Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Lúgubres pensamientos de día lunes

lunes, 2 de junio de 2014



Otro lunes, un lunes menos. Mejor me tomaré una onza de Glenfiddish para pasar esta desagradable sensación. Hoy en la mañana acompañé a McDonnell a hacer unas diligecias y almorzamos en el centro, la cosa es que levantarme temprano me descompuso un poco el día así es que llegando a la casa dormí siesta. No fue una buena idea, parece que la siesta me deprime un poco.

La verdad es que es estúpido deprimirse, siempre pueden pasar muchas cosas malas y el sufrimiento está a la vuelta de cada esquina ¿para que preocuparse por lo malo que no ha pasado? es realmente una estupidez, sigamos bailando mientras dure la música, después ya veremos.

Estaba empezando un proyecto para nivelación de los alumnos vulnerables de enseñanza básica y media, la idea en teoría me pareció buena: muchos estudiantes en algún momento se atrasan y los profesores no tienen tiempo para darles atención especial, así es que funciona Darwin, simplemente se quedan atrás, el fracaso los hace perder el interés, entran en un círculo vivioso y finalmente terminan como buenos para nada o como criminales, si tienen la inclinaciones adecuadas.

El pobre diablo acepta su condición y muchas veces vive feliz, la mayoría de las personas felices que conozco son pobres y no es por repetir el mito que "los ricos también lloran" sino que nadie puede sentirse bien mientras tenga ambiciones superiores a lo que razonablemente puede alcanzar.

La ambición no es solo cuestión de plata o bienes materiales, esas son ambiciones de los poca cosa, hay otras que son mayores y peores. Recuerdo por ejemplo que cuando terminé de estudiar para técnico electrónico tuve un estupendo profesor de matemáticas, de apellido Galleguillos. Salí con la ambición de convertirme en un buen matemático, eso era lo único que quería en la vida y por eso entré a estudiar ingeniería.

Pero no podía haber alguien con menos condiciones que yo para las matemáticas. Mi capacidad de concentración es la de una mosca, a los dos minutos de pensar en algo empiezo a divagar, tengo pésima memoria y siento aversión por todo lo que parezca complicado. Tengo la manía de querer simplificar por intuición las cosas más complicadas y eso tiene un nicho muy estrecho en el mundo de las matemáticas. En resumen "no tengo dedos para el piano" ni en matemáticas ni tampoco en música.

Sin embargo con ego -y mucho esfuerzo- se puede reempalzar en parte la falta de facultades naturales. Me puse a estudiar de cabeza y siempre saqué buenas notas. Fui ayudante de Cálculo II y Ecuaciones Diferenciales del recordado profesor Carlitos Mendizabal, después fui ayudante de Métodos Numéricos, creo que era con el profesor Dávila y aunque seguramente no estaba destinado a destacar, me manejé con el asunto y hoy entiendo algo al menos a nivel bien general.

Cuando dejé de tener las ambiciones todo se me hizo mucho más fácil. Conozco un par de amigos con enorme talento y una ambición intelectual tan grande que siempre están al límite y viven deprimidos ¿vale la pena eso? creo que hay mucho ego inútil allí. Al final se van a morir igual que yo, con la diferencia que yo la pasé un poco mejor.

Pensaba en todas esas tonteras mientras leía artículos sobre el retraso y el fracaso escolar en los niños. Y mientras más leo más dudas siento sobre ese proyecto de nivelar a los que se retrasan. Me da la impresión que existe una especie de ideología perversa creada por los educadores y otros profesionales del área de acuerdo a sus propios intereses, mucho más que a los de los alumnos.

Todo lo que leo me parece siniestro, el fracaso escolar es -según estos tipos- una especie de patología, el fracaso como una enfermedad que debe ser tratada y curada en escolares con "déficit atencional""retardo mental leve"; "hiperactivos" y una serie de otras supuestas enfermedades que habría que tratar en los niños que fracasan en la escuela.

Esta ideología se parece mucho a lo que Focault describía respecto del delito como una "enfermedad social". Hay una manganada de expertos en  derecho; criminología; psicología; sociología y para que hablar de educación, que han convencido a la opinión pública que ellos son los únicos ue pueden curar estas enfermedades sociales. En realidad no le sirven a nadie, aparte de a si mismos. Son un daño para sus pacientes y para la sociedad, el mundo estaría mucho mejor sin ellos.

A mi me parece mucho más probable que los alumnos sean perfectamente normales, solo que les interesa un pepino la sarta de estupideces que les mal enseñan ¿por que un niño o un adolescente deberían tener el mismo interés por las matemáticas que por la historia? si a alguien le gusta el arte ¿que diablos hace sentado en una sala donde un tipo les enseña y los evalúa por sus habilidades matemáticas?.

Ni siquiera Leonardo da Vinci se interesaba por todo, había cosas que le importaban un pepino y creo que el problema real es ese: tratar de que los alumnos -todos con intereses y habilidades completamente diferenciadas- puedan rendir en evaluaciones y programas genéricos, aburridos, estandarizados y enseñados en un alto porcentaje por mediocres que solo quieren cobrar su sueldo.

Pero que diablos, ya me comprometí a hacerlo y lo que uno empieza lo tiene que terminar.  Tal vez por eso ando un poco con los monos, quien sabe.

13 Comments:

Blogger Frx said...

Me acuerdo que en el penúltimo colegio que estuve, sobretodo entre primero y segundo medio, varios profes tenían la ideología de que fuéramos "alumnos integrales", o sea tan buenos en lenguaje como en matemáticas por ejemplo, e incluso ambicionaban que tuviéramos más de una profesión, cosa que a menos que uno fuera como un amigo que tengo que es bueno para todo, es prácticamente imposible porque uno siempre muestra más habilidades e interés en un área que en otra.

2 de junio de 2014, 22:24

 
Blogger schuarz said...

Exacto. De hecho; se dice que toda persona nace con un talento para algo. Si es para estudiar, algunos son buenos para los numeros, otros para las letras, la musica, etc..incluso, hay talentos naturales no tan legales pero que si se nace. Mi hermana de pequeña nacio con el talento para haber sido la mejor ladrona y carterista del mundo( mi madre cada vez que llegaba del supermercado, no sabia como siempre llegaba con varias cosas en su bolsillo), y eso que nadie en mi familia es ladron, delincuente ni nada parecido. Claro; si mi hermana hubiera nacido en la familia de un ladron, probablemente ahora seria una cabrona Carrera o la patrona del mal..pero mi madre de chica le corto ese talento y ahora es doctora.
Quizas el punto esta en saber detectar cual es el talento real que trae cada persona y dar las herramientas para desarrollarlo( mientras sea legal claro esta). Lamentablemente; hay muchos que mueren( y moriremos) sin saber cual talento era el de nosotros??...

3 de junio de 2014, 00:00

 
Blogger Frx said...

Bueno,en la época del Renacimiento se teorizó que Dios había dado a las personas un talento especial el cual desarrollar, aunque a la vez estaba la idea del hombre universal que era parecida a la del "ser integral" de hoy. En todo caso, yo creo que hay talentos que vienen desde el nacimiento y otros que uno forja, por ejemplo yo siempre fui un pésimo dibujante, pero con los años de práctica logré dibujar un poco más decente. En cambio una amiga mía dibujaba demasiado bien para su edad, pero con el tiempo se dedicó a hacer cosas tan simples que hasta ella misma reconoció ya no ser capaz de dibujar como antaño.

3 de junio de 2014, 01:12

 
Anonymous Anónimo said...

Sr. Copresidente:

¿No que no te gustaba el whisky?

Saludos,
El biministro.

3 de junio de 2014, 10:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, Schuarz, todos tenemos intereses distintos y habilidades distintas. Ese es el problema fundamental de la educación homogenizante e igualadora, es absurdo.

Mi talento es ser bueno para nada y escribir interminablemente sobre eso jaja.

Sr. Biministro, no me gusta el frasco pero tampoco le hago asco. Es lo que tengo a mano así es que igual lo tomo, en tiempos de apuro hasta he llegado a tomar cachaza sola, nada que tenga alcohol puede ser completamente malo.

3 de junio de 2014, 10:14

 
Anonymous Sigfridus said...

Curiosamente, de la nada, brotó una epidemia de niños con Síndrome de Déficit Atencional, cuando en realidad son cabros chicos medios aburridos con los métodos pedagógicos tradicionales, siempre han existido, pero ahora todos los neurólogos medican Aradix y otras drogas, con peores efectos para la mente de los niños que la marihuana. X-D Todo eso bajo la pasiva mirada de nosotros, los pavos papás que les creemos a los neurólogos porque "por algo fueron a la universidad 6 y más años".

3 de junio de 2014, 13:03

 
Blogger Ulschmidt said...

Son cosas ideológicas. Se postula que la gente es toda igual y ante los mismos estímulos debe rendir lo mismo y si no es así hay un "deficit" que compensar para que todos salgan iguales.
Nunca la humanidad fue así. Hay gente que aprovecha la escuela mucho más que otra. Inclusive hay mucha gente que aprovecha mal la escuela pero igual triunfa, por otros talentos que tiene.

3 de junio de 2014, 15:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Exactamente Ulschmidt, me acordé de la famosa caricatura esa http://2.bp.blogspot.com/-eSaY3BPEZNg/UJ1Xe4Ui93I/AAAAAAAAAd8/dScjmRxNEss/s1600/Lomce1.jpg

3 de junio de 2014, 15:34

 
Blogger Jose Cornejo said...

luego de leer tu columna, Tomás, se me vino a la mente unas palabras de Einstein, acerca de nuestro nivel educacional. lo posteaste una vez en tu columna.

Es cierto, cada persona tiene un talento para hacer algo. pero habemos personas que buscando "nuestro talento", hemos terminando por aprender cosas afines ya sea por distracción o avidez de aprender. ahora más que nunca existen los medios, pero son las personas las que se los farrean. y esto no es culpa del lucro, del sistema y del modelo educativo.

el talento si no se cultiva, se pierde. la práctica hace al maestro.

3 de junio de 2014, 16:53

 
Blogger Frx said...

Exactamente, lo he visto con mis propios ojos.

3 de junio de 2014, 16:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así nomás es

3 de junio de 2014, 17:02

 
Anonymous Anónimo said...

Sobre las cosas que solemos dar por sentado, me acordé de este buen texto, que les dejo para su deleite:

"'Animales fieros son la gallina, la paloma y el turpial, y mansos el tigre, el león y la pantera', decía la mamá lombriz a su pequeña hija"

(Luis Carlos Restrepo, "La trampa de la razón")

Saludos,
El biministro

3 de junio de 2014, 19:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sin duda, pura sabiduría ministerial

3 de junio de 2014, 19:46

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas