereales sin eso.
Lo del "conductismo" quizás no es tan malo, si entiendo de lo que habla. La gente tiende a aplicar la misma solución salga buena o mala. Churchill, por ejemplo, en la Primer Guerra mundial metió a los ingleses en el desastre de los Dardanelos, un desembarco en Turquía que dejó embolsados a miles de ingleses sin poder avanzar en una playa.
En la Segunda, los norteamericanos querian apurar un ataque directo a travez del canal pero él insistió con el frente mediterráneo y un desembarco en Italia, donde los alemanes organizaron una lenta retirada a travéz de la larga, estrecha y montañosa península. Los aliados aún no habían tomado el Norte de Italia cuando ya entraban en Berlín.
Churchill, claro, pensaba en los juegos políticos europeos, en tomar Turquía o Italia para condicionar a los rusos o a los soviéticos en su avance, en involucrar a más gente en el conflicto, en preservar el Imperio y sus vías de comunicación y esquivaba las "batallas finales" en lo posible.
No tenía que ver con éxitos previos sino con una concepción permanente de la geopolítica.

31 de marzo de 2013, 22:44

 
Anonymous Wilson said...

Los agricultores son una raza aparte, su actividad no resiste ni el menor estudio de costos, mas o menos serio. Suelen baypasearse el costo del terreno, o su propio trabajo y de su familia, o no consideran el costo del dinero, etc, ¡¡o todo eso junto!!
Por supuesto hay rubros, donde por cierto lapso, generalmente unos pocos años, hay rentabilidades decentes e incluso muy buenas, hasta que el mercado cambia, o la actividad se generaliza o la tecnologia innovadora se copia.
¿POr que sigue habiendo agricultura, especialmente la menos productiva? Creo, que se debe a un asunto cultural, de arraigo a lal tierra, tambien de resistencia al cambio, curiosamente no es resistencia la riesgo, y tambien por la tipica negacion a ver las pifias de lo que uno hace.
No puede dejarse de lado, tambien, la idiotez de muchos que no cachan el mote.
Igual demos gracias al Pulento por ellos, si se avivaran, estariamos comiendo piedras o pagando las ganas por una lechuga.

1 de abril de 2013, 23:13

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas