Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Que llegue luego el verano

domingo, 20 de julio de 2014


A paso de tortuga avanza el invierno, en tiempo psicológico julio y agosto son los meses más largos del año. Cada año es como un ciclo de vida completo: en la primavera nacemos y somos como niños, en verano adolescentes, en otoño adultos y en invierno viejos decrépitos y vinagres. Que porquería más grande es el invierno, como yo tengo el síndrome de Peter Pan, solo cuento mis años en veranos, el resto es tiempo perdido.

Por lo menos estoy -por fin- de vacaciones. Seguí el consejo que le escuché al pasar a mi amigo Aldo, que es un tipo acaudalado y me comentó que el nunca cambia los dólares, los deja por algún lado para que se junten y se olvida que existen, es lo que he hecho yo estos últimos meses y creo que voy a juntar una cantidad para tenerlos en caso de apuro. A mi no se me habría ocurrido, antes los cambiaba apenas recibía y se me iban como el agua entre los dedos, un chincol se comió un viña, billete por billete.

Estos años que he estado trabajando muy poco y ganando apenas me han servido para organizarme y cortar un tren de gastos medio toxico en que me había metido, me he dado cuenta que lo que importa no es la cantidad de plata que se gana sino como se gasta. Hasta el año 2007 yo tenía ingresos modestos, pero fijos y seguros. Cada dos o tres años hacía algo bueno, recibía una cantidad respetable y la gastaba en mejorar la casa o los autos, ese era mi sistema y jamás pude ahorrar un solo peso.

Mirando hacia atrás me doy cuenta por que: llegué a tener tres autos simultáneamente, que eran una hemorragia constante de plata, especialmente la camioneta Cheyenne que gastaba más que una amante con departamento en Viña del Mar. Además de los costos de mantención me gastaba más de la mitad de la plata en combustible, cervezas y un churrasco que me compraba casi todas las noches en el Servipal, antes de irme a dormir a la casa rodante.

No era derrochador en el sentido convencional, pero igual botaba un montón de plata respaldado en la seguridad que a fin de mes iba a recibir más y que si un mes me descuadraba tenía la tarjeta de crédito para cuadrarlo. Menos mal que nunca se me ocurrió reventar la tarjeta de crédito, a lo menos eso me ahorró una preocupación.

El manejo de las finanzas personales es un arte, tiene que ver con una priorización cuidadosa de las necesidades y no hay nada mejor que la escasez para aprender a priorizar bien. Por eso, quedarme sin sueldo fijo ha sido una de las mejores cosas que me pudo pasar, hasta ahorro pequeñas cantidades. Claro que cuando tenga una urgencia o se me termine el efectivo tendré que entrar a gastar los ahorros, pero así lo he hecho siempre, no hay problema, mientras cumpla con la Ecuación de Micawber todo irá bien..

¿Que pasaría si me enfermo o algo así? me tendré que morir nomás, igualito como muchos millonarios -todos a decir verdad- se enferman y se mueren, solo que seguramente me va a tocar un poco antes, que diablos,

Ah, es el invierno, los días nublados que me ponen a pensar en enfermedades y muerte. Que llegue luego el verano, que nadie lo detenga.

12 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Ahhh, Don Tomas, que San Expedito escuche sus plegarias y que el verano llegue lueguito.

20 de julio de 2014, 17:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

San Expedito, justo ese es el santo que se necesita para que la cosa se apure! ;D

20 de julio de 2014, 17:57

 
Blogger Siempre Leal said...

Hola compadre te deje un mensaje en mi blog, ojala lo leas y gracias por mantener el link ...y semper fi !

20 de julio de 2014, 18:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Parte de nuevo! ¡Semper Fi Trmporada II! Buena buena, yo también acabo de cerrar el semestre pero ni muerto vuelvo a hacer clases. Un abrazo y estaré chequeando en septiembre! ;D

20 de julio de 2014, 18:25

 
Blogger Ulschmidt said...

Claro, hay que indisponer la moneda de ahorro para no tentarse a consumirla. Tenerla en otro moneda. Comprar oro, meterla en el Banco. Adquirir obras de arte, joyas, cosas que se valoricen con el tiempo. Estampillas, numismática. Autitos de colección.
Puede iniciarse una colección de latas de cerveza exóticas, obligándose a consumir el contenido y guardando la lata para cuando se valorice, muchos años luego.

20 de julio de 2014, 21:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡GENIAL Ulschmidt! ya tengo la excusa perfecta para gastar todos mis escuálidos ingresos en cerveza "nooo.. lo que pasa es que colecciono envases exóticos, por inversión ya sabes" jaja

El asunto de la liquidez que mencionas es súper interesante, da para una entrada o varias y claro, mientras más líquido más fácil se escurre, de ahi el nombre

20 de julio de 2014, 22:24

 
Blogger Pablo said...

El otro día vi en una feria de antiguedades, una botella sellada de Planella, del año del loly, y a un precio muy alto. ¿A quien se le ocurrirá guardar una botella de vino por tanto tiempo, y sin ocuparla en lo que se debe?. No creo que el que la guardó haya pensado en que alguna vez costaría mucha plata. Mejor tomársela y disfrutar.....el ahorro no se hace con tales hermosuras, se hace con cosas más áridas.

21 de julio de 2014, 10:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Bueno, ahí está la genialidad de la idea de Ulschmidt, el propone coleccionar las latas VACÍAS, en ningún caso dejarlas llenas.

Además un vino muy antiguo tiene grandes probabilidades que esté picado, a menos que se trate de cierto tipo de vino, de una cosecha muy especial y guardado en una cava con cuidados excepcionales.

21 de julio de 2014, 10:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Bueno, ahí está la genialidad de la idea de Ulschmidt, el propone coleccionar las latas VACÍAS, en ningún caso dejarlas llenas.

Además un vino muy antiguo tiene grandes probabilidades que esté picado, a menos que se trate de cierto tipo de vino, de una cosecha muy especial y guardado en una cava con cuidados excepcionales.

21 de julio de 2014, 10:25

 
Blogger Jose Cornejo said...

Yo también quiero que llegue luego el verano... porque uno puede recrear más la vista jajajajajajaa!!

en realidad quiero que llegue, por que sencillamente el invierno me deprime totalmente, por más que quiera verle el vaso medio lleno. me carga eso de andar manejando con lluvia, de andar dependiendo de una estufa para calentarme y mas encima ese ambiente gris.

Respecto a lo del auto, es caro dependiendo de donde lo mantengas. bueno despues de 5 años de mantenciones regulares, las piezas mas importantes también sufren un daño por el uso y abuso. arrglo de una caja de cambios por la modica suma de 430 lucas (menos mal que tenía unas lucas ahorradas desde hace tiempo y con ello pude pagar el 50% del costo. lo demás, gracias a la linea de credito que al menos puedo pagar.

21 de julio de 2014, 11:16

 
Anonymous er lusho said...

tomas, con cuantas lucas al mes uno podría sobrevivir digamos dignamente? 300 mil?.. estoy sacando calculos en caso de... jaj

21 de julio de 2014, 15:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Mira yo tengo cierta experiencia en eso. El gasto más alto es en alojamieto, por lejos. Así tu nivel de ingresos depende directamente del alojamiento que tengas.

Con 300 mil pagas unos 120 en una buena pieza todo incluído y vives sobrado con el resto. Si estás corto de plata puedes ir bajando el alojamiento hasta unos 40 mil al mes (como cuando yo vivía donde mi tía Silvia), así puedes vivir con casi nada.

21 de julio de 2014, 15:06

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas