Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Un viaje con mala suerte

domingo, 31 de mayo de 2015



Aunque todo salió mal
Al final fue el viaje de la mala suerte, casi todo salió mal menos -afortunadamente- lo que a mi me preocupaba que era quedarme botado en el camino por una falla del auto. La verdad es que el auto anduvo suave como seda, sin ningún esfuerzo alcanza los 120 y si lo hubiese apurado demás llego a los 150, nada mal para un motor de 1.000 c.c. que no gastó practicamente nada de combustible. El propósito del viaje, que era saludar a Juan Carlos y ver la película en pantalla grande, no se cumplió porque un problema nos obligó a volver más temprano.

Fuimos en familia, con la Pilar y el Tomás chico y -aparte de todo lo que salió mal- lo pasamos muy bien, como dice la canción "aunque todo salió mal, voy a llorar de felicidad". El video lo hice muy a la rápida y muestra al principio el "Pequeño Chile", es decir el circuito de compras de los turistas chilenos, ruidoso y lleno de gente. La segunda mitad del video es alrededor del Teatro Municipal, una plaza bien bonita que hay al frente y una calle colonial que se conecta finalmente con la Plaza Vigil, Almorzamos en El Gran Chimu, que está muy caro pero sigue bueno como siempre y después vuelta a Arica, cansados como perros. En fin, si todo fuese perfecto el mundo sería muy aburrido, a otra cosa.

Codelco y la tormenta perfecta
El panorama de Codelco -la mayor productora de cobre del mundo- se ve negro. Se está repitiendo paso a paso el camino que han recorrido prácticament todas las grandes empresas estatales en la historia: Pemex; Pdvesa; Petrobras: la antigua YPF; en fin, parece ser un patrón que se cumple con exactitud matemática. Primero viene el despojo, las expropiaciones con que los gobiernos toman el control de las empresas pgando a vil precio lo que otros han invertido.

Luego viene una época de oro, la fiesta que se produce cuando todo es ganancia mientras se aprovecha el rendimiento de las inversiones hechas por otros, en esa etapa los enormes excedentes permiten repartir empleos vitalicios, con sueldos de príncipe arabe, para los afortunados que entran gracias a su afinidad con el gobierno de turno.

En la tercera etapa viene el deterioro. Cuando a los parásitos que están a cargo, acostumbrados a la plata fácil y al derroche, les corresponde gestionar la empresa en condiciones normales y tienen que hacerse cargo de las nuevas inversiones. En este punto está hoy Codelco y es cuando los números rojos comienzan a aparecer, para eso están los contables, encargados de negar y confundirlo todo. Este deterioro sigue y se acelera hasta que la empresa revienta dejando un enorme agujero negro, después hay que tapar sus pérdidas con plata de los impuestos durante años.

El estado chileno perdió su oportunidad de oro, debió haber vendido Codelco en su mejor momento cuando la onza de cobre se proyectaba a 4 dólares. Hoy todo está perdido y la empresa enfrenta a una tormenta perfecta, que va a sr pagada como siempre por nosotros, los giles. Miren:

1. Un gran deterioro en el precio del cobre, con costo creciente de la energía "gracias" a los intereses de grupos "ambientalistas"

2. Costos operativos altísimos, con sueldos y regalías fijadas en la época en que todo era vino y rosas, por razones políticas son costos irreversibles

3. Ejecutivos mediocres, partiendo por el presidente del directorio Oscar Landarretche hijo, cuyo principal mérito es ser hijo de su papá. Esto se traduce en las decisiones estratégicas descabelladas que está tomando la empresa, y hablando de decisiones descabelladas

4. Un plan de capitalización por veinticinco mil millones de dólares (leyó bien, 25 mil millones) en plena crisis. Hasta un almacenero de barrio sabe que cuando los precios de venta bajan y el negocio se echa a perder, lo peor que se puede hacer es invertir más en lo mismo. Pero como es plata ajena...

Ah pobre Codelco. Sobre todo pobres de nosotros que nos tocará financiar a este gigantesco ejército de parásitos quien sabe por cuantas décadas más.

El postre
Y no crean que he dejado de lado los domingos de Alan Watts, aquí va el de esta semana


10 Comments:

Blogger Maximo said...

Me alegro que te funcionara tu auto. Se estaran alejando loos siete anos malos?. Puede ser.

Sobre Codelco, Chile ha hecho dos estupideces mayusculas. Primero se la robo y con eso alejo a todos los inversionistas, y para que volvieran se les tuvo que dar condiciones especiales: Se perdio plata. Y luego los militares no la privatizaron: Solo Eyzaguirre fundio casi 5.000 millones de dolares.

Chilito tiene del ano que le pidan, y vamos de mal en peor.

31 de mayo de 2015, 19:29

 
Blogger Ulschmidt said...

Ah, todos los viajes verdaderos se desvían del plan. (diría, quizás, Alan Watts). Cuya arenga de hoy estuvo bastante bien -
Hay una cosa - Borges tiene una buena página de eso, pero ahora no se donde - sobre la enajenación de uno mismo, la observación de la propia evolución como si fuera algo ajeno y como si uno fuera otro - otro al que le pasan las cosas, pero en el fondo YO no soy ese al que las cosas le pasan. Como en el sueño, donde al tipo le pasan cosas, pero hay un guión, alguien escribe la película, y NO PUEDE SER OTRO QUE UNO MISMO EL GUIONISTA. Pero al protagonista, que no es más que uno, lo que el director de la película le va poniendo lo sorprende igual.

31 de mayo de 2015, 20:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Maximo, se me había olvidado ese pésimo negocio de la venta de futuros, se parece mucho a la venta de las reservas de oro cuaando el metal estaba en su punto más bajo en la historia durante Frei ¿casualidas o solo mal pronóstico? sabe Moya, en todo caso en el mundo privado al que se equivoca así se convierte profesionalmente en un leproso, noasí en el mundo de la política donde los premian

31 de mayo de 2015, 20:18

 
Blogger Pablo said...

En un programa de radio esta mañana, casualmente estaba Landerretche dando una entrevista. Hablaba maravillas de Codelco, que lo mejor que pudieron hacer es invertir esos fantastrillones, ya que de no hacerlo, Codelco se acabaría en 15 años. En un momento dijo que las reservas mundiales de cobre se estaban acabando (me imagino que se refería a stocks en los mercados), con lo que en un par de años más el precio volvería a subir por sobre los US$3/lb. No más allá de 3 minutos después dijo que no se puede predecir el precio futuro del Cu.....Nunca había escuchado una contradicción en tan poco tiempo....
También dijo que Codelco era tan buena escuela que muchos profesionales prefieren "ganar menos" que en el mundo privado, pero trabajar allá. Ahí si que no entendí nada.... ahora los bonos y regalías de los trabajadores son "reguleques".....(aclaración: no tengo problemas en que ganen harta plata, bueno un poco de envidia sí tengo, pero mientras no sea equivalente a su productividad, me da mucha rabia que con los impuestos que pago se financie parte de ese botín, trabajadores improductivos, inamovibles, apitutados y todo eso).

1 de junio de 2015, 10:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Ulschmidt había contestado en otro lado, ahora si. Borges era bien conocedor de todas esas cosas orientales, yo leí un libro del que fue coautor que se llamaba "el budismo místico" o algo así, es muy interesante. Seguramente muchos de sus cuentos están influenciados port esos estudios que hizo del budismo. Eso de la enajenación me pasa a mi jaja, es una sensación muy rara, se lo conté una amiga que es psicoloca y me dijo que a mucha gente le pasa, que desilusión. Es como un corte en el contínuo mental que uno tiene "ya siento que vienen por mi, por mi, por mi", bueno, según las ideas del Tao eso sería como una micro-iluminación, donde uno se asoma a la cosa que hay detrás de nuestra ilusión del ego, es medio aterrorizante eso si.

1 de junio de 2015, 10:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pablo, Landarretche hijo es el vivo ejemplo que nunca segundas parte fueron buenas. De profesor de la U, cuentero y mediocre se fue directo a la presidencia de directorio de Codelco, sin trayectoria, experiencia, nada. Lo único que tiene es desparpajo para regalar. Bueno, echando a perder se aprende, dicen.

Que desastre, eso muestra por que las empresas públicas no deberían existir.

1 de junio de 2015, 10:59

 
Anonymous Anónimo said...

Sr. Copresidente:

Conozco bastante de cerca el funcionamiento de las empresas del Estado en nuestra copia feliz del Edén, y puedo afirmar de primera fuente que... hay de todo.

Lo primero es que hay varios tipos de ellas: donde el Estado es dueño del 100% y donde hay participación de capitales privados; donde tienen ley orgánica y donde no; etc. Incluso hay empresas que tienen de un tipo y del otro.

La mayoría de esas empresas son "administradas" (ya explicaré el por qué de las comillas) por una suerte de holding que es el SEP, un comité CORFO que tiene un consejo directivo con la potestad de nombrar y remover a los miembros del directorio de las otras empresas. Y digo "la mayoría" porque hay algunas que no pasan por ahí: TVN, BancoEstado, ASMAR, ENAER, ENAMI y... CODELCO, hasta donde alcanzo a recordar. Hay varias empresas en las que el Estado es accionista minoritario (las sanitarias principalmente: ESSBIO, ESVAL, ESSAL, Grupo Aguas, etc.) y por ende ahí el SEP no tiene más que hacer que representarlo en esas condiciones.

En función de la potestad de remover directores, el SEP se ha ido atribuyendo cada vez más funciones, en principio relacionadas con el control de gestión. Y ese esquema funcionó razonablemente bien... hasta que asumió Piñera, cuando las decisiones empezaron a ser mucho más políticas (para empezar, con el nombramiento de los directores, que antes de eso tenía una componente independiente y técnica, pero tras lo cual pasó a ser totalmente política, cosa que se mantiene hasta hoy). En la actualidad, el SEP se mete mucho más allá de lo que le corresponde: por ejemplo, en decisiones de inversión, contratación de consultores y hasta en la remoción y nombramiento de ejecutivos (y ciertamente en la "sugerencia" de contrataciones).

Hace poco, conocí el caso de una de esas empresas para la que buscaban un Gerente General, vía headhunter. Cuando finalmente se formó la terna, al que estaba más fuerte le comenzaron a cuestionar que "no tenía ningún padrino político", renovaron a personas que tenían que trabajar con el nuevo gerente poco antes de su nombramiento, etc... finalmente le ofrecieron el cargo, pero la persona no lo aceptó (obvio).

Y eso es sólo el teaser de esta película...


Saludos,
El biministro.

1 de junio de 2015, 17:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Biministro, los fantastillones que gastan en head hunters, lo mismo que la farsa del "Sistema de Alta Dirección Pública" son bromas del peor gusto. No se puede pretender que una empresa cuyo dueño es el estado, el cual está administrado por los políticos de turno en el poder, vaya a seguir criterios de racionalidad técnica, es imposible. Se puede dar el caso de que un buen técnico llegue a esos cargos -de hecho Codelco ha tenido ejecutivos de excelencia- pero esa es una afortunada coincidencia, jamás la norma. El citerio de administración, la piedra de toque siempre será político porque las empresas siempre responden a los intereses de sus dueños o controladores, en el caso de las estatales a los intereses de los políticos, no importa como quieran maquillarlo.

Piñera se caracterizó por una actitud errática en ese campo cometiendo errores casi siempre y en sentidos opuestos. Durante su gobierno no se despidió a gente que debió irse para la casa y se contrató a otros que no debieron ser contratados, su gobierno fue un desastre como empleador porque nadie tuvo claro cuales eran los criterios.

La farsa de la alta dirección pública debe haber permitido a tipos como Jorrat haberse ido con paracaídas de oro pese a su gestión desastrosa, el resultado neto es que cada cuatro años habrá que agar indenmizaciones millonarias a un ejército de "hombres de confianza", el sistema se desnaturalizó desde su inicio.

Pero me estoy desviando, es muy cierto que la SEP simpre quiere meter más las narices pero eso es consecuencia lógica de que las empresas sean del estado. La única solución posible es enajenarlas, partiendo por Codelco y Enap, los dos grandes lastres del estado.

1 de junio de 2015, 21:16

 
Anonymous Renzo G. said...

Otra variable relacionada con todo lo anterior son los sindicatos, que en CODELCO son amo y señor. De hecho ni siquiera Pinochet se atrevió a irse en contra de los sindicatos de CODELCO. Cuando estuve en Chuquicamata un trabajador viejo me contaba "El general Pinochet siempre nos tuvo contentos. Nos daba de todo". Me decía que a los subsidios de vivienda en el campamento de Chuqui luego les agregó subsidio de agua, electricidad, gas, comida, etc. Todo. Vivian gratis de forma permanente. Si bien algunas empresas mineras privadas también tienen campamentos, los trabajadores residen ahi solo mientras dura el turno y no de forma permanente, y no son casas para vivir con la familia completa como era en Chuqui, sino que son habitaciones en bloques o edificios (similares a los departamentos) con una comodidad proporcional al rango. Con sindicatos que tienen regalías de principe no se puede hacer nada.

1 de junio de 2015, 22:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, el sindicato de El Teniente fue el primer gran sindicato en levantarse contra Allende y Guillermo Medina, su presidente, se convirtió en el sindicalista regalón de los militares. En la época en que se coqueteaba con la idea del corporativismo Medina fue extremadamente poderoso y consiguió de todo para los trabajadores. No fue solo en Codelco, en los primeros años del gobierno militar hubo un trato principesco generalizado para los sindicatos (por lo mismo que rondaba la idea del cooperativismo), cuando yo hice mi práctica en la IRT-Ilesco (debe haber sido 1975, a dos años del golpe) los beneficios sindicales eran fastuosos, para aniversarios y fiestas patrias traían a la Sonora Palacios, comíamos centolla, los paquetes de navidad había que llevarlos en carros, etc.

Eso cambió cuando llegaron los chicago boy a poner orden en la casa, pero hasta 1978 más o menos los sindicatos tenían muchas más regalías, privilegios y garantías que durante la UP y el gobierno no los tocaba para nada, excepto si alguno insinuaba meterse en política izquierdista, claro. Es una de las cosas poco recordadas de esa época.

1 de junio de 2015, 23:14

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas