Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

El peso de la noche

martes, 9 de diciembre de 2014

El concepto de Manuel Montt delante de la realidad chilena, es el mismo de Portales y de Rengifo, algo más definido. Se asienta en una visión fríamente realista de los factores del desarrollo económico chileno: elementos físicos modestos, que poco o nada brindan espontáneamente (...) y una población robusta, a pesar de la sífilis, que empezaba a minarla, de grandes aptitudes militares, aún incapaz de seguir el ritmo de la civilización europea, lo mismo en el terreno económico que en el político.

Leo en la Historia de Chile de Francisco Encina, sobre una de mis figuras históricas preferidas, el presidente Manuel Montt Torres (mi tío tatarabuelo quinto cof, cof) y es increíble la regularidad con que se repite la historia: Montt gobernó entre 1851 y 1861, unos 20 años antes de la Guerra del Pacífico, fue el que consolidó las ideas de Diego Portales después de su asesinato y tuvo que enfrentar una guerra civil. Su gobierno dejó 20 años de prosperidad y orden aprovechando de manera óptiima el boom agrícola -principalmente del trigo y harina- creado por la fiebre del oro en California.

Desde su independencia Chile se dividió políticamente entre pelucones (a partir de Ohiggins) y pipiolos (a partir de Freire, que derrocó a Ohiggins). Los pelucones eran la derecha tradicional católica, muy ligada a la iglesia y tenía una fracción extremadamente religiosa y conservadora que llamaron "ultramontanos", los pipiolos (cuyo significado coloquial era "muchachos" o "ingenuos") eran fundamentalmente anti conservadores y anti iglesia, come-curas inspirados en los enciclopedistas y la revolución francesa. Curiosamente años después los pipiolos y ultramontanos se aliaron contra los pelucones. Dice Vicuña Mackena:

...El nombre de pipiolos se atribuye a los concurrentes de segundo y de tercer orden que asistían al café del español Barrios, situado en la calle de Ahumada. Acostumbraban jugar allí malilla los hombres de alguna consideración, y a los mirones o a los que pedían barato, les habían puesto por apodo el nombre de pipiolos, por relación al grito de pio pio con que los pollos parecen solicitar su grano... Cuando el que llegaba ordenaba al mozo alguna cosa de sustancia como jamón, chocolate o coñac, era pelucón; pero si pedía ponche o chicha, no podía ser sino pipiolo.

 Ah, que entretenida es la historia, las disputas entre pipiolos y pelucones duraron hasta que una guerra civil definió a favor de los pelucones en la batalla de Lircay donde ganaron estos últimos y se dio inicio a la República Conservadora. El líder intelectual y político por los pelucones fue Diego Portales (también pariente mío indirecto, tío tras-tatarabuelo cuarto) cuya historia es bien conocida y se le considera el creador del estado en forma en Chile.

Portales "metió al país en un zapato" en sus propias y pintorescas palabras, terminó con el desorden mediante una durísima represión a los revoltosos, fortaleció las fuerzas armadas y ayudó al bando peruano que se oponía al mariscal Santa Cruz, con lo que aplastaron a la incipiente confedración perú-boliviana. El mariscal Santa Cruz metió sus manos y don Diego muere asesinado en 1837.

Portales -una de las pocas figuras geniales de nuestra historia- no era pelucón ni conservador, su partido de "los estanqueros" era formado principalmente por comerciantes y gente de ideas liberales que solo querían un país ordenado donde poder trabajar tranquilos. Diego Portales captó muy bien esas ansias de orden y el espanto ante la amenaza de anarquía de los chilenos en todas las clases sociales, le llamó "el peso de la noche" y lo atribuía a la gran fuerza que tenían los conservadores en el país, gobernó con ellos pese a que los despreciaba.

Manuel Montt era de la misma línea, su Partido Nacional era liberal al estilo portaliano, no era pipiolo ni pelucón, aunque llegó al poder con el apoyo de estos últimos. Entre Portales, Montt y su ministro Varas se construyó el Chile que hoy conocemos y que cada cierto tiempo los malditos pipiolos y pandilleros han tratado de destruir. Nunca han podido y nunca podrán, porque el peso de la noche sigue siendo enorme en Chile y no les va a dejar pasar ni la puntita. Puede que tengan victorias tácticas de tiempo en tiempo pero la historia nunca los ha acompañado.

Pero en fin, iba a escribir sobre la guerra por la educación en los tiempos de Manuel Montt, una historia que hoy cobra tremenda actualidad, pero me he extendido mucho, mejor lo dejo para otro día.

17 Comments:

Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, encontré la cita exacta de Portales:
"“el orden social se mantiene en Chile por el peso de la noche, y porque no tenemos hombres sutiles, hábiles y cosquillosos. La tendencia general de la masa al reposo es la garantía de tranquilidad pública”

Genial...

8 de diciembre de 2014, 21:35

 
Blogger Frx said...

Bueno, creo que Portales fue de algún modo como el Nicolás Maquiavelo de Chile, su obra es una de las más importantes de la historia, pues dio las pautas de cómo debía ser más o menos un gobierno.

8 de diciembre de 2014, 22:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Entre los varios rasgos geniales de Portales, uno que siempre me ha impresionado es su capacidad para crear metáforas potentes, fíjate cuando habla de hombres "cosquillosos". Cuando alguien hace esas metáforas muestra un entenimiento muy agudo y profundo de las cosas.

8 de diciembre de 2014, 22:52

 
Blogger Frx said...

Sin duda, sobretodo cuando se trata de usar las palabras adecuadas, puede parecer fácil pero no lo es.

8 de diciembre de 2014, 23:07

 
Blogger Nervio said...

portales el descendiente por parte de madre del papa borgia.

Lo que se hereda no se roba

8 de diciembre de 2014, 23:14

 
Anonymous Anónimo said...

Bradanovic anda al parecer mas perdio que mormon en topless.... los llamados "estanqueros" no eran liberales, sino la vieja aristocracia mercantilista de la epoca colonial; recordemos que tenian el monopolio o "estanco" del tabaco y los licores y no abrian el libre comercio porque se les arruinaba el negocio; tampoco encina era liberal, en "nuestra inferioridad economica" critica duramente las doctrinas librecambistas de courcelle seneil, que estaban de moda en esa epoca y aboga por el nacionalismo economico y el proteccionismo (todo un presbich chileno don pancho!). Los liberales eran sus odiados pipiolos (ni bilbao ni balmaceda eran comunistas por siaca)

9 de diciembre de 2014, 01:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Nervio, le faltó tomar unas clases de envenenamiento entonces para curarse en salud y eliminar a sus enemigos jaja.

Anónimo, cito:
"Como resultado de su largo contacto con Rengifo y de la lectura de Say, Manuel Montt se había empapado del liberalismo económico. Más, en vez de adaptarlo a la realidad económica criolla, como lo hizo el genial creador de nuestra organización financiera, orientó sus ideas hacia una reforma sistemática y radical" (etc.)

Sería muy tonto entender conceptos como "liberal" en los términos actuales, no aburras.

9 de diciembre de 2014, 09:36

 
Anonymous Anónimo said...

Gracias por su post Maestro, Portales es uno de mis personajes favoritos de la historia de Chile, he leido algunas de sus citas y cartas y me asombra el concepto práctico de la política que tenía. Como dice alguien el Maquiavelo chileno, profundo conocedor de las visicitudes y vicios del chileno.
Salu2 desde Arauco

9 de diciembre de 2014, 11:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

En el sitio "Memoria Chilena" hay un libro re interesante con el epistolario entre Manuel Montt y Domingo Faustino Sarmiento, vale la pena darle un vistazo http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0007630.pdf

9 de diciembre de 2014, 11:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A propósito Manuel Montt le paró los carros y tuvo su encontrón con Portales en su momento, resulta que don Diego era muy burlesco y don Manuel callado pero cuando le buscaban el odio le salía la sangre mapuche ;D

9 de diciembre de 2014, 11:37

 
Blogger Ulschmidt said...

la influencia de la fiebre de oro californiana en las economías del pacífico no puede ser subvaluada. Ud. menciona el caso del trigo chileno, la provisión de carne desecada y salada a los mineros también dio auge al contrabando de ganado por los mapuches y disparó, en suma, las campañas de ocupación del desierto en Argentina. Como dijo Clinton, es la economía.

9 de diciembre de 2014, 13:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, fue un tremendo dínamo! en Chile fue un auge muy bien aprovechado gracias a Montt, Valparaíso creció enormemente y en general todo el cono sur.

Montt invirtió en algunas cosas clave para la época:educación, caminos, ferrocarril, pero todo bien medido con el espíritu cauteloso típico de su caracter.

El Perú se farreó ese auge pese a que recibió ingresos similares o tal vez mayores (tenían además guano y salitre), parece que hubo mucho robo con un plan ferroviario gigantesco que dejó al país en la ruina, es curioso, Meiggs hizo negocios ferroviarios en Chile y Perú pero al Perú lo exprimió como limóm, no conozco la historia en detalle pero esa es mi impresión por las situaciones financieras globales antes de la Guerra del Pacífico.

9 de diciembre de 2014, 13:35

 
Blogger Jose Cornejo said...

Muy buena la leccion de historia! saludos

9 de diciembre de 2014, 16:11

 
Anonymous Wilson said...

Portale: jaranero, aficionado a las casas de huifas, seco p´l leseo, de lo mejor que hemos tenido.

9 de diciembre de 2014, 17:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

sin duda, bueno para el copete, las minas y decir groserías, gran señor y rajadiablos

9 de diciembre de 2014, 18:00

 
Anonymous Anónimo said...

Nervio, le faltó tomar unas clases de envenenamiento entonces para curarse en salud y eliminar a sus enemigos jaja.

Anónimo, cito:
"Como resultado de su largo contacto con Rengifo y de la lectura de Say, Manuel Montt se había empapado del liberalismo económico. Más, en vez de adaptarlo a la realidad económica criolla, como lo hizo el genial creador de nuestra organización financiera, orientó sus ideas hacia una reforma sistemática y radical" (etc.)

Sería muy tonto entender conceptos como "liberal" en los términos actuales, no aburras.
--------------------------

el partido nacional o montt-varista ciertamente en terminos economicos era de corte librecambista, pero por su clericalismo y su presidencialismo exacerbado dudosamente puede ser tildado de liberal. yo diria que mas bien eran el equivalente chileno a los llamados "liberales doctrinarios" de guizot ; un intento de conciliar el liberalismo de la revolucion con el orden de una monarquia parlamentaria durante la epoca de la restauracion en francia:

http://es.m.wikipedia.org/wiki/Doctrinario

le recomiendo leer los escritos de francisco bilbao para que deje sus prejuicios. se dara cuenta de que este está muy lejos de ser un jacobino afrancesado griton como lo han pintado los pechoños y beatos. en "el evangelio americano" se nota que era mas pro-yankee que afrancesado.

11 de diciembre de 2014, 21:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

No hay nada más tramposo que hacer una definición ad-hoc (en este caso de "liberal") y trabajar sobre ella juzgando si se ajusta o no a eso. No pienso enredarme en esa clase de discusiones que terminan siempre en argumentos ridículamente circulares

12 de diciembre de 2014, 00:20

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas