Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Fin del curso

jueves, 20 de febrero de 2014



Bueno, con esta clase sobre el modelo del inmigrante prácticamente terminé con el curso, solo me quedan los comentarios al cierre con las payasadas que suelo hacer en esas ocasiones, último día nadie se enoja.

Lástima que las cualidades económicas de las familias inmigrantes desaparecen rápidmente, a veces tan rápido como en la segunda generación. Mi abuelo emigró de la isla de Vis en Croacia arrancando, como muchos otros, de la conscripción obligatoria que hacía el imperio Austro-Húngaro, siempre necesitados de carne de cañón fresca. Emigró primero a San Francisco en California, luego se fue a probar suerte a Australia y finalmente llegó a Pisagua, que en esos años atraía a muchos inmigrantes, donde finalmente se quedó.

Hasta entonces había hecho toda clase de trabajos miserables pero cuando llegó a Pisagua, hablaba bien el inglés por lo que consiguió desde el principio buenos trabajos con los ingleses, llegó justo después de la Guerra del Pacífico y en poco tiempo ya era apoderado de la Casa Gibbs & Sons, lo que era muy buen trabajo. Pero le dio por independizarse y asociado con un inglés colocó una pulpería que fue la base de su fortuna, durante la guerra civil contra Balmaceda, pues los rebeldes tenían su cuartel general en Iquique.

Mi señor padre no sacó ni una de las habilidades del abuelo, pese a que después de la preparatoria en el Mackay lo mandaron a estudiar comercio a Hamburgo. Poco le aprovechó el viaje porque aunque sacó buenas notas jamás hizo un buen negocio, toda su vida perdió y perdió plata. Yo nací cuando el era ya viejo, debe haber andado por los sesenta y solo lo vi un par de veces porque vivían separados con mi mamá desde que tengo memoria. Recién lo vine a conocer realmente a los 13 años y era increíblemente feo, una de las personas más feas que he conocido.

Bueno, la cosa es que cuando mis padres se pusieron en la buena los negocios ya iban en picada, con toda una vida perdiendo plata no hay fortuna que aguante. Mi papá me decía en broma que pudiendo haberse gastado la fortuna en mujeres, alcohol o en los caballos, la había perdido de la manera más estúpida: haciendo malos negocios.

Le creo, yo vi con mis propios ojos como dejaba todo a cargo de hombres de confianza, mano derecha, etc. todos ellos más ladrones que gatos de campo. Mi papá tenía un raro talento para confiar en los ladrones, mientras más ladrón, más confiaba. No le cabía en la cabeza que alguien le pudiera robar, porque eso no era de caballeros. Uno de los "mano derecha" más divertidos que recuerdo era de apellido Barría, ladrón consumado que haciendo honor a su apellido barría con todo lo que estaba a su alcance.  Probablemente era una debilidad de carácter de mi papá y nunca lo demostró, pero yo creo que le afectaba mucho cuando le traicionaban la confianza, el hacía como que no le importaba, claro.

Yo nací sin ambiciones, por lo menos sin ambiciones materiales porque para todo lo demás tengo un ego desmesurado, pero realmente me importa un maldito pepino ganar plata. ¿Me gustaría vivir bien y darme toda clase de lujos? Claro ¿estaría dispuesto a hacer algún sacrificio para eso? Claro que no. Por eso me gustan los negocios de subsistencia, son para gente sin ambiciones que no les importa vivir cien años con muy poco dinero. Curiosamente la suerte se encapricha muchas veces con gente que no le interesa la plata y los forra, conozco muchos casos.

Haciendo esta clase sobre los negocios de inmigrantes, no puedo dejar de pensar en tantos pobres diablos con grandes aspiraciones, obsesionados con ganar fácil y resentidos porque no lo consiguen. Solo vayan a cualquier oficina y miren al junior, o algún empleado de rango menor y sueldo miserable, lo primero que hace apenas recibe sus primeros -miserables- sueldos es meterse en un crédito para comprarse una moto, o un auto si tiene más aspiraciones. Y trabaja en un pozo humillante, sin ninguna posibilidad de salir atrapado con las cuotas del crédito y con lo que necesita para combustible. Todo rápido, ahora mismo, así fueron criados desde niños por padres que eran lo mismo que ellos.

En fin, cada cual con su sistema. Quien soy yo para meterme en la vida de otros, pero lo malo es que esos palurdos están empoderados y para peor tienen derecho a voto, así eran los que eligieron a Chavez en Venezuela, no una sino varias veces, después lloran porque los engañaron, "fool me one shame on you, fool me twice shame on me"

20 Comments:

Blogger hugo solo said...

Tal vez la moto hace que ese junior pueda aguantar dia a dia yo pedia un credito para comprarme una maquina de fotografiar y fue uno de los motivos de venirme a europa era el precio de una camara en el 75 una mamiya c330 de 6x6 comparaba el sueldo como subteniente y era para reirse para lo que alcanzaba asi que me dije para ser fotografo vente a españa pepe luego te casas vienen los niños y por suerte estan los creditos mientras claro tengas una nomina sin ella no hay credito llevo 25 años trabajando en algo que no me gusta ademas y como se dice por aca que dure tambien se junta ambicion 0 amor al dinero 0,1 pero pagas los creditos religiosamente y llegas a fin de mes con muy poco y vives y para ayudar a la familia tambien pides un credito y para viajar y ver a la familia tambien pides un credito y trabajas ahorro 0 etc etc.

20 de febrero de 2014, 04:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, en realidad no debería escribir esas cosas, a veces se me arrancan los pavos, cada cual con su vida.

20 de febrero de 2014, 09:53

 
Blogger Pablo said...

Un jefe que tuve, que era empresario más o menos grande e hijo de inmigrantes españoles, me decía que el ciclo de las empresas nacidas de inmigrantes era que el abuelo las creaba, los hijos las hacían crecer, y los nietos las hacían quebrar.

Con el ejemplo del junior, me haces recordar que hace unos 15 años, cuando estaba empezando a trabajar, me había comprado mi primer autito (usado, con más de 10 años de antiguedad), y juntaba plata en mi cuenta de ahorro del banco del estado para comprarme casa con subsidio, mientras mis compañeros de la U andaban en Vitaras 0 kilómetros (que eran los autos de moda en ese tiempo) y arrendaban amplios departamentos del barrio alto. Ahora, mientras mis ex compañeros no duermen pensando en cómo pagar los créditos que financiaron sus lujosos autos y casas con piscina , yo sigo con un auto modesto (ahora no tan viejo eso si) y viviendo en una casa de población, contando los días para irme a vivir a la cordillera y jubilarme tranquilamente. Mis 15 años de sacrificio están dando sus frutos y los disfrutaré pronto, mientras que los que se lanzaron a gozar de inmediato, viven agobiados a pesar de sus altos sueldos. Aún no tengo hijos, no sé si los podré tener, pero de haberlos, les enseñaré los beneficios del sacrificio y la austeridad, así como me enseñaron a mi y puedo dar fé que es así. Lo que cuesta se disfruta más. Y a menores ambiciones, más rico se es.

20 de febrero de 2014, 11:06

 
Blogger Jose Cornejo said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

20 de febrero de 2014, 11:29

 
Blogger hugo solo said...

Aun no tengo hijos y pensando en jubilarse pues de haberlos tenido las cosas te hubiesen costado bastante mas.

20 de febrero de 2014, 11:34

 
Blogger Pablo said...

Hugo, si mi pareja hubiese sido millonaria, también todo habría sido mucho más facil.
Pero las cosas son como son, no como podrían haber sido

20 de febrero de 2014, 11:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pablo, hay dos formas: gastar primero y ganar después hipotecnado el futuro o ganar primero y gastar después sacrificando el presente.

20 de febrero de 2014, 12:19

 
Blogger hugo solo said...

Pablo no lo pintes tan dramatico y gracias por hacer que me sienta millonario al menos en lo que respecta a sentimientos.

20 de febrero de 2014, 12:50

 
Blogger Jose Cornejo said...

ahora que lo mencionaste en tu curso, el carpooling que hago es tambien un negocio de subsistencia. no gano para empezar a tener una flota, sino que para tener el auto mas menos bien mantenido. me toma sacrificio, porque llego más tarde a la casa, pero igual tengo $$$ para llenar el tanque y pagar la mantención (aunque sea un % de esta)

con el ejemplo del junior o del mando medio, dejas al descubierto una realidad bien penca. hay muchos que quieren tener lo que a otros les cuesta más, pero en el ultimo tiempo la cultura del endeudamiento (en la cual estoy inmerso luchando por salirme de ello) ha sido una constante en lo que a adquisición de bienes y servicios se refiere.

Se ha despreciado el tema del ahorro, por el dinero fresco e inmediato, porque un camino es mas largo que el otro. como diría un forista por ahi: "pan para hoy, hambre para mañana".

20 de febrero de 2014, 16:58

 
Anonymous er lusho said...

Tengo 39 años. Tengo un buen titulo pero duro pocos en las pegas. Me aburro y rapido. Será q no estudié algo que me gustaba . tal vez. El punto es que tampoco tengo hijos y no tengo deudas. Vivo tranquilo y sin sobresaltos. Mi caso emputece a todos los endeudados, con familias grandes y ocupadisimos colegas que he conocido. No pueden aguantar ver a alguien que viva como yo. slds.

20 de febrero de 2014, 17:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El asunto de los que se endeudan, bueno, es cosa de cada cual y no debería afectarme. Pero me afecta y me molesta mucho cuando alguien endeudado hasta el cogote se queja contra la sociedad o contra el malvado de turno como si esa tuviera algo que ver con sus problemas.

Me revienta cuando acusa a los bancos y a la "sociedad consumista" de "hacerlo caer en la tentación", cuando se queja de haber sido "engañado por usureros" y cuando le echa la culpa a todos menos a su propia estupidez de sus miserias.

José un pequeño negocito paralelo puede convertirse en algo mucho más efectivo que cualquier jubilación, conviene cuidarlo como una plantita.

Lusho, no les hace maldita gracia que haya gente que prefiera vivir frugalmente y ahorrar lo que pueden, como pasa con todo lo que cuestione nuestro sistema de creencias o método de vida.

20 de febrero de 2014, 17:33

 
Blogger hugo solo said...

Bueno al final parece que todo se reduce a envidias y como los USA consideran la envidia como motor de progreso el que quiera ahorrar y pueda que ahorre el que no pues no puede ahorrar el que quiera echarle la culpa a los bancos y la sociedad que se la eche mientras no te pidan dinero todo resuelto.

21 de febrero de 2014, 05:14

 
Blogger Ulschmidt said...

A mi su saga familiar me atrapa, aunque sea un tanto insano confesarlo.
El inmigrante, agrego, se libra de un par de bagajes estúpidos: las estupideces de su tierra y las estupideces de los locales.
Las de los locales no tiene porqué hacerlas propias, ya que las conoce de adulto, viene de otra cultura y puede identificarlas como tonterías del primer momento.
De las estupideces propias se libra viendo otra cultura que funciona mejor sin ellas.
Hay muchos ejemplos. Cuando empezó la gran migración a estas pampas, los criollos se enredaban casi cada año en revueltas y revoluciones políticas, tiroteos incluidos. Se enrolaban con tal o cual bando, esperando favorecerse del mismo si salia ganador. Los gringos, en cambio, se abstuvieron en tanto que extranjeros y aunque casos hubo en que tuvieron que darle algunas vacas a cada ejército o partida contendiente, se ahorraron enorme esfuerzo y compromiso al no meterse en rencillas inútiles.
En vez de desarrollar la cultura de esperar el favor político del caudillo de turno se dedicaron a sus asuntos. Al cabo de un par de décadas quedó claro que eso era lo más beneficioso.
Ahora bien, en Europa se tenía una veneración por la propiedad inmobiliaria, relacionado todo con la alcurnia, posición, tradición, antepasados, etc... Un campesino francés se aferra al fundo de su tatarabuelo con devoción religiosa.
A poco estar aquí, los agricultores gringos vieron que la tierra era objeto de ferviente especulación, y a menudo se vendía un terreno valioso para comprar otro mucho mayor pero de menor valor más al Oeste, que se volvería valioso cuando los caminos, el ferrocarril o el mayor poblamiento le dieran valor.
Un viajero europeo se asombraba de cómo adquirían y se desprendía de terrenos como de mera mercadería, sin ninguna carga emocional ni social con ello. En esa materia venían de una mentalidad feudal pero se trastocaron en capitalistas modernos en cuanto bajaron del barco.

21 de febrero de 2014, 10:24

 
Anonymous Claudio said...

A mi también me molesta cuando la gente acusa a los bancos y a la "sociedad consumista" de "haberlos engañado". El caso mas patético fue el de La Polar. Todos reclamaban haber sido engañados, estando claro que a nadie se le puso una pistola en el pecho para obligarlos a endeudarse.

Después se tejió toda una leyenda negra respecto a La Polar (al punto que uno de los posteadores de este blog tiene una especie de fijación con La Polar). A algunos les gusta victimizarse, cuando les conviene. "Somos víctimas del sistema".

21 de febrero de 2014, 10:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Ulschmidt, esas son otras características importantes del inmigrante que me faltó colocar.

Esa especie de desprendimiento de las costumbres, tanto de su país de origen como del adoptivo es importante, lo mismo el desprendimiento de la política, los inmigrantes casi siempre se mantienen neutrales y sacan provecho de todos los bandos. Para la Guerra del Pacífico y en todos los años de la ocupación chilena en Tacna los italianos sacaron buen provecho de su condición de neutrales, eran el "buffer" entre los intereses de los dos países, prestaban sus quintas para las fiestas patrioticas de los peruanos , pero mantenían excelentes relaciones con autoridades chilenas, pasados los años, después de la partición se establecieron las mismas familias en ambas ciudades, Arica y Tacna y hacían comercio muy provechoso.

Creo que los italianos han sido muy importantes en la integración y la mantención del vínculo de ambas ciudades después de la partición.

Esa obsesión con la tierra también se ve en Chile, acá los nacionales compran tierra para especular y en el largo plazo casi siempre terminan perdiendo plata, los inmigrantes en cambio acaparan tierra por generaciones, es muy interesante.

21 de febrero de 2014, 10:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claudio, el asunto de La Polar muestra los niveles ridículos a los que llega la ignorancia de las personas comunes en Chile. Han reclamado sin tener la menos idea de que se trató, quienes fueron los verdaderos estafados, quienes se aprovecharon de la situación de manera vergonzante (los deudores indenmizados a título de nada).

A mi me da verguenza ajena leer a los estúpidos opinando con tremenda seguridad acerca de asuntos sobre los que no tienen la menor idea. Es el empoderamiento, cualquiera con una cuenta de twitter se cree poderoso para armar una frase "ingeniosa" y desparramarla como una gran verdad o muestra de supuesta inteligencia. El papel aguanta todo.

21 de febrero de 2014, 10:39

 
Blogger hugo solo said...

Pero al cabo de una generacion el inmigrante comienza a mezclarse.

21 de febrero de 2014, 11:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, por eso el dicho "abuelo almacenero, padre empresario, nieto mendigo" :D eso además muestra como es un asunto cultural y del ambiente, no racial. Hijos de padre y madre inmirante ya funcionan como nacionales

21 de febrero de 2014, 13:52

 
Blogger EDO said...

Oye Tomas podrias hacerte un post con toda esa gente que nunca fue ambiciosa y ahora esta forrada. Yo por ejemplo siempre veo a mucha gente trabajar y que nunca consigue nada. Puede que sea suerte...puede que demasiada ambicion termine por cagar a la gente no lo se...

Respecto de las deudas yo conosco gente que siempre tiene deudas y siempre le va bien...tienen suerte con las pegas y negocios que hacen e incluso mas....cuando los tipos no pagan el banco casi siempre los perdona o terminan pagando menos....ademas tener deudas no es motivo para irse a la carcel en chile.

21 de febrero de 2014, 23:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

buena idea, algo así como millonarios por suerte y por trabajo

22 de febrero de 2014, 00:07

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas