Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Elegir no es fácil

jueves, 26 de mayo de 2016



Este video lo hice hace como un año atrás y tiene algo que ver con la entrada de hoy.

Cada día de nuestra vida nos vemos obligados a elegir y tomar decisiones, cada decisión que tomamos tiene consecuencias. Se supone que podemos tomar buenas o malas decisiones, las primeras nos traerán buenas consecuencias y viceversa, el problema es que para las decisiones importantes, incluso para muchas triviales, no tenemos como distinguir una buena de una mala decisión, porque normalmente contamos con información incompleta o nula.

Ayer, aburrido de soportar el horrible sonido de las ruedas delanteras del auto tomé la difícil -y muy aplazada- decisión de llevarlo al mecánico. Como he tenido varios autos, se por experiencia propia que no existe una falla mecánica donde nos estafen tanto como en las relacionadas con el tren delantero, de las veces que he ido a alinear o reparar las mazas, siempre había sentido esa horrible sensación de estar siendo engañado sin poder hacer nada, mientras el auto estaba  completamente desarmado en el taller y no tenía como retirarlo.

Como mi mecánico de confianza ya no está en Arica, empecé a hacer el peregrinaje por distintos talleres, a ver si encontraba alguno serio. Escoger un taller mecánico a ciegas es difícil porque hay mecánicos muy buenos y baratos que trabajan en talleres horribles, solo con su caja de herramientas, por otro lado hay talleres carísimos, llenos de costoso equipo, que pueden resultar un fiasco e invariablemente cuestan un ojo de la cara.

Así empecé a pasearme por el barrio industrial sin encontrar a ninguno que me satisfaciera. Algunos estaban repletos de autos a medio terminar, indicador seguro que el mecánico se demora meses en reparar y vive pidiendo anticipos al último que llega, postergando los trabajos más antiguos. Otros estaban vacíos pero de solo mirar al mecánico me daba mala espina, a los talleres más caros de la ciudad ni siquiera me asomé, porque tengo mala experiencia de ellos ¡que encrucijada!.

La cantidad de variables a considerar era mucha pero lo principal para mi era: precio barato, trabajo bien hecho, corto tiempo de reparación, sin engaños o reparaciones ficticias. Bueno, antes había ido a consultar al doctor Google y en los foros de usuarios determiné que había que cambiar los dos rodamientos delanteros y alinear, calculé que los dos rodamientos iban a costarme unos US$ 43 y la reparación otro tanto, es decir estaba dispuesto a gastar US$ 86, solo tenía que encontrar al mecánico adecuado.

Cualquier mecánico con herramientas básicas puede cambiar los rodamientos, el problema es que si las ruedas quedan desalineadas los neumáticos se empiezan a moler de manera dispareja, el auto gasta más combustible, la dirección empieza a "tirar" para un lado y el cambio de neumáticos sale un ojo de la cara, cosa que ya había aprendido por experiencia. Entonces mi primera decisión fue buscar un taller especializado en tren delantero.

Después de mucho buscar sin que ninguno me "tincara", encontré al final de la Avenida Argentina uno que se llama "Zulozaga" o algo parecido, muy escondido detrás de una planta vendedora de gas licuado. Tenía elevadores y máquina para el alineamiento básico, además parecía nuevo porque no tenía ni un otro cliente. Entré y le consulté al dueño, me dijo "subámoslo para verlo", entonces supe que nos estábamos acercando al momento de la verdad: aquí es donde todos empiezan a mentir.

Después de la revisión me dijo que una sola rueda estaba mala, pero como me cobraba lo mismo por cambiar uno o dos, era mejor que comprara los dos rodamientos de un viaje. La mano de obra cobraba exactamente el doble de lo que tenía presupuestado US$ 86, pero me dio confianza que no me hubiese mentido al principio, mejor pagar más antes que arriesgarme a que me estafen. Los malditos rodamientos también resultaron más caros US$ 57 los dos, con lo que mi presupuesto se vió casi multiplicado por dos. Bueno -pensé- si el trabajo se hace bien y rápido, que diablos, así es que le pregunté para cuando lo tendría "mañana a las 10 de la mañana". Hoy fui a buscarlo y me lo entregaron a la hora, hasta el momento anda bastante bien y creo que tomé una buena decisión, aunque pagué casi el doble de lo que había presupuestado, estoy satisfecho.

Los aburro con toda esta historia -o historieta- por algo que se me acaba de ocurrir leyendo el comentario de mi buen amigo el doctor Aguirre sobre el "Dr. Google". Aunque no estoy completamente de acuerdo con lo que dice, entiendo perfectamente su frustración con los que creemos que el cartilago de tiburón y la uña de gato pueden curar el cancer y todo eso. Pero el tema es otro: yo veo algunas similitudes entre la dificultad para elegir un buen meccánico y un buen médico (o un buen lo que sea en realidad). Siempre contamos con información incompleta, no solo nosotros, sino que también los mecánicos y doctores están sujetos al error y a la necesidad de hacer suposiciones arriesgadas. El mundo en que vivimos es incierto y manejamos constantemente el riesgo de equivocarnos. Cada decisión es una apuesta y nadie puede ganarlas todas.

Somos libres para elegir, pero tenemos que bancarnos las consecuencias de nuestras elecciones, nos guste o no. Menos mal que esta vez parece que le achunté.

12 Comments:

Blogger Frx said...

Me acordé de una encrucijada que tuvimos con reparar un auto para venderlo. No le achuntamos con ningún mecánico y sacar el vehículo del penúltimo, un chanta bien barza, fue bastante jodido. Menos mal que ya salimos de ese cuento eso sí.

26 de mayo de 2016, 19:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La historias de horror con mecánicos son innumerables, tal como con abogados, gásfiter, médicos, contadores, dentistas, en fin, con toda profesión u oficio que ofrezca servicios personales.

En mi historia hubo una segunda parte: alentado por el resultado pensé que tal vez estaba de buena racha para elegir y quise aprovecharla para buscar quien me instale la radio, que es muy costosa y ya me la habían tratado de robar. Entonces nos fuimos con el Tomás Jr. a buscar instaladores de radios, la dificultad en este caso era el montaje, porque había que hacer una adaptación de los soportes que a mi me parecía casi imposible.

El primer taller eléctrico al que la llevamos un señor muy simpático la vió y dijo que el montaje para adaptarla era demasiado complicado, tenía que dejarla toda una tarde y el costo era 20 mil solo montarla. Seguimos buscando y en un taller todo destartalado un par de peruanos la miró y me dijo "10 mil, en media hora" (US$ 14): dicho y hecho, en media hora hicieron un montaje excelente y para mañana me tienen reparada la consola por 7 mil adicionales (US$ 10). Con esto tendré el auto nuevamente funcionando tal como cuando recién lo compré, incluso algo mejor. Me fue bien con la decisión de nuevo, al menos hasta ahora.

26 de mayo de 2016, 20:11

 
Blogger Frx said...

La radio es otro tema. En todos los últimos autos que hemos tenido ha habido algún problema con la radio, sea algo tan trivial como el volumen o que simplemente haya dejado de funcionar.

26 de mayo de 2016, 20:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¿Y los alzavidrios eléctricos? te los encargo, no tienen sistema manual!

26 de mayo de 2016, 20:16

 
Blogger Frx said...

Creo que el mismo auto con el que tuvimos el problema jodido tuvo un problema con eso una vez XD.

26 de mayo de 2016, 20:28

 
Anonymous Anónimo said...

hace tiempo que la medicina en general dejo de lado la sinceridad en el diagnostico y peor en el pronostico (en terminos generales, hay unas cuantas honrosas excepciones), si estas enfermo, prefieren seguirte teniendo enfermo (aspecto economico) y si aun no lo estas, primero siembran el miedo por los medios mediante reportajes ad hoc (especialemente en los matinales de radio o tv, horario de dueñas de casa), luego los medicos e instituciones ofrecen sus famosos controles preventivos, donde los borregos ya asustados llegan a correr pensando que se estan ahorrando unos pesos, cuando esto no es otra cosa que la etapa de captar nuevos clientes, mediante examenes de dudosos resultados (orina, sangre y una que otra imagenologia y tomados una sola vez) donde los margenes "normales" de buena salud se van estrechando año a año (ver como han estrechado el rango de glicemia y presion arterial normal), donde cada vez se van "decretando" mas personas como diabeticos e hipertensos, enfermedades cronicas y de moda que se llevan una buena torta del negocio de la salud, pues requieren controles, examenes y medicamentos de por vida, so pena de muerte, para que hablar del negocio de la salud femenina, sabida la facilidad de influir en las mujeres; ahora ya la menopausia es vista o se le hace ver a las clientes, perdon pacientes, como una enfemedad, cuando no es otra cosa que un periodo de cambio hormonal, y muchas mujeres estan convencidas que con medicamentos pueden soslayarla (¿como se llego a eso?), otra enfermedad inventada (dentro de muchas) es la osteoporosis, como si el cuerpo humano pudiera mantener todas sus variables biologicas intactas con un buen control medico y con "habitos saludables" de vida, ¿facil no?: en circunstancias que la osteoporosis es algo asi como las "arrugas" de los huesos, por decirlo de una manera didactica, ¿acaso es posible evitar las arrugas de la piel conforme envejecemos?; pero bueno para "evitarlo" la medicina nos ha puesto los especialistas y el densitometro oseo, derivacion a la nutriologa de por medio...bueno, es estrecho este espacio para seguir, pero en esa realidad de la salud privada estamos, nos estan privatizando nuestra salud, corremos el riesgo de entregarsela (no vendersela) alos medicos.

Att.

INTIinpaciente.

27 de mayo de 2016, 09:40

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Inti, todas esas malas prácticas existen sin duda, nadie las niega,pero creo que es injusto hablar contra los médicos en general, hay de todo y no todos los médicos son iguales, muchos si

27 de mayo de 2016, 10:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Inti, todas esas malas prácticas existen sin duda, nadie las niega,pero creo que es injusto hablar contra los médicos en general, hay de todo y no todos los médicos son iguales, muchos si

27 de mayo de 2016, 10:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Además hay algo de lo que poco se habla, todas estas malas prácticas tienen su origen en las expectativas de los propios pacientes, médicos y farmacéuticas solo las aprovecham

27 de mayo de 2016, 10:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Además hay algo de lo que poco se habla, todas estas malas prácticas tienen su origen en las expectativas de los propios pacientes, médicos y farmacéuticas solo las aprovecham

27 de mayo de 2016, 10:08

 
Blogger Jose Cornejo said...

Decisiones, decisiones, decisiones.
la mecánica es al auto como la medicina es al hombre y en ambos aspectos la solución termina siendo la más simple.

Mi historia con mi Humveezuki (Suzuki Alto, bautizado asi porque se comporta como un humvee en partes donde los citicars fracasan) era un problema de ralenti inestable. encontré un mecanico cerca de la pega que primero me cambió la correa de accesorio y despues los retenes de cigueñal y levas... pero seguia perdiendo aceite. buscando en la pagina opinautos.com (de la que me hice miembro) me dijeron lo de la valvula IAC y el sensor TPS. en resumidas cuentas, limpiar el cuerpo de aceleracion. Se lo expliqué al mecanico y me aplazó varios dias. al final, fui al autoplanet que queda cerca de mi pega y le pregunte a uno de los que atienden allí. me recomendó un spray y que se lo aplicara en la entrada de aire mientras movia la mariposa. 1/4 de lata, una mascarilla (era mas fuerte que el amor de madre), desahogar el motor y listo. quedó andando como siempre, sin tembleques ni tiritones, con el ralentí bajando suave. me ahorré mas o menos $22.000 CLP.-, pues la lata me costó mas o menos 3 lucas.

Para ambos casos "siempre es buena y necesaria una segunda opinion"

27 de mayo de 2016, 10:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Seguro José, segundas y terceras opiniones son indispensables en estas cosas, nunca hay que quedarse con la primera. Eso de echar spray limpia carburadores por el cuerpo de la mariposa es excelente, lo mismo que echar limpiaconactos en todas las conexiones de los sensores, muchas fallas se arreglan solo con eso, especialmente ahora que los autos vienen con tanta electrónica

27 de mayo de 2016, 10:37

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas