Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El más manoseado de los lugares comunes

domingo, 19 de enero de 2014


Parece que va a llover. Veo a mi suegro encaramado en el techo de los departamentos de atrás -que nunca he terminado- arreglando el polietileno en caso que caiga agua como suele suceder en estos días. En el altiplano llueve a chorros, el Río San José bajó y los tontitos -como cada año- salieron a reclamar por el turismo pidiendo el absurdo embalse. Todos los años se repite el mismo ciclo de tonteras de parte de nuestros próceres, a pesar que en la web del doctor Renato Aguirre  está abundántemente documentado que el maldito embalse -además de costar un ojo de la cara- nos va a dejar sin la playa Chinchorro al norte de la ciudad.

Una de las maravillas de nuestra ciudad bendecida por Krishna es el clima, que hasta donde yo se es uno de los más parejos y benignos del mundo, la temperatura media en invierno es 15.5 y en verano 23 Celcius, además de ser la ciudad con menos lluvia del planeta donde la precipitación anual es cercana a cero, solo algunos años caen gotas por un par de minutos lo que provoca gran conmoción en todas partes.

Yo soy un convencido que el clima modela a las personas, después de vivir hasta la adolescencia en Santiago, 4 años en Chiloé y más de 40 en Arica pienso que la gente es afectada por el clima. El lugares frios y oscuros son más borrachos y violentos, en lugares soleados flojos y amigueros y donde el clima cambia mucho durante el año son bipolares o esquizos. Claro que esto no tiene nada de científico pero es lo que yo creo en base a mi experiencia anecdótica. Todavía conservo la parte más importante de mi vida de Chiloé, pero no puedo negar la violencia y la tendencia al alcoholismo de mis paisanos, al menos en lo último yo soy chilote hecho y derecho.

Para mi gusto, vivir en un clima casi perfecto (son las 0:57 hrs y el termómetro de mi reloj marca 24 grados) entrega una calidad de vida  insuperable por cualquier ópera, museo o lo que sea en el frio de Manitoba, Alaska o incluso en Londres o Nueva York, congelado en invierno y achicharrado en verano. Muy bonito para visitar o conocer, pero vivir -para mi gusto- lo primero es un clima que me acomode.

Claro que hay gustos para todo, a alguna gente le encanta la lluvia o el frio, a otros, aunque no les hace maldita gracia se la aguantan con tal de tener una seguridad económica o poder estudiar o ir a los museos. Hay tantas preferencias como personas, pero el clima perfecto es una de esas cosas que muy pocos aprecian en su justa medida.

Tal vez si me hubiese quedado viviendo en un clima helado sería más trabajador y tendría mucha plata, pero no puedo dejar de pensar que a esta misma hora Bill Gates, uno de los tipos más millonarios del mundo debe estar abriugadito en su mini palacio de Seattle, pero cada vez que debe salir a la calle se caga de frío como todo el mundo, ni sus muchísimos billones pueden hacer nada para que mejore el clima.

Un clima que me encantó fue el de la Amazonia, caluroso y muy húmedo, cuando llegué a Mazuko después de tres días de viaje sin dormir nada, pensé que iba a caer como piedra en el hostal y así fue, pero a los pocos minutos me despierta un ruido estruendoso, como si se estuviera derrumbando una montaña con explosiones y relámpagos, salí a la terraza y estaban cayendo baldes de agua tibia, era como estar bajo una manguera de incendios y me quedé un rato a disfrutarlo.

Fue uno de los momentos más eufóricos y felices de mi vida, nunca me voy a olvidar de esa noche, después me fuí a acostar empapado y caí como piedra, desperté el otro día a la hora de almuerzo y estaba seco aunque todavía echando humo. Me encantaba ese clima,muy caluroso pero no molesto, especial para tomar cerveza y jugo de cebada, que es uno de los refrescos que más se toman en la selva. Hasta la lluvia tibia me gustó.

Otro clima parecido, aunque más moderado es el de Santa Cruz de la Sierra, también muy caluroso y húmedo, tal vez por eso toda la gente es más amigable y las mujeres más coquetas, es muy curioso y bonito Santa Cruz, parece como que andan con las ganas todo el tiempo. Si algún día tengo que salir arrancando de Chile ya estoy claro para donde me iría.

En Londres me tocó mál clima y eso me mató, pasé tres días metido en la cama de la minúscula pieza de Ebory House, en Belgravia donde me estaba alojando. Ese barrio está lleno de boarding houses en medio de las casas de los ricachones, tuve la suerte de encontrar una con dueños muy simpáticos. Pero la neblina me cortó la leche, que manera de deprimirme. En la mañana salía el sol hasta mediodía más o menos, de allí se empezaba a nublar y a las 6 de la tarde ya empezaba a oscurecer. Para mi fue como el infierno, no disfruté nada de esa maravillosa ciudad, que en todo lo demás fue la única que no me desilusionó.

Cuando llega el invierno a Arica empieza a correr un viento frío en la tarde, en los días más helados -uno o dos al año- la temperatura baja a 14 grados y a veces menos (aunque muy rara vez). Entonces si que me dan los monos, me viene la depresión y empiezo a pensar en todo lo malo que me puede pasar: que me van a quitar la casa; que me vendrá una enfermedad dolorosa y no podré conseguir marihuana; que este año me quedo pelado y las minas se van a reír de mi y otras cosas peores que mejor ni las digo, en fin, todos esos miedos atávicos que me las arreglo para ignorar durante el resto del año, cuando brilla el sol.

Ah, cuando no tengo tema para escribir obligado a recurrir a alguuno de los peores y más manoseados lugares comunes que existen, hablar del tiempo por ejemplo. Es lo que hay.

14 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

ah, yo no puedo sino alegrarme cuando escucho el repiquetear del agua en un techo de cinc.
Vivo en régimen de unos 900 mm. anuales de lluvia, que es mediano. No son muchos días al año de lluvia, la mayoría en verano y son tormentas rápidas que pasan en pocas horas y dejan el aire fresco y limpio.
Además vivo en una región agrícola donde la lluvia es deseada generalmente.
Vienen acompañadas de gran espectáculo de rayos y truenos y a veces vientos fuertes.
Pero casi todo está adaptado para soportar eso. Como siempre ocurre, cuando un fenómeno tiene cierta frecuencia la gente, las casas, la infraestructura, etc... está habituada y preparada. Lo que ocurre muy poco es lo peor en materia de emergencia, siempre.

19 de enero de 2014, 07:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Ulschmidt, me imagino la catástrofe que sería una sequía en la zona agrícola, lo peligroso siempre es el cambio cuando echa a perder lo que invertimos en adaptarnos, acá una ligerísima lluvia provoca montón de problemas.

Me tocó ver una de esas lluvias de verano en Buenos Aires, el 2006 creo, mucho más agradables que las lluvias australes

19 de enero de 2014, 10:10

 
Blogger Ulschmidt said...

.. claro, lo peor de la lluvia es cuando es con frío.
Aquí, cuando yo era niño, las calles eran de tierra y la lluvia en verano sacaba los niños a la calle, a chapalear en el barro. Era una especie de alegría desbordante. Luego las madres nos hacían casi desnudar en la puerta antes de entrar a la casa, para que no embarráramos.
Claro que no había casi televisión. Hoy se siente llover y mi hijo ruega nada más que no se corte el Internet.

19 de enero de 2014, 11:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo recuerdo en cambio los inviernos en Santiago, a fines de los sesenta. Vivíamos sobre una enorme chacra que había sido aplanada con máquina y cuando llovía se convertía en perfecta piscina de barro, pero con un frío de diablos. Por eso entiendo a los soldados alemanes cuando los pilló el invierno ruso jaja.

Las lluvias cálidas con truenos y relámpagos son mucho mejores

19 de enero de 2014, 11:53

 
Blogger hugo solo said...

Creo que si lloviese mucho una semana con fuerza el agua al no ser absorvida por la tierra utilizaria el valle de azapa como cauce al menos esa es la sensacion al mirar el google maps en ese mismo momento una glaciacion y un glaciar y presentas Tomas las cosas con trampa tu no vives en una ciudad por los museos haga frio o no haga frio ademas la gente se acostumbra imagina a Gates en un clima caluroso o casi perfecto al igual no habria Microsoft internet iphones etc etc si no eres rico tampoco lo serias en un pais frio por esa regla de tres todos en los paises frios son ricos que se lo preguntes a los rusos de siberia o no todos los nordicos son ricos ni las mujeres son mas coquetas por estar en un clima dondes sudan la gota gorda yo creo que es un asunto cultural una alemana que viva en la amazonia se volvera coqueta porque hay mas calor y que es mejor en follar en bola picada sudando o hacerlo bajo un edredon de plumas Tomas estas bajo los efectos de la sublimacion.

19 de enero de 2014, 13:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si lloviese una semana mi casa empezaría a patinar y llegaría hasta Tacna :D

19 de enero de 2014, 14:18

 
Blogger Ulschmidt said...

Lo de al temperatura y el sexo no es muy firme. Los irlandeses son los tipos más apáticos del mundo, se dice, y entre una cerveza y una rubia prefieren la cerveza. Las islandesas son de lo más liberales, cuando sus vikingos esposos partían a la guerra seguían teniendo sexo con los esclavos del clan. De ahí que los vikingos son cornudos.
Ls polinesias se dicen que son liberales pero el Africa sahariana las mujeres sufren más calor y musulmanas piadosas muy distantes de la sexualidad sin tabúes.
Hay un reciente mapa que clasifica los países en mujeres muy fáciles de conquistar, fáciles nomás, normales, difíciles y muy difíciles y no tiene mucho de climático:

http://www.rpp.com.pe/2013-11-08-mapa-ubica-a-las-mujeres-del-mundo-mas-faciles-de-conquistar-noticia_646172.html

19 de enero de 2014, 21:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja que buen mapa. Me imagino que depende de muchos factores y debe ser más o menos imposible de medir por la cantidad de gente involucrada.

Solo podría decir que en mi opinión subjetiva y muy sesgada tengo muy buena opinión de tres regiones, que son la selva amazónica peruana, el trópico boliviano y Tailandia. Por lo que me han contado, claro.

19 de enero de 2014, 21:50

 
Anonymous Anónimo said...

Ese mapa que indica ulsch.. no está actualizado. Al menos las chilenas están cada vez más cerca del verde oscuro. Ni idea cómo será en el resto del mundo.

19 de enero de 2014, 22:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo no estoy tan seguro, las chilenas buscan mayoritariamente una buena billetera "billetera mata a galán" es la opinión de la mayoría de mis amigas. Creo que ese es el criterio de decisión más importante en Chile, por lo que me han contado.

Incluso en Chile es socialmente mal visto la mujer que "se regala" o da la pasada con facilidad a cambio de nada, en eso somos una sociedad increíblemente añeja, que todavía sueña con el instinto de nido y todo eso. Siempre me han sorprendido cosas como las críticas a la niña de la tele esa que le han conocido muchos romances y no me acuerdo como se llama, me parece el reflejo de una mentalidad super provinciana.

Ah ya me acordé: Valentina Roth.

19 de enero de 2014, 22:11

 
Blogger hugo solo said...

Yo las llamaba lolas corazon de turcas por su interes en la mecanica del automovil esto cuando vivia en chile aqui en españa era diferente al menos en barcelona lo malo esla generalizacion algunas consideran que entre las piernas guardan un joyel en africa sufren de ablacion cosa que las aleja del placer algunas chinas en sus negocios de peluquria manicura y masajes el final es masturbacion ya sean hombres o mujeres se llama final feliz aqui en barcelona ser cornudo si esto es una tragedia si pero cuando formaba una costumbre social e invitaban a los invitados a participar en el asunto es otro cosa.

20 de enero de 2014, 07:16

 
Blogger hugo solo said...

----tuerca---

20 de enero de 2014, 07:23

 
Anonymous Anónimo said...

Yo soy de Primavera/Otoño; ni el invierno ni el verano me acomodan.

Pero si debo elegir entre ambos, me quedo con el invierno

Soy de poder dormir siesta a la intemperie a media tarde sobre l suelo tapizado de hierba espesa y corta de la precordillera renguina.

J&1/2

20 de enero de 2014, 11:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, pero si te pilla una helada te encargo la pulmonía jaja.

Si, a alguna gente le gustan las cuatro estaciones bien marcadas a otros una sola estación. Si tuviera que elegir sería el otoño, antes que llegue el frío y después que se largaron los turistas.

20 de enero de 2014, 12:00

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas