Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Arequipa es el Perú ordenado

domingo, 14 de septiembre de 2014


Muchas de las tesis que me toca guiar son del Perú y en el proceso, que dura varios meses, normalmente termino amigo con los tesistas, el verdugo es generalmente el profesor informante que no ha estado en el proceso y puede ver el asunto desde un punto de vista más imparcial, yo mismo cuando voy de profesor informante soy más exigente que cuando voy como guía. Entonces, cuando vienen alumnos y alumnas de Arequipa, generalmente traen su regalito y como yo soy esencialmente corrupto lo acepto encantado.

Así fue como llegué a conocer y aficionarme a las dos maravillas de Arequipa: el Anís Najar y los bombones de chocolate, que son lo más tradicional que tiene esa ciudad. Bueno, a veces también me traen alfajores que son riquísimos, pero el anís y los bombones creo que son las joyas de la corona de la gastronomía popular arequipeña-

Arequipa es la segunda ciudad en tamaño del Perú y un lugar sumamente especial. Sin ser costa la cultura de la ciudad es netamente costera, Arequipa es una ciudad de criollos y la descendencia de italianos es enorme. Igual que en Tacna se viven grandes tensiones con los aimaras que han bajado en cantidades enormes a la ciudad desde el altiplano. Los areuipeños, furiosamente regionalistas, se quejan de estar invadidos y le echan la culpa a los serranos de todos los males que hay en la ciudad.

Son gente muy orgullosa, se jactan que Arequipa es formal en un país de improvisados, que es segura en medio de ciudades llenas de violencia y delito y como dije, que todo lo malo que pasa es por culpa de los invasores que han llegado a arruinar su ciudad. Mucho de lo que se jactan se nota en los alumnos que llegan a dar su tesis: son por lo general más estructurados y es más fácil trabajar con ellos, claro que hay de todo pero se nota cierta diferencia con el resto de las ciudades.

Es una ciudad de emprendedores y de allí han salido muchos de los industriales y empresarios más importantes del Perú, el Anís Najar es una buena muestra de la industria local porque empezó en 1854 y en lugar de decaer al pasar por los hijos y nietos, la empresa ha ido creciendo, aumentando su prestigio hasta convertirse en un "producto bandera"  (un concepto que por alguna razón le fascina a los peruanos). Cementos Yura; leche Gloria; cerveza Arequipeña del grupo Backus; chocolates Ibérica y una serie de textileras de gran calidad, partiendo por Inkalpaca. "En Arequipa las cosas funcionan" me comentó una vez un alumno.

En cuanto a turismo es una ciudad de paso, pese a ser urbanísticamente maravillosa. La ciudad Blanca tiene todo su centro perfectamente conservado desde los años de la colonia, algunos barrios es como retroceder en los siglos y las construcciones son todas de piedra sillar blanca (de allí el nombre) sacada del volcán Misti que está muy cerca. La catedral es maravillosa lo mismo la Plaza de Armas con sus portales españoles. Cerca está el Cañón del Colca, que es uno de los más profundos e impresionantes del mundo.

Para su mala suerte, Arequipa está muy cerca de el destino turístico más importante de América: el Cusco y las ruinas de Macchu Picchu, supongo que es como los pueblos que están cerca de la Torre de Pisa, solo un lugar de paso donde solo a los conocedores les interesa quedarse.

En fin, mientras me despacho mi onza diaria de anís me acuerdo cuando fuimos a Arequipa con la Pilar, hace un montón de años y lo bien que lo pasamos, junto con una inolvidable borrachera en el Blues Bar, ah tiempos aquellos, algún día tendré plata para ir a veranear por esos lados y luego pasar al Cusco a visitar a mi viejo perro, amigo y compañero el arquituerto La Torre.

Bueno, todos estos preámbulos solo para decirles que si quieren pasar unas buenas vacaciones, con poca plata en la ciudad más segura del Perú, vayan a Arequipa y hagan como los locales: busquen una buena picantería en la campiña, pidan un adobo con Anís Najar para el bajativo y unos toffes de chocolate de postre, no se arrepentirán.


2 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

ah, usted debería escribir prospectos de turismo! Siempre me entusiasma con sus descripciones.
Arequipa es también la ciudad de Vragas Llosa ¿verdad?

14 de septiembre de 2014, 21:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es un buen lugar Ulschmidt, tal vez muy grande para vivir pero estupendo para visitar.

Arequipa es la tierra natal de Vargas Llosa, de Vladimiro Montesinos y de Abimael Guzman ¡que tal ciudad!

14 de septiembre de 2014, 22:03

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas