Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Siempre queremos más

sábado, 11 de octubre de 2014


Ya he pasado la mitad del curso Global History Lab, Part 1 del profesor Jeremy Adelman y hemos entregado las tres primeras tareas. Es un buen curso y me ha dado muchas nuevas perspectivas de las cosas que han pasado en la historia entre el año 1300 hasta 1700 más o menos.

De lo que más me ha llamado la atención es como el comercio y el intercambio han moldeado la historia desde siempre, solo a un alemán con un idealismo muy loco se le pudo ocurrir la idea que la gente en algún momento dejaría de intercambiar y que podrían desaparecer las mercancías y el mercado, en realidad esa parece ser la fuerza más poderosa que dirige los acontecimientos históricos: el deseo de lograr una posición ventajosa en el intercambio de mercancías.

Un ejemplo muy lindo es el de la pimienta, que alrededor del año 1300 era un material precioso, que se transportaba durante meses de los pequeños lugares donde se cultivaba para aderezar los paladares de los ricos, nobles y reyes. La pimienta en esos años era muy escasa y estaba al alcance de muy pocas personas en el mundo, me imagino que equivalía a las actuales trufas blancas del piamonte (entre 3000 y 6000 euros el kilo) o el caviar beluga, dos cosas que yo jamás he probado y probablemente nunca llegaré a saborear.

La cocina antigua de la gente normal debe haber sido terriblemente desabrida porque los condimentos estaban casi todos fuera del alcance de las personas normales, inclusive la sal en algunos lugares era tan escasa que se usaba como moneda. Hoy en cambio no existe nada más normal que echar sal y pimienta a las comidas, hasta los más pobres pueden hacerlo ¡que relativo es el concepto de pobreza!.

La pimienta, a todo esto, era un monopolio de los comerciantes mongoles y árabes que la traían desde China en caravanas de camellos por la "Ruta de la Seda". El veneciano Marco Polo (dicen que en realidad era croata) fue uno de los primeros en viajar hasta China y durante siglos Venecia se convirtió en la estación terminal dela Ruta de la Seda, adonde llegaban las mercaderías preciosas del oriente para los ricos de Europa. Hoy existe de nuevo una Ruta de la seda que se llama alibaba.com, vamos a ver cuanto dura.

Porque el comercio es vivo, nace, crece, decae y muere, nunca permanece constante por mucho tiempo. Una anécdota entretenida es que los antiguos griegos prohibieron la seda por razones morales, resulta que las personas vestidas con togas de seda era como si anduviesen desnudos por la manera en que la toga se pegaba al cuerpo, me gustaría haber visto eso con mis propios ojos, solo por curiosidad histórica, nada más.

Cuando el portugués Vasco da Gama encontró la manera de llegar al Océano Índico doblando por lo que es hoy Sudafrica, Venecia y la Ruta de la Seda se fueron al diablo.Luego los holandeses establecieron grandes plantaciones según el modelo colonial y las especies como la pimienta, el clavo de olor y muchas más dejaron de ser sustancias preciosas y de lujo para convertirse en productos comunes y corrientes, parte del consumo diario de todos el mundo.

Yo mismo pude ver algo parecido con los  pollos. Cuando yo era chico el pollo era un alimento carísimo y se comía solo para las fiestas de año nuevo. Un pollo asado con papas fritas era un plato de lujo hasta que los pollos criados en gallineros en el campo fueron reemplazados por las enormes granjas avícolas. Hoy el pollo es el alimento básico de las clases media y baja.

El lujo y la riqueza son en buena parte imaginarios, todo lo que hoy es lujo mañana seguramente serán cosas corrientes que nadie apreciará, y las cosas más ordinarias que hoy consumimos fueron lujos asiaticos hasta hace no muchos años. Lo curioso es que a pesar que disfrutamos cada día de más lujos y mayor nivel de vida, jamás llegamos a sentirnos conformes, nos comparamos con otros y nos sentimos en la miseria, siempre queremos más. Que cosa más rara.

Por eso cualquiera que nos diga que hay que luchar contra la pobreza o es un estúpido o quiere estafarnos, ojo con esos, no dejemos que nos hagan cholitos.

4 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

..y por eso deben valer tanto las traders de hoy día !
Empresas como Amazon, que valen como Ford, o algo así.
Aquí, "Mercado Libre.com" que cotiza en la Bolsa americana, vale tanto como "Molinos " - y Molinos es el mayor conglomerado de alimentarias del país.
La "Ruta dela Seda" actual son los portales de Internet. Por eso Alibaba o Facebook valen lo que valen.

11 de octubre de 2014, 22:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Exactamente Ulschmidt, ahora en Internet están los nuevos caminos y caravanas, por eso el inmenso valor que no está basado en ningún activo físico sino en su cantidad enorme de compradores y vendedores.

Si la Ruta de la Seda cambió en su época la historia, lo de ahora va a ser un cambio mucho más violento

11 de octubre de 2014, 22:32

 
Anonymous Anónimo said...

Sr. Copresidente:

También es notable que -aunque por otras razones- muchas veces haya ocurrido el efecto contrario: cosas que tenían escaso valor pasaron a ser lujos, sea por su sobreexplotación (como el loco o la jibia), que los convirtió en recursos escasos, o porque de pronto se descubrieron propiedades apreciadas por todos (caso del jurel y el omega 3).

Por eso es oferta Y demanda. Lástima que a tantos se les olvide lo conjuntivo del asunto...


Saludos,
El biministro.

13 de octubre de 2014, 11:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así nomás es Sr. Ministro, algunas coas dejan de ser escasas y otras que antes eran abundantes escasean, pero gracias a la tecnología, la dividión del trabajo y el aumento enorme de la riqueza global, son muchas más las cosas que pasan a ser abundantes qu las que pasan a ser escasas.

Hoy tenemos un nivel de vida que ningún millonaio soñó tener hace unos años atrás

13 de octubre de 2014, 21:07

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas