Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Qin Chi Huang el unificador

viernes, 17 de enero de 2014


El proyecto ChinaX de la universidad de Harvard es bien ambicioso, con un equipo y medios enormes -muy al estilo de esa universidad- se están dedicando a difundir la historia y cultura de China. Yo solamente tomaré la parte del curso que me interesa, correspondiente a las dinastías Quin (se pronuncia "chin" y algunos creen que de allí viene el nombre de China) y la dinastía Han, que fueron modelos para ese país que funcionan hasta el día de hoy.

¿Que me dio por estudiar esto? solo curiosidad, nada más. Curiosidad me sobra y probablemente no me servirá para nada, aunque nunca se sabe, creo que ya les conté como un artículo que leí en el Reader´s me abrió las puertas a las "altas esferas" en la Casio, nunca se sabe. En fin, sin más preámbulos les contaré un poco lo que he aprendido hasta ahora.

Hasta el año 221 antes de Cristo, lo que hoy conocemos como China era una serie de estados feudales que vivían en guerra permanente. Ese año Qin Chi Huang el unificador, se nombró primer Emperador de China, la figura de Qin era admirada por Mao quien -a su manera- trató de implementar sus ideas en la China moderna y esa es una parte de la importancia de todo esto.

Dice la historia -o tal vez leyenda por la antiguedad del asunto- que cuando Qin era rey de uno de los estados guerreros, se le acercó Li Si, que despúes sería su principal consejero y le dijo "veo que eres un hombre ambicioso, pero ¿que clase de ambición tienes? ¿quieres ser como el emperador Zhou que todos lo quieren pero nadie lo respeta, o quieres imponer tu voluntad sobre todos los demás?". "Prefiero imponer mi voluntad, claro", dijo Qin. "Entonces debes olvidarte de todas las tradiciones, barrer con todo y hacer desde cero un nuevo sistema basado en leyes que dictarás tu mismo, quitar todo el poder a los reyes feudales y  traerlos a tu corte, el país debe ser gobernado por una burocracia centralizada y unificadora". Y Qin se lo tomó al pie de la letra.

Estas ideas se basaban en los escritos de Han Feisi, que fue el más grande de los filósofos legalistas chinos. Su idea principal era que "todas las instituciones políticas deben cambiar al variar las circunstancia históricas y que tenían que adaptarse al patrón imperante del comportamiento humano, lo cual es determinado no por los sentimientos morales, sino por las condiciones económicas. También que los gobernantes no debían tratar de que la gente hiciera el bien sino solamente impedirles que actuaran mal".

Li Si fue el consejero principal de Qin y cuando estuvo en el poder lo primero que ordenó fue la quema de todos los libros -y de paso a los eruditos-  del confusionismo en que se basaba el sistema feudal. Luego dictó millares de leyes, desde los asuntos más místicos hasta una completa estandarización en el ancho de los caminos, la altura de las puertas, mesas y sillas (todo en múltiplos de 6) y sobre todo la unificación de la escritura, castigando cruelmente al que usara cualquier cosa no estandarizada.

Durante el imperio de Qin se abolió la nobleza y todos los privilegios hereditarios, siendo reemplazada por una estricta meritocracia, centralizada y basada en el mérito militar, solo los que se destacaban y ganaban batallas podían acceder a altos cargos. Se instaló la ideología de la divina resonancia que decía que el Augusto Emperador tenía el dominio de todo el universo y este se movía de acuerdo a ciclos naturales, con los que solo el Emperador estaba en resonancia.

Para conquistar a los demás estados Qin movilizó todos sus dominios como un enorme regimiento. A medida que iba ganando nuevos territorios, quitaba las armas y traía a los señores feudales a la corte central como funcionarios de la burocracia, instaló el servicio militar nacional y obligatorio. Lo más importante es que cualquiera que insinuara estar contra sus deseos era ejecutado (de hecho el consejero Li Si fue ejecutado por traición y Han Feisi por lo mismo fue obligado a tomar veneno). La burocracia se convirtió en una máquina despiadada y eficiente, dedicada a hacer cumplir los deseos del emperador.

Otra cosa notable es que abolió la riqueza por el simple expediente de prohibir la acumulación de bienes y dinero. Cualquiera que acumulara más de lo absolutamente necesario para sobrevivir era ejecutado por traición. Hay un cuento divertido de esa época que dice que encontraron a uno de los pocos nobles que quedaban falsificando licor, ese delito tenía pena capital pero como no podían matar al príncipe, la solución que encontraron fue ejecutar a el tutor que lo educó. Esa era otra característica del gobierno de Qin: cuando alguien cometía una falta o delito no solo era responsable el sino también si familia, sus profesores, la comunidad cercana y todos los que pudieran saberlo.

La dinastía de Qin fue bastante corta, partió el 221 A.C. y duró menos de 20 años, víctima de su propio autoritarismo centralizador. A la muerte de Qin, su segundo hijo Huhai, siguiendo los consejos de Li Si y el eunuco principal Zaho Gao, falsificó su testamento, colocando que la última voluntad de Qin era que su primogénito y sucesor Fusu debía suicidarse, claro que nombrando antes emperador a su hermano. El eunuco Zaho Gao se convirtió en el poder efectivo mandando a matar a diestra y siniestra. Tres años después empezó la revuelta que terminó con la dinastía en una orgía de sangre que incluyó el incendio del palacio el año 206 A.C.

Pese a su corta vida -en China las dinastías duraban normalmente 400 años o más- la dinastía Qin tuvo una enorme influencia que se extiende hasta el día de hoy. La dinastía Qin y la dinastía Han que lo sucedió marcaron una dinámica de lo que ha sido China durante miles de años. Hasta el día de hoy se podría hacer un paralelo interesante de Mao con el emperador Qin y el actual régimen chino con la dinastía Han

Desde luego tras la muerte de Qin lo enterraron en el extravagante y enorme túmulo funerario guardado algunos cientos de metros de distancia por los famosos guerreros de terracota, que fueron enterrados y permanecieron desconocidos por siglos. Hasta el momento han excavado alrededor de 8.000 figuras. Lo impresionante es que no hay dos rostros iguales, cada guerrero tiene facciones, contextura y peinado distintos ¿que tal? el hombre no se fijaba en gastos parece. En este excelente documental, aunque algo largo, sale la historia de como y por qué los fabricaron.

 

P.D. todavía no termino, miren esto:
"El hombre tiene solo una muerte y esta puede ser de un peso gigantesco como el monte Tai o liviana como la pluma de un ganso. Todo depende como la use... Está en la naturaleza de cada hombre amar la vida y odiar la muerte, pensar en sus deudos, preocuparse por la esposa y los hijos. Solo cuando un hombre es movido por principios superiores no ocurre así. Entonces hay cosas que debe hacer... El hombre valiente no muere siempre con honor e incluso el cobarde a veces puede cumplir con su deber, cada cual tiene su manera. Aunque sería débil, cobarde y vergonzoso querer prolongar mi vida conozco bien la diferencia entre lo que debo seguir y lo que debo rechazar".
(Sima Quian, Gran Historiador, de la corte en carta a un amigo)

8 Comments:

Blogger hugo solo said...

Muy bonito.

17 de enero de 2014, 05:12

 
Blogger mila bulic said...

Thanks for this...the only reason I didn't take this course is because I was taking a few others and I just didn't have the time for it. After reading this, I wish I had skipped one of my philosophy courses and taken this instead.

17 de enero de 2014, 07:28

 
Blogger Ulschmidt said...

Quemar a los eruditos siempre trae ventajas.

17 de enero de 2014, 08:15

 
Blogger hugo solo said...

Asi le fue a la china de Mao unos 73 millones de muertos sabias palabras de la garza al junco.

17 de enero de 2014, 09:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Mila, It is a great course full of resources and the professors are the leading scholars in the area. First time I like a course from HarvardX :)

17 de enero de 2014, 09:53

 
Anonymous Anónimo said...

Hola Tomás, cómo fue el tema del artículo ese del reader's digest que está relacionado con la casio? Hasta luego

17 de enero de 2014, 22:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah esa la conté en mis "crónicas de viaje", es así:

"n la noche, cena en el restaurant del Hyatt Regency con el cappo di tutti cappi, Mr. Namura que era el empleado más alto de la empresa al que yo tuve acceso (algo así como gerente general de la división calculadoras, la más poderosa de la Casio).

El japo es extremadamente estirado, arrogante y antipatico. Me saluda con una venia imperceptible, con la del picado, le hago lo mismo para estupor del Satoh, Itoh y Tanifuji que intercambian miradas nerviosas.

En todo el camino no habla nadie si no lo hace Namura, y este solo repite una y otra vez que el lugar donde vamos a comer es uno de los mas exclusivos y caros del mundo, como diciendome "espero roteque que sepas comportarte". Yo me trago la rabia mientras hago sonrientes reverencias.

El lugar es en verdad esplendido y ordenan teriyaki (creo que era eso), en fin, una carne tan blanda que se corta con los puros palitos. Poco menos que me recita el arbol genealogico de la vaca que nos estamos comiendo y como la frotaron con alcohol durante meses para quitarle la grasa antes de matarla. Yo ni ahi, aparece el sake y se me empieza a pasar el susto de a poco.

Mr. Namura me pregunta que tal encuentro la comida japonesa, mi primer impulso es ser honesto y decirle que es desabrida pero lo pienso mejor y le contesto algo que habia leido en el Readers Digest años atrás " me gusta porque además de agradar al paladar es lindo para los ojos, los platos parecen cuadros" Namura salta como resorte y me dice ¡pero si tu debes ser japonés! ¡es muy raro que un occidental capte tan bien nuestra cultura y se enfrasca en una conferencia sobre lo que (ahora descubro) era su punto debil: la estética.

En fin, ya somos amigos y entre ¡kampai! y ¡kampai! nos tomamos todo el sake y se piden la otra, después como ya estamos en confianza terminamos con cerveza, que Namura me confidencia que es su bebida favorita. Nos sacamos las chaquetas, aflojamos la corbata y mis amigos Satoh, Itoh y Tanifuji ahora son todo risas.

El día termina de una linda manera, todos amigos y bien borrachos. De vuelta en el hotel me doy cuenta que de noche los pasillos se convierten en un prostibulo de lujo: preciosas japonesitas vestidas de geishas andan por donde tu pases. Ni me atrevo a preguntar cuanto cuesta la gracia. Tokio es la ciudad más cara del mundo".... etc.

17 de enero de 2014, 22:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

http://www.bradanovic.cl/cronicasdeviaje.html

17 de enero de 2014, 22:18

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas