Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Tu voto no importa: no sirve para nada

jueves, 28 de enero de 2016

¿Puede el voto de un ciudadano cualquiera decidir algo en una elección?
Si el voto de una sola persona tuviese poder decisorio, la abstención sería mucho más baja porque se cumpliría ese slogan que tanto repiten los políticos "tu voto importa". Lamentablemente en la vida real no es así y el voto de una persona no vale absolutamente nada en una elección, da prácticamente lo mismo si en las próximas elecciones vamos a votar o no porque nuestro voto no influye en lo más mínimo en los resultados.Y no solo lo digo yo, estaba recién releyendo el libro del periodista económico Tim Harford "La Lógica Oculta de la Vida" donde me encuentro con este párrafo

Al final, el margen de victoria de G. W. Bush en Florida fue de solo 537 votos. Al ganar en ese estado, Bush también ganó las elecciones presidenciales con el resultado más apretado de la historia de los Estados Unidos, y seguramente este record no se romperá en mucho tiempo. Los ciudadanos de Florida que contemplaban la posibilidad de votar por Gore, pero, en vez de ello, decidieron ver televisión o coger el coche para ir al centro comercial debieron de tirarse de los pelos.

O quizá no. Supongamos que vivías en Florida y querías que Al Gore ganara. ¿Hubiese establecido alguna diferencia tu voto? Aunque parezca mentira, es muy poco probable. Es diícil establecer con exactitud cuan poco probable pero, lo mires como lo mires, tenías muy pocas probabilidades. En retrospectiva, muchos comentaristas concluyeron que este resultado tan reñido demostró que cada voto es importante. Eso es una tontería. En retrospeciva había casi cero probabilidades de que emitieras el voto decisivo, porque, si hubieras aparecido y votado por Gore, este habría perdido por 536 votos en vez de por 537.

Esto que parece extraño y difícil de aceptar, no lo es en absoluto si lo pensamos un poco. En un sistema democrático el voto individual no tiene ningún efecto y da exactamente lo mismo las decisiones de voto de cada cual, lo que realmente define las elecciones es el agregado, el efecto avalancha que se produce y decide mucho antes de las elecciones y cualquier  cambio de decisión individual -digamos dentro de  una semana antes de las elecciones- no tendrá el más mínimo efecto.

Se equivocan completamente los que acusan a quienes no fueron a votar en las últimas presidenciales como culpables de que ganara Bachelet, eso no tiene sentido, es solo una idea emocional y falsa, mucho más en este caso donde la diferencia porcentual fue bastante amplia. Cualquier decisión individual habría sido perfectamente inútil. El efecto avalancha se puede modelar de manera más o menos burda, pero eso es lo que decide las elecciones, no las decisiones individuales.

Ese es uno de los principales factores que causan que la gente sienta desprecio por la democracia: los votos individuales no sirven, ni cuentan en lo más mínimo. En las democracias vigorosas -si es que alguna vez existió esa cosa en la historia del mundo- la gente creaba afectos al sistema a través de su participación en los partidos políticos, que era donde se generaba la agregación de los votos y era visible que la participación partidista creaba agregaciones, yo recuerdo cuando chico, mi casa en la Población Santiago era sede oficiosa del partido Demócrata Cristiano, allí se juntaba la gente con los candidatos, que hacían actividades y todo eso, en otras casas se juntaban los comunistas, radicales, liberales, etc. Claro que era todo una pantomima, pero muchos la creíamos y alguna gente votaba con cierto entusiasmo.

Al descomponerse los partidos políticos, convirtiéndose en los actuales clubes restringidos y destinados a repartirse la plata cuando llegan al poder, han tenido que ir apelando más y más al voto individual que es un voto mercenario y caprichoso. Los votantes que no pertenecemos ni queremos pertenecer a ningún partido político somos solo tontos útiles de un sistema administrado por ladrones. Esa es la actual democracia: un puñado de ladrones y muchos tontos útiles que discutimos a favor de algunos y en contra de otros ladrones.

Pero al no pertenecer a un partido, el votante independiente sabe que su voto no vale ni sirve para nada, que no tiene posibilidad de agregar ni crear avalanchas. Las avalanchas que antes se formaban en el trabajo de los partidos, hoy se forman en base a espectáculos y manipulación de la ignorancia, que es enormemente extendida entre la gente con derecho a voto. La democracia ha evolucionado de manera muy parecida a la televisión abierta, porque ambas tienen el mismo público objetivo y ambas han terminado en una similar basura: lo que en la tele se plasmó en los reality shows, en política son las operaciones de manipulación psicologica de las masas votantes.

La agregación de votos entre electores desafectos e ignorantes se consigue a través de la manipulación en distintas formas de ingeniería social. No es casualidad que un protagonista de reality show como Donald Trump marque alto en las encuestas, es lo más natural, igual como ocurre a nivel doméstico donde locutores de radio y figuritas de televisión llegan con facilidad al parlamento. Es obvio, obedecen a la misma lógica y apelan a los mismos clientes.

Claro que esto no es nada nuevo, aquí no puedo sacar uno de mis temas favoritos que es "la corupción de las costumbres" al que todos llegamos pasada cierta edad (en mis años hijitos, ñaca, ñaca). Este es un tema tan viejo como sentarse en el poto y cuando lo describió en detalle Platón (La República) ya era un asunto viejísimo. Cuando Plutarco habla de las coimas y chanchullos con que llegó Cesar al poder durante la República Romana (Vidas Paralelas, Tomo V), no decía nada nuevo y son cosas que todavía, después de 2116 años las mismas cosas siguen ocurriendo, igualito.

Por eso me dan risa los tipos que hacen gárgaras con la democracia y dicen muy serios que "es el peor sistema que existe excepto todos los demás" un juego de palabras tan ingenioso como estúpido, una completa mentira. La democracia no es mejor ni peor que la plutocracia, aristocracia, tiranía o cualquiera de los demás sistemas, es parte del ciclo de vida de todas las organizaciones sociales, está condenada a hacer crisis y morir, para después aparecer de nuevo, cuando la gente se olvide de sus vicios y añore sus virtudes. Así ha sido siempre y así seguirá siendo. 

No existen sistemas de gobierno mejores ni peores, cada uno obedece a necesidades del momento, lo que si existe son personas mejores y peores, el emperador Augusto y Calígula ambos fueron dictadores, uno bueno y uno malo. No es un asunto de dictaduras o democracias sino de buenos y malos gobernantes. Y afírmense los pantalones porque están todos los signos de una democracia en crisis, no solo en Chile sino en todas partes vendrán dictaduras, así ha sido y así será, es lo lógico. Ojalá que nos toque un buen gobernante nomás, porque con la democracia nos ha ido pésimo.

15 Comments:

Blogger Frx said...

Sin duda un voto por sí solo no vale ni el papel, además porque puede ser bien influenciado por la tendencia del momento o la masa entre otros factores, así que en ese sentido las elecciones están más decididas por campañas fuertes y efectivas.

Concuerdo con que la democracia se estaría viendo desprestigiada, en especial cuando uno ve gente que habla de oclocracia, dictadura disfrazada de democracia u otras hierbas por el estilo y no me sorprendería que eventualmente volviésemos a dictaduras, sobretodo porque es algo que le encantaría a los nuevos puritanos aunque lo nieguen.

28 de enero de 2016, 09:50

 
Anonymous Wilson said...

En casi completo acuerdo, por en lado en que estoy de acuerdo, eso me ha hecho no ir a votar nunca,no era obligacion inscribirse y solo le vote, (que no obvio), al tio Pinocho,era una detestable obligacion. En lo que no estoy de acuerdo con tu post es en desasnar a la gente, mas bien creo que hay que publicitar eso del deber civico, que todos voten, la democracia y laralay-larara. Porque si bien mi voto, o no voto, es independiente de lo que hagan los demas,la publicidad de lo que haga puede (o no, no sabemos en cada circunstancia), influir en otros.
Y por supuesto es de mi interes que voten,ojala, casi todos; la Gordita fue elegida por solo uno de cada 4 posibles votantes habilitados... Creo que hay que engrupir al mil por ciento. ¡Vamos todos a votar!

28 de enero de 2016, 09:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, la gente cree que son "desviaciones" o "defectos" de la democracia muchas cosas que son sus características inherentes, democracia y demagogia van de la mano.

Wilson, no creo que la gente se mueva por ideas del deber cívico, mucho menos hoy cuando los deberes no le importan a nadie. En cambio si se dan cuenta que se están comportando como idiotas y eso va contra sus propios intereses podría ser mucho más convincente. Ese es mi argumento pedagógico al menos "lo están haciendo cholito, no sea gil"

28 de enero de 2016, 10:27

 
Blogger Jose Cornejo said...

Tu columna me desconcierta.
si el voto realmente no importa... ¿para que votamos entonces?

Respecto al tema de la abstención, es una especie de nebulosa que da para mucho.

28 de enero de 2016, 10:40

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Las personas votan por las razones más diversas. La gran mayoría -en mi opinión- votan engañados o manipulados, los engañan de manera regular, una y otra vez, durante toda su vida y cada cierto tiempo se dan cuenta y enfurecen. Viven enfurecidos, esa es otra de las cosas características de la democrscia en su etapa de decadencia.

28 de enero de 2016, 10:52

 
Blogger EDO said...

Claro que los votos importan....pero para los politicos...El negocio esta tan bien craneado que cualquier candidato sabe que cuantos son los votos minimos para que luego estos se reembolse el costo de la campaña. Por eso en las pasadas elecciones muchos politicos salieron a perdida pues fue tanta la abstencion que no pudieron pagar la campaña..ergo..ahora muchos politicos quieren reestablecer el voto obligatorio.

Lo otro es que no existe democracia..los candidatos de la papeleta estan todos arreglados por los partidos quienes hacen las brujerias mas increibles para apoyar un candidato...

Lo mejor es no votar asi se les acaba el negocio a los politicos..

28 de enero de 2016, 11:13

 
Blogger EDO said...

Ahhh y la guinda de la torta...miren como si importaran los votos en el financiamiento de la politica con la nueva ley de fortaecimiento de la democracia...

http://www.latercera.com/noticia/politica/2016/01/674-666080-9-la-udi-recibira-mas-de-mil-millones-del-estado-siendo-el-partido-con-mayor.shtml

28 de enero de 2016, 12:26

 
Blogger Jose Cornejo said...

Es un hecho de que todo este "aparataje" camuflado de democracia, les sirve solo a los políticos.

lo otro, mataron el ramo de "educacion cívica" (yo al menos la alcancé a tener hasta 1994, ya que gracias a la deforma educacional iniciada por Lalito Jr. este ramo se derogó, junto con filosofía y francés) y con eso estupidizaron al populacho, con otros ramos que literalmente valían Champiñon.

¿hay alguna otra opción menos dañina que la democracia? ninguna.

28 de enero de 2016, 12:36

 
Blogger Ulschmidt said...

En coantracara con lo que Ud. dice, el voto sólo "vale" algo si se aglutina con otros millones de votos, o sea, nuestra real y personal opinión termina olvidándose en función de una opción por lo posible, lo disponible, lo menos malo o lo que hay a mano. En concreto, optamos por A o B en el mejor de los casos y A o B son dos agrupaciones de voluntades bien diversas asociadas con el fin nada más de ser creíbles de llegar al Poder.
Por lo menos, si es así, yo preferiría elegir al gerente menos malo posible con el más tibio de los entusiasmos y observarlo críticamente desde el primer momento... en cambio la gente se apasiona con los políticos, elección tras elección, como si fueran a cambiarnos la vida.

28 de enero de 2016, 16:03

 
Anonymous Anónimo said...

Educación Cívica no se quitó por ley, sino por decreto del MINEDUC. Ergo, lo podrían restablecer en cualquier momento.

Esa cantinela con la que andan todos ahora de que "hay que reponer EC" es pura palabrería: si realmente lo quieren hacer, hablen con la ministra Delpiano y que firme un decreto. Punto.

(en lo personal creo que es bueno que haya EC, pero más importante aún es que se enseñen nociones básicas de Economía, IMHO).


Saludos,
El triministro.

28 de enero de 2016, 16:41

 
Blogger Jose Cornejo said...

Gracias por la aclaración, 3ministro.
Pero de ahi a hablar con la ministra "sin dedos para el piano" y que firme un decreto para reponer el ramo y colocar el que sugieres, va a ser imposible. Al gobierno le favorece tener a la gente estupidizada.

28 de enero de 2016, 17:20

 
Anonymous Anónimo said...

Jajaja... claro; me refería a los políticos que se han estado llenando la boca sobre reponer EC vía proyecto de ley, que el gobierno lo patrocine y bla, bla, bla, cuando la solución siempre ha sido administrativa. De ahí se deduce que a los gobiernos nunca les ha interesado el tema.

La obligatoriedad de Ed. Cívica fue quitada durante el gobierno de Frei o de Lagos (no recuerdo bien, pero yo egresé en 1994 y tuve Cívica, así que fue después de eso). Y, como decía, para reponer el ramo no se necesita una ley, sino un decreto del MINEDUC, previa aprobación por parte del Consejo Nacional de Educación (y eso de acuerdo a la LGE, promulgada en 2009). Es decir, si el gobierno quiere reponer EC, lo puede hacer ahora mismo.

En 2011 se quiso presentar una moción para que ese ramo sea obligatorio, es decir, que la decisión de incluirlo o no en la malla no dependa del CNED pero, como muchos proyectos de origen parlamentario, era un despelote (iba junto con un proyecto de modificaciones a la ley electoral).

Históricamente, los sectores de oposición al gobierno de turno han cuidado mucho que éste introduzca temas doctrinales en los programas de enseñanza. Y justamente los dos ramos que más se podrían prestar para eso son Historia y EC. Durante el GM, la entonces oposición reclamaba eso mismo, que seguramente fue una de las razones que llevaron a quitar EC del currículum y es lo mismo que esgrime la actual oposición para reponerlo "con cuidado".

Si bien creo importante que EC esté en el currículum, también pienso que dista mucho de ser la solución mágica que muchos plantean. Hay que considerar que el currículum actual tiene muchas horas de matemática, lenguaje e inglés, pese a lo cual los egresados de media, en su mayoría, tienen un pésimo nivel en las tres cosas. En mi opinión, las razones de eso no hay que buscarlas en los contenidos...

Saludos,
El triministro.

28 de enero de 2016, 18:06

 
Blogger Jose Cornejo said...

3ministro: dentro de la reforma educacional impulsada a finales de los 90's y esto significó que se retirara de la malla curricular la clase de educacion civica.

Encontré esto en la pagina de chileb
http://www.chileb.cl/reporteros/las-ensenanzas-y-aprendizajes-de-la-educacion-civica/

28 de enero de 2016, 18:29

 
Anonymous Wilson said...

Lo estan haciendo cholito,no sea gil, es impecable,pero solo produce mas desafeccion de la gente ,llamemosla, "sana".En cambio el militante o el adherente fuerte,el apitutado o el que consigio peguita por politica seguiran votando, y con mayor entusiamo en un ambiente de desafeccion.
Me permito insistir:no hay que desasnar a la gente, al menos en este tema. Que voten,yo hasta pondria un bono por votar.

Sobre educacion civica:hay que considerar que los pendex son sometidos a la barbarie profesoral durante 12 años, y entre el 60 y el 80 por ciento terminan sin entender lo que trabajosamente leen... El problema cuando se habla de educacion es que se olvida que los operadores son patanes sindicales.

28 de enero de 2016, 19:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, la opción del "mal menor" o el "mínimo común denominador" no existe, ese decir, mucha gente vota pensando así solo para terminar enfureciéndoce cuando el mal menor resulta elegido, es como reparar la fisura de una represa con plastilina, en lugar de solucionar empeora las cosas. Creo que es una falla estructural del sistema democrático y siempre se termina en eso después de un tiempo: nadie queda conforme con la gente que sale electa.

José, triministroç, Wilson, creo que la idea de reponer la educación cívica es una enorme estupidez, además de inútil resultará contraproducente, pésima idea me parece.

28 de enero de 2016, 20:30

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas