Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Como farmacia de pueblo chico

domingo, 23 de junio de 2013


Es muy extraño. Hace un par de años, trabajando en un proyecto de educación técnica (que murió antes de empezar) hicimos un focus group con cerca de 15 alumnos del Liceo Politécnico de Arica. Era primera vez que hacía uno y aunque no salió tan bien como esperaba me llamó la atención las grandes esperanzas de los chicos que participaron, todos parecían decididos a que iban a salir adelante y conseguir lo que se habían propuesto. Un par de semanas después hice otro focus -que salió mucho mejor- en un liceo técnico de Alto Hospicio, esa vez lo hicimos sin profesores y me impresionó lo mismo: ninguno estaba pesimista, todos iban convencidos que de alguna manera iban a hacerla. Reviso las fechas y veo que eso fue en el año 2009.

Dos años después -si mal no recuerdo- vino esa protesta de estudiantes que duró más de seis meses. El politécnico se lo tomaron, lo desvalijaron completamente y finalmente lo incendiaron. Por esa fecha aparecieron an portada de La Estrella de Arica  unos encapuchados con machetes en el techo del poli y los que estaban en la toma se quejaban que era un montaje y que los estaban estigmatizando.

Nada me cuadra, tengo amigos en los que se conoce como extrema izquierda, no se comen a las guaguas ni nada de eso, la mayoría son inteligentes y atinados en sus análisis, pero llegado el momento de las "movilizaciones" se dejan llevar por la estúpida competencia de quien es el más extremista. Creo que ni siquiera es un asunto político, los más violentos en las protestas, que incendian y saquean dudo que tengan ningún propósito político, simplemente son inadaptados que llegaron a la convicción que esa es la única oportunidad que tendrán en la vida para destacarse en algo. Estoy seguro que si les resulta algo con una mina o se destacan en algo normal, ahi mismo se les termina el extremismo.

La mayoría de la gente siente mucha rabia contra los niños empoderados, a mi más que rabia me dan pena. ¿Quien no se creyó inteligente a los 15 años? la diferencia es que a nuestra edad teníamos otras formas de rebeldía, en mi generación por ejemplo fuimos militantes políticos. Yo marché en la celebración cuando salió Allende y no podía entender como alguien inteligente podía ser de derecha, las tomas en mi época eran una especie de fiesta para capear clases, a nadie se le pasaba por la mente hacer destrozos.

Los niños empoderados de hoy son las verdaderas víctimas, nosotros tenemos la vida más o menos arreglada pero ellos se tendrán que tragar las consecuencias de lo que están haciendo. Ni se dan cuenta para quien trabajan porque con toda su violencia y destrozos le pavimentan el camino a los políticos más hipócritas, los que traicionaron a sus compañeros en los setentas y que se las arreglaron para hacer cholito a más de medio Chile durante veinte años. Como dice la canción, ellos calientan el agua y otros se toman el mate, como siempre. Mientras más gritan y destrozan más los ayudan.

Siempre han existido losers en la adolescencia, yo mismo fui uno de esos, la diferencia es que antes nos culpábamos a nosotros mismos y vivíamos desesperados tratando de ser mejores. Las generaciones que siguieron, los hijos y nietos de los hippies, cayeron en el engaño de creer que otros tienen la culpa de que no sirvan para nada y que nunca van a hacer algo que valga la pena. Cuando los convencieron que no era su culpa los fregaron, porque creen que reclamando va a venir "alguien" con una varita mágica y va a arreglar sus vidas de porquería.

Lo bueno es que son pocos, los loser siempre son poquitos pero arrastran a muchos más que por flojera, inercia o compasión los apoyan ¿quien no ha visto a uno de esos papás buena onda reclamando enfurecidos contra las injusticias que cometen con su querido hijito? La opinión popular en Chile nunca ha sido muy sofisticada que digamos.

Siempre que veo en la tele a los niños tirando piedras y molotov, me acuerdo de el Gutemberg, un amigo que fue militante del MIR en los ochentas. Tenía ese sobrenombre porque imprimía los panfletos en mimeógrafo, cosa que en esos años era bastante peligrosa, por decirlo suavemente. Llegó la democracia y todos los dirigentes -que jamás corrieron ni un riesgo- se convirtieron en autoridades. Ni siquiera lo saludaban, creo que el Gute todavía hace trabajos ocasionales como gásfiter, nadie sabe para quien trabaja.

Eso mismo va a pasar con los que hacen las tomas, queman y destrozan. Unos pocos vivitos harán carrera política, tal vez ni un 1%, al resto les espera el destino del Gutemberg, solo están poniendo la espalda para que otros los pisen y se encumbren.

A todo esto en el otro lado de la política pasa exactamente lo mismo. Hoy Longeira y Allamand andan repartiendo abrazos y son amigos de todo el mundo. En el muy improbable caso que gane alguno de ellos pasará exactamente lo mismo que cuando salió Piñera: llevarán a sus amigotes y parientes, mientras su mayor preocupación sera arreglar las cosas para tratar de perpetuarse en el poder con sus camarillas. No hay que olvidarse que buena parte de lo malo que vemos en la sociedad chilena hoy es producto de la corrupción de los políticos de la concertación y la cobardía de los de la alianza.

¿Y los que van como "independientes"? Son una banda de transfugas, incluso peores que los políticos tradicionales, puros pescadores de río revuelto. Creo que somos igual como farmacia de pueblo chico: no tenemos remedio.

16 Comments:

Blogger Maximo said...

Les dicen “compañeros de ruta”, aunque la ruta termina cuando ya no son necesarios. Yo me quedo con el apodo de “tontos útiles”.
El “pueblo” nunca ha gobernado y nunca lo hará. Eso demuestra la historia.

22 de junio de 2013, 23:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así es Maximo, la vanguardia y los tontos útiles, dos conceptos de Lenin que se usaron en los socialismos reales y se siguen usando ahora

22 de junio de 2013, 23:02

 
Anonymous Anónimo said...

A propósito de, pueden leer la entrevista al ex-rector Toro del Instituto Nacional en La Tercera on line.
ivanr

23 de junio de 2013, 13:03

 
Blogger pavezwellmann said...

Peru pasó por una situación similar cuando el protagonista de la novela de Vargas Llosa, Conversación en la Catedral se pregunta ¿cuando se jodió el Perú?...
Aqui tenemos ahora de lo mismo a que se refería Vargas Llosa en la novela: una "maquinaria" o "ideología de la corrupción" organizada en la época concertacionista, y una masa adormecida (el pueblo)que acepta como normales las actitudes de la clase política. No es extraño que hoy mismo, Hermogenes Perez de Arce se haga la misma pregunta ¿cuando se jodió Chile?

23 de junio de 2013, 14:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ivan, si, Toro fue nombrado por Alcaino y solo podía funcionar con full apoyo del Alcalde, cosa que esta vez no tuvo. Se entiende su renuncia. Además buena la entrevista.

Alejandro, yo creo que todo esto son ciclos, las mismas cosas se repiten por siglos y siglos con una regularidad increíble. Parece que Nietsche no estaba tan cucufato con eso del "eterno retorno"

23 de junio de 2013, 14:20

 
Anonymous Sigfridus said...

Yo creo que es un tema generacional el que los cabros estén empoderados. Creen que se las saben por libro y son sinceros en sus planteamientos, aunque bastante ingenuos, creo que es una generación que le está pasando la cuenta a toda la cúpula política que les vendió una pomada que en realidad era un instrumento para llegar fácil a los sillones del poder. El problema es que son puros cabros frustrados no necesariamente con la sociedad, sino que con el entorno en que les tocó crecer. Muchos vienen de familias en que uno de los padres es ausente y al final quieren botar la frustración contra ese ente que representa a sus fracasos de padres, llamado Estado. Es un tema medio complicado, porque ni en la izquierda los pueden controlar.

23 de junio de 2013, 15:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Son los efectos de la "revolución pinguina" que se les fue de las manos. Al principio -como en todas las revoluciones- se veía todo lindo e ideal, Piñera lo llamó "un movimiento hermoso, noble" y todos los políticos salieron a endiosar a los mocosos alzados. Algo parecido pasó con la huelga de las universidades que al principio salió el rector Zolezzi a marchar y los demás rectores competían por quien lo tiraba más flores a los "niños".

Después se vieron los resultados de eso: una jauría de mocosos enardecidos que terminaron por perjudicarse a si mismos, los pasaron de cualquier manera y sus títulos no van a servir ni para envolver pescado porque con los títulos pasa lo mismo que con el papel moneda: cuando no están respaldados por una buena formación no valen nada.

Siempre han habido adolescentes con problemas y eso no explica nada, los de hoy tiene muchos menos problemas que los de mi época pero tienen un problema peor: fueron criados por una generación de padres cobardes, blandos y tontos.

23 de junio de 2013, 16:12

 
Anonymous Sigfridus said...

Estoy bastante de acuerdo en que vivimos en una generación de padres cobardes, blandos y tontos, que creen que los cabros chicos vienen rodeados de un aura de sabiduría. Pero en otros casos los cabros responden a frustración pura, porque no son tolerantes a la frustración, no tienen idea del rigor de la vida. En resumen, son entero pollos...

23 de junio de 2013, 16:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sip y los padres son iguales: se endeudan hasta el cuello y después lloran porque "los engañaron"; tratan de cotizar lo menos posible y menos ahorran pero despotrican enfurecidos por la "miserable pensión" que van a recibir cuando jubilen; se quejan que los comerciantes son unso sinverguenzas pero si pueden comprar una cama king size en 20 lucas gracias a un error la pelean con dientes y muelas.

Y lo más bonito es que votan de la manera más estúpida posible: se enfurecen contra los políticos y después exigen "más estado" o sea más plata y poder para los ladrones que viven a costillas de ellos mismos. Esa es la cuestión...

23 de junio de 2013, 16:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Y sobre la actitud con los hijos, yo creo que más que amor es pura egolatría. Lo que tratan es comprarles abrazos y besos, que les digan "te quiero papito" dándoles todo lo que les pidan y malcriandolos igual que esos amantes de las mascotas que compran un movimiento de cola llenándolas de mimos.

Eso porque son tan pencas que nadie los querría por lo que son, entonces compran cariños y abrazos de los hijos, interesados por supuesto.

23 de junio de 2013, 16:44

 
Blogger EDO said...

Estos pendejos son mas ilusos....llevan como 3 años de protestas en el cuerpo (2006, 2008, 2011) y al final los unicos beneficiados son los lideres estudiantiles que su unico afan es hacer carrera politica, pero lo peor de todo es que son tanto o peor que los dinosaurios actuales...ahi tienen al wn del Giogio Jackson muñequeando de lo lindo pa poder tener un cupo en el parlamento, la camila vallejos otra weona mentirosa que se da vuelta la chaqueta y asi suma y sigue..eso

23 de junio de 2013, 20:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lo peor -y de lo que no se dan cuenta- es que han pasado de curso sin estudiar ni aprender nada. Menos mal que para la última protesta grande yo no hacía clases porqueahi si que habría entrado en problemas, no pensaba darle la pasada a nadie que no haya estudiado y aprobado el ramo como corresponde, como eso era imposible los pasaron por la puerta chica.

El problema es que van a salir ignorantes con título y sus diplomas van a valer menos que la promesa de un político ¿de que sirve toda esa charada absurda de la acreditación, si los alumnos de una universidad acreditada aprueban ramos sin ir a clases ni dar pruebas? Al final se va a repetir lo que pasa en los niveles más bajos, las universidades públicas y tradicionales van a ser para los perdedores y los únicos títulos con valor en el mercado serán los de las privadas.

Si aprueba gente sin cumplir los requisitos los títulos se van a desvalorizar igual como se desvalorizan los billetes cuando hay inflación, eso es algo que está pasando y los giles felices, ni se dan cuenta.

Al final los únicos que ganan son un puñado de sinverguenzas que van de dirigentes y hacen carrera escalando, pisando la espalda de los tontos útiles.

23 de junio de 2013, 20:21

 
Blogger Ulschmidt said...

No se, pero sigo creyendo que tienen una protesta clasista ahí. No importa la Camila, los comunistas, la dirigencia y sus planes; el meollo real es la aspiración de familias de clase media para que les financien la educación de sus hijos. La voluntad final de esos jovenes es, como Ud. midio en el focus, ser exitosos, tener un auto nuevo, que los envidien y votar por la derecha el resto de su exitosa vida.
Si Piñera fuera un poco más peronista, les hubiera dado todo lo que al fin Bachelet les dará y se los habría metido en el bolsillo.
Es un grupo más de poder pidiendo su tajada al Estado.

23 de junio de 2013, 23:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Muy lúcido Ulschmidt, son frustrados porque no ven la manera de cumplir sus ambiciones aspiracionales, entonces creen que el papá gobierno, con una varita mágica les va a regalar graciosamente todo lo que les falta.

Es curioso que el populismo a lo Perón no ha tenido éxito en Chile, ni siquiera Allende ofrecía igualdad, lo que ofrecía la Unidad Popular era venganza (como decía una canción de esos años "yo le pido al Dios del cielo/que la tortilla se vuelva/que los pobres coman pan y los ricos mierda mierda"), los chilenos más que igualitarios son muy resentidos, no les interesa que todos sean iguales sino ver como a los ricos les quitan lo que tienen.

Desde la extrema izquierda a la extrema derecha en Chile impera la ley del gallinero donde todos quieren encumbrarse para **defecar** a los que están más abajo. Por eso somos un país de aspiracionales.

23 de junio de 2013, 23:53

 
Blogger Nervio said...

yo tenia una gata que no le gustaba que le hicieran cariño, pero si le hacian cariño a otro gato se enojaba, lo mordia y dejaba que le hicieran un poco de carilo en la cabeza.

Ella no queria que la quisieran, solo que no quisieran a otro.

XD

25 de junio de 2013, 00:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso es, y hasta le tenemos un nombre 100% chileno "chaqueteo" ;D

25 de junio de 2013, 01:16

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas