Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Los vivos y los tontos, parte 2

jueves, 23 de julio de 2015


A continuación, transcribo la segunda parte del extraordinario artículo de Mariano Grondona, por favor léanlo con cuidado porque vale la pena, es de lo mejor que he leído:

Si se exige demasiado, la gente aprueba labios para afuera. Lo que se difunde a partir de ahí no es la disciplina social sino el cinismo: el divorcio entre la palabra y la acción- La sociedad queda dividida entonces en una minoría de "tontos", que acatan la exigencia solidaria y cumplen sus obligaciones legales, y una mayoría de "vivos" que se ajustan al comportamiento del pasajero gratis.

"El vivo vive del tonto y el tonto de su trabajo", dice el refrán. En una sociedad cuyo índice de cooperación social es bajo hay muchos vivos y pocos tontos. Como consecuencia, todos son tontos. Los llamados tontos, por dejar que los vivos vivan de su trabajo. Los que se creen vivos, porque el bajo índice de cooperación social pone en quiebra a la sociedad de la que forman parte.

Una corriente de interpretetación diferente de nuestra romántica exaltación de la solidaridad ha señalado una y otra vez que, para cooperar, no hace falta ser solidario: basta con ser egoísta... inteligente. "En el fondo -escribió David Hume- el villano es un tonto". En el mundo anglosajón, hay otro refrán que dice "la honestidad es el mejor negocio". Cuando el egoísta es inteligente, advierte a tiempo la trampa del pasajero gratis. El ideal egoísta de no pagar mientras el resto paga es una utopía porque los demás, al fin, se "avivan" y tampoco pagan. Cuando todos se "avivan", todos son tontos.

¿Cuantas veces se han asombrado los viajeros latinoamericanos ante el escrupuloso cumplimiento de las leyes y ordenanzas en países como Suiza y Alemania? En estas latitudes, un ciudadano es capaz de detenerse frente a una luz roja a las tres de la mañana cuando nadie mira. Es que la experiencia y la educación lo han llevado a reconocerque vale la pena ser "tonto" a escala individual si esta es la condición para que el país sea "vivo" a escala nacional; que es mejor cumplir la ley en una sociedad donde todos la cumplen que evadirla en una sociedad donde casi todos la evaden.

¿Como pasar empero, de una sociedad a otra? ¿Si un individuo o un equeño grupo deciden cumplir con rigor la ley mientras la mayoría sigue sin hacerlo, serán doblemente tontos como miembros de una sociedad tonta donde, además son explotados por la mayoría según el consabido refrán: "El vivo vive del tonto..."

Los diversos sectores que integran una sociedad de bajo índice de cooperaciónsocial debieran pasar del incumplimiento al cumplimiento de las normas simultáneamente, como parte de un pacto, porque la sospecha de que otro no lo hará es el mejor argumento para que yo tampoco lo haga. Promover este paso colectivo en un clima de confianza recíproca es el desafío que enfrentan los líderes latinoamericanos.

4 Comments:

Blogger Jose Cornejo said...

ojala pudieras colocarle como música de fondo el tango "Cambalache". pues este país está mejor descrito en este tango.

22 de julio de 2015, 16:57

 
Blogger pavezwellmann said...

Tomas:
El Transantiago es el mejor ejemplo de diseño que tienen las nuevas "reformas" que implementa el gobierno en Chile para beneficiar a los vivos en perjuicio de los tontos.
Al cabo de 8 años de implementacion y sucesivos "ajustes" no solo ha significado que UN MILLON DE VIVOS evadan diariamente el pago del pasaje (en aumento imparable) sino en un gigantesco traspaso de recursos publicos desde el estado a los operadores de buses. El millon de VIVOS desfalca el sistema en US$ 420 millones anuales, pero como el fisco les aporta un subisidio similar a los operadores, todos seguimos felices.
El Transantiago le ha costado al pais 6.500.000.000 de dolares y ahora los parlamentarios estan aprobando un incremento ADICIONAL del subsidio de ¡¡¡2.700.000.000 de dolares!!! para gastarlo entre 2014 y 2022 porque el colosal subsidio inicial comprometido no les alcanza...
Esto se atribuye a que la "joyita" del Transantiago ha arrastrado al Metro de Santiago a tener pérdidas superiores a la de los buses http://www.plataformaurbana.cl/archive/2015/05/20/perdidas-de-metro-triplicaron-a-las-del-transantiago-en-2014-por-alto-precio-del-dolar/
Y ahora tanto los buses como el Metro de Santiago evidencian situaciones de colapso cada vez mas frecuentes, como es notoria la falta de aseo, de mantenimiento, fallas del servicio, etc.
Todas las reformas en implementacion tienen este mismo defecto de diseño del Transantiago... al no considerar la conducta de los VIVOS pasaran a ser un inmenso despilfarro de recursos sin beneficio alguno, hasta que el sistema tributario, educativo y empresarial colapse.

22 de julio de 2015, 19:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Alejandro, el Transantiago es un buen ejemplo de cual es la dinámica que crea esta situación donde la mayoría se mueve en masa hacia comportamientos oportunistas. La clave para entenderlo es recordar que antes de Transantiago, cuando el transporte de buses era privado, estos comportamientos oportunistas prácticamente no existían. Analizar que cambió y por que puede dar pistas muy interesantes para este dilema del "free rider"

22 de julio de 2015, 20:17

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Bueno el escrito en su intención, pero el epíteto "tonto" aquí expresado tergiversa toda la realidad. El que intenta hacer lo correcto en su metro cuadrado merece un mucho mejor concepto.

24 de julio de 2015, 04:37

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas