Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

El buen salvaje

miércoles, 15 de octubre de 2014


Ayer, revisando los comentarios del blog me encuentro con este:

Estoy vivita y cantando, me querrán matar pero soy mala hierba... un mono porfiado como dice mi amiga Vane Miller. 
Un saludo a todos, gracias por su preocupación. 
Cecilia laincomparablececilia@hotmail.com facebook: Cecilia la Incomparable

¡Que honor, la gran Cecilia leyendo este humilde Templo del Ocio! nunca me lo hubiese imaginado, mis respetos para ella. El comentario se basaba en un falso rumor de que había muerto que yo publiqué hace tiempo atrás.

Mañana me toca examinar una tesis sobre responsabilidad social empresarial. Para mi gusto la única responsabilidad social que tienen las empresas es obtener buenas utilidades y crecer para dar trabajo, así es que si la alumna -por esas casualidades de la vida- está leyendo esto ya sabe lo que le voy a preguntar ¿por que una empresa debe hacer filantropía? ¿no es más adecuado que la hagan los dueños, si así lo deciden, con su dinero después de retirar las utilidades?. Creo que es una buena pregunta y se me ocurren algunas respuestas, allí veremos si entiende bien el concepto que hay detrás de todo ese yaba-daba de la "responsabilidad social".

Estoy terminado el curso de Global History y entramos a una parte muy interesante que es el iluminismo y el imperialismo científico.. Todo empezó con la idea del padre Bartolomé Las Casas acerca de los indios americanos, a quienes veía como seres inocentes, criaturas de Dios con los mismos derechos que los europeos y que solo debían ser educados en la fe, "ante los ojos de Dios somos todos iguales" era más o menos su idea. Es increíble como los curas españoles plantaron en esos años ideas muy revolucionarias basados en argumentos de fe.

Cuando el té y el café se comenzaron a popularizar en occidente aparecieron las "casas de té" precursoras de los actuales bares y clubes donde la gente se juntaba a conversar sobre toda clase de cuestiones de moral, intelectual y política. Parece que la necesidad de respaldar esas discusiones ociosas creo la "enciclopedia" de Diderot, tal como muchos años más tarde apareció el Libro Guinness de Records para zanjar las discusiones de borrachos acerca de los superlativos.

La ciencia dejó de estar encerrada en conventos y universidades y aparecieron las ciencias sociales que se discutían principalmente en los cafés. Una nueva clase social de comerciantes enriquecidos, la burguesía, se dedicaban a conversar y opinar sobre asuntos políticos que antes estaban reservados solo para los reyes y su corte de nobles. La Enciclopedia de Diderot empezó a crecer y hacerse popular y los reformadores sociales empezaron a brotar como callampas.

Uno de los reformadores más influyentes fue Juan Jacobo Rosseau, un suizo, principal inspirador del igualitarismo  y de la infame Revolución Francesa que vino después. Justamente estaba leyendo en estos días el Discurso Sobre los Origenes de la Desigualdad, donde Rosseau expone sus locas ideas sobre el asunto.

Parte diciendo que hay dos formas de desigualdad, las naturales (tamaño, peso, apariencia física, habilidades, etc.) y otras que llama "artificiales" que el las atribuye a la influencia corruptora de la sociedad sobre las personas, usando lenguaje moderno tal vez podríamos llamar a estas las "desigualdades culturales".

Un aspecto curioso de su pensamiento es que negaba rotundamente algo que para cualquiera parecería lógico: que las desigualdades culturales son el producto o desarrollo social de las naturales. Esto Rosseau lo negaba absolutamente y curiosamente daba un argumento teológico. Esto daba pie a la teoría del buen salvaje de Rosseau, que afirmaba que el hombre nacía puro y perfecto y permanecía así mientras la sociedad no lo corrompiera.

Es más o menos evidente que en esto estaba haciendo un refrito de la idea del padre Las Casas, aunque camufló bastante los argumentos teológicos, que sus seguidores terminaron eliminando. Al final la teoría del buen salvaje no tenía más sustento que el wishful thinking, porque nos e sustentaba en lo que era sino en lo que pensaban que debía ser.

Han pasado siglos y esas ideas han creado los abusos más atroces, partiendo por la revolución francesa, los socialismos reales y la mayoría de los terrorismos ligados al colectivismo, sin embargo siguen apareciendo en el inconsciente colectivo de las personas, seguramente porque son ideas simples que alimentan el resentimiento y dan sustento moral al uso de la violencia, todos los sistemas morales que justifican el uso de la violencia siempre serán populares porque nadie le hace asco a la idea de arrebatar si encuentran como justificarlo. Ah el buen salvaje de Rosseau, una de las muchas porquerías que le debemos a la ilustración, y eso que ni tocamos el "contrato social".

10 Comments:

Blogger Frx said...

Bueno, han habido quienes han dicho que el hombre es malo por naturaleza como otros que afirman que la sociedad los corrompe. Yo soy de los que dicen que el hombre es egoísta por naturaleza, cada uno busca su beneficio o satisfacción, o en otras palabras, su felicidad,sea ejerciendo la profesión soñada, forrándose, teniendo éxito, satisfaciendo necesidades pedagógicas, etc. Para el objetivo formaremos y romperemos alianzas, dependiendo del caso donde se hace y los dictámenes de la moral sobre el mismo se dirá si es bueno o malo.

15 de octubre de 2014, 15:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esos juicios morales como "naturalmente bueno" o "naturalmente perverso" me parecen ridículos, solo racionalizaciones, explicaciones para manipular y movilizar a los demás en algún sentido.

Claro que el hombre es social cuando le conviene y se convierte en antisocial cuando estima que así le conviene, no es nada raro, el resto de los animales son igualitos.

15 de octubre de 2014, 15:33

 
Blogger Frx said...

Exactamente, al final es nuestro instinto de supervivencia.

15 de octubre de 2014, 16:14

 
Blogger Jose Cornejo said...

Eso de la "responsabilidad social" lo tenía entendido como el "aporte que hacen las empresas al entorno donde están instalados" y que casi siempre se traducen en "donaciones" tales como sedes sociales, implementacion de plazas y otras acciones "altruistas".

coincido con FRX en que tenemos conciencia social cuando nos conviene. hablando de conciencia social me acordé de una ironía en la pelicula brazuca "Tropa de Elite" (2007) cuando Matias le dice a Roberta "claro, los narcos tienen conciencia social"

15 de octubre de 2014, 18:54

 
Anonymous Kirill said...

Respecto a la responsibilidad social de las empresas. Dime si el camion puede tener responsibilidades? La bodega, la tienda, el martillo, el poerno? Pueden tener responsibilidades? Claro que no. La empresa no tiene responsibilidades tanto como no puede tenerlas. La gente tiene responsibilidades. La person tiene responsibilidades. La empresa como tal no existe, puesto que es un entidad imaginario.

El unico proposito de la empresa (cualquera empresa privada con fines de lucro) es.... lucro no mas. Lucro es su dominio, su meta, su proposito y so designacion. Las empresas hacen las cosas diferentes pero en fin es lo mismo. Lucro. No existe ninguno otro proposito. Exigir othras cosas de la empresa es como exigir tu gato hablar idioma Francesa. Tu gato ni podia ni podria hacerlo te guste o no.

Lo mismo digo de los impuestos. Las empresas no pagan impuestos. Las empresan simplemente los pasan en sus pricios para ser pagados por los consumidores no mas.

La idea que la empresa existe con algun contracto social es absurdo. A pesar de este la unica manera de sobrevivir para la empresa es ofrecer los bienes y servicios mejores con los presions mas bajos. Haciendolo, la empresa mejora la vida de la sociedad y ofrece los puestos y educacion bien padagos para la gente. La empresa privada es una herramienta esencial para crear la riqueza y mejorar la vida. De hecho es la unica erramienta que tenemos. Todas las cosas buenas que veamos por los alrededores de nosotros (aviones, camiones, telephones, equipamiento de salud, la medicina que nos cura, etc) fueron inventados y fabricados pos las empresas privadas que perseguieron lucro. Nunca se jactaban de ningun responsibilidad social, solo lo hicieron.

Por otro lado los programmas sociales del gobierno se jactan de la responsibilidad social en su proposito pero siempre resultan en empobrecemiento y empeorando de la vida.

15 de octubre de 2014, 19:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, Kirill, lo de la "responsabilidad social empresarial" es un gran tema.

Yo estudié un semestre ese ramo y me pareció mal enfocado, o más bien me parece que el enfoque tradicional -de libro- es sumamente hipócrita.

Coincido absolutamente con lo que dice Kirll que el objetivo de toda empresa comercial es el lucro, especialmente si es una sociedad anónima con cientos o miles de dueños, no puede existir otro objetivo que ese. Si los accionistas al retirar sus utilidades desean hacer filantropía es perfecto, pero las empresas comerciales por ningún motivo deben tener entre sus objetivos cuestiones filantrópicas, porque existe una separación necesaria entre los administradores y los dueños.

Pero ¿por que existe entonces todo este cuento de la responsabilidad social empresarial?. Yo pienso que pueden ser políticas de empresa muy buenas bajo ciertos conceptos y no se contradicen para nada con el objetivo que es maximizar utilidades, por el contrario, se potencian.

Resulta que uno de los activos más valiosos de las empresas es su valor de marca y este se funda en la cantidad de simpatía, lealtad y principalmente identificación que tienen los clientes con la marca. Eso es lo que hace que Apple vendiendo humo y basura tecnológica pueda ser -proporcionalmente- una de las empresas más rentables que existen. El valor de marca no es objetivo pero es uno de los activos más valiosos de las empresas.

La responsabilidad social empresarial tiene mucho sentido si se entiende como una operación de publicidad o relaciones públicas con el objetivo de fortalecer el valor de la marca. Las empresas son cosas, no personas, pero los clientes -que son irracionales- les dan atributos de personas.

Eso lo entendió muy bien la Coca-Cola desde los años 40 o tal vez antes. En los 50 la Coca-Cola ponía propaganda a página completa en la revista Life destacando que los embotelladores, en el lugar que estuvieran, mandaban hacer los cajones a carpinteros locales y le daban trabajo a camioneros locales. Creo que esa fue la primera empresa en darse cuenta del potencial de la RSE para fortalecer la marca y hasta el día de hoy todos los embotelladores de Coca-Cola tienen por obligación un departamento de relaciones con la comunidad, con un presupuesto para apoyar eventos y cosas por el estilo.

El único sentido lógico y real de la RSE son las relaciones públicas y el fortalecimiento de marca.

15 de octubre de 2014, 19:44

 
Blogger Ulschmidt said...

La "responsabilidad social de la empresa" es un mix complejo. Puede ir desde compromisos con el medioambiente hasta no comprar cosas que se hacen con niños esclavos en el otro extremo del Mundo. O donar cosas a la escuela del barrio donde está la fábrica. Y mil más.
Puede hacerse por asociar buenos valores con la marca propia, pero eso limita el tema a ciertas empresas que dependen mucho del consumidor directo. Un fabricante de integrados electrónicos le vende a otras empresas, trata con jefes de compras, y estos miran su producto y no su comportamiento con el entorno. Un agricultor produce commodities, nadie va a distinguir en el mercado su kilo de trigo de el del vecino, tampoco cómo se diferencian en filantropía.
El ultraliberalismo quiere ver eso de la RSE tanto como para demostrar que el Estado es innecesario hasta para dar limosna, y los socialcristianos porque quieren que los empresarios lleven una dimensión cristiana en su vida de negocios, etc.. pero la verdad no tiene largo aliento.
El Estado moderno nos llena de impuestos y se encarga de todo lo filantropico a su manera. Esa es la realidad.

15 de octubre de 2014, 21:20

 
Blogger Ulschmidt said...

..hay un pequeño espacio, aplicable más en los impuestos personales que en los empresariales - pero podría tener una dimensión en las Pymes - que es la de direccionar el propio impuesto.
Me refiero a hacer una donación que permita aliviar los impuestos. A objetivos muy específicos. Algunas leyes lo permiten. Así un individuo dona parte de su impuesto directamente a la escuela o al club de su barrio. Es una forma de votar con el bolsillo, en vez de que los políticos hagan presupuestos, decidir adónde se va parte de tus impuestos. Una forma de premiar a los mejor desempeñados o priorizar unos servicios sobre otros.
Aquí y allá se dictaron leyes en ese sentido, pero pocas. El Estado también quiere el monopolio del reparto

15 de octubre de 2014, 21:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, yo creo que hay una tremenda hipocresía, una brecha enorme entre lo que se dice sobre la RSE y lo que es. Desde luego las empresas no tienen ninguna obligación legal de hacer actos de filantropía, ayuda comunitaria ni nada de eso.

Creo que se confunden mucho los conceptos aquí porque los asuntos ambientales y de contaminación, etc. son regulados por leyes y normas, no tienen relación con la RSE excepto cuando se excede la norma por motivos de imagen de marca. La mejora de las condiciones de trabajo tampoco corresponde a RSE sino a las relaciones humanas de la empresa y tiene otros propósitos (aumentar la seguridad, disminuir conflictos, etc.)

Yo pienso que si no hay ganancia en imagen de marca la RSE simplemente no existe. Y no es porque los ejecutivos sean desalmados ni nada de eso, sino porque no les corresponde ni sirve a la empresa.

Los dueños por su parte, pueden hacer todo el pro-bono que se les antoje con su plata, después de retirar las utilidades (como hace Bill Gates, Warren Buffet y otros) pero eso ya no tiene nada que ver con la empresa.

Si no sirve para agregar valor a la marca, la RSE no se justifica ni debería ser aplicada, de hecho creo que nunca es aplicada en la realidad si no tiene efectos sobre la marca.

15 de octubre de 2014, 21:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Y ese debe ser el criterio por el que se rige el éxito o fracaso de las políticas de RSE ¿cuanto influye en el valor de marca?

Hay casos como McDonalds que durante muchos años descuidó ese aspecto y -vendiendo un muy buen producto- tienen un ejército de furiosos detractores que los persiguen y los escarchan por todo, después quisieron ponerse al día pero ya era demasiado tarde.

15 de octubre de 2014, 21:34

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas