Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

El error de la Reforma Tributaria

lunes, 20 de julio de 2015

Leí el otro día que lo que distingue a un optimista de un pesimista es que el optimista siempre llega tarde a las citas, porque parte de la base que va a tener suerte, encontrará estacionamiento cerca, todo saldrá perfecto y no necesita salir temprano. El pesimista en cambio piensa en todo lo malo que puede pasar y sale mucho antes. Mientras más adelantado llega, más pesimista es la persona.

El optimismo puede ser muy bueno para emprender y correr riesgos, pero resulta mortal cuando se usa al momento de planificar. Estaba pensando que salió mal con la reforma tributaria y parece más o menos claro que el error fue una especie de optimismo tonto y contra todas las señales.

El gráfico que encabeza esta entrada muestra la evolución del PIB nominal en Chile entre 1999 y 2013, momento en que se comenzó a implementar la reforma tributaria y se puede ver dos bruscos crecimientos en los años 2004 y 2010 que coinciden con el altísimo precio del cobre en esos años.

El error de diseño
En la página del gobierno de Chile, para hacer propaganda a la reforma tributaria el 2014 publicaron dos gráficos. El primero era el que planteaba subir la recaudación desde el 0.29% del PIB actual hasta un 3.02% en 2018, a fines del gobierno de Bachelet, el gráfico es este
Bastaba con dividir 3.02 entre 0.29 para darse cuenta que lo que se proponía era subir diez veces el porcentaje de recaudación en 5 años, todo muy bien en el papel pero solo alguien extremadamente tonto podría pensar que se puede multiplicar por diez la tasa de recaudación sin afectar el crecimiento del PIB. El supuesto básico -y error grosero- que se cometió en el diseño fue creer que el PIB coninuaría creciendo igual, pese a todas las señales que avisaban que venía una contracción.

Y, como era de esperar, no solo vino una contracción por los menores precios del cobre -totalmente previsible- sino que el solo anuncio de subir diez veces el porcentaje del PIB en recaudación, creó la tormenta perfecta, porque sumó al efecto de la baja de precios otro mucho peor: el de la baja de expectativas. Esto podría haberlo previsto cualquiera con dos dedos de frente. Yo que no tengo grandes conocimientos de nada lo anuncié, apenas Jorrat apareció en una entrevista anunciando la idea de eliminar el FUT y subir los impuestos.

Pero la estupidez fue todavía más allá. En el otro gráfico con que el gobierno presentaba el proyecto estaba el segundo gran error de diseño ¿como planeaban en la práctica lograr ese enorme aumento de recaudación? Simple, subiendo el impuesto a las utilidades de las empresas, desde un 20% a un 27% miren:

El que diseñó esto -Jorrat- y quien lo implementó -Arenas- no solo pecaron de optimistas, sino de estúpidos, desconociendo una realidad fundamental, que es el principio cero de la recaudación tributaria: la recaudación de impuestos sobre las utilidades crece solo cuando crecen las utilidades, no cuando crece la tasa. Lo que pasó solo en un año fue que se destruyeron miles de empleos, lo que en un par de años se reflejará en una baja brutal del PIB.

Esto no es ciencia espacial. El año 2012, cuando apareció la entrevista a Jorrat escribí una entrada que se llamaba Ojalá Fuese tan Sencillo, donde decía algo obvio: resulta que el 50% de 100 es menos que el 10% de 1000. Que es muy tonto subir la tasa creyendo que los ingresos seguirán iguales. A menos de un año de cometida esta estupidez llamada "reforma" se han visto los efectos ¿que pasará si siguen subiendo la tasa del impuesto a las utilidades de las empresas? Dos cosas: que el fisco recaudará cada vez menos y que cada año se destruirán más puestos de trabajo. 

A menos, claro, que alguien se ponga los pantalones y de la pelea por desmantelar este evidente desastre. El problema es ¿quien se atreve? Ni un solo político de la actual oposición se atrevería, porque los que no tienen de ineptos lo tienen de cobardía.

La reforma tributaria fue un desastre por muchos motivos que cualquiera podía haberse dado cuenta de antemano. La alta recaudación de los últimos años fue producto de un volumen cada vez mayor de aportes de las empresas privadas de la gran minería. Al subir la tasa del impuesto a las empresas simplemente mataron a la gallina de los huevos de oro, por codiciosos e ignorantes.

No toda la culpa es de Jorrat, que fue Jefe de Estudios del Servicio de Impuestos Internos, ni de Arenas, que fue Director de Presupuestos (el más técnico de los cargos económicos del gobierno). También hay culpa de la presidenta por la ineptitud, ignorancia y falta de tino en llevarlos al gobierno y darles poder de decisión. Otra parte de la culpa -tal vez la mayor- fue de los que colocaron a la presidenta y su gente en el gobierno.

Pero los peores -a mi modo de ver- fueron los políticos de oposición, que con una actitud tibia y cobarde no fueron capaces de hacer loq ue se suponía que hicieran: oponerse con dientes y muelas, votando en masa contra el proyecto y reclamando hasta el último minuto. Hoy se estarían festinando pero ya perdieron su oportunidad, porque la reforma también se aprobó con sus votos.

Dicen que todo en exceso hace mal. Alguien que es excesivamente optimista resulta muy difícil de diferenciar de un idiota y alguien excesivamente cauto termina siendo indistinguible de un gallina. Para decirlo claramente: Jorrat, Arenas y su troupe fueron idiotas, mientras que la oposición en masa fueron gallinas. Y para variar paga Moya, nosotros, los giles.

20 Comments:

Anonymous Wilson said...

Yo tambien creo que pecaron de optimismo, paranoide y mesianico en mi opinion, pero no solo en la reforma tributaria, sino de la entera politica de asalto "blando" al poder, es consistente con estatizar la educacion , proteger a las mafias sindicales, demoler AFP e isapres, y culminar con la revolucion soñada: la samblea constituyente, y con la oposicion UDI y demas "complices pasivos" encarcelada; un nuevo pais a imagen de sus fantasias sesenteras. Todo montado sobre la equivocada percepcion, producida por la calle, las redes sociales, la mayoria parlamentaria y el apoyo a la Gordi, que estaban dadas las condiciones objetivas para el asalto.
"La situacion esta madura compañeros,todo es posible, nada menos es aceptable" era la idea fuerza de los G90, los pendejos de la bancada juvenil, algunos chiflados PPD y PS que nunca faltan, y el PC en pleno, todo eso montado en la popularidad de la Dama y la tipica lectura autorreferente de los ultras.
Lograron,a imagen del gobierno del Chicho,que el centro los acompañara esperando tocar parte del proceso, y lo mas interesante que la derecha solo discutiera en sus mismos terminos, en lugar de declararse en oposicion, identico al primer año o año y medio de Allende.

20 de julio de 2015, 09:59

 
Anonymous Wilson said...

P' aclarar mi chachara, creo que la reforma tributaria no es un error optimista, con consecuencias inesperadas, sino parte de una estrategia global, que quiza no considero la importancia de la resaca del cobre, pero las demas consecuencias fueron esperadas

20 de julio de 2015, 10:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson, yo estoy feliz. Nunca le había achuntado tan justo en tan poco tiempo, en menos de dos años se cumplió, claro que con estos tontos no cuesta nada predecirles el futuro, no es ninguna gracia.

Ni siquiera creo que se trate de ideología. Es gente incapáz, básica, igual que durante Allende. Miopes.

20 de julio de 2015, 11:08

 
Blogger Jaime Videla, PMP said...

Buen artículo. Por mi parte recuerdo el refran "piensa mal, pecaras pero no errarás".
No creo que sean imbéciles, sino simples ladrones concertados buscando perpetuarse en el poder por la vía de generar un pueblo pobre e ignorante, caldo se cultivo de su demagogia.
Lo increible fue que personeros/as de organismos internacionales supuestamente serios los avalaran; cómo los habran mojado!

20 de julio de 2015, 12:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Jaime si, también puede ser eso. Es muy difícil saber las verdaderas intenciones pero no cuesta nada ver los resultados que en este caso han sido desastrosos. De no revertirse completamente la reforma tributaria seguirá destruyendo empleos en los años que vienen y esto será cada vez peor, no hay que ser científico espacial para darse cuenta de la magnitud de la estupidez que implementaron, el problema es que los políticos de "oposición" no tienen pantalones para hacer lo que se supone que deben hacer: oponerse a estas estupideces con dientes y muelas.

En los organismos internacionales hay gente buena pero también una cantidad de inútiles colocados en pago de favores políticos o como premio de consuelo, que mejores ejemplos que nuestros Insulza, Arenas y la propia actual presidenta Bachelet. En Chile cuando alguien no sirve para nada lo mandan al servicio exterior o a algún organismo internacional, por eso siempre nos va mal afuera, si nos representan puros inútiles.

20 de julio de 2015, 12:26

 
Blogger Jose Cornejo said...

Interesante columna.

No es necesario ser un erudito. los videos de youtube tenían toda la razón, pero aún así la deforma tributaria (con d) se aprobó y quedaron vacunados todos los empresarios, desde las multinacionales hasta las pymes, que proveen el 80% de la masa laboral. La actual oposición está hecha mierda, sodomizada y sometida. nada que hacer

20 de julio de 2015, 12:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Los empresarios no pierden con las alzas de impuesto, sacan su plata a otro lado, evaden o traspasan el alza a precios. Son los quer tienen más herramientas para pasearse al fisco, somos los consumidores y contribuyentes chicos los que perdemos.

20 de julio de 2015, 12:30

 
Blogger Jose Cornejo said...

los que pueden, sacan su plata y se van. los que no, traspasan ese costo al valor final del producto o servicio y ahi es donde cagamos todos, como siempre.

Todo esto se lo debemos al 60% que no votó, al 26% del electorado que si votó por la yeta y sus infantiles de izquierda, que pensaron que papá fisco los tendría "gorditos y bonitos", con costo para nuestros ya vilipendiados bolsillos, per secula seculorum.

Pensaron tener la sartén por el mango, creyeron hacerla de oro, pero los "porfiados hechos" fueron más fuertes.

20 de julio de 2015, 12:52

 
Blogger EDO said...

Pues yo encuentro muy bueno que este pasando esto...asi al populacho les quedara muy clarito que subir los impuestos a las empresas trae consigo desplome de inversiones y desempleo- se te olvido mencionar la feroz campaña comunicacional del gobierno para hacer creer a los ilusos que los impuestos los pagarian los poderosos de siempre-....pues los poderosos de siempre, siempre han sido mas astutos y muchos terminaron llendose a otro pais como los IBAÑEZ que vendieron LIDER ya que sabian que se venia este desastre mas el desastre de la refoma laboral...que rico sera ver como siguen subiendo los impuestos los proximos años y las empresas cortando y cortando grasa para poder tener utilidades.....

20 de julio de 2015, 13:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, yo veo el problema un poco más extendido. Creo que si hubiese salido Matthei estaríamos peor, porque habría hecho lo mismo con gradualismo. El problema es que los políticos de derecha a izquierda están comprometidos con subir impuestos y subir el gasto público. Cuando asumió Piñera lo primero que debió haber hecho era eliminar el impuesto específico a los combustible y pasar la podadora en los servicios públicos, echando a todos los inútiles, bueno, hizo todo lo contrario y ni siquiera el ministro de hacienda supuestamente "serio" que era LArraín se atrevió a insinuar algo así, por el contrario, siguieron llenando de sinverguenzas los cargos públicos.

En ese sentido le encuentro razón al Edo porque creo que es bueno que se vean de frente los efectos de estas políticas que son de derecha a izquierda y afectan a todos los chilenos

20 de julio de 2015, 13:23

 
Blogger EDO said...

Y se te olvido mencionar algo muy importante Tomas...y es que Chile desde el gobierno de la gorda 1 ha acumulado tanta deuda que ya es pais deudor en vez de ser pais acreedor y el deficit de finanzas publicas ya es de 3% y creciendo...solo falta que estalle China y todo chile volara por las nubes...aqui dejo el articulo de fin semana...

http://www.latercera.com/noticia/negocios/2015/07/655-639217-9-el-sostenido-deterioro-de-las-cuentas-fiscales-tras-la-crisis-global.shtml

20 de julio de 2015, 13:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ser deudor no es malo en si, es como la fiebre solo un síntoma, la enfermedad es ser improductivo. El que se endeuda para producir crece, el que se endeuda para pagar los gastos se arruina

20 de julio de 2015, 13:37

 
Anonymous Renzo G. said...

Tomás yo creo que más que optimistas o tontos son resentidos y lo están haciendo a propósito, dejar el mayor desastre que puedan para tomarse revancha por el gobierno militar y por los 24 años de postergaciones (según ellos) durante la Concertación y Piñera. Basta recordar la prepotencia y arrogancia con que llegaron hace un año, como diciendo "Ahora van a ver lo que es bueno, venimos a ajustar cuentas". Yo creo que les da lo mismo desprestigiarse y quedar por el suelo mientras logren vengarse hasta donde puedan.

Respecto a lo otro, recuerda que fue durante Piñera que los políticos empezaron a jugar con los impuestos como un juguete. Fue Piñera el 2010 quien sin ninguna necesidad tuvo la brillante idea de subir los impuestos a las empresas "transitoriamente" para supuestamente financiar la reconstrucción, seguramente sugestionado por la idea de ser visto como a favor de los empresarios. Un año después cuando la izquierda empezó a destruir rabiosamente las calles la idea de subir los impuestos para supuestamente "mejorar la educación" ya estaba sobre la mesa. El argumento era algo como "Si subieron los impuestos por un tiempo para financiar la reconstrucción y el país ha seguido creciendo, por qué no subirlos de forma permanente para mejorar la educación que es tan importante?". Todos cayeron como moscas, incluida gran parte de la derecha.

Fue Piñera el que sentó el precedente de que los impuestos eran un juguete, un instrumento para conseguir cualquier cosa. Si se podían usar para conseguir X era solo cosa de tiempo que a otro se le ocurriera usarlos para conseguir Y. Eso en realidad no tiene nada de extraño pero Piñera rompió el tabú de que los impuestos era mejor no tocarlos al aventurarse en otra de sus brillantes ideas. Una vez sentado ese precedente era cosa de tiempo que vinieran los políticos de todos los sectores con sus brillantes ideas exigiendo subir los impuestos una vez más. Ese era uno de los tabues de la transición que se rompieron definitivamente. Ahora como están las cosas los impuestos no van a bajar hasta que sobrevenga una gran crisis. Acuérdate. Asi ha sucedido en los países europeos cuando están hasta el cuello. Buen ejemplo fue Suecia y ahora Italia.

20 de julio de 2015, 15:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Renzo, puede que la motivación de muchos sea esa sed de revancha o resentimiento reprimido, yo igual he pensado en eso. Seguramente no hay una sola motivación sino varias, lo que si hay solo una es la incompetencia, la vision de muy corto plazo que los hace existosos en lo táctico pero un desorden en lo estratégico. Se mueven muy rápido pero en círculos, por eso no llegan a ninguan parte, tengo la impresión que no son capaces de ver más allá de sus narices.

A Piñera sin duda le gustaba la idea de subir impuestos, como a la totalidad de la derecha que hoy ocupa lugares de político, son derechistas de cartón y por eso creo que es una gran suerte lo que está pasando, mientras más mal ande la economía, creo que más aversión le va a tomar la gente al populismao., otros piensan lo contrario pero eso es lo que creo yo.

20 de julio de 2015, 17:24

 
Anonymous Renzo G. said...

Yo tengo la duda de que le tomen tanta aversión al populismo. Después de todo la frase que mejor define al gran grueso de la población en Chile fue la de Carlos Caszely cuando dijo "No tengo por qué estar de acuerdo con lo que pienso". Vociferan y gritan indignados por algo y luego hacen todo lo contrario.

20 de julio de 2015, 17:43

 
Blogger EDO said...

Es que la gente tiene que estar con la caca hasta el cogote para que se le quite el populismo y todas esas ideas estupidas....ahi tienen a Pinochet...cuando estaba la cagada en 1973 nadie pensaba que un militar podria arreglar las cagadas del pais...ojala la cagada sea mayuscula pa que a muchos les queden bien claras las cosas economicas...eso.

20 de julio de 2015, 21:36

 
Blogger Ulschmidt said...

Los impuestos nunca bajan ni desaparecen, por desgracia, y si alguien hace campaña prometiendo reducirlos luego no lo hará, con mucha suerte dejará de aumentarlos y gastará lo recaudado con mayor prudencia.
Pero bajar es imposible, impolítico, impracticable. Los neoliberales noventistas se supone que habían encontrado el truco para bajarlos sin producir recesión por achicamiento del gasto ni ser impopulares por los despidos, etc.. pero básicamente lo que hicieron fue emitir muchos bonos para sostener el gasto público sin cobrar tantos impuestos. Luego les vino la crisis de la deuda.

20 de julio de 2015, 21:46

 
Blogger Pp Valdivia said...

Como habremos estado de mal los peruanos en los 80s y parte de los 90s q hace un par de meses el gobierno insinuo q podria subir algunos impuestos por la desaceleración actual... y ahi mismo todos dieron el grito en el cielo... asi q solo quedo en insinuacion... estamos a 8 meses de las Elecciones y hay candidatos con opcion, q estan ofreciendo bajar los impuestos poco a poco... Veremos q sucede

21 de julio de 2015, 12:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, acá en Chile los impuestos bajan después de los colapsos, la gente les toma alergia, menos mal. Luego del 73 desaparecieron montón de impuestos y otros bajaron, con los años siguieron bajando pero cuando llegaron los políticos la cosa se revirtió.

PpValdivia, ojalá pase lo mismo acá en Chile porque ya se están viendo los efectos de la estupidez. La "reforma tributaria" es cada día más impopular en Chile

21 de julio de 2015, 12:26

 
Anonymous Renzo G. said...

Tomás acabas de dar la respuesta. Los impuestos bajaron gracias a una Junta de gobierno de cuatro generales. Mientras los políticos estén al mando los impuestos van a seguir subiendo ad eternum.

21 de julio de 2015, 19:40

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas