Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Una foto espectacular

lunes, 31 de octubre de 2016


Esta foto la publicó mi viejo amigo y compañero Lalo Morales y es probablemente la imagen satelital más espectacular que he visto, lo mejor es que está en buena resolución así es que permite acercarse bastante. Es emocionante ver desde arriba algunos lugares por donde he andado y poder darse cuenta de detalles de la geografía que a nivel del suelo no hay manera de distinguir, especialmente en cuanto a las proporciones.

Lo bueno de la foto es que como está sacada desde una órbita baja y no perpendicular, permite apreciar las proporciones y las alturas, por ejemplo lo increíblemente estrecha que es la cornisa donde vivimos. No aguanté la tentación de marcar en el mapa algunos puntos que creo reconocer.


Se notan claramente los tres escalones que marcan la geografía en el Norte Grande. Por el borde mismo del mar corren los acantilados de la Cordillera de la Costa, que bajan cortados a cuchillo hasta el borde mismo del mar entre Iquique y Arica, lo que hace imposible un camino costero entre ambas ciudades, la Cordillera de la Costa es un cordón montañoso que recorre gran parte de Chile paralelo a la Cordillera de Los Andes, claro que mucho más baja y se termina exactamente en el Morro de Arica, ese es el fin de la Cordillera de la Costa en Chile y el Morro, con sus 130 metros de altura es el último hito donde el barranco da paso a la boca de dos ríos donde está precariamente nuestro querido pueblucho ariqueño.

Para viajar al Sur de Chile, como no podemos ir por el borde del mar, debemos internarnos en la depresión intermedia donde está el desierto más Árido del mundo. Esta depresión debe tener en promedio unos mil y tantos metros de altura y está cortada por enormes quebradas de Chaca, Camarones, Tana y Tiliviche, por donde hay que bajar y subir antes de llegar al punto donde se baja a Iquique, Tierra de Campeones y de lo que rima con campeones. Bah, solo bromeo amigos iquiqueños.

Esta planicie intermedia es seguida por otra empinadísima subida -en la imagen se puede ver bien cuan empinada es- hasta llegar a los cuatro mil y tantos metros de altura, donde está el altiplano, que es enormemente más ancho que la delgada cornisa costera en que vivimos, pero tiene un clima de los mil diablos, especialmente durante las lluvias y nevazones estivales del llamado "Invierno Boliviano". Pero el altiplano no es el punto más alto, hay un cordón de cerros que parten de una planicie más estrecha a nos cinco mil metros de altura, que son la base de los grandes cerros de esa gugantesca murala que es la Cordillera de los Andes en esta zona, superando la mayoría los seis mil metros de altura.

Esos cordones de cerros y volcanes incluyen al Tacora, los Nevados de Putre, los Payachatas (Pomerape y Parinacota) entre otros. esa altísima muralla, cae hacia el lado de la Amazonia de manera casi vertical, desde alturas sobre los cinco mil metros hasta el nivel del mar en plena selva. Bajar por esa cornisa en mi aventura en la selva, fue una de las experiencias más aterradoras de mi vida.

Es increíble el mar verde, de selva impenetrable que es la Amazonia, un mundo desconocido dentro de América Latina para nosotros los costeños, nuestra geografía es realmente extraordinaria en esta parte de América del Sur, solo comparable con algunas partes del Tibet y China probablemente. No es raro que el Altiplano y la selva atraigan turistas de todo el mundo, es de lo más bello que existe.

Pensar que hay gente que sueña con destinos exóticos en India o África teniendo lugares maravillosos al lado, baratísimos de visitar. Mirando la foto me vuelven a la memoria Juliaca, San Antón, Azangaro, Ayaviri, Macusani, la bellísima Olaechea, y de allí la selva, territorio de oro y coca: Casahuari, San Gabán, Quincemil, Mazuco, Huaypetue, Santa Rosa y Puerto Maldonado. Que lugares maravillosos, ya volveré algún día.

En fin, tantos recuerdos ociosos sobre la loca geografía que muestra esa espectacular foto. Este martes salgo para Lima, espero traer buenos recuerdos de allá también.

9 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Esa foto esta manipulada para incrementar el relieve.

De todas maneras sigue siendo impresionante.

MV

31 de octubre de 2016, 11:13

 
Blogger pavezwellmann said...

Hola tomas, también me voy a Perú este mes a hacer un cruce desde Lima a la selva central, se sube por el valle del Rimac hasta el paso de Ticlio a 4800 mt. De altura, se cruza la cordillera occidental, se recorren las mesetas de Junín y Cerro de Pasco sobre los 4300 mt. Se entra al valle de Chanchamayo por Tarma y se cruza la cordillera central del Perú para bajar a las zonas cafetaleras de La Merced y Villa Rica. ahi volvemos a ascender hasta Oxapampa para cruzar la cordillera oriental Del Perú por el río de Pozuzo y finalmente llegar a las regiones amazónicas del valle del Huallaga. Es un recorrido que permite apreciar como se suceden casi todos los paisajes geográficos existentes en el mundo, desde el desierto a la tundra de altura y después bajar a la selva ecuatorial. Como bien dices, la diversidad de paisajes que existen en los Andes Centrales no tiene parangón en el mundo.

31 de octubre de 2016, 11:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Miguel, me lo imaginaba, no podía ser "natural" con tanto detalle. De todas maneras puede considerarse solo una ayuda al ojo, al final todas las imagenes son una manipulación :)

Alejandre ¡Que viaje! Dicen que la entrada por el Valle del Rimac los caminos son endiablados, espero que no sufras de vértigo como yo jaja. Que viaje más lindo, creo que la geografía es una maravila en esos lugares

31 de octubre de 2016, 11:54

 
Blogger Ulschmidt said...

Esas luces solitarias en el inmenso verde amazónico deben ser Manaos y otras pocas ciudades a la vera del gran río, supongo.
No conozco los Andes centrales, pero ya en el noroeste argentino - y el cruce a Chile - el perfil de cambios es asombroso. Viniendo desde el llano, del Este, donde ya es árido, llegas a un pedemonte verde (Tucumán, por ejemplo), asciendes por una falda que se vuelve totalmente selvática (las yungas), pasas a los valles subandinos como el Calchaquí, con enormes poblaciones de cardones, ves cordones muy coloridos de montañas, y si sigue subiendo llegas al altiplano, la Puna, y más allá recién vienen los Andes propiamente dichos. Todo en escasos doscientos kilómetros.

31 de octubre de 2016, 17:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso es lo más impresionante en muchos paisajes de América del Sur Ulschmidt: los cambios tan violentos en solo unos pocos kilómetros. Es una maravilla que no puede dejar indiferente a nadie. El Noroeste Argentino, la pampa y el Sur argentino son lugares que todavía tengo en mi carpeta de "pendientes", algún día espero conocerlas.

31 de octubre de 2016, 17:23

 
Blogger Pablo said...

Cuando viajo en avión me encanta irme pegado a ka ventanilla, tratando de identificar lugares conocidos, ya sea en persona o en mapas. De noche es incluso mas entretenido, porque se ven las luces de laa ciudades....a veces en medio de la negrura se ve un par de luces, deben ser pueblos pequeñitos, y siempre me imagino que hay un niñito de campo viendo pasar el avion, y no se imagina que alguien ahi dentro va pendiente de su aldea y de él....
Dicen que los Boeing 777 tienen una camara en.la "panza" y que en la pantalla del asiento se puede mirar esa vista, pero nunca he viajadi en uno de esos, asi que no se si sea verdad, pero de sólo imaginarme, ya me encanta la idea....

31 de octubre de 2016, 19:47

 
Blogger Ulschmidt said...

..yo vivo en una aldea bajo una ruta aérea que - hemos deducido - debe ser Lima-Buenos Aires, o Lima-Salta-Buenos Aires, por el ángulo que toma. De noche se ven los tres colores, dos parpadeantes, de día la condensación deja esas estelas blancas que ocupan medio firmamento antes de disolverse. Es ya una ruta aérea antigua, y en rigor es como la traza en el Cielo de la vieja ruta colonial, el "Camino Real", que unía el puerto atlántico con el altiplano metalífero y la gran capital virreinal, Lima. Acá todavía se arreaba el ganado a caballo cuando ya veíamos esas trazas, cuando yo era niño, ahora el ganado viaja en camiones y nadie mira para arriba, todos están mirando los celulares.

31 de octubre de 2016, 20:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...


Pablo, Ulshmidt, hay una especie de fascinación con la mirada desde las alturas, como para creerse Dios por un rato y mirar pasar la gente como hormigas debajo. Lo mismo cuando uno mira hacia arriba para ver pasar un avión, yo cuando chico vivía muy cerca del aeropuerto Los Cerrillos y tenía una fascinación con el paso de los aviones ¡ni hablar como se sentirán los tipos que están en la Estación Espacial!

31 de octubre de 2016, 22:35

 
Anonymous Anónimo said...

En realidad lo que está marcado como Cordillera de la Costa es la Cordillera de los Andes..... Chile es muy muy estrecho de mar a Cordillera (imagen comparada con misma area en Google Earth).
Efectivamente esta foto tiene realzada la altura c/r a medidas planas. Pero sirve para enfocarse en lo siguiente:
Que todas esas elevaciones (nuestra cordillera) sean producto de fuerzas increibles aun en juego.
Tambien la posicion de Arica en el vertice interior de la linea de costa, concentración de vida.
y claro, casi todo Bolivia vive sobre una gran plataforma elevada!

ivanr

1 de noviembre de 2016, 14:16

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas