Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Fundación Chile y Las Peñas

jueves, 12 de diciembre de 2013


Que mal la Fundación Chile, hace muchos años, desde que se fueron los gringos y se hicieron cargo los políticos que no han hecho ni una sola cosa que valga la pena. Recién estuve viendo su página en Facebook y compruebo como tienen de perdida la brújula, sin corazón ni cerebro son una especie de agencia de marketing de la "innovación". Que pena más grande, pensar que fue una de las instituciones más extraordinarias que tuvimos.

Creo que la fundación es el ejemplo más claro de la creación de valor por medio de la inteligencia: cuando tuvo ejecutivos gringos de clase mundial logró crear riqueza de la nada, sectores industriales completos aparecieron gracias a ellos. Cuando se fueron y llegaron los apadrinados políticos todo se fue al diablo, desde entonces la fundación no ha pelado ni una papa y no ha hecho un solo proyecto que valga la pena, ni uno. La diferencia entre tener gente capaz o incapaces.

Yo le tengo aprecio a Fernando Flores y creo que fue el más inteligente de nuestros políticos, pero cuando fue presidente de la Fundación Chile no estuvo a la altura, ese cargo no era para el y creo que le quedó muy grande, su "legado" también fue nefasto, hasta el día de hoy la fundación sigue en un patético intento de hacer un Silicon Valley de bajo presupuesto en nuestro sufrido chilito. También pasaron Garretón y otros artistas de esa clase apadrinados por los gobiernos de turno. Puros desastres.

Pasemos a algo más agradable. creo que no he puesto todo lo que tenía que decir sobre la Virgen de las Peñas, es un asunto complicado que solo los que van a esas fiestas lo entienden. Una amiga, que baila afro en una de esas comparsas que se presentan en el carnaval andino, me contaba que hay todo un mundo detrás de esos grupos de baile, que la gente ni se imagina: ensayos todo el año, gasto de plata, rivalidades y envidias, accidentes, todo para un momento supremos de felicidad y trance una vez al año al pasar bailando frente al jurado. Me lo contó tan bien y me interesó tanto que que pensé en el estupendo libro o película se podría hacer con eso, solo que habría que tener el talento.

Bueno, con la Virgen de las Peñas es algo parecido. No es tan así que se trate solo de una superstición o un paseo, por el contrario, creo que es una de las formas más auténticas de religiosidad que nos están quedando. La religiosidad verdadera siempre tiene dos fuentes fundamentales: el miedo y la necesidad de milagros. Todas las demás chifladuras místicas y falsamente piadosas son -a mi modo de ver- superficiales y medio falsas, repletas de egolatría en el mejor de los casos.

En uno de los videos Matute y la Martita aparecen afuera de la iglesia conversando con una señora, resulta que se vinieron sentados en el asiento del lado del avión desde Santiago. Esta señora es de Arica, se fue a estudiar a la universidad y se quedó viviendo en Santiago, desde entonces viene a Las Peñas todos los años, este es el año 40 que viene, no ha faltado ni uno.

Así pasa con mucha gente de Arica, Las Peñas es como la Meca para los musulmanes, todo ariqueño neto debe ir por lo menos una vez en su vida y cada vez que vamos se nos amontonan recuerdos y nos encontramos con amistades de años (esta vez me encontré con la Cindy, gran alegría). Creo que todos hemos pedido alguna vez un milagro y a muchos se nos ha cumplido, Las Peñas es un evento muy religioso, en el sentido más auténtico.

Pero también es una máquina del tiempo, en Humagata Matute y la Martita se sacaron una foto hace 15 años y ahora volvieron a hacer lo mismo, donde mismo. Yo tengo una foto (por algún lado, la voy a buscar) que nos sacamos con el Matute en 1979, cuando fui por primera vez y ahora posamos fente a la misma casa 34 años después. Si no fuera por la fiesta de Las Peñas nos habríamos dejado de ver -y de conversar toda clase de estupideces- con Matute hace muchos años. En fin ¡que viva Las Peñas y la Virgen de Livilcar! como todo ariqueño neto que se respete yo soy un devoto a pesar que para todo lo demás soy un verdadero anticristo.

En fin, los dejo con los videos que me faltaban, para los que no ven el Facebook, aquí van:









2 Comments:

Blogger hugo solo said...

Acerca de pasemos a cosas mas agradables una pelicula Orfeo Negro .

12 de diciembre de 2013, 09:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Buena! la voy a ver este fin de semana :)

12 de diciembre de 2013, 10:40

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas