Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Domingos musicales: curiosidades

domingo, 22 de marzo de 2015


¿Sabían que al escuchar cierta música se modifica el ritmo de los latidos del corazón, el que hasta cierto punto "siguen" la música? Ese es un efecto conocido desde hace tiempo y es interesante, porque el ritmo cardiaco es gobernado por el sistema nervioso autónomo, no es para nada voluntario.

Existe una teoría más o menos extraña que dice que algunas de las grandes innovaciones musicales de Beethoven se debieron a que el músico tenía una arritmia cardiaca y que algunos de sus esquemas musicales coinciden con patrones conocidos de arritmia. O sea que Beethoven compuso su música con el corazón, en todo sentido.

Este raro efecto fisiológico también podría explicar nuestra preferencia a la música sincopada, con golpes, como es la mayoría de la música moderna, la misma que nos hace mover la patita mientras la escuchamos.

Lo que no tengo muy claro es la efectividad del muy publicitado "Efecto Mozart" que dice que escuchar la música de este compositor hace toda clase de milagros, desde desarrollar la inteligencia de los niños, mejorar el aprendizaje hasta que las vacas den más leche. No lo creería a pie juntillas, pero al parecer alguna música produce estados similares al trance que facilitarían la concentración y el aprendizaje.

No es mi caso, a mi la música me distrae y casi siempre me da sueño, el efecto somnifero de la música sobre mi es infalible. De hecho hay una historia que dice que el conde Keyserling sufría de insomnio y le encargó a Bach una música para eso, así fue como este compuso la "Variaciones de Goldberg" que al parecer le sirvieron al conde, porque lo recompensó generosamente.

Hay una enfermedad bien rara que se llama "amusia", que puede ser causada por una lesión cerebral o congénita, produce la incapacidad para distinguir ritmos, melodías o ambas cosas. Para los que sufren de amusia todas las canciones y toda la música suenan iguales, son incapaces de distinguir una de otra y tampoco son capaces de disfrutar con una música determinada. Es como lo que a mi me pasa con las caras o con las películas, pero la amusia es con los sonidos musicales.

El violín es un instrumento complejo y misterioso. Su tamaño, materiales, forma y construcción siguen un canon que viene a lo menos desde el siglo XVI, por alguna razón que se desconoce, es reconocido que los mejores violines suenan aún mejor cuanto más tiempo se tocan. Esa sería una de las razones por las que se considera al los Stradivarius y los Guarnieri como de calidad excepcional, su tamaño, forma, peso, espesor de la madera, barniz, etc. siguen especificaciones muy estrictas. Actualmente se discute si con la tecnología moderna se pueden construir violines de mejor timbre, tal como ocurrió con los pianos.

Música de las esferas Hace años, cuando leí por primera vez sobre el mito de la música de las esferas me gustó mucho, aquí lo transcribo para que los que no lo conocen. "Pitágoras aplicó su doctrina de la armonía al universo entero, por ejemplo en su célebre teoría de la armonía de las esferas. Cada cuerpo celeste que se mueve produce un cierto sonido que varía en función de la rapidez desplegada por el cuerpo. Los cuerpos celestes se mueven, pues, en armoniosa danza; se desplazan a velocidades distintas y producen así una música sobrenatural. 

El universo puede ser comparado con un instrumento de cuerda; por ejemplo, a una lira. Pero, entonces, ¿por qué no oimos la música de las esferas? Porque la estamos oyendo desde que nacimos. El herrero que día tras día oye el sonido del martillo sobre el yunque, se acostumbra tanto a ello que termina por no percibirlo. Para que un ruido nos sea audible es necesaria una interrupción o un cambio en la fuerza o en la naturaleza de los sonidos" (de la "Historia Universal" de C. Grimberg) Una teoría tan linda como falsa, no todo lo que brilla es oro.

6 Comments:

Blogger Frx said...

Me acuerdo que según un video que vi por Youtube, se decía que eso del efecto Mozart en realidad era mentira, cuestionándose el experimento que se hizo con 36 estudiantes, argumentándose que 36 no era una muestra representativa. Independiente de si es verdad o no, lo cierto es que muchos de los que he conocido que gustan de la música clásica, son más mateos y dedicados para sus cosas, caso contrario de la mayoría de los reggeatoneros que he conocido que eran bien porros.

22 de marzo de 2015, 14:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Parece que es otra muestra que "correlación no implica causalidad". Lo que tu dices acerca del tipo de personas que escuchan diferentes músicas, puede ser una correlación inversa, por ejemplo es mucho más probable que a la gente más estudiosa le interese conocer la música clásica mientras que los ignorantes o flojos prefieren una música más primitiva, de acuerdo a su forma de pensar :D

22 de marzo de 2015, 19:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Parece que es otra muestra que "correlación no implica causalidad". Lo que tu dices acerca del tipo de personas que escuchan diferentes músicas, puede ser una correlación inversa, por ejemplo es mucho más probable que a la gente más estudiosa le interese conocer la música clásica mientras que los ignorantes o flojos prefieren una música más primitiva, de acuerdo a su forma de pensar :D

22 de marzo de 2015, 19:45

 
Blogger Frx said...

Cierto, si al final varios estilos se han inventado como una representación de alguna forma de pensamiento y además es un hecho que la música clásica tiene una elaboración más compleja, no por nada las melodías de este tipo se consideran obras maestras. También por otro lado dudo mucho que uno sea superior o inferior por tener tal o cual preferencia musical, esto a pesar de mi experiencia personal, aunque también lo digo por lo mismo XD.

22 de marzo de 2015, 22:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, es dudoso colocarlo en un ranking, escala o pedestal de superioridad. Pero es obvio que hay música que es muy simple mientras que otra es mucho más complicada y requiere estudio previo para poder disfrutarla. Cual sea superior y cual inferior es gusto de cada cual, pero por lo general las personas más estudiosas, curiosas con más inquietud intelectual tenderán a estudiar y disfrutar de música más elaborada, se esforzarán más en comprenderla, mientras que a los porros muchas veces les dará flojera y se quedan con el "chan chan dubi dubi du bam bam" que les haga mover la patita sin ningún esfuerzo previo.

22 de marzo de 2015, 22:50

 
Blogger Frx said...

Eso mismo :D.

22 de marzo de 2015, 23:07

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas