Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Falta poco

domingo, 6 de abril de 2014



Eso, ya falta poco para el estreno de la película peruana La Gloria del Pacífico, de mi amigo Juan Carlos Onganes, ¿se acuerdan que fuimos con el Tomás Jr. al set cualdo filamron en Alto de Alianza? fue una gran experiencia que me metió un poco el bichito de las cámaras para hacer mis clases online. Nunca hubiese pensado que hacer una película costara tanto trabajo, Juan Carlos empezó con la idea hace como 6 o 7 años atrás y desde entonces no ha parado, es un trabajo gigantesco. Esta es una de las mejores entrevistas que le he visto.

Ayer me pidió por Facebook si le podía sacar unas fotos a la Casa Bolognesi, de la que el hizo una maqueta digital y necesitaba encuadrarla, le mandé las fotos y se estuvo quebrando la cabeza la mitad de la mañana hasta que finalmente consiguió el encuadre que quería ¡solo para unos segundos de película! increíble.

Bueno, la cosa es que se acerca la fecha del estreno y está apareciendo muy seguido en la televisión, radio y periódicos. En Chile lo entrevistó el diario La Tercera y la radio Bio Bio si no me equivoco, está terminando la post producción y tal vez por julio o agosto se estrene en Tacna, allá estaremos con el Tomás Jr. haciéndole barra, gran amigo y un profesional de primera. Le tengo mucha fe a la película y me encantaría que se diera acá en Chile, creo que sería grito y plata. Si alguien de la prensa quiere una entrevista con él que me avise y yo le paso el dato, es un trabajo que vale la pena difundir.

A propósito de cursos online, poco a poco estoy llevando a la práctica mi nuevo experimento pedagógico en la Universidad. Para los cursos estoy publicando un blog llamado Computación de empresas en 21 lecciones y cada entrada del blog tiene un resumen rápido de la clase. Entonces cada alumno debe poner un comentario a cada entrada que va con nota, el que no comenta tiene un uno y así me aseguro que al menos leyeron los resúmenes. Ha costado que empiecen a comentar pero creo que la cosa ya agarró momentum, al principio colocaré puros 7 para fomentar la participación y a medida que el curso avance iré endureciendo la mano.

Otra nota será por tomar mi curso online Visual Basic Para Oficinas, que los introduce en la programación en VBA, el que no me muestra el certificado con el curso completo tiene un uno. Una tercera nota será por un caso que enseñaba hace años, basado en mi experiencia en la municipalidad de Tacna, se llama Caso Gobierno Local de Santa y lo voy a dejar para el final. Para que no se escandalicen los viejos vinagres también voy a hacer dos pruebas. Lo que me interesa es que la fin del curso tenga gente que hable, participe y cumpla con los requisitos y tareas que les piden, con eso estoy satisfecho.

Bah, otro aburrido domingo y muchos pelos menos en mi cabeza, voy a buscar en Internet alguna poción mágica antes que quede pelado como rodilla, en Internet tiene que haber, allí está TODO.

6 Comments:

Anonymous mark said...

....se puede pelar al cero, claro que no faltara alguno que le diga: tiene la cabeza como trasero de vieja je,je...

6 de abril de 2014, 23:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hey Mark, pero si eso lo vengo anunciando hace como 5 años y todavía no me atrevo.
Cuando me pele al cero voy a hacer una fiesta, tomperé un tabú muy fuerte que tengo, una especie de complejo o pánico de Sansón

6 de abril de 2014, 23:11

 
Blogger Pablo said...

A propósito de la U y de profes, yo estudié en una Universidad Tradicional, con profes con muchos magister, doctorados en el extranjero y todo eso. Tuve algunos muy buenos, apasionados por sus temas y que nos traspasaban esa pasión, de los que aprendí bastante más que sólo el conocimiento del ramo en cuestión, pero otros chantas que en sus casas simplemente explicaban lo mismo que aparecía en algún libro extranjero que usábamos casi como texto de la clase. Algunos hacían investigación y otros hacían muy poco más que las clases. Casi la totalidad eran de jornada completa. Al empezar a trabajar me di cuenta lo poco conectado con el mundo del trabajo que estaba la mayoría: por ejemplo aprendí a la perfección cómo funciona un compresor, la curva p-v de la compresión, la energía que consume, el porcentaje de energía que se consume en roce....pero nunca vi uno, no sabía cuál era el costo, lo que costaba moverlo, el ruido que genera.....No digo que lo que me enseñaron sea inutil, es muy útil, pero al profesional promedio casi nada de eso le sirve en su vida laboral. Las pruebas en general apuntaban a medir si aplicábamos bien los conceptos aprendidos en clase resolviendo complicados ejercicios, pero nunca aplicando los mismos conceptos a una situación real en la industria.
Ante esta situación, me surgen dos reflexiones: la primera es que ¿porque se menosprecia tanto a los profesores "part time" de las universidades, llegando al extremos de tener como causa principal de la desacreditación de la UDLA el tener casi el 90% de la planta como profes part time?. No dudo que haya chantas entre ese tipo de profes, pero partir de la base que ser part time es malo, creo que es el camino equivocado, ya que el sólo hecho de estar en contacto con el dia a dia del trabajo hace que entreguen una visión mucho más rica..
La otra reflexión tiene que ver con el perfil de profesionales que se están formando en la ingeniería (mi área). Si la casi totalidad de lo que aprendimos como estudiantes de las diferentes ingenierías civiles lo aplicamos muy poco (y eso que yo trabajé como ingeniero de proyectos varios años), ¿no será que sólo basta con unas pocas decenas de ingenieros civiles al año, que realmente trabajen haciendo ciencia y aplicando todo lo aprendido en 6 años, y el resto que no lo aplicamos simplemente estudiamos algo que no necesitábamos y que lo que debimos ser es ingenieros de ejecución (o ing. técnicos como les llaman en Alemania)?. Me da la impresión que hay muchas carreras con cupos demás, que lo único que hacen es perder plata y tiempo. ¿Para que queremos ingenieros civiles hasta con magister, si después trabajan de vendedores técnicos?. Respeto mucho (y envidio lo que ganan) a los vendedores técnicos, pero con una formación más corta y práctica podrían hacer lo mismo igual de bien. Y supongo que hay muchas otras profesiones con situaciones similares.
No se trata que alguien defina cupos por carrera (eso debiese ser siempre como ahora, totalmente libre), pero sí que haya más información para que los que quieren estudiar sepan en lo que se están metiendo, y si su inversión de tiempo y $ valdrá la pena, o por una inversión menor van a tener un resultado similar.

7 de abril de 2014, 11:25

 
Blogger Jose Cornejo said...

interesante el tema de la pelicula.

Respecto a raparse la cabeza, yo lo solía hacer en el servicio. ahora tengo una chasca insoportable.


Como sigue todo por allá?

7 de abril de 2014, 12:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

PAblo la diferencia entre profesores hora y de planta es más que nada de estatus, hay muy buenos y muy malos en ambos escalones.
Los profesores de planta tienen el trabajo asegurado así es que muchas veces hacen clases sin ganas o enseñan sobre asuntos que no saben o bien cosas en las que están completamente desactuializados.

Ese es un problema transversal también a los profesores hora. Lo que pasa es que muchas veces te ofrecen hacer un curso sobre algo en lo que no eres especialista pero por el título tienes "teóricamente" las credenciales para hacerlo, esto es muy común en ingeniería por ejemplo o en negocios donde hay un montón de especialidades raras y el profesor empieza a estudiar clase a clase lo que va a enseñar, no es una situación muy buena para los alumnos porque para no quedar en evidencia normalmente son exageradamente exigentes.

A mi una vez me ofrecieron un curso de proyectos y en ese tiempo yo no tenía la preparación requerida, aunque tenía mucha experiencia práctica en el asunto. Comoe ra un curso de pregrado dije que no, pero la mayoría de los profesores aceptan por las lucas y aprenden sobre la marcha.

El problema de "para que sirve" lo que uno enseña es fundamental y casi nadie se hace mucho drama por eso, simplemente se limitan a pasar el temario que fue escrito el año del rey perico y el curso se convierte en una larga y costosa pérdida de tiempo.

Loe profesores hora tenemos la ventaja de tener más experiencia en el mundo real (no siempre, a veces hay algunos recién egresado que son realmente calatos), los profesores de planta hacen muy bien las clases del ciclo de ciencias básicas: física, química, matemáticas, que son cosas que no han cambiado en 100 años, al menos a nivel de pregrado. En clases de especialidad normalmente dan la hora y enseñan recitando algún libro o enseñando cosas de hace 40 años atrás que pueden ser muy interesantes, como dices, pero perfectamente inútiles.

El "para que sirve" debería ser la preocupación fundamental de todo profesor, a muchos les interesa un comino. Yo creo que en pregrado les puedo compartir algo de mi experiencia práctica-anecdótica, un poco de la fraseología y mucho sobre preparación para el trabajo y desempeño en la vida real. Creo que a los mechones hay que desprogramarlos completamente de mucha basura a que estuvieron expuestos durante la enseñanza media.

7 de abril de 2014, 17:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José todo perfectamente, no hay ni un problema.

Pablo otra cosa sobre la duración, desde el año 90 más o menos, cuando se popularizaron las ingenierías civiles por lo del grado académico se hizo una cuchufleta muy ingeniosa: las mallas se agrandaron a cinco y seis años pero las horas totales se mantuvieron o disminuyeron. Una malla de ingeniería civil de hoy tiene menos horas que una de ingeniería de ejecución de los ochentas, pero se distribuye en seis años. Yo lo comprobé con mi malla de ingeniero ejecución electrónico de 1978 comparado con civil electrónica actual. A ingeniería de ejecución la mutilaron en horas y cursos para que existiera la diferencia, al final fue todo una cuchufleta.

Lo que pasa es que la ingeniería en prácticamente todo el mundo se estudia en cuatro años, el programa nuestro de ingeniería de ejecución de 1978 era calcado de la malla de las universidades norteamericanas o europeas, los textos de estudios, todo. Por eso muchos compañeros siguieron master y doctorado afuera sin problema, pero cuando volvieron tuvieron que volver al pregrado (los que les interesaba la docencia más que nada) para tener el grado de licenciado.

Hoy ya existe concenso en casi todas las universidades que el pregrado debe ser de 4 años, o 5 como máximo, las mallas actuales están repletas de relleno inútil.

7 de abril de 2014, 17:59

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas