Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Domingo nerudiano

domingo, 5 de junio de 2016

Hace pocos días una amiga me preguntó como no me cansaba de escribir tantas tonteras todos los días y de donde sacaba tema. La verdad es que no me cansa, al contrario me entretiene y temas siempre sobran. Inevitablemente hay cosas que me interesan más que otras y las repito una y otra vez, pero siempre le trato de colocar alguna variante o ver desde otro punto de vista. Desde hace unos diez años, tal vez un poco más, me propuse escribir una entrada todos los días para "soltar la mano" en mi redacción, que era algo que necesitaba y así eso que empezó como ejercicio se convirtió en una especie de hábito.

Menciono esto porque justamente hoy no tenía ganas de escribir. Algunas veces antes ha pasado y simplemente no escribo, pero esta vez al poco rato, después de rascarme la cabeza, me di cuenta que era más entretenido colocar algo en el Templo del Ocio. Y aquí me tienen una vez más, haciendo gala de mi habitual charlatanería.

Pablo Neruda no tiene en Chile el reconocimiento que se merece, incluso los propios izquierdistas lo alaban superficialmente por sus tontas ideas políticas, pero la mayoría nunca se han tomado la molestia de leerlo. Para que hablar de gente de izquierda que lo detesta por razones políticas, me parece que es una actitud increíblemente tonta y mezquina. Pero es entendible porque la poesía no es un bocado fácil para nadie. Pasaron muchos años antes que yo tuviera la formación para disfrutarla, tal como disfruto hoy de muchas cosas buenas de la vida que antes encontraba ridículas como la ópera, las cervezas y otras que mejor ni les digo.

La cosa es que Neruda es uno de los pocos gigantes -tal vez el único- que ha tenido Chile en un campo tan espinoso como es la literatura. Me dirán que Gabriela Mistral y todo eso, puede ser para un nicho, pero la Mistral nunca llegó a tener la universalidad, alcance y reconocimiento que tuvo Neruda. Fue el Cassius Clay de la poesía, sus poemas no solo fueron famosos en castellano sino que causaron furor traducidos al inglés, francés y casi todos los idiomas, algo que es raro en ese género que se basa bucho en la sonoridad y el ritmo de las frases.

Neruda era un fanático coleccionista de casi todo, incluso de casas que tuvo muchas. Cuando recibió el Premio Nobel, la medallita y el diploma venían acompañados de un jugoso cheque de cerca de un milón de dólares, gran suma para esos años. Con la plata Neruda se compró un una casa del siglo XVI parte de un castillo en Normandía, donde esperaba terminar sus días, pero vino el cáncer y prefirió venir a finar en Chile. Por supuesto lo criticaron mucho por su condición de comunista, pero su comunismo nunca pasó de ser un teórico y vago amor a los pobres, como estaba de moda en esos años.

Una de sus mejores salidas la tuvo cuando vió por primera vez Macchu Picchu, lugar al que le dedicó un conjunto de tremendos poemas en su Canto General. Dicen que la visión del lugar es impresionante, yo no he ido nunca. Resulta que lo primero que comentó Neruda al ver el impresionante espectáculo fue "que lugar más estupendo para hacer un asado". Me encantó, ese si que tenía estilo.

También era un excelente cronista, yo seguí durante años su columna en la revista Ercilla donde escribía una crónica para cada edición. Esa fue la época de oro de la revista con Emilio Fillipi, Abraham Santibañez, Guillermo Blanco y otros más. Pensándolo bien los setentas fueron una grán época para tres revistas chienas: Ercilla, Paula y Mampato. Hoy sigue escribiendo en twitter doña Delia Vergara, genial directora de la revista Paula, claro que a estas alturas ya escribe puras cabezas de pescado. Igual mis respetos para ella, no hay que olvidar que en Paula hizo sus primeros pinitos Isabel Allende (la buena, no la otra).

Dicen que desde que encontraron a un joven suicida con su libro "Residencia en la Tierra" al lado, le tomó odio a ese libro y se opuso desde entonces a las reimpresiones, no se si será verdad o mito pero "Residencia" es un libro bien lúgubre y surrealista, creo que es de los primeros que publicó luego de Crepusculario y los 20 Poemas, tiene muchos poemas buenísimos como:

WALKING AROUND
Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

O este otro

EL FANTASMA DEL BUQUE DE CARGA
Distancia refugiada sobre tubos de espuma,
sal en rituales olas y órdenes definidos,
y un olor y rumor de buque viejo,
de podridas maderas y hierros averiados,
y fatigadas máquinas que aúllan y lloran
empujando la proa, pateando los costados,
mascando lamentos, tragando y tragando distancias,
haciendo un ruido de agrias aguas sobre las agrias aguas,
moviendo el viejo buque sobre las viejas aguas.

Neruda de todo sacaba un poema, era una especie de cronista de la poesía y publicó muchísimo acerca de casi cualquier cosa, en eso de la poesía cotidiana fue copiado años más tarde por Nicanor Parra, que llevó la cosa al extremo que terminó siendo mejor humorista que poeta. Creo que Parra es como Le Luthiers de la poesía, si se hubiese dedicado directamente al humor habría sido mucho más bueno. Pero en fin, de gustos y colores...

Su vida está llena de historias pintorescas, era bueno para el trago y la comida. Tuvo enamistades espantosas, se odiaba a muerte con Pablo de Roka y con Vicente Huidobro, por celos literarios. Otro que odiaba a Neruda fue el gran Jorge Luis Borges, quien derrochando su ingenio dijo una vez que lo mejor que tenía Neruda eran sus ideas políticas. Borges lo consideraba un charlatán, tal vez también lo envidiaba, porque siendo un poeta casi perfecto en la técnica nunca alcanzó las sonoridades y la emoción de Neruda. El equivalente musical sería algo así como Mozart y Beethoven (con Borges y Neruda respectivamente).

Como poeta, Neruda es mucho más leído y apreciado en el resto del mundo que en Chile, donde debería ser un héroe popular, pero somos un país de grandes poetas y pésimos lectores de poesía. Que hacer, los dejo con un último fragmento del más grande de nuestros poetas y no los aburro más, aquí va:

CABALLERO SOLO
El pequeño empleado, después de mucho,
después del tedio semanal, y las novelas leídas de noche en cama
ha definitivamente seducido a su vecina,
y la lleva a los miserables cinematógrafos
donde los héroes son potros o príncipes apasionados,
y acaricia sus piernas llenas de dulce vello
con sus ardientes y húmedas manos que huelen a cigarrillo.

Ah diablos, ese si que sabía escribir. Es un fragmento de la Primera Residencia en la Tierra.

13 Comments:

Blogger Frx said...

Bueno, aquí nadie es profeta en su tierra. A los grandes los reconocen cada cierto tiempo (después de morir especialmente) pero sin duda Pablo Neruda alcanzó una universalidad que ninguno de los nuestros alcanzó. Que ya lo mencionen en un episodio de Los Simpson dice mucho.

5 de junio de 2016, 15:41

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, es muy raro que habiendo tanto poeta bueno seamos malos para leer poesía, siempre me ha llamado la atención eso, aunque no es un asunto muy fácil de digerir que digamos

5 de junio de 2016, 17:30

 
Blogger Frx said...

A decir verdad los músicos lo han tenido más favorable comparado con otros tipos de artistas.

5 de junio de 2016, 18:17

 
Anonymous Elías said...

Yo creo que somos malos para leer poesía por culpa de los profesores de lenguaje.....te piden tanto "análisis" e inventan cada "categoría" que al final uno termina odiando la poesía...

5 de junio de 2016, 18:50

 
Blogger Frx said...

Jajajajaja creo que sí Elías, sobretodo si era un poema largo y denso. Peor si el o la profe no sabía explicarlo muy bien. De hecho ya en tercero medio pude entender mejor el género lírico, pero debo confesar que me sigo quedando con el narrativo.

5 de junio de 2016, 19:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Coincido 100% con lo que dice Elías, esa maldita costumbre de mandar a hacer "análisis" y "resúmenes" a los alumnos es lo que les mata todo interés por la literatura, es una aberración. Deberían estudiar un solo libro en el año y discutirlo al final con la metodología de casos de Harvard, ahi si que sería super

5 de junio de 2016, 19:38

 
Anonymous Elías said...

Otra cosa peor (y que para mí es una de las razones por las cuales en chile no se lee) es esa costumbre de "libros obligatorios". Eso lo deciden puros burrócratas de escritorio que se ponen a pensar "qué libros son los mejores para tal edad" y hacen leer puras bazofias (de hecho me acuerdo que en el colegio odié leer la odisea!!!! y lo lei de adulto y me encantó el libro ese)

5 de junio de 2016, 23:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es una aberración, yo tuve que leer EL Quijote de La Mancha: lo odié cuando lo leí y lo sigo odiando. En cambio La Vida Es Sueño de Lope de Vega si mal no recuerdo, lo encontré latero y después me apasionó.

Los estudiantes deberían escoger el libro que se les antoje, con un mínimo de 200 páginas, sería interesantísimo ver que eligen

5 de junio de 2016, 23:18

 
Anonymous Elías said...

El Quijote de la Mancha debe ser uno de los libros más sobrevalorados de la historia....yo intenté leerlo "por gusto", pero no pude hacerlo.

Más que pruebas sobre aspectos específicos (que es lo que desastrosamente se hace en chile), debiesen evaluarse otras cosas como ¿qué te identifica del libro que leíste? ¿por qué se escogió ese libro? etc....no hacer preguntas sobre "hiperbaton", "hiperbole", y demás invenciones de profesores de lenguaje que al final solo hacen mas dificil y tediosa la lectura....

5 de junio de 2016, 23:24

 
Blogger Frx said...

Yo recuerdo que me hicieron leer La Metamorfosis en séptimo básico y luego en tercero medio. En ninguno me gustó más además que no me hacía chiste leerme el mismo libro otra vez, aún si fuera uno que me hubiese encantado como Historia de una gaviota y el gato que le enseñó a volar que lo debí leer una vez en dos años consecutivos. No obstante, el que no me pude leer ni a punta de pistola fue El Plan Infinito, tanto que a la mitad decidí pescar un resumen y con eso hice la prueba. Lo más gracioso es que me fue bien igual.

6 de junio de 2016, 12:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Elías, Frx, cereo que la clave del fracaso está en la frase "me hicieron leer", obligar a alguien a leer un determinado libro es una barbaridad, propio de estúpidos. Por ahí parte todo lo malo,.

6 de junio de 2016, 20:07

 
Anonymous e said...

que gran poema el del caballero solo... siento un deja vu jaj

8 de junio de 2016, 18:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ese a mi también me pegó en los cachos. Yo viví muchos años como "caballero solo" en piezas de pensión, tiempos aquellos. Y era exactamente así, un libro de 500 páginas no lo habría descrito mejor, es la magia de la poesía.

8 de junio de 2016, 18:57

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas