Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

El que la sigue la consigue

martes, 17 de febrero de 2015


Hace un par de días se cortó la luz y, como imaginarán, todos nos quedamos sin nada que hacer. Pensé que lo mejor sería re-leer "París era una Fiesta" de Ernest Hemingway, siempre se aprende algo de ese librito, uno de los últimos que escribió antes de suicidarse.

Y me puse a leer por varias horas, llegué un poco más de la página 100 cuando volvió la luz, entonces me puse a revisar el correo y todo lo demás, como hago habitualmente. Hoy andaba medio bajo así es que lo tomé de nuevo y lo acabo de terminar, lo he leído varias veces y como siempre me dejó bien satisfecho.

La historia es de cuando era muy joven, recién casado y pobre como rata. Había dejado el periodismo y trataba de abrirse paso como escritor independiente pero nadie le aceptaba sus cuentos, simplemente no se vendían. A pesar de todo ni siquiera consideró volver a buscar un trabajo seguro, aceptaba lo que estaba pasando como parte necesaria del camino para llegar a ser bueno en lo que hacía.

Me gusta mucho ese tema, que corre a lo largo de todo el libro, en verdad me identifica un poco en eso de no aceptar la idea de un trabajo seguro. Me anima pensar que hay por lo menos una pequeña cosita en que me parzco al gran Hemingway. Claro que todo eso le pasó cuando él era muy joven, yo en cambio pasé los 60 años y no me he ganado el nobel ni nada parecido.

En fin, hay que ver el lado amable de las cosas. Mi caso demuestra que -al menos- todavía pienso como joven, que me vean como bicho raro me da lo mismo, tengo mis razones.

Y a propósito de cosas que demoran en llegar, mi buen amigo don Ian Thomson me manda una cronología con los años que lleva tratando que se declare monumento nacional las instalaciones del ferrocarril y ex azufrera del Tacora. Se llama "¿UNA HISTORIA SIN FIN?: Una cronología abreviada de la tramitación de una solicitud de que se declare Monumento Histórico Nacional el ferrocarril más alto en el mundo". Está muy interesante porque yo pienso que el que la sigue la consigue. O al menos eso espero.

6 Comments:

Blogger Frx said...

Lo más probable es que yo ande igual, ya me imagino a las editoriales mandándome a la cresta y si tengo que insistir como 253 veces para publicar mis libros, será nomás.

17 de febrero de 2015, 20:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Asi pasa pues, lo bueno es que ahora la autoedición es más fácil en el caso de los libros

18 de febrero de 2015, 00:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

18 de febrero de 2015, 00:49

 
Blogger Frx said...

De hecho hay gente que los publica en Amazon así nada más, pero lo que es yo, pretendo ser hasta cierto punto mi editor también XD.

18 de febrero de 2015, 05:07

 
Blogger Jose Cornejo said...

Hemingway era más bien un aventurero. algo así como un Indiana Jones pero sin arqueología, ni templos con trampas. pero un aventurero.

cabe mencionar que también un "Foreign Fighter" y luchó contra el franquismo en la guerra civil española y de ahi salió su libro "por quien doblan las campanas" (For Whom The Bells Toll)

18 de febrero de 2015, 09:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si José, era un badass, creó un personaje de si mismo, gran tipo

18 de febrero de 2015, 10:02

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas