Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

La Teoría de los Sentimientos Morales, revisada

jueves, 16 de octubre de 2014


"Por más egoísta que quiera suponerse al hombre, evidentemente hay algunos elementos de su naturaleza que lo hacen interesarse en la suerte de los demás, de tal modo que la felicidad de estos le es necesaria aunque de ello nada obtenga (...). De esta naturaleza es la lástima o compasión, emoción que experimentamos ante la miseria ajena (...). El que con frecuencia el dolor ajeno nos haga padecer, es un hecho demasiado obvio que no requiere comprobación (...)".

Empecé a releer la Teoría de los Sentimientos Morales de Adam Smith, Curiosamente no me había dado cuenta que el comienzo de este libro es tal vez lo más potente que tiene, a veces Smith redactaba endiabladamente bien y este es uno de sus mejores ejemplos. Desde el título el libro es muy interesante, fíjense que no habla de la moral, sino de "los sentimientos" morales, es decir algo que viene de la emocionalidad más que de la razón.

"Como no tenemos experiencia inmediata de lo que otros hombres sienten, solo podemos saberlo concibiendo lo que nosotros sentiríamos en una situación semejante. Aunque sea nuestro hermano el que está en el potro, mientras nosotros pasamos sin pena, nuestros sentidos jamás podrán decirnos lo que el sufre (...) y solo por medio de la imaginación nos es posible concebir cuales son sus sensaciones (...). Nuestra imaginación tan solo reproduce las impresiones de nuestros propios sentidos, no las ajenas. Por medio de la imaginación nos ponemos en el lugar del otro".

De las primeras páginas de este estupendo libro, a las que no había prestado la atención que se merecen cuando lo leí por primera vez, se resuelve una duda que me venía molestando desde hace tiempo: la inutilidad de la compasión, un asunto sobre el que había escrito varias veces antes acá mismo.  basado en que la compasión multiplica el sufrimiento en lugar de mitigarlo.

Todo bien hasta allí, la ausencia de compasión o empatía debería ser la conducta racional ante el sufrimiento ajeno, sin embargo eso es generalmente conocido como una patología, un rasgo característico de los psicópatas. Alguien que no tenga nada de compasión ni empatía tampoco tendrá sentimientos morales y puede hacer toda clase de barbaridades sin arrugarse.

Lo interesante en este libro de Adam Smith es que plantea que la moral no es racional sino que se basa en un sentimiento compartido, por simpatía que nace de imaginar lo que siente otro en una determinada situación. Cuando uno se pone en el lugar de otro, imaginariamente, y tiene los mismos sentimientos, entonces se ha encontrado un sentimiento moral. No existe ninguna regla ni menos verdad en asuntos morales, no puede existir desde el momento que aceptamos las limitaciones de nuestro conocimiento, solo alguien muy petulante podría pensar que sus propios estándares son absolutos y válidos para todos.

No existen los principios morales sino los sentimientos morales, creados por la imaginación en base a la simpatía. Que idea más esplendorosa, me cuadra con todo y recién ahora me vengo a dar cuenta. Que cosas ¿no?, se merece la estatua el hombre, debería tener muchas más.

18 Comments:

Blogger Frx said...

No me imaginaba un texto así de Adam Smith, es bien interesante.
Me pregunto yo cómo habrá sido la primera manifestación de compasión y la primera "moral universal", porque hoy por hoy uno podría decir que tiene "buenos sentimientos" porque el medio lo condicionó para tenerlos. De todos modos, el altruismo creo que es una forma de satisfacer las necesidades emotivas y afectivas que uno tiene o desarrolla.

16 de octubre de 2014, 15:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo lo había leído hace tiempo pero me había perdido el principio por la maldita costumbre de leer picoteando aquí y allá. Creo que es uno de los textos más interesantes que he leído.

Da una descripcción de la moral que no necesita recurrir a cuestiones religiosas ni a los principios universales de la moral natural, que siempre me han parecido absurdos.

Es una explicación sencilla y a mi modo de ver no tiene brechas, basada en el individualismo y el completo relativismo moral, explica los valores compartidos como efecto de los sentimientos de simpatía. Me parece muy bien.

16 de octubre de 2014, 15:29

 
Blogger Frx said...

Sin duda, aunque no deja de ser un tema bien interesante sobre el cual elaborar numerosas teorías, además que es un tema el cual la gente no sabe abordar adecuadamente.

16 de octubre de 2014, 15:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Me da la impresión que en esos pocos párrafos está la base de la mayoría de las ideas liberales modernas sobre moral.

Las alternativas serían las teorías de derechos naturales y valores basadas en religiones o "principios evidentes" y las explicaciones sociales-históricas de los colectivistas.

Creo que esta idea de los "sentimientos morales" se los pasea a todos, la compro completamente.

16 de octubre de 2014, 15:39

 
Blogger Frx said...

Cierto, se basa mucho en lo que es la naturaleza humana y no idealiza a diferencia de otros postulados que hablan más de lo que debería ser que de lo que es.

16 de octubre de 2014, 15:58

 
Anonymous Anónimo said...

Este Adam Smith es uno de mis 'heroes'. En cuanto a la alusion del ser psicopata que haces por el racionamiento de la compasion, creo que la gran diferencia se basa en que una persona sana emocionalmente, es un ser social en esencia y probablemente, subconcientemente -esto lo deberia confirmar un psicologo- por motivos de sobrevivencia, nos conviene 'caer bien' y ser gregarious. La empatia es una herramienta para lograrlo. Nuevamente, todo a nivel subsonciente.
Atentamente,
La seudo-psicologa
Lilian jajajaja

16 de octubre de 2014, 16:07

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

Una pregunta, Tomás ¿por qué esos sentimientos de compasión son tanto más débiles o inexistentes en ciertas culturas como las de la India, China y otras latitudes? Recuerda que allí conviven en perfecta "armonía" las castas privilegiadas con las de "intocables" (en la India) o "esclavos" como en Norcorea o China. Y donde interesarse por la suerte de los sufrientes llega a ser mal visto.

16 de octubre de 2014, 17:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Seguramente hay una componente cultural que tiene una manera distinta de considerar el "sufrimiento".

Todo lo que dice Adam Smith vale para nuestra cultura occidental-europea y no religiosa, pero difícilmente se puede aplicar a los fanáticos religiosos por ejemplo, ni a ninguna cultura que se base en la moral natural o en valores morales histórico-sociales.

A toda la moral que viene de la fe no e le aplica lo que dice Smith, ten en cuenta que no existe un solo sistema sino al menos tres: liberal, valores naturales; valores histórico-sociales. Smith se refiere según yo entiendo a la moral liberal.

16 de octubre de 2014, 17:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Lilian, claro, pese a que lo que dice Adam Smith parece 100% objetivo no lo es para nada, es totalmente subjetivo y se basa en "sentimientos", es decir que se trata de un sistema moral para liberales, como decía en el comentario anterior.

Los otros sistemas morales pueden ser muy legítimos para aquellos a quienes les acomode, el de Smith es un sistema liberal.

16 de octubre de 2014, 17:47

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

Amigo, dudo que la mera percepción del sufrimiento entre orientales sea distinta a la de los occidentales. Me cuesta imaginar que un ser humano –de cualquier procedencia– no se de cuenta de cuándo alguien sufre y cuándo no. Aunque estoy de acuerdo en que a la hora de reaccionar frente al hecho hay diferencias culturales muy grandes. Sospecho que la cultura nuestra, llamada cristiana occidental, ha internalizado el componente cristiano en una profundidad que hace difícil separarlo del resto de los otros componentes que puedan conformar nuestra cultura. Hace años tuve esta discusión con un Lord inglés ateo, una de las personas de mayor integridad cristiana que he conocido.

16 de octubre de 2014, 18:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A lo que me refería -y es solo un filete mío- es que probablemente a los de algunas culturas orientales les importa mucho menos el "sufrimiento" que a nosotros, supongo que lo aceptan como algo natural mientras nosotros nos rebelamos y nos angustiamos por eso, es cosa de ver como en algunas partes aceptan mejor la muerte y las enfermedades que nosotros.

Nietshe (o como se escriba) tiene en "El Anticristo" unas ideas muy buenas acerca de la excacerbación del sufrimiento, la hiper-sensibilidad que la atribuye a una desgeneración judía, yo no creo que vaya por ese lado pero en nuestra cultura es verdad, cuestión de ver a los chiflados animalistas o los veganos o al gran imbecil que fue Mahatma Ghandi nomás, que es ídolo para muchos.

16 de octubre de 2014, 18:13

 
Blogger Frx said...

Además que diversas sociedades, al tener diversas culturas, priorizan algo por sobre todas las cosas. Por acá por ejemplo, lo más valioso es la libertad y la igualdad, mientras que en otros lados puede ser la fe.

16 de octubre de 2014, 19:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, son aproximaciones muy distintas a la misma cosa (los valores). Por eso me gusta el liberalismo, porque es relativista y reconoce la naturaleza subjetiva y emotiva de esas cosas, las otras aproximaciones -por fe o historia- me parecen super petulantes

16 de octubre de 2014, 19:39

 
Anonymous Wilson said...

Me parece que esos sentimientos morales tienen un potente valor evolutivo; en las imposibles condiciones del hombre primitivo, si la especie no hubiese tenido esos sentimientos, muy probablemente se habria extingido.
Se habria rpoducido entonces una presion de seleccion sobre los individuos que actuaban acorde a esos sentimeintos y se habrian reproducido mejor que aquellos a los que se los comian los leones al no recibir la custodia reciproca del resto

16 de octubre de 2014, 22:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah esa es otra discusión, yo creo por el contrario que no tienen ningún sentido. Tampoco creo que la evolución tenga algún propósito o sentido, me parece que va para cualquier lado y después nosotros, por la inevitable visión antrópica, nos maravillamos por la "perfeccción de la naturaleza", ¡perfección mis polainas! no hay nada más imperfecto.

16 de octubre de 2014, 22:08

 
Anonymous pipiolo liberal said...

*lamebotas

16 de octubre de 2014, 22:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

ya, ya enfermito, calma, tranquilo a la cama

16 de octubre de 2014, 22:20

 
Anonymous Wilson said...

No se trata de que tenga o no sentido, es al verre. Si algo mejora la capacidad de supervivencia, y por lo tanto la trasmision de los genes involucrados, ese algo predomina en la especie.

16 de octubre de 2014, 22:49

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas