Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Los vivos y los tontos, mi comentario

jueves, 23 de julio de 2015


El dilema planteado por Mariano Grondona, entre comportamientos oportunistas y aquellos que -al menos en teoría- obtienen óptimos sociales no es nuevo. Ni siquiera su ejemplo de los que viajan gratis es novedoso, el mismo dice que se trata de algo muy conocido en la academia. En inglés la expresión "free rider" significa justamente "oportunista", alguien que saca ventajas a costa del mal de otros.

El cambio simultaneo
Más que en la novedad, el valor del artículo está en la excelente explicación del dilema y sobre todo en la propuesta de solución que Gondona ofrece: una especie de cambio de actitud simultáneo y coordinado, cosa que a mi me parece muy poco realista.

Revisé la Tragedia de los Comunes
La lectura de Grondona me motivó a leer -esta vez con mucho más cuidado- La Tragedia de los Comunes, el famoso artículo de Garret Harding, muy bien redactado pero que también termina con una solución que me parece no factible, peligrosa y medio fascista: Harding lo llama "coerción mutuamente acordada" que no es otra cosa que aumentar las prohibiciones basado en la idea que existe un "bien común" superior al bien individual.

Una condición sine qua non
Me llamó mucho la atención que aunque Harding nota que a medida que crece la población, los bienes comunes se hacen cada vez más difíciles de mantener, no aboga por lo que es obvio: permitir la apropiación privada de todos o la mayor parte posible de ellos. Pero leyendo con cuidado me di cuenta de donde está su punto flaco: resulta que el supone al estado de bienestar como una condición intransable. En el fondo todo su alegato por lograr óptimos sociales y su apoyo a restringir la libertad de las familias sobre la natalidad son racionalizaciones para defender su amado estado de bienestar.

Entonces no hay solución, de ningún tipo
Si ponemos al estado de bienestar como una condición inamovible, el dilema del "free rider" no tendrá solución técnica, como dice Harding, pero tampoco tendrá solución de ninguna clase. La única solución -en largo plazo- será el derrumbe del estado de bienestar, que está en la causa de la tragedia de los comunes y de los comportamientos oportunistas generalizados. Solo hay que mirar lo que pasa en Europa y lo que está pasando en Estados Unidos.

El Transantiago
Y basta con mirar mucho más cerca, acá mismo en Chile. Alejandro Pavez en un comentario a la entrada anterior me aclaró la cosa cuando dijo que en el Transantiago se estaba dando justamente la dinámica que describe Grondona, donde cada vez más gente intenta viajar gratis y el sistema se deteriora, es el mejor ejemplo práctico de lo que describe Grondona en su columna.

Incentivos
En economía se entendió hace rato que las personas responden a incentivos, tal vez en la London School of Economics no lo tengan tan claro, pero en los lugares más serios esa es una de las cuestiones aceptadas y consideradas casi obvias.  La gente se comporta de manera oportunista cuando tiene incentivos para hacerlo, o sea, cuando el análisis costo/beneficio les sale positivo.

La impunidad es excelente incentivo
Grondona dice que habría que apelar a la moral y los sentimientos de culpa para convencerse a cambiar de actitud. Harding dice que habría que castigar y prohibir. Creo que los dos están equivocados. Harding hace un buen caso contra los argumentos morales y de culpa, pero no se da cuenta que es inútil prohibir algo cuando el costo/beneficio es positivo, especialmente cuando existe cierta expectativa de impunidad.

Cuando los impuestos -un ejemplo que Harding menciona- suben hasta hacerse insoportables la gente comienza a evaluar el costo y el beneficio de simplemente dejar de pagarlos y llegado a un punto simplemente no pagan más. El alcance de los castigos y prohibiciones que puede imponer efectivamente el estado es muy limitado. En Chile, para una población cercana a los 18 millones hay capacidad para encarcelar no más de unos 150 mil presos, o sea un 0.8% de la población.

¿Que pasa si todos se ponen a asaltar bancos?
¿Que pasaría si el próximo año unas 500 mil personas decidieran dedicarse a asaltar bancos? El estado simplemente no podría contenerlos y los bancos desaparecerían o cambiarían a otro sistema. Este no es un ejercicio retórico, es lo que está pasando desde el año 1990, el estado y la policía están efectivamente sobrepasados porque la sensación de impunidad va creciendo.

Y es lo que pasó con el Transantiago. ¿Se acuerdan cuando todos los buses eran privados y nadie podía viajar sin pagar pasaje, a menos que convenciera al chofer? Eso muestra los incentivos de la propiedad privada en acción. Si la gente se niega a pagar pasajes a un dueño privado de bus, este vende el bus y se dedica a otra cosa. Todos pagan porque saben que no le permitirán viajar gratis. Incentivos.

El hombre olvida antes el asesinato de sus padres...
Tal vez no exista un sentimiento más fuerte que el de la propiedad privada. Maquiavelo, que sabía de estas cosas, escribió "Porque el hombre olvida el asesinato de sus padres, antes que el despojo de sus bienes".

La mamá del cordero
La Tragedia de los Comunes como el dilema de los que viajan sin pagar el pasaje, son subproductos de la condición de estado de bienestar, un sistema de organización social inviable, imposible de sostener a largo plazo porque requiere encontrar óptimos sociales. Los "bienes sociales" son imposibles de optimizar, lo dice Harding en su artículo, es matemáticamente imposible optimizar dos o más variables. Hasta Wilfredo Pareto, inventor de la optimización social más aceptada en la historia se desencantó de su propia idea.

Esa es la madre del cordero, la mano invisible sigue viva y coleando, aunque le repugne a Harding y otros tontos, el interés propio, egoísta, es la verdadera fuerza de la civilización y de todo lo que hace la gente. Cualquier cosa que se haga para torcer esta, que es una de las pocas leyes constantes del comportamiento humano, está destinada a fracasar.

28 Comments:

Anonymous Wilson said...

Protesto este coso se comio el "valiosisimo" comentario que tenia redactado. Imagino que es una censura,demoledora, del Dios de las redes.
Decia algo asi como que se puede distinguir dos categorias de gente cuando sus amores implican desconocer el papel de los incentivos, los ingenuos y los cinicos manipuladores. Los primeros son lospeores pues abundan y votan...
Lo otro aportar que segun La Tercera al 2012 ya llevabamos botados 9.500 millones de dolares en el chantasantiago, sin contar con los costos a la ciudad en tiempo de traslado, aumento de vehiculos, conntaminacion, congestion, y un largo etc.
http://diario.latercera.com/2012/04/21/01/contenido/pais/31-106802-9-transantiago-acumula-aportes-fiscales-por-us-9580-millones-en-cinco-anos.shtml

22 de julio de 2015, 22:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Diablos, espero que no haya sido muy largo, cuando se borran esos da m´s rabia que...

Si claro, esas son las dos motivaciones básicas para desconocer la realidad y ponerse a racionalizar e inventar explicaciones, por una parte los tontos y por otra los sinverguenzas que progresan en base a las esperanzas de los tontos.

Lo del Transantiago es una verdadera pesadilla, creo que algo parecido debería pasar con la reforma tributaria, es un error enorme y muy difícil de revertir a menos que llegue alguien con verdaderos pantalones al gobierno

22 de julio de 2015, 22:37

 
Blogger Frx said...

Creo que esta entrada me aclaró un poco más la anterior. Algo que he aprendido aquí ha sido conocer la naturaleza humana sin prejuicios morales y aceptarlo tal cual es. Creo que es importante aprender a vivir con ello y no obsesionarse con las utopías, pues de esta manera uno puede analizar la situación desde un punto de vista más propio si no objetivo y tomar decisiones más realistas en vez de dejarse manipular por emociones.

22 de julio de 2015, 23:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Los argumentos emocionales pueden ser intensos pero duran la nada misma. LAs cosas son como son nomás.

22 de julio de 2015, 23:30

 
Blogger Frx said...

Exactamente y mientras la gente siga viendo las cosas desde un punto demasiado moralista, seguiremos cambiando inquisiciones y moralismos por otros sin realmente avanzar.

22 de julio de 2015, 23:50

 
Blogger Ulschmidt said...

Muy buenos comentarios ! - empezando por el comentario-post del titular de este Templo.
Es muy cierto que las comunidades chicas mantienen incentivos para lo solidario, que no dejan de ser mezquinos: el qué dirán, el prestigio personal ante los vecinos inmediatos, el crédito por la propia palabra y acción que tiene, por ejemplo, un campesino con fama de buen pagador (para que alguien le alquile un predio, por ejemplo, o le fie una herramienta) frente a otro al que esto le será negado por fama de falluto. Pero también la cosa social, el aprecio o menosprecio de los pares, los que te invitan a cenar o bien te esquivan, etc...
Creo que esto el "sistema" urbano y moderno lo traduce, ya muy acotadamente, en el crédito comercial y bancaria - Eso ya no sirve para que alguien no se cuele sin pagar en una micro, mientras el anonimato lo encubre, pero sí para que el ciudadano se esfuerce en mantener buenos perfiles de pago de impuestos, papeles de sus propiedades, ingresos en blanco, etc.. para que tenga crédito bancario, tarjetas, permisos para hacer esto o aquello.
Un escalón aún más abajo está el tipo que no tiene crédito bancario y comercial o le es corto y prohibitivo, por pertenecer al circuito informal, entonces para el sistema oficial es un lumpen absoluto. Curiosamente ese tipo. que volvió o nunca salió del informalismo, vuelve a la cultura de comunidad chica y pueblerina (aunque esto ocurra en un barrio urbano) - depende del prestigio personal ante personas cercanas y concretas para operar en el mercado y la comunidad donde existe, entonces al menos ahí se porta muy bien.
Lo de Grondona está bien, pero vale recordar que hasta los mafiosos respetan códigos en el mundo del Hampa - en parte por no sufrir castigos de los pares o los capos, por supuesto, pero también por prestigio.

23 de julio de 2015, 10:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esa parte no la había notado Ulschmidt: en comunidades pequeñas existe el prestigio y la reputación, buen punto. Claro, cuando crece el número de personas la reputación es mucho menos manejable entondces se convierte en un cálculo basado en antecedentes comerciales, prontuario policial y cosas así. Al final la reputación es reemplazada por credenciales.

Pero las credenciales no reemplazan totalmente a la reputación, solo sirven para determinadas cosas. Por ejemplo cuando yo era chico era muy importante ser sujeto de crédito bancario, eso era un logro que se obtenía después de mucho tiempo de acumular plata y buena conducta, con el tiempo los bancos fueron gestionando y aumentando el riesgo y ahora hasta el gato puede ser dujeto de crédito, hay créditos a todo nivel. Además no pagar las deudas se ha convertido en algo más o menos normal a medida que van avanzando estos modelos de gesytión del riesgo que permiten ganar plata aunque muchos no paguen, dejó de ser un "pecado social" como era antes, ahora la insolvencia es un inconveniente que puede ser negociado y arreglado en el tiempo. No había pensado en esa parte de pagar o no pagar las deudas porque es mayormente un asunto entre dos partes, más que el abuso de bienes comunes, pero también es algo que ha cambiado con el tiempo.

Los sistemas de generación/destrucción de confianzas entre privados son mucho más simples porque se establecen en acuerdos de uno a uno, el problema es la confianza de uno a muchos o uno a todos (en este caso "todos" sería la sociedad representada por el estado) yo creo que esas confianzas son imposibles de manejar y por eso los acuerdos entre privados son siempre más eficientes que los acuerdos entre un individuo y el estado.

Los códigos de honor o de reputación no son morales, algunas veces pueden tener una capa de moralina para endulzarlos pero yo creo que siempre son confianzas de uno a uno o de uno a un grupo más o menos chico.

23 de julio de 2015, 11:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El caso es que siempre existe el dilema del oportunista, tanto en las relaciones uno a uno como en uno a muchos. Cuando uno se comporta de manera oportunista con otro individio, se "quema" con él y lo puede hacer una sola vez, en cambio al comportarse oportunista con "todos" (normalemnte representados por el estado) la mayoría de las veces no pasa nada o pasa muy poco. Entonces el cálculo costo/beneficio -que hacemos todos antes de decidir que camino vamos a tomar- es mucho más favorable al oportunismo en las relaciones con el estado que en las relaciones entre privados.

23 de julio de 2015, 11:17

 
Anonymous Anónimo said...

Licitación ID: 608897-121-LE15
DETERMINACIÓN CONTAMINACIÓN EN SUELO DE ARICA

Responsable de esta licitación: Subsecretaría del Medio Ambiente, Subsecretaría del Medio Ambiente

Fecha de Cierre: 03-08-2015 15:35:00

http://www.mercadopublico.cl/Procurement/Modules/RFB/DetailsAcquisition.aspx?qs=EwxgMJ9dPHnhH5Udx7wIAA==

23 de julio de 2015, 12:23

 
Blogger pavezwellmann said...

El Transantiago es el modelo (o espejo) que nos está reflejando la operacion real que van a tener las reformas que esta implementando el gobierno de M. Bachelet.
La Reforma tributaria por ejemplo esta incorporando en la poblacion el concepto que pagar impuestos es inmoral e injusto en Chile (porque se benefician las elites del gobierno, los parlamentarios y sus amigos) y la plata no les llega (todo sube por los impuestos y la prometida gratuidad en la educacion ahora no sera universal, sino para los que estudian en universidades "de primera clase" y que normalmente provienen de familias de mas recursos). Los incentivos estan dados para evadir o eludir impuestos, como las ventas on-line, el trabajo por cuenta propia, las ventas en la calle, la manipulacion de las contabilidades y un larguisimo etc.
Lo que poco se difunde es que Chile tiene uno de los sistemas de impuestos mas expoliadores y regresivos del mundo, en Europa y casi todos los paises de Latinoamerica pagas IVA diferenciado, muy bajo para alimentos, medicamentos y bienes basicos (4% en España), algo mayor (8%) para transporte, hoteles y restaurantes y mas alto (IVA general) en los restantes bienes.
En Chile en cambio, aparte del IVA general del 19% aplicado a todos los bienes, nos aplican impuestos adicionales a casi todos los productos básicos y de amplio consumo, como la harina, el azucar, la carne, las bebidas, licores, cigarrillos y combustibles... y hasta las casas rodantes.

23 de julio de 2015, 12:23

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

COn los impuestos han cometido toda clase de estupideces y eso partió con Piñera. No hay un solo político en Chile que tenga clara la película de como funcionan, incluso la opinión pública está perdida y confusa por el montón de propaganda y frases huecas con que se trata el asunto.

Hay reglas de oro para el recaudador de impuestos: la primera es que le sistema debe ser simple, cada complicación agrega posibilidades, oprtunidades e incentivos de evadir. La reforma tributaria ceró un engendro complicado y lleno de oportunidades para la evasión.

Otra regla es que comviene mucho más cobrar impuesto al consumo que a los ingresos, por la facilidad de controlarlos. El impuesto a la renta es un invento bastante nuevo en Chile y el mundo, se empezó a establecer en la decada de los años 20s antes no existía y su resultado neto en casi todas partes es aumentar la evación o frenar la creación de riqueza.

Es un asunto complejo sobre el que nuestros políticos son tremendamente ignorantes, tanto en la derecha como en la izquierda, en la aplicación de estos impuestos, los políticos "vivos" terminansiendo "tontos" porque al subir las tasas recaudan menos, ni siquiera conocen la curva de LAffer

23 de julio de 2015, 15:02

 
Blogger Christian Pomar Rodríguez said...

Creo que la cita a J.K. Galbraith que dejaste en este templo de ocio alguna vez, es la que da en el clavo: "Esta es quizá, la única ley económica que nunca ha sido discutida, y ello por la razón que nunca ha tenido una excepción importante: La naturaleza humana puede ser una cosa infinitamente variable. Pero tiene constantes. Una de ellas es que, ante una alternativa, cada cual guarda lo mejor para si mismo, y también para aquellos a quienes quiere más".
Es algo bastante evidente por lo demás, el problema es que la mayoría de los economistas (o intelectuales en general), como advirtió Adam Smith, fantasean constantemente con "construir sociedades" y disponer de las personas como quien maneja "piezas en un tablero de ajedrez", olvidando que todos nos movemos conforme a nuestros propios intereses, y esto último escapa totalmente a cualquier ponderación que puedan hacer, considerando que los gustos y preferencias humanas sin ilimitadas.
Por otra parte, consideran moralmente repudiable que el individuo se ciña a sus propios intereses por que lo consideran "egoísta", de ahí que últimamente haya tanta "pluma pagada" escribiendo sobre el cambio de paradigma de una "sociedad de competencia" a una "sociedad colaborativa". El error es grosero, por que cualquier persona con dos dedos de frente se da cuenta que para lograr alcanzar nuestros propios fines debemos necesariamente colaborar con otros. -(Prácticamente) Nadie vive como ermitaño-

23 de julio de 2015, 16:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Christian, claro, ese párrafo de Galbraith es de esas cosas sencillas y casi evidentes que muy pocos podrían negar de frente, sin embargo, tal como tu dices, los políticos encuentran la forma de torcer y dar vuelta eso que es tan lógico. Apelando a argumentos morales bastante hipócritas han conseguido convencer a muchos tontos que existe un cierto "biren común
" que está por encima del bien particular de las personas, este bien común es sospechosamente parecido al bien particular de los que lo impulsan y el mezquino bien particular también es casi idéntico al bien de los que quieren despojar en su beneficio.

Es una historia más vieja que sentarse en el poto,sobre lo del bien común escribí hace tiempo en esta entrada http://bradanovic.blogspot.com/2012/03/ya-se-deberia-haber-cambiado-de-tema.html

23 de julio de 2015, 17:13

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

El problema es más profundo aún. En Chile son las madres que abren a sus hijos el camino del oportunismo cazador recolector. Simplemente porque ellas mismas tuvieron madres de madres de madres....indígenas cazadores recolectores, y ese lazo aún se siente y transmite. Al contrario, las madres de origen europeo o asiático hace muchas más generaciones que aprendieron el respeto al bien común y a lo ajeno. Esto es en general, por supuesto, y difícil de digerir, por favor medítenlo antes de reaccionar.

24 de julio de 2015, 19:30

 
Blogger Ernesto Garcia Alexandersson said...

El problema de Chile es de raza.
Somos latinos y no anglosajones.
La cultura chilena es así y nunca llegaremos a ser un país desarrollado como Suecia o Suiza.
En esos países el transporte público se paga de la siguiente manera: Si Ud. se va a bajar tres estaciones adelante introduzca $n. Si se va a bajar en la próxima estación introduzca $m.

Y no existe ningún inspector que controle. Y todos colocamos exactamente lo que cuesta.

Si se suben 100 chilenos al tranvía, será que todos van a pagar sabiendo que nadie los va a controlar?

14 de agosto de 2015, 14:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, y también podría tener que ver la tradición, son culturas más antiguas. Yo creo que en Chile es más que nada un asunto de incentivos, con las micros amarillas todo el mundo pagaba porque el chofer ganaba por boleto cortado. Ahora el servicio es "de nadie" ni siquiera de las empresas operadoras porque el fisco les asegura un piso, así es que les da más o menos lo mismo si pagan o no

14 de agosto de 2015, 15:30

 
Anonymous Ernesto said...

El problema de Chile es de raza.
Somos latinos y no anglosajones.
La cultura chilena es así y nunca llegaremos a ser un país desarrollado como Suecia o Suiza.
En esos países el transporte público se paga de la siguiente manera: Si Ud. se va a bajar tres estaciones adelante introduzca $n. Si se va a bajar en la próxima estación introduzca $m.

Y no existe ningún inspector que controle. Y todos colocamos exactamente lo que cuesta.

Si se suben 100 chilenos al tranvía, será que todos van a pagar sabiendo que nadie los va a controlar? Supongamos que van al estadio a ver un partido del Colo Colo.

14 de agosto de 2015, 17:21

 
Anonymous Ernesto said...

No se trata de que al chofer le de lo mismo. Parece que la gente no entiende.

Aquí alguien está vendiendo un servicio, igual como si un eléctrico te arregla la TV. Una persona culta le paga al eléctrico por el servicio, sin tener necesidad de un carabinero a su lado. De la misma manera que si alguien te lleva de una parte a otra te está haciendo un servicio. Y una persona culta paga por el servicio sin necesidad que una autoridad te controle. Cuando en Alemania yo voy a tomar la micro voy al paradero y miro un gran letrero en 1a pared. Supongamos que yo llegué al paradero a las 17:00 hrs y en el letrero en la pared dice que la micro número X (que es la que necesito) llega a ese paradero a las 17:09 hrs. Para asombro de cualquier chileno normal, exactamente a las 17:09 hrs. llega la micro y se va a los 45 segundos. Y eso con todas las micros, de diferentes recorridos, que lleguen al paradero.

Un pais es desarrollado no porque existan miles de autos particulares o shopping centers o construyan una torre de 50 pisos en Santiago. Se sabe por la actitud de la gente. Por su cultura cívica e, inclusive, por su puntualidad y disposición a cumplir con todos los compromisos que haya asumido. Como una cosa absolutamente común y corriente y que en varios países latinos es una cosa de vanagloriarse.

Cuando en Suecia te convidan a una casa a las 6 de la tarde, lo común es llegar con el auto a las 5:55, bajarte, pasearte 4 minutos y medio por la vereda y después tocar el timbre. Experiencia personal.

Ese tipo de personas y ese tipo de sistemas definitivamente no representan a la media del pueblo chileno. Y mi pronóstico es que nunca se llegará a eso en Chile. Quieren ser un país desarrollado? Comiencen por convertir las mentes del pueblo chileno.

14 de agosto de 2015, 20:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es un asunto muy interesante y da para comentarlo horas y horas. Hay algunas cosas que me hacen dudar un poco de las explicaciones raciales. Cuando los griegos y los romanos eran pueblos más civilizados del mundo los escandinavos, germanos y bretones eran hordas más bien depredadoraslos focos de cultura y desarrollo van cambiando con el tiempo: Mesopotamia, Egipto, Gracia, Roma, Chinos, Otomanos, etc. etc. hasta los franceses (latinos), ingleses y norteamericanos.Los alemanes que hoy nos parecen tan civilizados y caballeros eran -en términos sociales- peores que los latinoamericanos después de la Primera Guerra Mundial, casi toda la "culta Europa" ha pasado por períodos bien tercermundistas.

El punto en duda es que todos esos buenos hábitos sociales que tu mencionas -que son completamente ciertos- podrían ser un efecto más que una causa de un orden más civilizado.. Alemania y JApón por ejemplo, son países socialmente muy sumisos y colectivistas pero acumulan presiones personales que cada cierto númer de años explotan. yo recuerdo que casi todos los japoneses que conocí tenían tics nerviosos. Puede que exista -como tu dices- un componente racial, genético o lo que sea que hace que los latinos sean más individualistas, anárquicos, aprovechadores y menos capaces de vivir en sociedad, pero yo creo que hay razones para creer que es cuestión cultural y de circunstancias, sobre todo de incentivos.

Pero es como discutir si fue primero el huevo o la gallina porque una cosa está encadenada a la otra, no es muy sencillo separar las causas de los efectos. Yo como soy muy admirador del Tao, creo que toda moneda tiene dos caras y cada virtud tiene su vicio que la equilibra. Yo soy muy puntual, igual como tu dices siempre llego antes de la hora, pero también soy pesimista y ando siempre pensando en las cosas que podrían salir mal, una cosa buena siempre se equilibra con otra mala.

14 de agosto de 2015, 20:49

 
Anonymous Ernesto said...

Evidentemente que Europa tuvo sus esplendorosas civilizaciones y sus reinos de terror. Tu te estás refiriendo al pasado. En la prehistoria seguramente eramos todos unos brutos.

Me estoy refiriendo a la situación actual. Y no preocupándome si es causa o efecto de alguna cosa. Como se dice en Chile, "es lo que hay". Es así. Y aquí en Chile es asá. Si quieres transformar el "asá" en "así" te deseo mucha suerte porque cambiar la manera de ser y de pensar de millones de personas aglutinadas en tribus no es tarea fácil.

Lo mejor y más fácil es decir: Sabe; no me interesa ser un país desarrollado. Así como está vivo bien y me entretengo.

Hay miseria, hay falta de atención médica gratuita (que es mucho más importante que educación superior gratuita), hay delincuencia, tráfico de drogas y una relación muy especial con los carabineros. Si se ponen firmes con los desubicados en una marcha callejera los demandan por violencia policial y los echan del cuerpo de carabineros. Pero si te asaltan y un carabinero le saca la contumelia al asaltante, eso no es violencial policial. Aunque hayas sido tu mismo, el asaltado, que en la marcha acusaste y demandaste un carabinero por represión excesiva, o como quieran llamarlo. Ese es un ser humano desarrollado? Dénse cuenta que eso es una meta inalcanzable. Y justamente por ser inalcanzable mejor nos ponemos otros objetivos más humildes.

15 de agosto de 2015, 11:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Coincido Ernesto en que la situación actual es como dices, el asunto es que clase de teoría del cambio podría ser aplicable ahora -por ejemplo en Chile- para resolver algunos de estos problemas de individualismo, oportunismo y corrupción.

Seguro que los objetivos más humildes serán mucho más factibles que "cambiar la mentalidad" de las personas, cosa que no creo posible en el plazo de unas pocas generaciones. Hacia esos objetivosmenores es adonde pienso que deberían estar dirigidos esos incentivos y castigos.

15 de agosto de 2015, 15:57

 
Anonymous Ernesto said...

Primero sólo un aparte. Los países latinos y africanos son más corruptos que los anglosajones.

Quieres una teoría del cambio. La caridad empieza por casa. Los niños ya tienen definidas sus particulares características antes de entrar a kinder. El ejemplo y la enseñanza que reciben de sus padres y de los cercanos a sus padres definirá en gran parte el tipo de individuo en que ese niño se transformará. Las "malas juntas" y las "buenas juntas" después de entrar al colegio ayudarán a moldear su manera de ser.

Así que tu modelo debiera estar orientado primero a los padres, o aún mejor, a los futuros padres. Cuando consigas que todos los padres, independientemente de la comuna en que vivan o de su estrato socioeconómico, tengan un comportamiento como el que describí de los individuos que viven en países desarrollados, habrás logrado tu primer objetivo de hacia adonde deberían estar dirigidos esos incentivos y castigos que mencionas. Después te puedes orientar a qué tipo de cambios estructurales necesitará el país para poder acoger al chilensis civilizado, que los choferes de micro lleguen siempre puntualmente a los paraderos según horarios establecidos por expertos que calculen la frecuencia necesaria por hora del día para satisfacer a la población y muchas cosas más. Pero empieza con la educación de los padres. No se puede hacer todo simultáneamente.

Te dejo esa tarea.

15 de agosto de 2015, 22:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Ernesto, esa es una posible explicación y es muy popular, pero yo no le creo mucho. Porque he conocido a chilenos que en Europa se portan como europeos y europeos del norte que en Chile se comportan como delincuentes, basta con que pasen un par de años acá o que un chileno pase unos años afuera y verás esa transformación. Eso me hace pensar que los comportamentos oportunistas tienen más que ver con los incentivos y el ambiente que con la raza.

Acá en Arica no tengo problemas con cruzar una calle con luz roja si los autos vienen lejos, cosa que seguramente no haría en Alemania o en otros lugares. La idea de "corrupción" es muy amplia y tiene una connotación moral que yo creo inmerecida, para mi lo que cuenatna son los delitos tipificados y demostrados, lo "correcto" o "incorrecto" es asunto de cada cual porque yo soy completamente relativista en asuntos morales, para mi gusto la moral es más que nada costumbres y modas.

Incluso en muchos países que tienen fama de honestos se pueden ver comportamientos oportunistas, he conocido japoneses y americanos que son de la gente más chueca que he conocido en mi vida, tal vez haya mucho cuestión de oportunidad.

29 de septiembre de 2015, 02:54

 
Blogger Ernesto Garcia Alexandersson said...

Voy a distinguir la "amplitud" de lo que hablamos.

Atravesar con luz roja no es corrupción, es delito. Y que puede tener malas consecuencias.

No pagar tu boleto de la micro no es corrupción, es robo.

Pagarle a un juez para que falle a mi favor es corrupción. Activa y pasiva dependiendo de quién es el que toca el tema por primera vez.

Aunque no venga nadie yo no cruzo una luz roja. Y miles de chilenos me van a tildar de idiota.

Hay gente corrupta en todo el mundo. En algunas partes más, como Argentina o Brasil, y en algunas partes menos, como en Chile.

No hay nada de malo en aprovechar oportunidades mientras se actúe dentro de la ley, el orden y las buenas costumbres.

Yo creo que la crianza tiene mucho que ver. Mi crianza fué absolutamente europea nórdica.

Hasta los casi 7 años de edad vivía con mi madre y mis abuelos maternos, todos suecos de nacimiento y costumbres. Mi padre aparecía cada tres meses más o menos y nunca más que por unos pocos días. Era marino y navegaba constantemente.

Toda la educación y enseñanzas en mi niñez las recibí en un hogar sueco. Y, por supuesto, sólo hablaba sueco, mi lengua nativa.

Hice pre-kinder y kinder en una escuela sólo para hijos de extranjeros, donde todo se hacía en inglés. Las clases, los juegos con los otros niños y etc. Por lo que inglés fue mi segunda lengua.

Cuando entré a primera prepartoria (o primero básico como se llama ahora) aprendí a hablar castellano, mi tercera lengua. Y me enfrenté por primera vez con personas de crianza latinoamericana. Y siempre fui discriminado por ellos porque no tenía esas costumbres de bromas pesadas o de bullying o de tallas bastante desagradables para quienes las recibían.

O era víctima de algún abuso o era discriminado. No era parte del "grupo".

Por eso creo que la crianza recibida desde la más tierna edad en el hogar tiene bastante que ver con el comportamiento posterior. Y por eso hablé de problemas de raza.

29 de septiembre de 2015, 04:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro pues, de acuerdo, la historia de vida de cada uno modela mucho como ve las cosas.

Yo por ejemplo pasé un par de años alimentándome de dos panes con tomate, de lunes a sábado -todavía tengo por algún lado el registro de mis gastos en 1978- durante muchos años de mi vida teníamos el problema de comer y a veces otro mucho peor que es no tener donde vivir y etc. etc. Me crié en la Población Santiago y mis mejores amigos eran en su mayoría delincuentes, así es que mi respeto por la ley no es muy firme que digamos.

Creo que es conveniente en general respetar las leyes, pero no todas las leyes son buenas y para mi no tienen nada sagrado, son hechas por personas, muchas veces sinverguenzas, hay leyes horriblemente injustas y abusivas y si alguna así me parece no le tengo el menor respeto. Hay lugares -como Cuba o Venezuela- donde respetar algunas leyes solo es muestra de cobardía.

En general cuando la gente tiene una vida tranquila y segura tienden a ser buenas personas, hay excepciones pero pocas. Pero la mayoría de la gente tiene una vida insegura y llena de riesgos, entonces se reacciona de difernetes maneras: unos se hacen ladrones, criminales, traficantes, otros se superan, otros más viven pobres y felices, etc.

Yo creo que la gente reacciona a los incentivos cuando deben tomar decisiones. A veces tomar decisiones es muy fácil pero otras no tanto y hay que irse por lo más riesgoso. Mucha gente es agresiva como mecanismo de defensa o buscan agruparse como los ratones por la misma razón, creo que de allí el bullying y todo eso.

En cualquier caso no hay recetas únicas ni una sola dimensión en esto. Creo que hay muchas formas de verlo y cada quien tiene sus razones

29 de septiembre de 2015, 05:02

 
Blogger Ernesto Garcia Alexandersson said...


Durum autem quia lex legis.

Tal como tu dijiste, el ambiente donde te crías puede tener mucho que ver. Yo no he llegado a extremos como tener que comer pan con tomate todos los días pero apreturas financieras las hay. Compramos la mitad de lo que commprábamos antes en el supermercado y de menor calidad. Se compra solamente lo más barato. Fuera de eso no gastamos nada más. Tengo una jubilación de $150.000 y gasto alrededor de $400.000 mensuales solamente en remedios. Nos arreglamos arrendando piezas en la casa y ahorros que tengo de mis días laborales.

Creo que el ahorro es una costumbre más anglosajona que latinoamericana, que en vez de ahorrar compra cosas (suntuarias para quien gana poco) con tarjetas de crédito. En otras palabras, se endeuda. Algo que le va penando todos los meses.

Yo no tengo ni he tenido deudas. De mi sueldo siempre sacaba una parte, compraba dólares y los depositaba en Estados Unidos. Cosa poco común en asalariados latinoamericanos. Tenía tarjeta de crédito. La usaba para comprar en el supermercado porque es mucho más práctico que acarrear billetes. Pero al banco le di instrucciones que el día que facturen los gastos mensuales de la tarjeta los deduzcan automáticamente de mi cuenta corriente. De esa manera nunca estuve endeudado y nunca tuve que pagar intereses. Que son justamente de donde el banco recibe sus utilidades y, por consiguiente, nosotros debemos concederles ese costo a los bancos para que tengan utilidades. Y mientras más, mejor.

Quizás por el hecho de portarme así no he necesitado, ni conozco, las artimañas de la delincuencia. Y quizás por este motivo también, grandes compañías multinacionales han depositado su confianza en mi persona.

Cuando montamos una fábrica en Brasil, mientras no tuviéramos el OK de Impuestos Internos no podíamos gastar plata y alocarla a la fábrica, que para efectos del SII no existía.

Así que los gringos comenzaron a mandar cientos de miles de dolares a mi cuenta corriente personal. Cuando vino el tesorero general de la empresa (con matriz en Houston, Texas) le pregunté que si aparecía un gasto extraordinario, cuánto podrían demorar en depositar en mi cuenta. La respuesta fue que si la cantidad era hasta 1 millón de dólares la tendría depositada el mismo día que lo solicitara. Para cantidades superiores al millón de dólares el monto estaria en mi cuenta el día siguiente.

Como todo este dinero estaba ilegalmente (para Brasil) depositado en una cuenta corriente personal, yo podría haberme vuelto a Chile con un par de millones de dólares y la compañía no podría llevarme a juicio pues, legalmente, ese dinero no les pertenecía. Le pertenecía al titular de la cuenta corriente que habría recibido el dinero.

Pero yo no hice eso y ni lo pensé. Y quizás por ese motivo, luego de una extensa entrevista, me contrataron a mí y no a un brasileño.

Como tu dices, el ambiente tiene mucho que ver, y mucha gente reconoce a primera vista si alguna otra persona es confiable o no. Si tiene cara de malandro o de persona honesta.

Y quizás por este motivo he podido tener altos cargos financieros en empresas multinacionales con excelentes remuneraciones. Aquí en Chile parece que pesa más el apellido que las buenas cualidades y la honradez.

29 de septiembre de 2015, 12:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Tocas dos temas interesantes que son la jubilación y la confianza en asuntos de dinero.

Sobre la jubilación yo creo que eso de la "renta vitalicia" (o como se llame el esquema de recibir una pensión basada en los ahorros) es un concepto muy equivocado, de la época de Bismark que ya no puede ser sustentable. LAs personas deberían pòder generar ingresos hasta muy cerca del día de su muerte, según yo lo veo es la única forma sustentableporque financieramente en el mundo actual es imposible vivir de una pensión, no importa el sistema que sea, los milagros noexisten y el dinero no brota de los árboles, los "regalos" del gobierno los pagamos con creces así es que lo único factible es seguir generando ingresos.

En el caso de ustedes por ejemplo, tienen un generador de ingresos pasivo, que da plata sin necesidad de hacer nada que es la propiedad. Eso les permite arrendar piezas y recibir -indirectamente- el equivalente a lo que costaría arrendar un lugar como el que viven, hasta que se mueran. Esa si que es una de las mejores gfuentes de ingresos que existen, aunque las "contribuciones" (una ley abusiva como pocas) pueden castigar algunas propiedades, normalmnte dan un valor neto muy superior a lo invertido y de manera ilimitada en el tiempo. Por eso yo lo primero que hice al tener unos pesos fue comprarme mi casucha que, fea y todo, es también el principal activo que tenemos.

Yo pienso que con una casita y un pequeño flujo para pagar luz, agua, gas y comida, es suficiente. Para remedios y doctores nunca habrá suficiente dinero porque esa es una industrioa que consume todo lo que uno tenga desde que cruza una consulta médica, al menos en el 95% de los casos.

Yo que nunca he ahorrado un centavo y voy a tener $0 de jubilación, creo que cumplí mi objetivo con tener un techo. Más adelante si las cosas se ponen feas podría abrir un pequeño negocio de venta de sandwiches, almacen o algo por el estilo que me de para el pan y la mantequilla de un tren de vida modesto. Según mi modo de ver eso es vivir como príncipe y con mínimos problemas.

Sobre la confianza en asuntos de plata, yo conozco bastante el Perú y Bolivia, he trabajado con ellos en el trópico boliviano, en la amazonia, donde no existe ninguna clase de autoridad ni policía, en Tacna, etc. y siempre me ha asombrado la enorme confianza con que te pasan grandes sumas de dinero sin un solo papel, las transacciones a sola palabra son muy comunes y eso llama mucho la atención al que viene "de afuera". La razón es muy sencilla_ no es necesario firmar papeles ni títulos porque si a alguien lo engañan o le quedan debiendo, el se cobra por su cuenta con una pistola y le pagas o te matan. Hay excepciones pero son eso, excepciones.

Los chilenos, especialmente si son del sur, que llegan a hacer negocios por esos lados quedan deslumbrados por la confianza de el traspaso de dinero y propiedades sin ningún papel entonces son recíprocos, creyendo que lo hacen porque son buenas personas. A la primera se la devuelven, pero a la segunda o tercera ya no perdonan y pegan el manotazo ¿Por que? Simplemente porque saben que pocos chilenos iran a cobrar con una pistola y estarán dispuestos a disparar en la cabeza para lavar la ofensa.

29 de septiembre de 2015, 14:48

 
Blogger Ernesto Garcia Alexandersson said...


Efectivame, como tu dices, la propiedad es una cómoda fuente de ingreso, mientras no tengas problemas con los arrendatarios que atrasan los pagos o dejan de pagar o te estropean la pieza. Felizmente, hasta ahora, hemos tenido suerte con los arrendatarios. Aunque hace unos minutos un arrendatario nos avisó que estaba con licencia médica y había gastado en doctores y etc. y preguntó si le podríamos aceptar una parte del arriendo en pago y el resto más tarde. Por ahí comienzan los problemas. Pero hasta ahora todo ha andado bien.

Claro que las contribuciones son muy altas. A nosotros, a pesar que pagábamos bastante, nos aumentaron las contribuciones porque, según la municipalidad y el SII, vivíamos en el mejor y más caro sector de Viña del Mar. Y esa chiva ya la habían usado unos tres años atrás también cuando nos reajustaron las contribuciones por enésima vez.

29 de septiembre de 2015, 16:05

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas