Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Ley pulpin y mercado del trabajo

jueves, 29 de enero de 2015



En Perú el parlamento acaba de derogar por amplia mayoría el nuevo régimen laboral juvenil, conocido popularmente como la "ley pulpin" del presidente Ollanta Humala. Esta ley tuvo un enorme rechazo en la opinión pública -casi siempre ignorante- y los parlamentarios ahora que vienen elecciones, se apresuraron en darle el gusto a la chusma.

En ese país el mercado de trabajo es muy informal y desregulado, igual que en Bolivia donde trabajan niños, adultos y viejos, muchos sin contrato, salud ni previsión. Esa es una de las principales razones por las que el Perú es hoy competitivo y en el momento que empiecen a restringir la desregulación su economía se irá al diablo, tendrán lo peor de ambos mundos: la inseguridad de lo informal que seguirá existiendo en las empresas pequeñas y la improductividad de lo formal, que será impuesto a sangre y fuego por los políticos a las empresas medianas y grandes.

En ese sentido Evo Morales fue mucho más práctico, al dar cierta cobertura legal al trabajo infantil, que es parte importante de la cultura aimara. Entre tantas estupideces que ha hecho y dicho, Evo Morales ha tenido un par de ideas muy buenas como la del empleo infantil y el manejo del narcotráfico.

Chile ha sido en cierto modo un modelo a seguir en el Perú. Así lo fue desde que Fujimori abrió la economía y muchas políticas públicas han sido copiadas e incluso perfeccionadas: el Sistema Nacional de Inversión Pública, la administración de los impuestos en SUNAT, la promoción de exportaciones y muchas más. Lamentablemente Perú no solo ha copiado lo bueno sino también lo malo, el presidente Humala usa el florido vocabulario de la inclusión la desigualdad y sobre todo el combate a la informalidad, sin darse cuenta que esa es su mayor fortaleza como país.

El mercado del trabajo con y sin regulación
Las leyes del trabajo nacen de la suposición que el empleador está en una posición "inmensamente ventajosa" respecto del trabajador, así es que estos últimos deben disponer de ventajas amparadas por ley para contrarrestarlas. De allí nacen salario mínimo, la estabilidad laboral, el derecho de huelga, privilegios sindicales, etc.

Esta idea aparece incluso en "La Riqueza de las Naciones" y todos los economistas clásicos pensaban que los sueldos bajarían inevitablemente al nivel de mínima subsistencia de los trabajadores. El trabajo asalariado se convertiría en la nueva esclavitud y el capitalismo se derrumbaría de acuerdo a las ideas malthusianas de esos años.

El efecto real de la regulación
Conviene que pensemos si las regulaciones favorecen o perjudican a los trabajadores. Desde el punto de vista individual muchas de estas leyes convienen a los que pertenecen a colectivos con fuerte poder de presión social y perjudican a todo el resto de los trabajadores. En general no convienen a nadie porque bajan la eficiencia y distorsionan el sistema de precios.

Lo que mucha gente no comprende es que el trabajo funciona en el mundo real tal como cualquier otra mercancía, responde a la ley de oferta y demanda igual que todos los bienes, no existe ley que pueda impedir eso. Cuando alguien decide invertir en una empresa, fija su retorno esperado que dependerá de sus costos e ingresos. La gente cree que los sueldos salen del bolsillo del patrón, pero la verdad es que vienen de las ventas, y si ventas menos costos no dejan el retorno que el patrón espera, simplemente este cierra el negocio -que no vale la pena- y se dedica a otra cosa. Esto suena obvio, pero los que nunca han tenido negocio rara vez llegan a entenderlo.

Solo dos leyes podrían influir en el largo plazo en los sueldos: una que prohiba a los patrones cerrar un negocio, o que los obligue a invertir su dinero en un determinado negocio. La otra sería una ley que vuelva a la esclavitud y prohiba a los trabajadores dejar una empresa a voluntad, solo esas dos leyes podrían influir en los sueldos de manera duradera. Y ni siquiera eso, porque no se puede obligar a invertir al que no tiene un cinco, ni se puede obligar a trabajar al que se enferma o se muere de hambre.

En la vida real siempre existe libertad para emprender o dejar un negocio, así como los trabajdores tienen libertad para dejar un trabajo que no les satisface. Las regulaciones entonces se convierten en desincentivos que operan antes de invertir igual que los controles de precios.

Es lo mismo, si el gobierno fija el precio del kilo de pan en diez centavos, o sea menos de lo que cuesta hacerlo, las panaderías cerrarán y aparecerá el pan en mercado negro a su precio de mercado. Con el mercado del trabajo pasa exactamente lo mismo, tal como los ingredientes del pan se compran con las ventas, los sueldos también se pagan con las ventas y si se fija un sueldo arbitrario -siempre es arbitrario si lo fija el gobierno porque no hay modo de "calcular"- entonces la situación se equilibra con cesantía.

Y la cesantía no será pareja, porque atacárá a los negocios y los trabajadores menos productivos. Ojo, que la "productividad" de un trabajador ni siquiera se mide, es simplemente una aprciación psicológica del empleador. Entonces las regulaciones perjudican a los que no tienen estudios, a los jóvenes, las mujeres o los que tienen cara de tontos, entre otros "signos de improductividad". Si usted tiene uno o varias de estas características, debería ser enemigo rabioso de las leyes laborales porque lo perjudican directamente.

¿Y que hay de la justicia social? ¿los explotados?
En Chile, a mediados de los años setenta los militares decretaron de un día para otro libertad total de todos los precios, se derogaron todos los precios fijados a los "artículos de primera necesidad" y la gente reacconó aterrorizada. Los propios empresarios hacían antesala al ministro De Castro para rogarle que no aplicara esa locura ¿que pasaría si a los panaderos se les ocurre cobrar cien dólares por un kilo de pan?. Bueno, hoy sabemos que pasaría porque cualquiera puede hacerlo sin ir preso ¿pasó algo desastroso? por supuesto que no, todo lo contrario, desapareció el mercado negro y los precios reales bajaron.

Por eso amigos peruanos, no sean giles, no todo lo chileno es bueno y acá tenemos nuestros propios estúpidos, algunos gigantescos. Sigan con su economía informal y desregulada, no le hagan caso a Hernando de Soto y sus recetas, porque partió muy bien, pero con el tiempo se vendió a los organismos internacionales. La informalidad es la clave de la riqueza competitiva en el Perú, el día que la supriman el Perú se va al hoyo, lo doy firmado.

19 Comments:

Blogger Frx said...

Yo creo que algo que también influye en la opinión pública es que seguro deben seguir viendo feo que los niños trabajen, aún cuando son cada vez más los que lo hacen por voluntad propia, sin tener precisamente la real necesidad de hacerlo.

29 de enero de 2015, 11:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es pura hipocresía que los políticos han vendido a la gente. No quieren que los niños trabajen porue les conviene adoctrinarlos en las escuelas, aunque el niño odie estudiear lo obligan a estar allí, esa es la verdadera fábrica donde se generan los delincuentes.

Habla con cualquier ladrón y verás que recuerda con odio sus años de escuela.

29 de enero de 2015, 11:28

 
Anonymous er lusho said...

Tomas, me gustaría ver un post que hable de la "Demografía" ya que se relaciona con el mercado del trabajo. Es interesante ese tema y creo no se ha profundizado lo suficiente... salú

29 de enero de 2015, 11:48

 
Blogger Frx said...

Ya me imagino, yo mismo tuve compañeros que aparte de hacer desorden en el colegio, odiaban estar allí. Además muchos eran reventados y desde chicos, y eso que estoy hablando de un colegio particular donde """esas cosas no pasan""" como creen no pocos.

29 de enero de 2015, 11:49

 
Blogger EDO said...

Como que la productividad no se mide?...claro que se puede medir se pueden poner metas y tiempo a trabajadores. Lo que se te olvido mencionar es que si los trabajadores fueran menos productivos entonces el empleador los puede reemplazar por maquinaria. Y todas esas cifras de competitividad lo unico que traen consigo son casi siempre sueldos bajos de los trabajadores...eso

29 de enero de 2015, 11:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

er lusho, la idea malthusiana fue uno de los más grandes errores de la economía clásica, sin embargo era muy convincente por lo intuitiva "la población crece de manera geomética y los alimento de manera aritmética, en algún momento habrá un desastre poblacional", algún día colocaré sobre el origen de ese error.

Frx, el hecho es que no todos quieren estudiar y obligar a los que no quieren es fascista, además de contraproducente, de ahi salen los frustrados y delincuentes

29 de enero de 2015, 11:55

 
Blogger Frx said...

Exactamente, al final obligarlos perjudica al resto.

29 de enero de 2015, 12:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Edo lee bien, no puse que la productividad no se puede medir sino que no se mide en la práctica y eso por dos razones principales:

1.-Resulta muy difícil y caro tener mediciones exactas
2.-Es irrelevante porque con las leyes laborales resulta casi imposible bajar el sueldo y caro despedir.

Por eso lo que se hace en realidad es que antes de contratar el empleador discrimina, porque si se equivocó y contrata a alguien que no sirve, cooperó nomás.

"Sueldos bajos" es un concepto tan vago que no sirve para nada práctico, todo sueldo puede ser bajo, porque la valoración depende del que paga y del que recibe, ambas son subjetivas.

Por eso los únicos sueldos bajos que existen son los que están bajo el nivel de mercado, si el sueldo de mercado es de 100 pesos mensuales ese no puede ser un sueldo bajo

29 de enero de 2015, 12:14

 
Blogger Carla Vanessa said...

Hola, me gustaría q amplíes pero más desmenuzado en otro post cómo la informalidad es beneficiosa para la economía de un país. Respecto a la ley pulpin, tenia la desaprobacion total porque no solo "quitaba derechos" a trabajadores jovenes con o sin estudios truncos, sino porque aun si hubiera sido buena, el estado no tiene el suficiente poder fiscalizador para controlar a todas las empresas y hacer que cumplan con la ley. Yo he trabajado en dos empresas grandes y he visto como se zurran en la ley y les tiran la puerta en las narices a los inspectores. Asi por ejemplo, en una de estas empresas que es una universidad (sin fines de lucro de acuerdo a ley y exenta de pagar impuestos) gracias a sus argucias y al dinero que entra liquido a sus arcas el rector gana siete veces mas que el de harvard, ha formado con su familia una suerte de panaca real, una mega mafia que compra todo lo que puede y por eso ni el congreso se lo puede bajar, y claro está, consolida su fortuna pagando sueldos bajos,no cumpliendo con dar la estabilidad o beneficios a quienes corresponde y contratando a quien sea para el puesto que sea, alli, en ese caso, creo, no baja la productividad cuantitativamente, pero si la calidad del producto: bajo nivel educativo, libros con plagios, etc. Creo que cosas como estas es lo que se pretenderia erradicar con la formalizacion en algunos casos.

29 de enero de 2015, 13:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Carla, este es un asunto de muchas facetas y tu tocaste algunas importantes.

Desde luego que ningún gobierno del mundo tienen capacidad para inspecionar todos los trabajos, excepto en dictaduras como Corea del Norte o Cuba. Incluso esos gobiernos no pueden controlar los mercados negros y los trabajos informales y eso es lo ue finalmente los bota.

El intento fallido de Humala pretendió dar un marco legal para amparar trabajos peor pagados y más inestables a los que se supone menos productivos, la idea no es mala pero resulta ideal para revolver resentimientos sociales y además es inútil porque eso ya lo cubre el enorme mercado informal de trabajo que existe.

Y los que se enriquecen y empobrecen generalmente es gracias o por culpa de alguna ley o prohibición del estado, eso de los rectores forrados también lo tenemos en Chile gracias a las leyes que consagran el monopolio de ciertas universidades. Si cualquiera pudiese abrir una universidad como en USA, ese problema desaprece solo, o por lo menos sería irrelevante porque existe la posibilidad de escoger.

29 de enero de 2015, 13:21

 
Blogger EL HUGUINI said...

Buen, comentario profe Tomás, en el Perú y varios países se vive un mundo de políticos hipócritas, pero igual seguimos adelante... la mayoría del congreso peruano firmo la ley pulpín, y la mayoría lo derogó... quien entiende eso... puro cálculo político...

29 de enero de 2015, 13:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Hugo, eso es lo bueno que tienen, el peruano de a pie siempre de alguna manera se las arregla. Funciona :D

Saluti!

29 de enero de 2015, 14:11

 
Blogger EDO said...

Se me ocurrio mirar el indice de competititvad mundial y veo que chile desde el 2008 en adelante baja desde el lugar 26 al 34 actualmente y que ya nos paso Puerto Rico (30). Vean como Peru viene como avion subiendo puestos a traves de los años. Dejo el estudio.

http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%8Dndice_de_Competitividad_Global

29 de enero de 2015, 19:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

"Competitividad" es un concepto más o menos de marketing, muy difícil de cuantificar. Más objetivo es el índice de productividad que mide cuanto produce en promedio un trabajador de cada país en un año determinado, eso se calcula por el PIB vs nro de trabajadores si no me equivoco.

http://www.litoralpress.cl/design3/lpi/pdf3hl/litoralpresspdf.aspx?id=29027775,29027779,29027786&idT=2143&org=CCHC&carp=cchceconomiageneral&ve=0

29 de enero de 2015, 19:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El problema de todos estos índices es que solo consideran cifras oficiales, no sirven para nuestros países. La gran productividad de Chile muestra solo que nuestra economía es mucho más formalizada

29 de enero de 2015, 19:40

 
Blogger EDO said...

Pffff...33200 dolares de producitivdad...y el Pib percapita es de 22000 dolares....y ayer leia un reportaje que decia que el 90% de los empleados de este pais gana menos de 600 lucas (11500 dolares al año).....o sea a los trabajadores chilenos se los estan cagando muy rico con la distribucion de la riqueza producida.

29 de enero de 2015, 20:09

 
Blogger Ulschmidt said...

Las Pymes generan la mayor parte del empleo informal, debería, antes que inventarles una fiscalización que nunca las modifica, subsidiarles los aportes. Que paguen la mitad de las cargas sociales y el Estado lo otra mitad, toda empresa con menos de diez empleados, ese tipo de cosas.
Total el Estado pagará igual: Los que no tengan obra social, se atenderán en el hospital público, a los viejos que no puedan pensionarse les darán pensiones graciables o moratorias para que paguen los años de aporte que le faltan. Mejor ayudar a las empresas chicas a que se formalicen.

29 de enero de 2015, 21:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay un problema con eso Uslschmidt que no es menor: cuando subsidia "el estado" quienes de verdad ponen la plata son los contribuyentes, entonces es plata que se saca a los que pagan impuestos para ayudar a un sector de empresas ¡que son las que pagan impuestos! eso lleva a un loop infinito donde los que recaudan y reparten los impuestos se quedan con la parte del leon. En chile tenemos la presidenta y los parñlamentarios mejor pagados del mundo, lo mismo con la alta direción pública ¡ahí es donde está la plata de los impuestos en realidad!

Yo creo que mucho más directo y efectivo es contraer el tamaño de la administración del estado y cobrar menos impuestos. Así nadie tien necesidad de robarle al fixco como pasa ahora.

29 de enero de 2015, 22:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, la disteclia no es mi culpa, es solo la cerveza de litro que me acabo de despachar

29 de enero de 2015, 22:24

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas