Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Por que los salarios son desiguales

domingo, 2 de junio de 2013


En el Libro 1 , capítulo 10 de La Riqueza de las Naciones, Adam Smith hace uno de los recuentos más entretenidos explicando por que los salarios son diferentes para diferentes tipos de trabajo, este capítulo se llama On Wages and Profit on Diferent Employments of Labour and Stock, aunque muchos de los ejemplos no están vigentes Smith presenta adecuadamente la intuición de que los salarios -como todas las demás mercaderías- en general siguen la ley de oferta y demanda: lo que abunda es barato y lo que escasea es caro.

Por ejemplo dice que algunos trabajos son deshonrosos y por eso deben ser mejor pagados, como el caso del carnicero y en el extremo el trabajo del verdugo. También dice que hay trabajos que son divertidos como el del pescador, muchos lo hacen por placer y por eso son menos remunnerados (en esos años solo se pescaba en un bote y con caña, claro). Otro factor es la dificultad de aprender un negocio, por ejemplo los abogados que tienen que pasar muchos años estudiando y que incluso pueden ganar muy poco, porque entran muchos atraídos por el prestigio de la profesión (algo plenamente vigente hasta hoy).

También menciona los empleos que no son constantes, como los mineros del carbón free lance, que trabajaban solo por temporada y ganaban más que los de trabajo a plazo fijo. Los empleos que requieren mucha confianza, como por ejemplo un tesorero son mejor pagados porue cuesta mucho tiempo adquirir la reputación para merecer esa confianza. Los trabajos con más probabilidades de éxito (Smith menciona a los zapateros de su época) son peor pagados porque muchos quieren entrar a ellos.

Las habilidades extraordinarias requeridas que hacen muy difícil el éxito son otro factor que produce altos salarios, el ejemplo de Smith es de las cantántes de ópera que además en esa época eran consideradas casi como prostitutas y tenían dos factores para ganar altos salarios: habilidades personales y desprestigio. Hoy el ejemplo más claro se ve en los deportistas profesionales como jugadores de fútbol y otros atletas, es un ejemplo plenamente vigente.

Sobre las ganancias del capital, Adam Smith dice con mucha lucidez que son proporcionales al riesgo y la posibilidad de fracaso: a mayor riesgo y más posibilidades de fracaso habrán mayores ganancias de capital. En general lo más notable de este capítulo es que Smith intuyó que los salarios siempre responden de alguna manera a la oferta y demanda, así es que se rigen por los mismos principios de cualquier otra mercadería.

La segunda parte de este libro se refiere a la educación, se llama Apprenticeship and Licensing, entendiendo por Licensing el otorgamiento o reconocimiento de títulos por parte del gobierno. En general Smith dice que estos dos mecanismos son dañinos porque restringen la oferta de trabajo y llevan a la creación de monopolios y colusión para subir los precios vía mayores salarios y una menor movilidad del trabajo. Las políticas que restringen la movilidad del trabajo son consideradas por Adam Smith como uno de los grandes culpables del empobrecimiento de los trabajadores.

Si este libro fuese lectura obligatoria en el liceo, mucha gente que hoy tiene ideas estúpidas y cae mil veces en los mismos engaños de los políticos, se daría cuenta de las cosas que Smith explica de manera clara y sencilla. Por ejemplo entenderían que el trabajo es una mercadería igual que el pan o el azucar y que su precio -en términos reales- se rige exactamente por las mismas reglas, sea cual sea el sistema político imperante. En el capitalista Hong Kong igual que en la socialista Cuba, los trabajos se rigen -en términos reales- por la ley de oferta y demanda. Los trabajos escasos reciben salarios reales altos y viceversa.

Entonces no tendríamos a tanto idiota reclamando por los salarios indignos o creyendo ingenuamente que una subida nominal de los sueldos significará una mejora real de su situación. El poder de la demagogia política se basa en la ignorancia y la estupidez: fundamentalmente en la ignorancia que tiene remedio (por eso difundo esto en el Templo del Ocio) sin embargo la estupidez no tiene vuelta, como dice el lema del vendedor "todos los días se levanta un gil, solo tengo que encontrar el que hoy me toca".

P.D. recién me doy cuenta que tengo un diploma bamba de la Universidad de Edimburgh ¡la misma donde hizo clases Adam Smith, yahooo!

14 Comments:

Anonymous Kirill said...

Aunque estoy de acuardo con AS principios que los salarios se rigen por la ley de demanda y oferta laboral hay una cosa que vale la pena mencionar.

Un empleador no puede pagar a su empleado en salario mas que un empleado produce en valor. Entonces si no hay ninguna oferta laboral y existe solo un candidado con la oferta el no puede pedir cualquer salario, El sueldo (plus beneficios) no pueden superar el valor producido. Entonces el factor mas importante que dirige el monto del sueldo es productividad de elpleado. Y cuando hablo de productividad me refiero al valor que se paga por el mercado. Productividad para producir las cosas que tienen la demanda. No vale la pena producir las cosas inutiles con eficiencia que nadie quiere comprar.

Por este misma rason un operador del torno manual en Colombia gana mucho menos que un operador del torno control numerico en EEUU haciendo las mismas cosas. Un operador en EEUU utiliza la technologia y maquinaria moderna y posea conocemiento para programarlo y resulta que el puede producir 20 vecez mas en el mismo tiempo que el Colombiano.

Otra cosa que quero mencionar es que normalmente un empleado recibe no solo su salario pero algunos beneficios (seguro de salud, vacaciones pagados, los gastos del transportacion). Todos los beneficios son las partes del costo de empleo y no los paga un empleador sino un empleado. Hablaba con mucha gente que me jactaban que les pagan los beneficios sus empleadores. Es un engano. La verdad es que ellos mismos los pagan (produciendo el valor para un empleador) pero se presentan como son los beneficios y se pagan por la generosidad del empleador.

2 de junio de 2013, 17:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, y sobre los "beneficios" para el trabajador hay algo más: si vamos al final de la cadena todos esos beneficios los paga el cliente que compra los productos, porque ningún empresario va a pagarlos con sus ahorros, la plata que se necesita para pagar esos beneficios son directamente costo del producto.

En países europeos con semanas de 40 horas, jubilación temprana y cuantiosa, prestaciones de salud espléndidas, etc. (que llegaron a extremos ridículos en Grecia) todo se tradujo al final en quedar fuera del mercado por los altísimos costos de sus productos, cada beneficio se va sumando a los costos hasta que quedan fuera del mercado.

Si el costo del trabajo es alto el precio de los productos también lo será.

2 de junio de 2013, 18:10

 
Blogger Ulschmidt said...

Pero un mozo de bar colombiano debe tener la misma productividad (o más) que un mozo de bar americano (que a menudo es un colombiano que migró). Lo que vale más en ese caso no es una productividad objetiva - producir más cosas - sino producir allí donde se vende más caro. Es la suerte de ser Homero Simpson, haber nacido en una economía que funciona mejor que otras.

2 de junio de 2013, 19:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Ulschmidt, pero hay que tener en cuenta que la productividad del trabajo es local, para efectos de salario, es la productividad relativa para el empleador que paga el sueldo.

Sobre lo que comentaba Kirill que no se puede pagar más de lo que el empleado produce yo creo que se puede, pero se termina en la quiebra como me pasó a mi en 1991, el último año trabajé para mis empleados hasta que reventé, el estado con más capacidad para endeudarse paga mucho más que la productividad de la mayoría de sus empleados y a la larga termina colapsando igual

2 de junio de 2013, 19:49

 
Blogger Maximo said...

Si este curso lo impartieran en los colegios, el populacho barbaro llevaria un torpedo. Ademas, no habria profesores capaces de explicarlo.

2 de junio de 2013, 20:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es increíble, a mi me pasaron durante toda la enseñanza media las estupideces mercantilistas de la funesta CEPAL, me acuerdo clarito como el estúpido (e ignorante) profesor de ciencias sociales nos enseñaba que "los gringos nos quitan el cobre y nos venden las ollas" ¡como si las ollas fueran de cobre!.

Que manera de envenenar la mente de los giles, eso explica por que hay tanta gente ignorante y manipulable.

2 de junio de 2013, 20:05

 
Blogger Maximo said...

El problema es que hay mucho profesor que hace proselitismo. Cualquiera que salga del "piedragogico" quemaria el libro de A.S.

2 de junio de 2013, 20:39

 
Anonymous Anónimo said...

Hay un solo dios, San Mercado, y Adam Smith es su profeta.
Alabado sea el pulento.
Y el que cree en la palabra es un necio ignorante

3 de junio de 2013, 08:57

 
Anonymous Anónimo said...

La universidad de edimburgo tambien vende banderines, y a veces los regala.
No quita ni pone

3 de junio de 2013, 08:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Obvio que no quita ni pone pos gil, era un chiste pero hay que ser muy ... par creer que me estaba mandando las partes con eso!

3 de junio de 2013, 09:46

 
Blogger Ulschmidt said...

Un tema que me parece interesante - me niego a usar "relevante", adjetivo muy chileno, por no parecer mimético y camaleónico cuando no demagógico - es el de la relación salarios de profesionales / salarios de servicios baratos.
Todos escuchamos que los programadores de software de la India trabajan por un céntimo que los yamkees, y son desde luego tan inteligentes como ellos. Pero esos programadores viven en un mundo donde muchos bienes y sobre todo muchísimos servicios son muy baratos: ergo, el asalariado mal calificado tercermundista y mal pagado subsidia a la prestación de servicios de primera desde el Tercermúndico.
Todos oímos hablar de lo caro que es la salud en USA y de los yankees que van a operarse a Río. Y de la excelencia/baratura de los médicos cubanos.
Por eso propongo un nuevo Índice de Competitividad lo llamaré Indice de Competitividad Relativa de Especialidades Laborales Raras y Generales (en rigor , creo que debería llamarse algo más sencillo)
Se trata de comparar el precio de un servicio de un profesional tecnólogo de primer mundo - un geólogo de la Shell, un abogado de los principales estudios, un ingeniero de una automotriz internacional, etc...- en tal país con el precio de un servicio eminentemente local prestado por gente que no tiene más que habilidades naturales, en el mismo país, para lo cual postulo el precio de un turno de prostitución femenina.
Indice = Hora Ingeniero / Hora prostituta
o mucho mejor expresado:
Indice = Hora Prostituta/Hora Ingeniero
Que equivale a cuantas sesiones de prostitución adquiere un ingeniero trabajando una hora (dejemos al márgen el que si los ingenieros son capaces de consumir una hora entera de prostitución)

3 de junio de 2013, 13:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Interesante, fascinante y muy RELEVANTE el cálculo Ulschmidt :D

Claro, existen desigualdades en el costo de vida que afectan los precios nominales de los salarios, pero ojo que son solo desigualdades nominales, no reales. Los ariqueños sabemos de eso muy bien porque vivimos al lado del Perú, donde el costo de vida es mucho más bajo y por lo mismo los salarios también lo son. Cuando trabajé en la Municipalidad de Tacna recibía un sueldo decente para el Perú pero era un chiste en términos chilenos, la verdad es que solo trabajaba por las Unidades de Satisfacción porque tendría que haber estado loco para trabajar por ese salario.

Por otra parte en Perú todas las cosas son más baratas y sin duda es lo mismo que pasa en India o Brasil. El ingeniero hindú que gana "la nada misma" en realidad con esa plata vive en India a un nivel equivalente a un ingeniero en USA, o sea en precios reales -a paridad de poder de compra- las diferentes productividades son más o menos una ilusión.

Claro que se pueden aprovechar esas diferencias de poder de compra viajando a operarse a Rio o contratando programadores en India, pero eso es solo temporal, una vez que se masifica los precios se equilibran solos, eso pasa muy notablemente con los servicios médicos y muchos otros entre Arica y tacna.

El salario de las prostitutas es un tema fascinante, a su estudio le he dedicado los mejores años de mi vida, realizando diversos experimentos y todo lo que escribió Adam Smith al respecto se aplica al pie de la letra: siendo un trabajo injustamente deshonroso e infamante, debe ser bien remunerado, incluso desde la perspectiva marxista de la Teoría del Valor-Trabajo, el valor social de la prostitución es enorme.

En fin, algo he investigado al respecto pero me falta muchísimo. Por lo que me han contado, la diferencia de precios del sexo pagado entre Arica y Tacna es exactamente 4 a 1, para prestaciones de calidad equivalente, es muy importante medir la calidad de las prestaciones, un tema en extremo "relevante".

En fin, miles de posibilidades para la investigación económica aparecen en mi mente gracias al comentario de Ulschmidt, creo que es tiempo de ponerse a investigar...

3 de junio de 2013, 13:52

 
Anonymous Anónimo said...

Extraordinario el comentario de Ulschmidt. Es una novela en si mismo. Este blog se supera cada día.

Ruben

3 de junio de 2013, 19:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así es, una hora de servicios sexuales puede ser como el patrón oro de los salarios del mundo. Mucho mejor que el índice Big Mac. A Ulschmidt lo nombraremos Ministro de Hacienda de este Templo del Ocio!

3 de junio de 2013, 19:58

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas