Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Son los pobres con la clase obrera

miércoles, 9 de marzo de 2016

Ìbamos paseando con el Tomás Jr. por calle 21 de Mayo cuando me encuentro con mi amiga Carola Herrera, compañera de la Escuela de Ingeniería Eléctrica y Electrónica que estaba juntando firmas para constituir al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) como partido político. Muy bien me pareció y aunque no firmé -habría sido el colmo de la hipocresía siendo un momio recalcitrante- le pedí al Tomás Jr. que me sacara la foto y les dije que iba a escribir algo sobre el MIR en el blog. Lo prometido es deuda, así es que aquí voy.

Un poco de historia
El MIR nace en una oficina del centro de Santiago el 15 de agosto de 1965. Después que Allende perdió las elecciones frente a Eduardo Frei, la izquierda vio a la Democracia Cristtiana como un nuevo peligro que los podría alejar de manera permanente del poder. Entonces surguieron dos corrientes distintas. El Partido Comunista por una parte propuso como estrategia la ampliación hacia la derecha, incorporando a sectores pequeño burgueses que tradicionalmente votban por la DC o los Radicales.

El Partido Socialista en cambio, junto con otros grupos escindidos que consideraban a Allente un simple reformista, se pronunciaron por la lucha armada, diciendo que con elecciones nunca iban a llegar al poder. Esa fue una gran fractura de la izquierda que duró hasta el golpe de 1973 y en ese contexto nace el MIR, formado por un pequeño grupo que recogía a gente ubicada a la izquierda del Partido Socialista.

Entre sus fundadores estaba Clotario Blest; Luciano Cruz, Bautista van Schouwen, Andrés Pascal Allende, Arturo Villabela, Nelson Gutiérrez, y los hermanos Miguel y Edgardo Enríquez. Su primer secretario general fué el médico Enrique Sepúlveda. La mayoría ern trotskistas, venían de movimientos anteriores como la Izuquierda Comunista o la  Vanguardia Revolucionaria Marxista, grupos de los que hoy nadie se acuerda. Fueron fuertes en las universidades, en la de Concepción tuvo su nucleo más poderoso, pero en los sindicatos -que eran feudos comunistas- tuvieron escaso éxito.

A partir de 1967 empiezan con los asaltos a bancos para financiarse y hacer propaganda armada, según el ejemplo que había puesto de moda la revolución cubana. Miren uno de sus primeros comunicados:

“A los Obreros, Campesinos, Pobladores y Estudiantes: 1. El Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) informa al pueblo que su ‘Comando Rigoberto Zamora’ expropió el Banco Nacional del Trabajo. El caso está resuelto. Los incapaces del ‘Escuadrón de la Muerte’ no necesitan torturar ni flagelar a nadie. 2. (…) El MIR devolverá a todos los obreros y campesinos del país ese dinero, invirtiéndolo en armas y en organizar los aparatos armados necesarios para devolver a todos los trabajadores lo que les han robado todos los patrones de Chile, o sea, para hacer un gobierno obrero y campesino que construya el socialismo en Chile".

Alrededor de 1968 toma la dirigencia Miguel Enriquez, que también era médico y la conservaría hasta su muerte en un enfrentamiento el 5 de octubre de 1974. Enriquez fue el dirigente más importante y consecuente que tuvo el movimiento. Cuando Allende es elegido en 1973 se inicia una conflictiva relación con el MIR, que no quiso participar en la campaña, pero en una reunión de Enriquez con el presidente electo se acordó que el MIR quedaría a cargo de su seguridad, integrándose al llamado Grupo de Amigos Personales GAP.

No fue una buena decisión, el GAP a cargo de los miristas cometió muchos errores y chascarros. Tuve muchos amigos del MIR y el FER que recuerdo de esos años. Eran vanidosos, infantiles y muy clasistas, se creían minos y estaban convencidos de ser la elite de la izquierda jugando a ser guerrilleros. Aparte de eso, segñun recuerdo en todos los demás aspectos eran gente comñun y corriente. El hoy multimillonario Max Marambio era el jefe de la escolta GAP de Allende. Después de varios problemas los militantes del MIR fueron alejados del GAP y los reemplazaron por gente de la Juventud Socialista.

Depués del golpe de 1973 el MIR fue el grupo más perseguido y golpeado de todos, principalmente porque siguieron peleando en pequeñas células. Supongo que buena parte de los que decidieron seguir peleando en el MIR lo hicieron influidos por el ejemplo de Miguel Enriquez.

Años depués, en 1977 se inicia la "Operación Retorno" donde varios miristas exiliados vuelven clndestinamente a Chile. El nuevo secretario general era Andrés Pascal Allende, sobrino del presidente, pero no le llegaba al talón a Miguel Enriquez. Creo que fue un período de decadencia cuando el MIR hizo sus últimas operaciones armadas. En 1979 se reorganiza la Fuerza Central y participan en algunos asaltos a bancos, supermercados y negocios.

La Fuerza Central fue un intento de hacer un cuerpo militarizado profesional, con guerrilleros a sueldo y con alta efectividad en combate, pero en realidad terminaron prácticamente exterminados. A los miembros del MIR de esos años siempre les encantó la idea de creerse de elite, creo que esa fue una de sus principales motivaciones.

Su golpe más importante de esa época fue el asesinato -por equivocación- del coronel Roger Vergara Calderón, que era director de la Escuela de Inteligencia del Ejército, cuando en realidad el objetivo era matar a un alto jefe operativo dela DINA, pero los datearon mal. Desde entonces una seguidilla de eroores llevó al MIR a su casi desaparición. El año 1981 hubo un intento en la cordillera (Neltume) de organizar una base guerrillera, fueron delatados por campesinos de la zona y el campamento fue barrido por un grupo de las Fuerzas Especiales del Ejército. Esa debe haber sido la última operción armada de importancia. En 1983 fue asesinado el Intendente Carol Urzúa pero se trató de una acción casi autónoma. El MIR para esos años ya estaba muy infiltrado por las fuerzas de seguridad del estado y no era una amenaza militar seria.

En 1988, un año antes del retorno de la democracia el MIR se escinde en tres grupos y para 1990 ya no tenía figuración política de importancia. Luego vino una lenta rearticulación principalmente política a partir de núcleos de los trabajadores portuarios y las universidades. No tengo idea como estará el MIR ahora pero al parecer Demetrio Hernandez y Monica Quilodran se han turnado en la dirección del partido y han habido muchas esciciones en grupos más pequeños.

El MIR hoy
Tengo varios amigos que son o fueron del MIR pero nunca hemos conversado de política así es que conozco mucho mejor el pasado que el presente del partido. Leo a menudo El Rebelde donde a veces encuentro ideas anarquistas con las que simpatizo, allí escribe el economista Horacio Lira que me parece bien lúcido y muchos de los análisis políticos son de buena calidad ya que no tinen mucho que ganar o perder. Estando fuera del sistema seguramente les permite ver las cosas un poco más claras.

Ahora están en el proceso de convertirse en partido, creo que es una buena decisión, aunque Miguel Enriquez sguramente la hubiese aborrecido. Ojalá que se demoren un poquito en corromperse porque los comunistas o tipos como Boric y Vallejo no se demoraron ni diez días en revelarse como sinverguenzas. En realidad me simpatizan más como movimento que no tiene nada que ganar, pero que diablos, todo político busca el poder ¿no?

Muchos de mis amigos de derecha se escandalizan porque el MIR pretende convertirse en un partido político. Se equivocan, historia es historia y creo que es muy bueno que entren hoy a la política formal. Es cierto que asaltaron bancos y mataron personas pero eso fue otra época.

Además yo creo que la violencia es un arma política legítima en determinadas cicunstancias, por eso soy admirador del general Pinochet y justifico gran parte de la represión durante su régimen. Sería inconsecuente que diga que la violencia mía es la buena y la de los otros la mala, ya estoy viejito para hablar como un maldito maniqueo.

20 Comments:

Blogger Salvador Pinochet said...

Sería interesante observar la rearticulación del partido nacionalsocialista en Alemania, o de Sendero Luminoso en Perú. La verdad es que con este tipo de noticias cobra vida ese dicho que reza "los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla". Que quieran ser partido es solo otra hipocresía más. Buena columna.

8 de marzo de 2016, 23:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo dudo que el MIR de hoy tenga la ideología del MIR de los 60-80. A decir verdad no tengo nada claro si tienen una ideología, si sacamos las consignas de su larga declaración de principios -sin ni un punto aparte- queda muy poco. En todo caso rechazan explicitamente el terrorismo, lo que no está mal. No me parece que sen un partido leninista aunque usan y abusan de esa retórica, los miristas que conozco son más bien cercanos a la ideas del anarquismo y la práctica de la agitación social. No los veo peligrosos como los neo nazis y otros partidos terroristas encubiertos como hay en Perú, Colombia, etc.

Ni que decir que no comulgo con ninguna de sus ideas, pero creo que son perfectamente aceptables como partido político, habría que ver como se desarrolla la cosa pero entre partido y movimiento los prefiero como partido. Será interesante ver como pelean por los votos

8 de marzo de 2016, 23:27

 
Anonymous Wilson said...

Quien no tiene amig@ mirach@, o ex, no vivio en los 60-70.
Solo discrepo del ultimo parrafo, por supuesto que la unica violencia legitima es la propia, ejercida contra las fuerzas recalcitrantemente dañinas del enemigo.

8 de marzo de 2016, 23:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Gracias por iluminarme compañero Wilson. Ya lo dijo don Platón
"-Pero ¿es posible que el hombre justo haga mal a otro hombre, cualquiera que él sea?
-Sin duda: debe hacerlo a sus enemigos, que son los malos."

8 de marzo de 2016, 23:54

 
Blogger Frx said...

Es increíble, pero yo también conozco gente que conoció a gente del MIR, sean meros militantes o los mismo dirigentes, pero varios conocieron a los últimos mencionados. Vaya forma de tener cercanía con la historia y muestra que la cosa fue fuerte.

9 de marzo de 2016, 00:34

 
Blogger Renzo Gilardoni said...

Buena entrada de blog Tomás. Solo una ligera aclaración de fechas, y es que según recuerdo de mis lecturas la Operación retorno empezó a fines de 1979 y no en 1977. En 1979 empezaron a entrar clandestinamente los miristas y ya a comienzos de 1980 empezaron con los asaltos a bancos. También dieron un golpe simbólico atacando la "Llama de la libertad", un símbolo del gobierno militar. Ahi solo cayó acribillado el Carabinero que la custodiaba. El asesinato del coronel Roger Vergara fue en julio de 1980 y tuvo consecuencias no solo para el MIR. Luego de eso Odlanier Mena tuvo que renunciar a la dirección de la CNI en medio de una pugna con los adlateres de Manuel Contreras y Pinochet le dio el puesto al general Humberto Gordon, que era más o menos imparcial en medio de ese round entre Mena y Contreras. El general Gordon quedó a cargo del "Comando antisubversivo" (CAS) que tenía como misión vengarse del asesinato del coronel Vergara. Ahi cayeron varios de los miristas que habian participado en el crimen. El resto cayeron en Neltume en 1981. Esa operación fue de película, si mal no recuerdo de mis lecturas viajaron en submarino hasta Argentina y luego cruzaron clandestinamente la cordillera a la altura de Puerto Fuy, cerca de Panguipulli. Creo que venían desde Argelia donde estaban entrenándose militarmente en un campamento. Los últimos miristas importantes cayeron en 1983 en una operación de la CNI en calle Fuenteovejuna.

La historia de los últimos días de Miguel Enriquez también es digna de ser contada. La DINA llegó a su escondite en la calle Santa Fe de San Miguel a partir de puros datos sueltos, no sabían cual era la casa pero cuando Enriquez los vio empezó a disparar con su AK-47 desde la ventana y casi mata a dos oficiales de la DINA, Krasnoff era uno de ellos. Ahí delató su posición y quedó sellada su suerte pero fue bien macho y murió en su ley, con el fusil en la mano y batallando hasta el final. Incluso se recuperó y siguió disparando luego de quedar inconsciente y herido.

Otra historia buena fue la de Andrés Pascal Allende y otros miristas cuando arrancaron de la DINA corriendo a campo traviesa cerca de Malloco y se refugiaron en una Iglesia si mal no recuerdo. Debería comprarme la última edicion de La historia oculta del régimen militar para consultas varias, después de tantos años la memoria empieza a fallar con tantos detalles.

9 de marzo de 2016, 02:13

 
Blogger Ulschmidt said...

Fue una era delirante, cuando después de Cuba y paralelo a Nicaragua todos esos jóvenes locos pensaron que países grandes como Chile, Brasil, Argentina podían ser tomados desde un proceso guerrillero. No resultó ni en Colombia, donde la geografía ayuda mucho y la economía coquera presta un gran auxilio a cualquier insurgente.
Afortunadamente aquí también quisieron repetir la cosa selvática - la imagen de los barbudos en uniformes verdes en la Sierra Maestra era muy potente - Así desviaron mucho esfuerzo de zonas urbanas (donde eran más peligrosos) para intentar el "foquismo" en las yungas de Tucumán, con desastroso resultado. Los militares los dejaron donde estaban, amenazando a lo sumo una docena de aldeas, les cortaron las rutas de acceso, los bombardearon por aire y sólo al final hicieron batidas para liquidarlos.

9 de marzo de 2016, 07:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, no fue hace tanto tiempo jaja, además en esos años estaba de moda ser del MIR, como dice Wilson todos los que vivimos en esos años teníamos amigos miristas.

Renzo, la historia esa está llena de detalles, lo que más recuerdo es ese caractter medio infantil de los miristas en los setentas, se creían minos. Me parece que nadie ha explorado mucho eso del "romanticismo revolucionario", en su época los miristas se parecían mucho a los actuales G-90, era una especie de mod. Claro que después del golpe vino el porrazo.

Ulschmidt, eo de los uniformes verde olio y el énclave en l selva era una ilusión bien loca, hubo una especie de fiebre de romanticismo revolucionario especialmente a partir de la muerte del Che Guevara, los medios tuvieron mucho que ver con eso y la gente de izquierda -casi todos los jóvenes en esa época- soñaba con esas cosas. Fue muy loco y también lo que hizo más fácil aniquilar esos movimientos. Todos juntos en el campo debe haber sido pan comido eliminarlos.

9 de marzo de 2016, 08:57

 
Blogger Frx said...

Eso también es verdad, es como hoy que está de moda ser SJW.

9 de marzo de 2016, 11:56

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Esa gente es incapaz de reconocer que son una generación fracasada. Viven con puros mitos y cuentos. Por se desahogan con los documentales. Jamás fueron héroes.

La gente de Izquierda de clase alta y media alta que es de ese lado, porque se sienten culposos de su condición social. Ahí tienes la directiva de la FEUC de Santiago, que se siente heredera de Fidel, el Che, Chávez. Todos del barrio alto de la capital. Plantean su revolución comunista del bulevard del mall Alto Las Condes.

Todos los miristas eran imbéciles y se creían más inteligente que el panadero o el carnicero o cualquier dueño de un negocio. Basta escuchar a Miguel Enríquez. Cuando frecuenté a los progresistas, tuve la oportunidad de escuchar en una grabación a Miguel Enríquez y lo encontré loquito. Decía algo así: "En los grandes procesos revolucionarios, los revolucionarios tiene que estar a la cabeza bla, bla, bla, y los burgueses tienen que postrarse".

9 de marzo de 2016, 12:31

 
Blogger Jose Cornejo said...

Interesante columna. no es mucho lo que puedo agregar, ya que sería repetir lo que ya se ha dicho.

El MIR, si se conforma como partido politico, va a tener el mismo funesto destino que el MPMR, que son los "brazos políticos" del PC, cada vez más burgueses que los burgueses que odian.

como dice salvador: "el pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla"

9 de marzo de 2016, 14:41

 
Blogger Antonio Lepe said...

Qué buena columna ... Digna de algún suplemento dominical....jajaja.
Yo no soy de esa época (naci en 1976) pero aprecio mucho este tipo de relatos porque permiten ver otro punto de vista distinto al de los señores PS y PC que en general sufren de Alzheimer selectivo y sólo recuerdan las cosas buenas y no las malas de aquellos años.
Saludos y gracias nuevamente por el artículo.

9 de marzo de 2016, 14:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Antonio, así es más o menos como recuerdo la cosa. Muchos viejitos de esos años que todavía andan por ahí se inventaron historias de heroismo, conozco unos que cada vez que se pasan de copas cuentan un set de torturas distintas que soportaron y se ponen a llorar y todo eso ¡ni Superman habría quedado vivo después de esos suplicios!, pero la verdad es que nunca estuvieron torturados ni detenidos, es parte del romanticismo revolucionario de esos años que todavía les queda.

Los que pelearon prácticamente se murieron todos, quedó la escoria, que son los actuales dirigentes políticos, los que en su momento delataron a sus compañeros, se escondieron o arrancaron. Hay mucha conciencia sucia por ahí.

9 de marzo de 2016, 15:06

 
Blogger Pablo said...

Aunque no comparto en absoluto su visión, al menos Enriquez y otros tienen mi respeto, porque era de los que hablaban mucho y alentaban a las masas a rebelarse, y a la hora de los quiubos no arrancaron como otros cobardes y dejaron al peritaje abandonado, sino que los ministras desde el más rasca miembro hasta su mayor líder dieron su pelea y murieron combatiendo, como los machos.
Socialistas, comunistas y otros eran re buenos para declamar, pero al primer balazo arrancaron a una embajada. Basta ver que lugar ocupaban en los partidos los que cayeron, puros militantes de base y dirigentes de poca monta, de.los.dirigentes de más alto rango, a lo más recibieron un par de patás en la raja.

9 de marzo de 2016, 16:43

 
Blogger Pablo said...

Yo tenia entendido que el Mir había nacido en la u de conce. De hecho. Los principales.dirigentes eran de acá. El Papa de Miguel Enriquez era rector de la U, vivían en un edificio de clase media, como a 4 cuadras de la.plaza. Mi papá conocía a Enriquez del liceo y del barrio. No eran amigos, pero si lo ubicaba y dice que era un joven piola. A otros dirigentes como Von Showen ( o como se escriba) igual.eran de Conce, y del liceo de hombres.

9 de marzo de 2016, 16:49

 
Blogger Pablo said...

Off topic. Donde mataron a dos carabineros hace un tiempo es en el sector de las azufreras?

9 de marzo de 2016, 21:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pablo, después de su fundaión pácticamente toda la directiva fue copd por gente de la UDEC, mi buen amigo Héctor Vera Vera estudió periodismo en la UDEC en esos tiempos, el era de las juventudes socialistas que se confundían bastante con el MIR. Bueno, el caso es que casi toda la dirigencia fue de Concepción.

Conocí a los dos carbineros que mataron, un par de meses antes fuimos dos veces al Volcán Tacora y el retén era el último punto civilizado, hay que dejar aviso allí por si no vuelves a cierta hora salen a buscarte, nos atendieron las dos veces, muy amables ambos.

9 de marzo de 2016, 22:01

 
Blogger Renzo Gilardoni said...

A todo esto Bautista Van Schouwen, "el Bauchi", era primo o sobrino de un general de la Fuerza Aerea en 1973. Según leí ya no recuerdo donde, cuando Allende tenía que nombrar a un nuevo comandante en jefe para la FACH en agosto de 1973 consultó al general Van Schouwen pero este declinó por el parentesco que tenía con uno de los líderes del MIR. He visto libros sobre la historia del MIR pero no me he animado a comprarlos.

10 de marzo de 2016, 00:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sobrino del general Gabriel Van Schowen, cuando la mamá de Carlos Ominami anduvo averiguando por su marido, el coronel Ominami (abastecimiento), Van Showen le dijo "que estuviera tranquila porque no se estaban persiguiendo ideas sino conductas terroristas. Le agregó que él mismo tenía dos sobrinos en problemas y nada podía hacer".

El padre de Ominami fue condenado a 541 días y después se fue al exilio con su familia, después volvió a Chile y fue enterrado con honores militares cuando el CeJ era Vega.

10 de marzo de 2016, 00:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A todo esto en 1973 Carlos Ominami era del MIR

10 de marzo de 2016, 01:00

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas