Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

¿Otra(s) demanda(s) ante La Haya?

miércoles, 8 de junio de 2016


/
1. Una buena entrevista
En esta interesante entrevista el capitan (R) del Ejercito Peruano Eloy Villacrez Riquelme, cuenta lo que vivió en primera fila cuando Velasco Alvarado tenía la intención de iniciar una guerra con Chile. Mirado con el tiempo, el plan de Velasco hoy parece una locura, pero hay que recordar que en ese tiempo se acercaban los 100 años de la Guerra del Pacífico y había mucho fervor patriótico en el Perú tras la idea de recuperar a Arica en una guerra relámpago.

El capitan Villacrez cuenta que el plan era más ambicioso, porque tenía tres etapas: Negro 1 invadiría Arica, Negro 2 tomaría Iquique y Negro 3 pretendía llegar hasta Santiago. Es verdad que en ese tiempo el Perú tenía supremacía aérea y terrestre, según leo en Internet

"Con préstamos soviéticos a largo plazo y de baja tasa de interés, Perú inició sus órdenes de compra en Moscú adquiriendo 200 tanques T54 y T55, los que a lo largo de la década llegaría a ser cerca de 400. Aviones de combate sofisticadísimos, artille­ría pesada, cañones antiaéreos equi­pados con radar y lanzacohetes, sistemas de misiles tierra-aire, bom­barderos supersónicos y artillería pesada se irían acumulando año a ario en los regimientos peruanos. La Fuerza Aérea peruana obtendría un poder de fuego que la convertiría en una de las más poderosas del conti­nente, superando en una relación de 2 a 1 a la chilena (...) En diciembre de 1974, la revista alemana Stern publicó un artículo donde sostenía que la "cantidad armas entregadas por Rusia a Perú, iguala aquella que fuera entregada por los soviéticos a Vietnam del Norte".

Con esto la superioridad del aire en Perú estaba asegurada, lo mismo que en material blindado. Sin embargo la idea de tomar Iquique y llegar hasta Santiago, que el capitán Villacrez considera tan sencilla me parece fantasiosa. La bajada de la quebrada de Camarones (que está a 100 km de Arica y no 44 como el dice), no costaba nada derrumbrala en varias partes de sus 17 km, todo el material habría tenido que bajar y subir quebradas prácticamente en fila india por un camino de solo 2 vías: Chaca bajada y subida, Camarones bajada y subida, Tana bajada y subida, Tiliviche bajada y subida, ocho cuestas que en el caso de camarones se elevan a más de 1.000 metros en muy poco espacio. Yo creo que ni con superioridad 10 a 1 pasaban el material de guerra por todas esas quebradas. Bajar y subir quebradas angostas es la pesadilla en cualquier guerra como aprendió el Ejército de Chile en la Campaña de la Sierra. Además que en esos años el camino era mucho más precario que ahora. Y esto es solo para llegar a Iquique donde hay otra empinadísima bajada, de Santiago ni hablemos, estaba a más de 2.000 Km de distancia.

Las guerras de ocupación de ciudades desde hace muchas décadas son insostenibles, ni siquiera Estados Unidos con todo su poder y recursos pudo establecer una ocupación permanente en Irak. Mucho menos Perú en los setentas, pero Juan Sin Miedo Velasco no era intelectual ni un estudioso: lo que le faltaba de conocimientos lo suplía con audacia. A lo más el Perú podía ocupar Arica, yo creo que es dudoso que tuviese la capacidad logística y militar para mantenerla ocupada y rechazar el contragolpe. Pero en fin, todo eso es historia y en guerra cualquier cosa puede pasar, hasta lo más improbable.

2. ¿Otra demanda ante La Haya?
Pero lo más interesnte es el final de la entrevista, donde el capitan (R) dice que Perú podría demandar a Chile en La Haya por la recuperación de Arica e Iquique invocando que los tratados de Ancón y Lima estarían viciados. Parece un absurdo, pero Villacrez tiene toda la razón, el Perú puede perfectamente demandar por cualquier motivo, independiente de como se resuelva lo importante es dejar establecida la "cuestión de Arica e Iquique", tal como Evo Morales dejó establecida la cuestión de salida soberana al mar y amenaza con establecer la cuestión del Silala y el Lauca.

Cualquiera en Chile podría pensar que eso es un chiste y no hay posibilidad que el Perú nos demande por Arica e Iquique, pero no tiene nada de absurdo, es perfectamente posible que cualquier día denuncien los dos tratados por cualquier motivo pese a que en muchos años no han reclamado. Si recuerdan un poco, la "cuestión del límite marítimo" fue colocada por el Perú después de muchos años sin reclamar ni impuganr nada y -aunque sea simbólico- algo ganaron después de todo.

Si lo piensan racionalmente la demanda de Bolivia igual es absurda ¿como se les ocurre demandar por lo que perdieron en una guerra? las conquistas en guerra son una de las fuentes menos discutidas de soberanía que existen, solo se disputan con otra guerra, sin embargo Bolivia demandó igual. Y Evo Morales está ganando frutos con su demanda, le sirve para irritar a los tontos de la diplomacia y el gobierno chileno además para ganar popularidad interna pasando por gran patriota. La demagogia y la racionalidad nunca van de la mano.

Allí está el núcleo de la estupidez de nuestro gobierno en su política internacional. No entienden para que sirven las demandas, no entienden que a Alan le daba lo mismo el límite marítimo, tal como a Evo le da lo mismo la imposible salida al mar, esos no son los temas sino la oportunidad de demandar obteniendo provecho político. Y nuestros genios de la cancillería siguen reaccionando de la manera más estúpida posible, demandando a Bolivia por el nimio asunto del Silala ¡que imbéciles más grandes! Con eso solo consiguen legitimar a la corte un peligro eterno con riesgo permanente de demandas y contrademandas, sin fin.

Los aimaras no tienen un pelo de tontos, los tontos somos nosotros al caer una y otra vez en su juego. Menos mal que en Perú la mayoría de la gente es ahora seria y educada, pero no cuesta mucho que llegue al poder algún ignorante, corrupto y deshonesto -digamos un Evo Morales- para que nos suban al columpio a dos bandas y eso si que sería insoportable.

Chile debe denunciar el Pacto de Bogotá lo antes posible, es algo urgente porque nuestros intereses permanentes se encuentran amenazados. Permanecer en ese sistema lleno de hipocresía nos rebaja. Ojala algún día tengamos a un presidente decente, con pantalones y capaz de pensar en el bien del país antes que en su propio provecho.

16 Comments:

Blogger Frx said...

Con lo poco hábiles de nuestros políticos, no sería nada raro que termináramos perdiendo gran parte del norte de Chile si no todo. Incluso aquí hay gente que se los daría sin que se los pidieran.

8 de junio de 2016, 16:25

 
Blogger Ulschmidt said...

El problema en Latinoamérica es la adaptabilidad del poblador al gobierno de turno, al país de turno. Se tarda poco en cambiar de nacionalidad. Palestinos y hebreos pueden vivir a decenas de metros y odiarse por siglos sin cambiar de identidad - y croatas y serbios, y bosnios, y turcos y kurdos, y flamencos y belgas, e irlandeses e ingleses e incluso escoceses y galeses.
Pero la mutabilidad de un uruguayo en argentino, o viceversa, puede operar en horas. Entre argentinos y paraguayos puede extenderse a algunas semanas. En sur de la provincia de Misiones hay hablantes de portuñol en aldeas selváticas junto al río Uruguay que dificilmente sepan si son brasileros o argentinos. Hay gauchos en Magallanes y todo el cinturón hortícola de Buenos Aires es atendido por bolivianos.
¿cuánta gente guardó una resistencia "peruana" a la ocupación chilena y por cuánto tiempo? ¿ cuántos bolivianos de Antofagasta conspiran para volver a la vieja soberanía?. Las señoritas de Tacna, se me ocurre a mi, eran una burguesas apegadas al mandato familiar. Pero afuera en la calle la gente cambiaba de bando muy rápido, hasta con cierto desinterés por las patrias.

8 de junio de 2016, 17:41

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, como lo veo yo, es imposible que perdamos territorios, aunque si vamos a ganar un montón de malos ratos, roces y discusiones inútiles.

Ulschmidt, lo que pasa -creo yo- es que una cosa son los sentimientos y actitudes de las personas individuales y otra muy diferente la de los gobiernos. Las personas pueden cambiar de precer, tradiciones y costumbres sin problemas, muchos chilenos de la Patagonia hablan como y se sienten argentinos, hay peruanos y bolivianos muy asimilados a Chile y todo eso, es natural. Pero otra cosa son los países, los gobiernos y sus intereses, eso si que es bien diferente, incluso pueden ser contrarios a los de la mayoría de la gente.

Los intereses nacionales peruanos y chilenos están en competencia más o menos natural, somos rivales históricos más allá de cualquier preferencia prticular. Con Perú es el país con que Chile más tiene que cuidar sus buenas relaciones porque hay muchos motivos de conflicto que no tienen nada que ver con la buena o mala voluntad de las personas.

Antofagasta era Boliviana solo en los mapas (bolivianos, en los chilenos fue siempre territorio en disputa), leo en Wikipedia

"El coronel Sotomayor no tenía intenciones de usar la fuerza, ya que sus órdenes eran terminantes: “la ocupación de los territorios comprendidos entre los paralelos 23 y 24, tenía que ser pacífica, dando a las autoridades bolivianas todas las facilidades para abandonarlo”. Así se lo hizo saber al Prefecto boliviano. Se le hizo saber también a Zapata, que debía entregar las armas a la guarnición chilena desembarcada y que se le permitía a él permanecer en la Prefectura hasta el día 16, en que se embarcaría en un vapor que hacía la carrera hacia el Perú.

La siguiente preocupación del coronel Sotomayor, fue tomar las providencias del caso, en el supuesto de una reacción boliviana procedente de Calama y del desierto, con tal finalidad envió al capitán Francisco Carvallo con setenta artilleros de Marina hacia Salar del Carmen y Caracoles.

El coronel Sotomayor, dejó salir de Antofagasta a la pequeña guarnición boliviana desarmada quienes se dirigieron a Cobija, mientras que el Prefecto Severino Zapata, se asilaba en el consulado peruano, no sin antes enviar avisar al coronel Cabrera en Calama, del desembarco chileno en Antofagasta quien preparaba la defensa para hacer frente a los invasores"

Habian unos pocos cientos de bolivianos versus miles de chilenos, así es que la ocupación fue pacífica. En Tacna fue otra cosa, la ocupación chilena fue resistida durante cada uno de los 50 años que duró, los tacneños nunca aceptaron pasarse para el lado de Chile pese a que se los trató de convencer con obras y ventajas durante casi 30 años y por las malas los otros 20, no hubo caso. Por eso a Tacna le dicen "ciudad heroica".

Arica y Tarapacá no hubo necesidad de chilenizarlas, porque la mayor parte de la población se fue para Tacna al comienzo de las hostilidades. La población de Iquique fue siempre muy cosmopolita, eran casi puras colonias de croatas, ingleses, italianos, griegos etc. Mi abuelo llegó a Pisagua, cerca de Iquique casi al terminar la guerra y mi papá nació en Pisagua. Los inmigrantes extranjeros no tuvieron problema en pasarse a Chile. Arica antes del ataque quedó prácticamente despoblada porque los peruanos sabía que la ciudad estaba perdida.

En el fondo los intereses nacionales de largo plazo y los intereses políticos de corto plazo de los gobiernos son los que mandan. La gente común no tenemos ni pito que tocar en eso.

8 de junio de 2016, 18:13

 
Anonymous Wilson said...

El sumun de la tonteria recurrir a La Haya, validando un pacto que debemos desahuciar.
La Sra. no esta bien, en mi opinion esta haciendo una sicosis.

8 de junio de 2016, 18:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Cada cosa que hace la hace peor, una tras otra...

8 de junio de 2016, 18:53

 
Anonymous Anónimo said...

Interesante informacion. No creo que nadie en alto mando de Peru pensaba que realisticamente podrian llegar a Santiago. Probablemente la idea era justamente hacer sentir esa amenaza, particularmente a Iquique y obligar a Chile a negociar desde una posicion de debilidad, entregando Arica.

MV

9 de junio de 2016, 06:31

 
Blogger Jose Cornejo said...

Las demandas son unos inutiles trozos de papel.

Si mal no recuerdo, hubo cierto militar altiplánico (peruano o boliviano, no recuerdo bien) que en una de estas tantas "cenas de camaradería" se mandó una pachotada diciendo que irían decididos a recuperar Arica e Iquique y que a "los chilenos" se les acabarian las bolsas para cadaveres, o algo así.

Esto trajo un conflicto entre ambos paises y al final "censuraron" al militar que hizo dicha declaración.

El problema con Bolivia, esta bien descrito en el monólogo de el Guason en Batman, the dark night.

"Yo solo soy un perro que va persiguiendo un auto, pero no sabría que hacer cuando alcance uno".

9 de junio de 2016, 09:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Miguel, muchos acusan a Morales Bermudez, que dio el golpe contra Velasco, de "traición", pero yo creo que Velasco estaba muy solo en el mando, nadie movió un dedo por él cuando se da el golpe. Creo que acá mismo un amigo del Perú contaba que era muy bueno para insultar a los oficiales "blancos" que probablemente eran mayoría en las FFAA. Velasco era muy voluntarista y pensaba eso de "querer es poder", sin embargo mientras estuvo al mando nunca dió la orden de ataque, tal vez sabía que su plan no era tan realista y mejor le resultaba permanecer amenazante nomás.

Lo que dice el capitan (R) sobre la "inteligencia" es fantasía, ambos países tenían información completa del material de guerra del otro. Yo recuerdo que en el Regimiento Rancagua (donde casi me meten a hacer el servicio) tenían en las paredes paneles comprativos -como diarios murales- con la comparativa completa entre Chile y Perú de las armas, aviones y blindados.

José, ese fue el General Donaire cuando era Comandante en Jefe, yo estaba en Perú cuando le grabaron esas declaraciones, está más loco que una cabra y pasó a retiro hace rato. En cualquier caso esas bromas se hacen en Perú a cada rato, no es nada serio.

Lo de Bolivia yo creo que no es tan así, Evo sabe perfectamente lo que quiere y no tiene nada que ver con el beneficio de su país, más bien con el beneficio propio. Eso es lo que nuestros mediocres políticos todavía no entienden, como dice Wilson se está validando nuestra peor opción, que es mantenerse pleiteando en La Haya.

9 de junio de 2016, 12:48

 
Blogger Jose Cornejo said...

Tomas:
Respecto al segundo punto, eso es lo que quiero dar a entender. Evo con tal de perpetuarse en el poder, buscará lo que sea con tal de seguir las hostilidades, como el perro que le ladra a los autos, pero cuando alcanza uno y se para, no cesa de ladrar, pero no sabe que hacer, si morderlo o hacerse a un lado. se queda parado, ladrando.

¿que pasaría si, en el peor de los casos, Bolivia logra una salida al mar, o gana el silala, o el Lauca? sería una "victoria", pero le duraría menos que un confort en venezuela, porque tendría el puerto en tren de deterioro en el corto o mediano plazo.

Insisto: Chile se sale del pacto de bogotá, suspende indefinidamente las franquicias aduaneras de las que goza Bolivia (que no estan en el tratado de 1904) y le pone unos cuantos porticos de peaje a sus camiones, y el asunto está resuelto. solo así le cortamos las alas a Palacio Quemado.

9 de junio de 2016, 15:49

 
Blogger Ulschmidt said...

Esos eventos históricos fueron evoluciones de los gobiernos militares, que al fin debían justificar su permanencia en el poder mediante el enemigo. Al principio fue la eliminación del enemigo interno - la guerrilla, etc.. - y luego el vecino malvado.
Argentina, entre los 70-80 tuvo un golpe militar, liquidó rápidamente a la guerrilla, creó un conflicto con Chile - el Beagle - y se consiguió una guerra con los británicos, que perdió.
Todas esas hipotéticas guerras estaban fuera de proporción, tenían un costo/beneficio exorbitante, unas posibilidades de beneficiar al atacante nulas, aún ganando se compraba más problemas que soluciones.
Lo que había ocurrido entre fines del siglo XIX y principios del XX fue la discusión por recursos nuevos, antes inexplotados, que pasaban a ser recursos por evolución de la tecnología moderna - como el salitre - sobre zonas poco pobladas, o pobladas por colonos de varias naciones, poco ocupadas o defendidas por el titular, o en discusión, u ocupadas por tribus indígenas. La guerra por el salitre, o por el caucho, o por el petróleo, o la ocupación de tierras ganaderas y agrícolas al indígena. Injustas o lo que sea, tenían una lógica para las naciones que la emprendieron.
Esas guerras por los recursos naturales terminaron de definir fronteras y cerraron las guerras de independencia y constitución política de inicios del 19 y terminaron con los conflictos latinoamericanos reales.
El resto fueron reflejos, belicismo, distracciones políticas y justificación de gobiernos militares. No hay proyecto rentable - digo rentable en sentido amplio, económico, social y político - en una guerra hoy día entre países de la región. Hace mucho que no es así.

9 de junio de 2016, 18:11

 
Anonymous Anónimo said...

Esa del perro y del auto yo la había escuchado respecto de los vejetes verdes que se hacen los lindos con jovencitas.

Es una situación bastante plástica, parece.

A los bolivianos hay que cerrarles la boca con un solo combo bien puesto, como cualquiera de los que has venido sugiriendo (ruta 11, franquicias portuarias, etc). ¿Sabías que la sacrosanta gratuidad en el almacenaje en los puertos de Arica y Antofagasta (¡por un año!) fue instituida... por una resolución de la entonces EMPORCHI? ¡Pesa menos que un boleto de micro! (es como si una franquicia tan tremenda como esa dependiera de una resolución de la CORFO, por ejemplo).


Saludos,
El triministro.

9 de junio de 2016, 18:12

 
Anonymous Anónimo said...

Lo de Velasco es cierto. Pero Chile se aseguró, como a lo largo de su historia, con un país grande como Estados Unidos, así lo dicen los documentos secretos entre la CIA-USA con Chile que están por internet. Allende era su amigo, esperó estar lo suficientemente armado para atacar que lo logra fines 74 y comienzos del 75. Velasco si lo hacía. Pinochet estaba tranquilo porque la CIA le dio su protección. Y con la espalda tranquila se dedicó a ser obras. Ahora si Perú no se armaba Chile lo hacía y nos hacía la guerra.

9 de junio de 2016, 19:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Triministro, creo que ese es el camino, estoy convencido que la única vía que tenemos mientras esté Evo Morales en el poder es denunciar el Pacto de Bogota, para que quede bien claro que Chile no acatará ninguna resolución de la Haya ni de nadie en cuanto a ceder territorios, eso no cuesta nada, Chile ha vivido décadas al margen de los organismos internacionales y coincidentemente esas fueron las décadas donde se fundaron muchos años de prosperidad. Es importante pensar en las señales que estamos dando a Bolivia para después de Evo, es muy posible que llegue un presidente decente porque Evo y el MAS se están hundiendo en el desprestigio, entonces es muy importante que Chile deje claro cuales son las cosas que el país no va a tolerar en ningún caso y bajo ninguna presión internacional. Ya habrá tiempo para arreglar nuestras relaciones en el futuro, tal como ocurrió con Perú.

Anónimo, es cierto que Chile históricamente ha buscado la alianza con Estados Unidos, por lo menos desde los años 40 hasta hoy. Esa "alianza" ha tenido frutos buenos y otros pésimos, como fue la primera Reforma Agraria y el levantamiento de la Democracia Cristiana en los sesentas, otros efectos han sido buenos como el acceso a armas de muy alta tecnología desde la vuelta de la democracia.

Sin embargo en los años setenta, Chile no tenía el menor apoyo de USA, por el contrario, tuvimos la enmienda Kennedy que significó un embargo total de armas. Cuando empezó el conflicto con Velasco fue justamente en pleno embago, el general Pinochet solo tenía cuatro "amigos" en USA: Nixon, Kissinger, Ed Korry y el general Walters de la CIA, Aparte de esos en Washington había furia contra los militares, porque estaban acusando a USA de las "atrocidades", sindicándolos como cómplices.

Hay una excelente entrevista entre Pinochet y Kissinger, donde Pinochet le pregunta de frente cual sería la posición de USA en caso de Guerra y este le contesta con puras evasivas, a lo más que llega a decir es que "dependía de quien atacara primero".

Con los años yo conocí a muchos militares que sirvieron en esa época y no estaban para nada tranquilos, sabían que los más probable era la pérdida de Arica pero tendrían que aguantar lo más posibles mientras se cortaban los caminos y se preparaban las emboscadas. El contragolpe debía venir desde Iquique donde estaba la mayor parte de la fuerza.

El embargo de armas (enmienda Kennedy) al final favoreció mucho a la industria de armamento nacional, Cardoen ganó una gran fortuna y se convirtió ene empresa global y las FFAA chilenas montaron sus propias fábricas (FAMAE y otras). También llegó Israel como proveedor importante. Creo que con la llegada de la cohetería israelí y otro material improvisado, para 1980 ya no era factible una invasión ni siquiera de Arica, pero en 1974 estuvimos muy vulnerables por lo que he leído y escuchado. Esos años eran el momento y Velasco no atacó, ya para 1975 la cosa en Chile estaba mucho más organizada y los riesgos subían demasiado.

Sin contar que hubo un despliegue de engaños enorme, una verdadera guera ficticia con falsos aviones, falsos tanques (eran maquetas de fibra de vidrio) y tipos que transmitían en inglés sobre las armas que supuestamente se estaban recibiendo desde USA, todo eso era puro cuento, pero debe haber pesado en el cálculo de Velasco de no atacar.


9 de junio de 2016, 19:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, claro, la no rentabilidad de las guerras hoy se sustenta en que resulta muchísimo más caro que antes ocupar un territorio, para que decir anexarlo. Ya pasaron esos tiempos y una anexión es física, económica y políticamente imposible, ni USA puede, menos nosotros.

Hoy las armas son todas disuasivas, por eso no me preocupa para nada un rearme del Perú, Argentina o Bolivia, al contrario, creo que unas FFAA bien equipadas y con moral alta son la mejor reserva y el seguro de vida de los países contra cualquier provocación. Los suizos o israelíes entienden muy bien eso.

9 de junio de 2016, 20:03

 
Anonymous Anónimo said...

Para los que le interese, Tacna no es nombrada "Ciudad Heroica" por la guerra con Chile, es mucho antes por que alli se dio el primer grito de libertad con Don Francisco Antonio de Zela a la cabeza contra los chapetones el 20 de junio de 1811, la ciudad de Tacna fue declarada Ciudad Heroica por el Congreso de la República del Perú el 21 de mayo de 1821 por sus servicios a la causa de la independencia, coloquialmente se dice la dos veces "heroica" por la resistencia a la chilenizacion pero eso ya es otra cosa.

25 de septiembre de 2016, 11:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Que buen dato Anónimo, tienes toda la razón y acabo de corroborarlo en Internet. Tacna es "dos veces heróica", un datazo, gracias

25 de septiembre de 2016, 12:36

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas