Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Un gobierno de amigos

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Cuando el argentino Domingo Faustino Sarmiento estaba reacio a aceptar la dirección de la primera Escuela Normal de Sudamerica, ofrecida por Manuel Montt, este le dijo "no se preocupe, las ideas no tienen patria". Por cierto había nombrado a un venezolano (Andrés Bello) como primer rector de la Universidad de Chile y a un polaco (Ignacio Domeyko) a cargo de la enseñanza técnica y luego de la secundaria.

Las tres eleciones fueron un acierto, uno de los talentos de Montt era identificar y rodearse de los capaces e inteligentes. Esto le trajo enemigos de por vida entre las aristocracias de pipiolos y pelucones que acostumbraban a vivir a costillas de los altos cargos públicos de manera hereditaria. El promedio de edad de los altos funcionarios que contrató Montt era 38 años, la mayoría de ellos desconocidos o cesantes como Vicente Pérez Rosales, que estaba en la más absoluta pitilla cuando lo puso a cargo de la colonización de alemanes en el sur de Chile. El mismo Rosales lo cuenta en sus Recuerdos del Pasado.

Muchas cosas en Chile se han conservado, cambian los nombres pero las cosas siguen igual, por ejemplo las tendencias políticas. En esos años estaban los conservadores "pelucones" que apoyaban a la iglesia y en general a las viejas fortunas. Por otra parte estaban los pipiolos afrancesados, que los habían mandado a estudiar a Paris y volvieron enarbolando la antorcha de la civilización y el modernismo. Normalmente estos eran de las nuevas fortunas provinciales, de Concepción y La Serena. Nada nuevo, ya sabemos que en Chile somos copiones y eso fue una versión local de bajo presupuesto de la guerra europea entre clásicos y modernos.

Diego Portales fue una singularidad porque era comerciante, una actividad mirada en menos en esos años, especialmente en Chile que por su raiz hispana reverenciaba las antiguas aristocracias terratenientes. La familia de Portales era muy aristocrática pero don Diego no tenía ni uno, casos parecidos fueron Montt y Pérez Rosales. A diferencia de los afrancesados -que se agrupaban en la francmasonería- y eran principalmente parásitos, ellos tuvieron que ganarse la vida y no tenían ese fanatismo ciego por los enciclopedistas y sus teorías de señoritos.

Manuel Montt fue el primer presidente civil de Chile y aunque de familia linajuda tampoco tenía un peso, Montt y Portales supieron lo que es pasar hambre y eso los hacía despreciar por igual a pipiolos y pelucones, aunque su sentido del orden los inclinaba a aliarse con conservadores. A partir de Montt y Antonio Varas, su ministro y amigo más talentoso, surgió el Partido Nacional.

La batalla por la educación fue una de esas guerrillas a muerte para monopolizar la educación, entre pelucones, que peleaban los derechos de la iglesia y los pipiolos que querían adoctrinar con sus propias ideas de la francmasonería alegando por el "derecho a la educación laica". No era otra cosa que dos grupos de poder peleando como un perro por el hueso del adoctrinamiento exclusivo de los jóvenes.

Manuel Montt cortó por el medio, apoyándose por la iglesia por una parte pero también estableciendo un sistema no confesional que fue la primera revolución educativa en Chile. Fundó la Universidad de Chile y creó la Escuela Normal de Preceptores, un duro golpe para los curas que hasta entonces eran los únicos maestros acreditados para dar instrucción pública. Pero también entregó ayuda y privilegio a la iglesia para establecer sus colegios. En suma fue el fundador de la libertad de enseñanza que -con tropiezos- mantenemos hasta hoy.

Con esto no dejó contento a nadie y se llenó de enemigos, al punto que los ultramontanos -católicos fanáticos- terminaron aliandose con los pipiolos, en contra del gobierno y los pelucones, y más que nada contra el Partido Nacional del presidente. Nunca en la historia de Chile la educación recibió un impulso tan fuerte y el sistema establecido por Montt, privatizador y orientado fuertemente a la instrucción práctica fue fructífero y duradero. Escribe Encina en su Historia de Chile:

Por consenso, se reconoce hoy día que don Manuel Montt fue el estadista que realizó más fecunda labor en el desarrollo y mejoramiento de la instrucción primaria. Si se suma la labor de ministro de Bulnes a la de presidente de 1851-1861, hizo más en este terreno que todos sus predecesores y continuadores en el siglo XIX.

A continuación Encina detalla un montón de esatdísticas impresionantes que respaldan ese párrafo. Montt, cuyo primer trabajo fue de inspector y luego profesor del Instituto Nacional, era un convencido que la educación era el principal problema del país y tuvo la visión de apartarse de la polémica enana por el adoctrinamiento, enfocándose a la instrucción práctica en materias que le permitieran a la gente ganarse la vida honradamente.

La educación para el trabajo rompió la guerrilla inútil entre pipiolos y pelucones, que creían ingenuamente que las escuelas eran escuelas de adoctrinamiento para llevar agua a sus molinos. Montt rompió el nudo gordiano entregando lo que realmente se necesitaba entonces: una educación para el trabajo.

Y se apoyó en los amigos, muchos de los cuales eran talentosos pero cesantes como Domingo Faustino Sarmiento, con quien tuvo una gran amistad como se puede leer en este interesante epistolario entre ambos.  También estaba Andrés Bello, Domeyko y otros jovenes, desconocidos y sin filiación política ni familiar. Lo de Montt fue un gobierno de amigos personales.

"El fisco es impotente para resolver por si solo el problema educacional; es necesario apelar (como en los Estados Unidos) al concurso de todos los elementos, las municipalidaes, las instituciones privadas y los padres de familia; hay que crear una renta propia a la enseñanza, que la independice del presupuesto general y sus vaivenes, y se debe confiar la dirección inmediata de las escuelas a las corporaciones locales y a los propios padres de familia, bajo la tutela y supervigilancia del estado"

Esos principios causaron un impacto tremendo en la educación, hasta que nos llegó la maldición de cuatro gobiernos radicales, los nuevos pipiolos que con la consigna "gobernar es educar" volvieron a intentar el control de la educación, instrumentalizandola como un brazo ideológico exclusivo del estado. Radicales y masones, una tragedia para Chile, hoy vemos el resultado de ese enorme fracaso.

Pasan los años pero la gente sigue igual, somos los descendientes de pelucones, pipiolos, estanqueros y montt-varistas, todos tienen un equivalente hoy día y los nuevos pipiolos -que buscan apoderarse del botín del estado- han vuelto a la carga. Van a perder como siempre, nunca han ganado nada en Chile aparte de histéricos intervalos en que han dejado al país arruidado y dividido. Ah esos malditos pipiolos afrancesados.

Cuando yo sea presidente haré lo mismo que Manuel Montt, buscaré a todos mis amigos cesantes, con talento y sin contactos ni afiliaciones políticas. Los alternativos son siempre los mejores, miren el ejemplo del siglo XX Hernan Buchi. Bueno, una vez que tenga mi equipo, levanto al país. Luego me robaré hasta el gato.

Ah, soñar no cuesta nada.

10 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Muy interesante. Por cierto, la novela y el ensayo más importante de la literatura argentina, "Facundo, civilización y barbarie" de autoria del mencionado Sarmiento, fue publicado por entregas en un diario de Chile, a cuyos lectores iba primariamente dirigido, dado que su autor estaba en el exilio y no podía publicar entre sus compatriotas.

9 de diciembre de 2014, 21:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, el epistolario es interesantísimo, yo no tenía idea de la amistad de Montt con Sarmiento, pero leyendo las cartas veo que se apreciaban mucho

9 de diciembre de 2014, 21:28

 
Blogger Maximo said...

HOy, quien interpreta fielmente a los Pipiolos, es el parasito del MEO.

9 de diciembre de 2014, 21:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, afrancesado y tontorron, pueno para nada parate de dar disursos, un pipiolo...

9 de diciembre de 2014, 22:00

 
Anonymous Renzo G. said...

Y los liberales libertarios a quien vendrían siendo equivalentes?

10 de diciembre de 2014, 00:01

 
Blogger Don VMGA said...

Educación para el trabajo, me hizo acordar el vídeo del encarado de educación de Singapur

10 de diciembre de 2014, 03:40

 
Anonymous Anónimo said...

los libertarios son los rednecks paranoicos anti-estado del sur de estados unidos.sarmiento los observo de cerca en los viajes que realizo por encargo de montt :


"Este Estado (Ohio) está poblado generalmente por los nuevos inmigrantes compuestos de
alemanes, irlandeses y otras naciones. Estos labradores aumentan en número todos los dias,
y forman una mayoría sobre los yankees pur sang, de donde resulta que les ganan siempre
las elecciones, unidos los extranjeros de orígen al partido demócrata. Esto desespera a los
puritanos, pues que siendo por lo general muy ignorantes los europeos, y en gran número
católicos de Irlanda, lo que no constituye una patente de sapiencia, se oponen a todas las
mejoras útiles, y se niegan a contribuir para escuelas, canales, caminos, mostrando la
mayor indiferencia por la llegada de cartas y periódicos, «al mismo tiempo, dice un autor,
que están siempre dispuestos a dar sus votos a los demagogos, que estarian prontos a hundir
el pais en la mas violenta carrera de cambios políticos». Esta coincidencia con ciertos
paises que nosotros conocemos, me hace creer que cuánto mas ignorante y ménos dispuesto
a promover las mejoras útiles, es un pueblo, mas aspira a cambios políticos, como aquellos
animales despeados que dejan el camino trillado por mejorar, y se meten en la pedrazon y en
los derrumbaderos." (sarmiento describiendo al tea party en 1847)

10 de diciembre de 2014, 04:18

 
Blogger Jose Cornejo said...

Montt al igual que Portales y sus amigos, supieron de primera mano lo que cuesta ganarse el pan nuestro de cada dia. Eso los motivó a adoptar medidas "radicales" (y bien molestas para sus contendores ya que les quitó el privilegio y el estatus del cual gozaban) para su tiempo y que perduran hasta el día de hoy.

Si lo llevamos al plano actual, ME-O es lejos el mejor representante del pipiolo actual, encaja en un 100% afrancesado (de hecho dijo a revista cosas en el 2008 que "ser chileno es una tragedia") idiota e incompetente.

De acuerdo a lo que describes, Portales fue para Chile, lo que posteriormente fue Margaret Thatcher en Inglaterra.

10 de diciembre de 2014, 09:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Renzo, hubo muchos liberales en esos años, recuerda que estaba Courcelle Seneuil enseñando en la Chile y tenía muchísimo prestigio. Uno de sus fan más notables era Barros Arana, el país en esos años, claro, no estaba como para un liberalismo como el de don Courcelle, Montt hizo más bien una adaptación a la situación de la época, basado en el trabajo previo de Rengifo, que fue como el Buchi de la época. Claro que no hubo ningún invento económico ni reforma radical así es que no hubo equivalente a José Piñera o los Chicago Boys, simplemente se administró bien, sin cambiar demasiado las cosas.

don VMGA, la educación para el trabajo fue una idea bien revolucionaria para una época en que todos la veían como una herramienta ideológica para adoctrinar a los educandos.

Don Savant, Sarmiento escribió muchísimas insensateces junto con sus buenos libros, eso le valió muchas más enamistades que amistades, amigos como Montt lo supieron valorar pese a sus defectos que eran bien evidentes.

José, claro, Portales, Montt y Varas dieron forma a lo que es Chile hasta el día de hoy. Nunca dejamos de ser la república conservadora, ni siquiera durante Allende, es bien fuerte el peso de la noche que describió tan bien Portales.

10 de diciembre de 2014, 10:01

 
Blogger Ciro Cárdenas A. said...

En mi próximo gobierno me gustaría encargarte la educación técnico-profesional, porque la considero más decisiva en el desarrollo que las licenciaturas científicas.

10 de diciembre de 2014, 10:46

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas