Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Ya viene, ya viene

miércoles, 8 de enero de 2014


Sigue el caluroso verano en la ciudad, el reloj-termómetro de mi escritorio marca 30 grados, más o menos igual que todos los veranos pero como tenemos memoria de pez siempre pensamos que "nunca había hecho tanto calor", "el clima ya no es como antes" y todas esas tonteras que diremos también este invierno con respecto del frío, yo amo el sol así es que no tengo ningún problema con los días calurosos, todo lo contrario. Además Arica no es ciudad de extremos como Santiago, donde recuerdo veranos con 39 grados a la sombra e inviernos bajo cero, que suerte vivir en este clima privilegiado.

El enjambre de temblores en Iquique, todos cerca de la costa, tienen saltón a medio mundo. Es precisamente la zona donde se espera la fractura que cause "El Grande" que estamos esperando desde hace tanto tiempo. Lo único que espero es que cuando venga no me pillet omando un exámen de grado, porque el edificio de la Escuela de Negocios es una ratonera en caso de terremoto, extremadamente peligrosa, como toda construcción hecha a lo amigo, en el último temblor quedó seriamente fracturada.

Lo más complicado en caso de sismo -aparte de los aplastados o llevados por el tsunami- sería un corte prolongado de electricidad y agua, eso si que nos traería problemas, el resto todo es reparable, el suelo en Arica es sal y rocas, muy bueno en caso de terremotos, en mi casa los temblores ni se sienten, solo el ruido. Bueno, el paraíso perfecto no existe en la tierra, pero Arica se parece bastante, menos en lo de los temblores.

Ah, se me olvidaba la corrupción, ese es otro detallito que tenemos. Ayer empezó la audiencia de preparación del juicio contra el ex alcalde Sankan y varios concejales. Leo en La Estrella de Arica que la fiscalía presentará 1.000 documentos y 300 testigos, no debe ser muy sólido el caso si necesita esa cantidad de pruebas, cuando un juicio está bien armado basta con unas pocas pruebas definitivas. En todo caso sospecho que Sankan y los concejales acusados saldrán libres de toda culpa y los seguiremos viendo en la política local. Arica es la ciudad donde todo puede pasar y donde los muertos cargan adobes.

Entre las muchas cosas que me desagradan de la reforma procesal penal, una de ellas es la figura de la "delación compensada" donde compensan y protegen a un soplón para que incrimine a otros. Es una forma muy usada en los Estados Unidos donde los fiscales "negocian" con ciertos delincuentes ofreciéndoles impunidad a cambio que incriminen a sus cómplices.

A mi me parece una práctica típicamente mafiosa, que acorta peligrosamente la diferencia entre los fiscales y los criminales. Algo similar pasa con los "agentes encubiertos" dos figuras muy peligrosas para las libertades individuales en una reforma que presumió de garantista. Lo peor es que ofrece muchas garantías a los que se sabe con bastante seguridad que son delincuentes y al mismo tiempo quita muchas garantías básicas a quienes podrían ser inocentes. El soplonaje institucional es una de las peores prácticas que tenemos y explica en buena parte.por que policías y fiscales terminan ellos mismos convertidos en delincuentes.

Ah que flojera más grande, me levanté temprano y tendré que salir de nuevo, en fin, para sufrir nacimos, lo dejo hasta aquí por hoy porque no tengo maldita gana de escribir nada.

6 Comments:

Blogger Jose Cornejo said...

Acá Tomás hemos tenido también nuestro propio enjambre sísmico y unas temperaturas casi tropicales, inusuales para un santiasko que en condiciones normales no recibia. más ahora con los incendios forestales cuyo humo ya nos tapa más de lo que ya estamos contaminados.

Hay mucho humo en la capitale, pero todavía los "expertos" no saben de donde viene el fuego.

8 de enero de 2014, 18:34

 
Anonymous Anónimo said...

Cual es la ubicación precisa de la Escuela de Negocios? Donde está?

Eso del mega-hiper-tsunamimoto en Arica lo vengo escuchando hace mas de 20 años, jaja. En todo ese tiempo ya se nos han adelantado (lamentable por las perdidas) Santiago, Tocopilla, las regiones VIII y VII, el interior de Iquique, el sur del Peru, y no recuerdo mas. Cada año los agiles y geniales de la prensa presentan reportajes pero, a Dios gracias, aun no llega "El Grande".

Se supone que el tema de las placas y blablá son teorias basadas en modelos. Pero en Arica el efecto de un terremoto es mucho menor comparado con Santiago.
- Menor construcción en Altura (y sus correspondientes subterraneos).
- Mucho menor segregación, hacinamiento, diferencias sociales, etc.
- En Santiago los centros de producción de alimentos están cada vez mas lejos de los centros de consumo.

Respecto del caso Sankan y Otros, yo espero ver el gabinete de Miss Bachelet.
ivanr

8 de enero de 2014, 20:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay que puro juntar chicha, se acaba el mundo, arrepentíos hermanos!

Ahora aparecieron los expertos en incendios, puros generales después de la guerra, que gañanes.

8 de enero de 2014, 20:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ivan, lo estamos esperando desde hace como 120 años por lo que se espera que cuando venga será grosso

Lo de las placas creo que no es un modelo sino que hay harta evidencia que existen y son la causa de los terremotos, el problema es que hacer modelos predictivos es prácticamente imposible hasta el momento

8 de enero de 2014, 20:24

 
Blogger Jose Cornejo said...

Ahora que hablan del "grande" ¿se acuerdan de aquél programa del Discovery en el que simulaba un tsunami en valpo?

Bueno el tipo le acertó, solo que se equivocó en el lugar.

9 de enero de 2014, 12:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si José, claro que en Chile es más o menos fácil acertar cuando uno predice un terremoto: si no se produce nadie lo toma en cuenta y si coincide (cosa que es bien probable debido a la frecuencia) todos lo toman por un profeta.

Todo adivino que se respete en Chile debe predecir a lo menos un terremoto cada año, es un caballito más o menos fijo

9 de enero de 2014, 12:16

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas