Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

An die Nacht

sábado, 7 de diciembre de 2013



¿Se acuerdan que me quedó gustando el segundo movimiento de la sonata 23 que coloqué el sábado pasado? Bueno, a Beethoven también le gustó parece, porque me encuentro que hizo un himno con esa melodía, un refrito llamado Hymne an die Nacht (himno a la noche), gracias a la partitura que se encuentra aquí, pude ver que está hecha de puros acordes sencillos, empieza con Do mayor, el más básico de todos ¡hasta yo puedo tocarla!. Claro que a la hora de las variaciones, chao, esas son palabras mayores.

La economía de Beethoven: hacía melodías perfectas con cuatro o cinco notas, que maestro. Shubert hizo algo parecido con "La Trucha", una canción muy simple convertida en un movimiento de tema con variaciones. Am die Nacht, una canción perfecta para nuestros sábados musicales.

Ayer en la mañana mi amigo Daniel me pidió que lo cubriera en una clase del diplomado de proyectos, así es que preparé rápidamente algún material para introducirlos en los proyectos sociales. Hace bastantes años que no hacía clases y pensé que estaba oxidado, pero nada de eso: llené el par de horas requeridas con mis cuentos e historias, habría tenido tema para hablar un par de horas más.

Con las clases online estoy acostumbrado a sintetizar: despachar temas en 15 minutos así es que me molestan esas clases de diplomados donde se hacen 16 horas en un fin de semana: 4 horas el viernes, 8 el sábado y 8 el domingo. Claro que siempre se puede rellenar, colocar casos, repetir, contar un chiste o alguna historia de cuando yo era chico. Supongo que tengo tema para hablar durante horas y horas en asuntos de administración, estrategia y economía, pero creo que esa no es la idea. Cada vez me convenzo más de las bondades de los cursos online: comprimidos, intensos y libres de todo adorno.

Recuerdo que a Mung Chiang, profesor del curso 20Q de la Universidad de Princeton planteaba que en algunos temas, se puede estudiar un semestre presencial completo en un solo fin de semana. Le creo, incluso él tenía un programa con algo de eso, no se en que habrá terminado, la cosa es que en lugar de enseñar su curso en Princeton, le dijo a los alumnos que siguieran 20Q en Coursera y solo fueran a la universidad a hacer ejercicios y dar las pruebas. El Plan Keller por fin se hizo realidad, una idea de los sesentas que en su época fue un fracaso estruendoso ahora funciona gracias a la tecnología. En junio del año pasado, cuando todavía no tenía idea de Coursera, escribi sobre eso con algunos de mis recuerdos sobre la desastrosa implementación del Plan Keller en la Universidad del Norte a fines de los setentas. Hoy reina en gloria y majestad.

Tengo un sábado muy ocupado, yo que pensaba no hacer nada, pero uno propone y el Pulento dispone. Hasta mañana.

6 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Muy bueno el sábado musical. Usted nos culturiza, caramba.

7 de diciembre de 2013, 14:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo también me culturizo! no tenía idea que existía la canción, fue una sorpresa encontrarla gracias a San Internet

7 de diciembre de 2013, 14:34

 
Anonymous Ricardo said...

Tomás, a propósito de compositores económicos, creo que el primero en ser un compositor empresario fue G. F. Handel. No sólo fue conocido en su tiempo por sus óperas y oratorios, sino por su forma de trabajar y llevar su companía de ópera. No sólo solía citarse a sí mismo reciclando piezas de otras obras, sino que también tomaba "préstamos" de otros compositores. Era una época, el Barroco, donde cosas como los derechos de autor, genialidad u originalidad aún no estaban en boga. J. S. Bach lo hizo muchas veces también, incluso utilizando obras completas de Vivaldi y Pergolesi nota por nota. Era tal la cantidad de trabajo que tenían los compositores en esa época que era una práctica habitual. No por nada estaba de moda el "pasticcio'. Sin embargo, un contemporáneo decía que Handel "era capaz de convertir piedras en oro" y es sabido que es muchísimo más difícil y lento componer tomando alguna pieza de referencia que partir desde cero.

Ahora bien, mi teoría es que en esa época se aprendía COPIANDO a otros compositores, transcribiendo y transcribiendo nota por nota las obras de maestros anteriores. Es por esa la razón que tanto Bach como Handel solían conciente e inconcientemente citar a otros compositores en sus obras. Sólo en el siglo XIX viene eso del "genio romántico" y el culto a la originalidad. Pero si copiando la humanidad pudo darse el lujo de tener a Bach y Handel no debe ser malo ese sistema de aprendizaje.

Slds

PS: Dos compositores que reconocían la influencia de Handel fueron Mozart y Beethoven. El sordo decía que del sajón aprendió a lograr grandes efectos usando un mínimo de recursos, parecido a lo que tú mencionas.

7 de diciembre de 2013, 17:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

"La originalidad es el arte de ocultar nuestras fuentes" jaja

Que buenos datos, probablemente todo se aprende copiando, por eso me parece absurdo que los profesores castiguen la copia, si el copión entiende lo que copió ya es suficiente y si le da un pequeño giro original puede resultar genial. No es necesario reinventar la rueda pero a un diseñador se le ocurrió el Mustang y fue muy bueno. Yo siempre les digo a los estudiantes "copien, copien, que copiando se aprende".

Claro, tomar algo malo y mejorarlo "convertir piedras en oro" es genial, la originalidad está sobrevalorada, muchas veces es mejor el comentario. La copia es la base de la idea de cultura.

De Handel he escuchado bien poco, voy a ponerle más atención, bueno el dato.

7 de diciembre de 2013, 17:30

 
Anonymous Ricardo said...

Es que una cosa son los inventos y otras las innovaciones. Los inventos son esas creaciones que solucionaron problemas básicos para la supervivencia de la especie: el abecedario, la rueda, el arado, etc. Invenciones son las iteraciones que pueden modificar un invento en vista de perfeccionarlo o actualizarlo según las nuevas solicitaciones: de la vela a la bombilla eléctrica, de la choza al edificio inteligente, del ábaco al computador. Por eso no me la creo cuando sale un artista, diseñador o arquitecto que se las da de genio diciendo que no tienen método ni se preocupa de la teoría y que todo le viene por inspiración divina. Como dicen por ahí, todo gran personaje, artista o científico, se apoya en los hombros de gigantes para cimentar su quehacer.

Ya que le gusta el piano (yo prefiero el clave) que tal la famosa Chacona de Handel:

https://www.youtube.com/watch?v=tHNTMK9yCw4

7 de diciembre de 2013, 17:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Que buena, no la había escuchado nunac. También encontré una versión en clavicordio, tal vez por el bajo me suena medio extraño en piano, debe ser la costumbre que uno tiene de escuchar esas progresiones de bajo en instrumentos antiguos.

¡Estoy saliendo a Las Peñas más rato! si me muero en el camino dejo mi despedida para todos los regulares de esyte Club de Ociosos , "solo Dios sabe si vuelvo" ;D

7 de diciembre de 2013, 19:09

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas